Alta Velocidad » Juan Miguel Camarón

Archivos para el tag ‘Juan Miguel Camarón’

Un cobarde protegido

Ignacio Martínez | 17 de diciembre de 2007 a las 22:02

La justicia militar ha tratado de dulce a un capitán del Ejército Juan Miguel Camarón Aparicio. Este sujeto abusó sexualmente de 28 mujeres aspirantes a soldado, de las que era instructor con el grado de teniente, entre octubre y diciembre de 2003 en la Academia de Logística de Calatayud (Zaragoza). Aunque la pena global suma 17 años, cuatro meses y un día, sólo cumplirá tres años justos, porque el código penal militar establece que el tiempo máximo de cumplimiento no puede exceder del triple de la pena más grave. Resulta muy sospechoso: con un día más, habrían expulsado del Ejército a un acosador múltiple que deshonra su uniforme. Pero este cobarde ha contado con complicidades activas o pasivas para no perder su empleo en las Fuerzas Armadas. O sea, que le vamos a tener que pagar el sueldo de nuestro bolsillo. Me sorprende que un Gobierno tan meapilas en materia feminista no haya puesto más empeño en la condena de semejante comportamiento. No soy precisamente del club de fans de José María Aznar, pero si esto llega a pasar durante su Gobierno le habríamos puesto todos como los trapos. Y las autoridades, desde luego que tienen responsabilidades. A pesar de la gravedad de los hechos, el capitán no fue arrestado, ni se animó a sus víctimas a ejercer la acusación: sólo han comparecido como testigos, aunque algunas de ellas abandonaron su intento de entrar en el Ejército como consecuencia de estos hechos. Esta historia la cogen en Hollywood y hacen una película en la que no dejan títere con cabeza y además las víctimas se llevan unos millones de dólares de indemnización. Pero aquí, la vida real es al revés: el fiscal no se aseguró de conseguir una condena que garantizara su expulsión, y un abogado del Estado defendió al indigno militar para ahorrar al Estado unos miles de euros de multa como responsable civil subsidiario. Digo yo que si era tan bravo, que se hubiese defendido él solito con su poderosa testuz.