Archivos para el tag ‘Julián Muñoz’

Previo pago de su importe

Ignacio Martínez | 12 de septiembre de 2010 a las 14:00

A ver. ¿Creen que Terry Jones está loco? No sé si está cuerdo, pero el reverendo Jones es además muy listo. Ahora podrá vender libros a grandes editoriales por millones de dólares. Y aparecer, previo pago de su importe, en grandes espectáculos de la televisión mundial. Ya ha empezado. Ayer ya salió en el show Today de la NBC, en donde explicó que había suspendido la quema de coranes porque Dios le estaba diciendo que parara. Verán como incluso lo intentan traer a nuestras norias y a nuestros sálvame. Y vendrá cobrando, la criatura.

Como cobrando lleva años yendo a los programas de la televisión basura española la banda de pícaros que expolió Marbella durante quince años. Julián Muñoz, previo pago de su importe, cuenta en la televisión lo que haga falta, sobre Pantoja, Zaldívar o el lucero del alba. Lo dice todo, menos afrontar sus responsabilidades.

¿Creen, por ejemplo, que Aznar dio gratis su conferencia en el congreso judío mundial de Jerusalén la semana pasada? ¿Se acuerdan?, un discurso en el que acusaba a Obama de abrazar a los enemigos de los Estados Unidos y criticaba su afán por establecer una nueva relación con el mundo musulmán. No, esas intervenciones se hacen previo pago de su importe. Poderoso caballero es don dinero. Ése fue el argumento de Álvarez Cascos para justificar la espiral de precios de las viviendas cuando estaba en el Gobierno: los pisos suben porque los españoles pueden pagarlos.

Pasa lo mismo con las encuestas. Un amigo mío encargó siendo director de Informativos de Telemadrid una encuesta para ver quién ganaría las elecciones en la Comunidad de Madrid en 1991. Salió que el presidente Leguina las perdería. Mi amigo se ganó muchos reproches. Leguina, que es estadístico, decía que las encuestas las carga el diablo. Lo diabólico es que si quién las paga es persona interesada le salen a pedir de boca. Cuando un partido encarga una encuesta, previo pago de su importe, sale mucho mejor parado que si lo hace su rival. Por eso Tomás Gómez queda mal en el sondeo contratado por su enemigo mortal y compañero del partido José Blanco. La encuesta de Leguina, sin embargo, como mi amigo no tenía ningún interés especial, resultó acertada: perdió las elecciones de 1991.

Locos no sé si hay muchos, pero listos hay todavía más. Ya ven.

Elecciones europeas: el bipartidismo no es tan fuerte

Ignacio Martínez | 8 de junio de 2009 a las 7:16

Debacle socialista en Europa. Y derrota en España. Leire Pajín dijo anoche que la tónica era la derrota de los gobiernos europeos. Falso. A los jefes de gobierno conservadores de Francia, Italia o Alemania les fue muy bien. La diferencia entre los 23 y 21 diputados de PP y PSOE no es amplia. Más sustancial es que los dos grandes partidos hicieron tanto énfasis en los defectos del otro durante la campaña, para asegurarse el favor de sus incondicionales, que hay que convenir que esos partidarios irreductibles no son tantos. En las últimas elecciones generales socialistas y populares acapararon el voto del 63% del censo. Ayer, ese porcentaje se ha quedado en la mitad. A la luz de este dato, el bipartidismo español no es tan potente como parece. La euforia del PP por su “gran resultado” obvia que la mayor parte de los treinta y cuatro millones de ciudadanos españoles convocados a las urnas se quedaron en casa.

En feudos populares como Madrid y Valencia la participación aumentó notablemente sobre 2004. Pero el PP no debe utilizar su clarísima victoria en la Comunidad Valenciana para blanquear al presidente de la Generalitat, en el asunto de los trajes presuntamente regalados por la trama corrupta Gürtel. Será un juez quien le exonere o le procese, no el voto de ayer de los valencianos. De la misma manera que la pertinaz obsesión del pueblo de Marbella de dar una mayoría absoluta a Jesús Gil y Gil o Julián Muñoz de 1991 a 2003 no alteró la condición de delincuentes de estos alcaldes. Que Camps se aplique el cuento.

En el conjunto de la Unión Europea la participación ha sido de un 43%, dos puntos menos que hace cinco años y tres puntos menos que en España. Hay un momento de escasa pasión europeísta. Por la crisis y por la sensación de que realmente en estas elecciones no se decide gran cosa. Lo que en cierta manera es verdad. El verdadero poder en la Unión lo tienen los gobiernos de los países miembros y lo ejercen en el Consejo de Ministros o en el Consejo Europeo. La segunda fuerza es la Comisión Europea, pero sólo influye cuando tiene a un peso pesado al frente, como Delors entre 1985 y 1995. No es el caso de Durao Barroso. Si el candidato a presidente de la Comisión encabezara las listas de su grupo político y tuviera antagonista, o sea, si el sistema fuese diferente, quizá estas elecciones cobraran interés. Dentro de cinco años, con el Tratado de Lisboa en vigor y la necesidad de elegir un presidente del Consejo para dos años y medio prorrogables, quizá los candidatos a ese cargo también puedan someterse a las urnas.

La baja participación también invita a paralizar cualquier pretensión alocada de abrir la puerta de la UE a nuevos socios. Europa tiene que decidir antes si apuesta por una unión política o se conforma con ser sólo un eficiente mercado único. Hasta que eso no se resuelva, la participación de ayer invita a paralizar cualquier nueva adhesión.

Brotes

Ignacio Martínez | 10 de mayo de 2009 a las 9:16

Hay frases que hacen fortuna con facilidad. El presidente de la Reserva Federal norteamericana Ben Bernanke ha puesto de moda una idea; ve brotes verdes en la economía estadounidense. Pero hay brotes de muchos otros tipos. Por ejemplo, los brotes psicóticos, que padecen quienes sufren delirios o alucinaciones. Como los responsables de un curso de verano sobre Periodismo y corrupción de la Universidad Rey Juan Carlos, que habían invitado a participar como experto en la materia a Julián Muñoz, el ex alcalde delincuente de Marbella. Los responsables del curso pensaron que con Muñoz llamarían la atención. Han aplicado el baremo de selección de personajes de los reality show de la televisión basura. Pero el escándalo ha sido monumental y han desistido.

Otros brotes, como el de la gripe porcina, han contado con el entusiasmo de la prensa y han generado una alarma mundial. El resultado práctico de la nueva gripe, bautizada como A, ha sido hasta ahora bastante benigno. La gripe común mata a varias decenas de miles de personas en Europa todos los años. La porcina todavía no se ha manifestado tan mortal.

Los brotes verdes sin discusión son las realizaciones de hombres excepcionales, como Javier López de la Puerta, promotor de numerosas aventuras empresariales y fundador de la principal escuela de negocios de Andalucía, el Instituto Internacional San Telmo. Falleció el pasado jueves sin que durante todos estos años le concedieran la medalla de Andalucía, ni le nombraran hijo predilecto. No sé en qué estaban pensando los responsables de estas distinciones, la verdad.

Convertida en moneda común, la frase de Bernanke ya la tenemos en la munición que gasta la nueva vicepresidenta de Economía del Gobierno español, Elena Salgado. Si se quiere ser optimista hay datos que acompañan, como que los bancos se están prestando bastante más dinero que hace seis meses y a precios mucho más baratos. O que el Íbex 35 cerró el viernes en 9.408 puntos, un 2,31% más que a primeros de año. Eso sí, la estadística del paro invita al pesimismo. Es el brote del desempleo.

‘Gigolós’

Ignacio Martínez | 11 de marzo de 2009 a las 12:39

”Sgarbi,

 

A un tipo suizo, de apellido Sgarbi, le han condenado a seis años de prisión por chantejear a unas señoras millonarias con las que primero se mostraba muy atento, después escuchaba con mucho interés y finalmente seducía. No lo hacía solo; un cómplice grababa los encuentros amorosos. Ese material sirvió para sacarle al menos a cuatro víctimas conocidas más de 1.500 millones de pesetas. La avaricia acabó con su negocio, aunque Sgarbi, en el momento de condenarle un tribunal de Munich, no sólo no parecía desolado, sino que mostraba el semblante de un ganador en una costeada partida de póker.

Extorsionó a Susanne Quandt, una de las herederas del imperio BMW, que tiene una fortuna valorada en 1,3 billones de pesetas, con perdón por las referencias a la antigua moneda española. Primero le pidió un préstamo de 10 millones de euros con la excusa de librarse de la cárcel, porque había atropellado a un niño en Estados Unidos y lo había dejado paralítico. Más tarde le pidió 50 millones, a cambio del DVD de los amoríos. Y la chantajeada prefirió el escarnio al abuso.

Qué le vieron las perjudicadas a este sujeto de 44 años, es difícil de explicar con la foto por delante. Sgarbi no es un guaperas, pero es evidente que cumple con el cliché del gigoló: vive de las mujeres. Las agencias cuentan que no podrá acortar la condena de seis años de cárcel. Pero las penas con pan son menos; el tipo no ha dicho dónde tiene los vídeos, ni el dinero que robó. Se lo imaginan en España. O, por ser más concreto, en Marbella. Se haría rico con el sistema privado de televisión basura. Iría de plató en plató, contaría detalles, le pagarían su peso en oro, sería un héroe popular. Delincuentes como un ex alcalde de esa ciudad lo han hecho sin apuro alguno. Aunque un tal Muñoz que fue novio de una tonadillera y viuda famosa no se sabe bien si extorsionó a la interesada. A la que sí extrosionó fue a la propia ciudad de Marbella. Hay condenas de todo tipo que así lo demuestran.

La sonrisa de Sgarbi, en todo caso, insinúa segundas partes obscenas: libro de memorias o película sobre su vida, si no decide optar por la discreción y vivir de las rentas. Aunque en este campo debería ser moderado en el gastar. El Dioni se fundió 125 millones de pesetas en Brasil en unos meses, tras el atraco a su furgón blindado. Aunque, eso sí, puede darle clases a Sgarbi de cómo sacarle partido a la pillería. Hizo programas de televisión, grabó discos, montó una cadena de bares y hasta tuvo una canción de Sabina. Eso de que el criminal nunca gana era el bonito título de un serial de la radio española de la postguerra. Pero en este país de Rinconetes y Correas hay una cierta fascinación con el tunante. Al suizo convicto le traicionaba su porte y también su nombre; sgarbo en italiano es grosería. Justo lo contrario que sus delicadas maneras con las damas. El Dioni o Muñoz engañaban menos. En concreto, el alcalde gilista ha sido un gigoló de libro: vivía de Marbella. Y a todo plan.

El dolor, la verdad y el dinero

Ignacio Martínez | 13 de febrero de 2009 a las 9:58

”Eluana

 

Ayer tarde enterraron a Eluana Englaro en el pueblo de sus abuelos, en el norte de Italia. La joven murió el lunes después de pasar en estado vegetativo 17 años. Se puede decir con toda propiedad “descanse en paz”. Un amigo que vive en Italia me manda un mail escandalizado. El lunes ponían en la Tele5 italiana, propiedad de Berlusconi, una semifinal del Gran Hermano local, Grande fratello, con expulsiones y lágrimas; el presentador hizo un amago de suspender la emisión para dar la información, pero desde el control le dijeron que adelante con el show. Tuvo un récord de audiencia del 34%. Los espectadores prefieren el dolor escenificado al dolor real. Y el primer ministro estaba dispuesto a cambiar la ley para mantener con vida a Eluana, en contra de lo dictaminado por el Tribunal Supremo, pero no permite que su negocio se resienta con la suspensión de una emisión de éxito porque la chica se muere.

Cubrí la campaña electoral de 1994 en Italia, cuando este empresario, que empezó con la construcción y acabó siendo una de las fortunas más importantes del mundo, decidió dedicarse a la política. Antes había sido íntimo amigo de Bettino Craxi, primer ministro socialista en los años 80, procesado por corrupción en rebeldía y exiliado en Túnez hasta su muerte. Entonces fundó Forza Italia, para aprovechar su condición de dueño del prestigioso club de fútbol Milan, y ganó aquellas elecciones. La campaña la hizo bajo el lema de gobernar el país como si fuera una empresa, siempre pendiente del profitto, del beneficio. Tiempo después, me sorprendió que ese era exactamente el discurso de Jesús Gil, personaje más desaliñado que el pulcro Berlusconi pero de la misma ideología: ninguna. A don Silvio le duele más el beneficio de su cadena que el sufrimiento de Eluana. Escasa piedad tiene el dinero.

Esta semana hemos tenido una exclusiva periodística de las que hacen época. Una famosísima tonadillera, viuda de torero muerto por un toro, ha contado previo pago de su importe la “dolorosa separación” de su novio, un delincuente notable, ex alcalde de Marbella y miembro destacado de la banda de Gil. Gente con una curiosa afición por el dinero. Ignoro si éste es un dolor escenificado o real. Porque Isabel Pantoja promete en la portada de Hola toda la verdad de su relación con Julián Muñoz, con una mentira: una foto suya con 10 kilos y 15 años menos. Si la versión de los hechos está tan retocada como las fotos, las lectoras no se habrán enterado de nada.

La pena es que hay dramas reales. Como el de Eluana, como el de los padres de Marta del Castillo, 17 años, 1,65 de altura, ojos verdes oscuros. Desaparecida el sábado 24 de enero en Sevilla. Llevaba puesto un pantalón vaquero, jersey blanco con mangas rosas, cazadora de pana negra y palestino fucsia. Esto sí que duele de verdad. Sin que medie más miseria que la del responsable de su desaparición.

Basura de Marbella para consumo nacional

Ignacio Martínez | 30 de noviembre de 2008 a las 12:12

La Andalucía picaresca, una vez más ha sido líder nacional. El delincuente más famoso de España se ganó delante de todos los españoles, por una horita de televisión, 350.000 euros. La cifra la confirmaron en el programa. En bolsas de basura, al peso, serían unos 60 millones de pesetas mal contados. Estos personajes de los bajos fondos, salen de la cárcel después de 27 meses y se hacen todavía más ricos con la cooperación necesaria de una televisión basura; en este caso, Telecinco 5. Julián Muñoz no pudo ir a Madrid a cumplir con su contrato en la noche del viernes, porque en buena hora no le dejó la junta de tratamiento penitenciario de la prisión de Alhaurín de la Torre. Está todavía en el tercer grado. Así que presentador, cámaras, unidades móviles y delincuente invitado actuaron desde Málaga, para transmitir al mundo el mensaje del antiguo valido de Jesús Gil.

Uno de los tertulianos que estaban en Madrid lo comparó en un momento determinado con un telepredicador, por su discurso de iluminado. Sedado por algún medicamento, la meditación trascendental o por la terapia carcelaria, Muñoz intentó dar la idea de estar arrepentido de sus pecados y pecadillos. Llegó a decir que al menos el último año de cárcel ¡le hacía falta!, porque había cometido muchísimos errores. Pero le traicionaron sus instintos. Afirmó que Jesús Gil, durante algún período de su mandato, fue el mejor alcalde que ha tenido Marbella.

Sus historias sentimentales eran, al parecer, el principal objeto de interés de la audiencia, que fue notable: un 20,7% de los espectadores, 2,67 millones de personas, siguieron el programa. Pero lo cierto es que Muñoz no dijo gran cosa ni de ese asunto ni de los delitos que ha cometido; los ya juzgados y los muchos por dilucidar. Transmitió semblante de hombre triste y solo, se mostró comprensivo con la prensa que le ha acosado en los últimos años y con la policía que le detuvo. Y, cómo no, intentó lavar su imagen: “Yo nunca me he llevado una comisión; no me he llevado una bolsa de basura con dinero a mi casa; de hecho, ningún juez me ha condenado por eso”.

Lo de las bolsas de dinero fue su mujer, Maite Zaldívar, la que lo dijo en la televisión y después al juez del caso Malaya. Y lo de las comisiones fue Jesús Gil (el mejor alcalde que ha tenido Marbella, según él), quien lo soltó en un cara a cara espectacular entre ambos en agosto de 2003. También en la televisión, curiosamente. Es cierto que todavía ningún juez le ha condenado por estas cosas. Pero está procesado en múltiples casos, como el Malaya, en los que sí se le acusa de cohecho y blanqueo de capitales. El viernes dijo que no se consideraba un alcalde corrupto porque no le habían demostrado que se había quedado con dinero. Con el diccionario en la mano, la decena de condenas por delito urbanístico que se han dictado contra Julián Muñoz, no sólo lo convierten legalmente en un delincuente, sino también lo definirían como un corrupto. Dice la RAE que corromper es “alterar y trastrocar la forma de algo”. Y trastrocar es “mudar el ser o estado de algo, dándole otro diferente del que tenía”. Y el código penal del 95 tipificó el delito urbanístico, que antes no existía, como una moderna forma de prevaricación y corrupción. Expertos de prestigio, como el magistrado del Supremo Martín Pallín, sostienen que detrás de los delitos urbanísticos hay otros como cohecho, malversación de caudales públicos o tráfico de influencias. Lo que significa que los concejales que mudan el estado de un suelo no lo hacen nunca por amor al arte. Julián Muñoz sí, es vino a decir que los delitos urbanísticos por los que ha sido condenado, fueron por amor al arte.

Los delitos económicos son fáciles de ocultar y complicados de investigar. Pero a Muñoz le esperan acusaciones que ya no le facilitarán arreglos como hasta ahora con una Fiscalía precaria, tardía y benévola que ha preferido pactar penas reducidas de cárcel, sin multa alguna, para ahorrase las vistas de los procesos. Lo que significa que los daños causados al pueblo de Marbella por los delitos urbanísticos nadie los subsana. Aquí no se aplica el artículo 326 del código penal, con la demolición o reparación de las infracciones. Tampoco se utiliza el artículo 193 de la Ley de Ordenación del Territorio de Andalucía, que establece el procedimiento de reclamación a las empresas, funcionarios o autoridades que hayan violado las leyes urbanísticas. Ni la Judicatura, ni el nuevo Ayuntamiento, ni la Fiscalía actúan. Tele 5 interviene en solitario: sirve la basura de Marbella, para consumo nacional.

Piratas del Mediterráneo

Ignacio Martínez | 21 de noviembre de 2008 a las 0:25

El epicentro de la piratería mundial se ha desplazado al océano índico. Es un decir, 15 ejecutivos de Wall Street, alguno de los cuales ha hundido grandes empresas, se han embolsado unos 80 millones de euros por barba en plena crisis. Lo que deja a los piratas somalíes como aprendices. Pero resulta llamativo cómo se haya puesto de moda de golpe esta forma de delincuencia vieja como la humanidad. Una actividad que ha sido tratada con benevolencia por la literatura y el cine. Sobre todo cuando los hechos transcurren en tierras lejanas o en tiempos remotos. Por ejemplo, los piratas sarracenos que campaban por sus respetos en el Mediterráneo, en el siglo VIII. O los piratas de Malasia, los famosos tigres de Mompracem de Emilio Salgari. Igualmente literarios y románticos, son piratas ingleses del Caribe como Francis Drake, Barbanegra o Henry Morgan. Eran reales como la vida misma, pero ya no nos molestan.

Los somalíes sí nos afectan. Hace unos días secuestraron un superpetrolero saudita y subió en todo el mundo el barril de petróleo un dólar. En el golfo de Adén han secuestrado en lo que va de año unos 100 buques, entre ellos el español Playa de Bakio. Esta zona se ha vuelto tan peligrosa que las compañías de seguro han multiplicado por 10 las primas de los barcos que se atreven a pasar por allí. Pero no todos los piratas son lejanos en el tiempo o la distancia. En nuestra vida doméstica tenemos piratas de diario, que repugnan al común de los mortales. Como el sanguinario terrorista apodado Txeroki, que tan fiero salía en las fotos antiguas, y sin embargo parece un tímido y apocado joven en una imagen difundida tras su detención. Hace bien en adaptarse; mal contados le quedan 40 años de cárcel. Es un buen retrato de la ETA que podía haber sido el IRA y va a acabar como el Grapo. O como las FARC, trapicheando con drogas para sobrevivir.

Hay, por el contrario, piraterías en la vida actual sobre las que hay una clara permisividad: La música, el cine o los programas informáticos son copiados ilegalmente a diario por todo hijo de vecino, sin que a nadie le parezca inmoral. Otras situaciones generan sentimientos confusos. La obsesión por la estética ha arruinado caras hermosas con arrugas y las ha convertido en desgraciados rostros estirados. No habría que tunearse los cuerpos, pero mucho menos los espíritus. Esta noche, Tele 5 ofrecerá al mundo la actuación de uno de los más famosos delincuentes de la España contemporánea, Julián Muñoz, del que se dice que cobrará 350.000 euros por éste y otros espectáculos. Un escándalo para el que se prepara un boicot. El ex alcalde de Marbella, condenado por media docena de crímenes y pendiente de muchos otros procesos pretende tener el privilegio de fascinar al país con sus extraordinarias hazañas. Las de los nuevos piratas del Mediterráneo. Para qué queremos a los somalíes, si aquí andamos sobrados de aventureros.

Héroes nacionales

Ignacio Martínez | 3 de noviembre de 2008 a las 8:50

 

Somos un gran país; aquí caben cuarenta millones de españoles y cinco millones de inmigrantes. Decimos pomposamente que tenemos el octavo PIB mundial, o GDP como dicen en inglés: gross domestic product. Pero no estamos invitados a la cumbre de Washington del día 15, porque aunque tengamos mucho GDP, no somos ni del G-20 ni del G-8. Esto apena mucho al Gobierno. Pero ni el mundo se pierde gran cosa con nuestra ausencia en la cumbre que debe fundar el nuevo sistema económico mundial, ni nosotros perdemos tanto.

Zapatero es el que más lo lamenta, porque se queda sin la foto. Y ahí anda el hombre pidiendo a latinoamericanos o europeos una silla en la cumbre. El presidente del Gobierno ha heredado la afición por hacerse una foto histórica de su antecesor, que corrió raudo y veloz a Las Azores para hacerse con Bush la foto fundacional de la guerra de Iraq. En fin, el heroico precedente no invita a tomárselo muy a pecho.

Este país es tan grande que en él caben algunos indeseables y medios de comunicación de dudosa ética. Seremos grandes en GDP, pero nuestras GTP (grandes televisiones privadas) andan pequeñas de valores éticos. Telecinco prepara un programa estelar para el próximo viernes, con la más estelar de las presentadoras nacionales, la sin par Ana Rosa Quintana. El espectáculo no es para celebrar la salida del coma de un profesor universitario que reprochó a un energúmeno que estuviese maltratando a su novia y sufrió una dura agresión del bestia. No, el espacio será para mayor loor y gloria de uno de los más famosos delincuentes españoles, Julián Muñoz, un camarero que hizo un gran patrimonio. Los milagros de Marbella. El tal Muñoz está condenado por múltiples delitos y tiene muchos pleitos pendientes, pero ahí está T5 dispuesta a hacerle un héroe y más millonario si cabe: le va a pagar más de 60.000 euros.

La novia del agresor de Jesús Neira cobró todavía más, unos 72.000 euros, por ir a la misma Telecinco a decir que Antonio Puertas no le estaba pegando y que el profesor no tuvo que meterse donde nadie le llamaba. Estos son los héroes nacionales. La maltratada satisfecha y el camarero que le firmaba los convenios a Jesús Gil pueden ir a la televisión a trincar y decir barbaridades. Nadie se escandaliza, pero nos rasgamos las vestiduras si la Reina se permite contar lo que piensa del mundo que nos rodea. No comparto muchos de los puntos de vista de doña Sofía, pero me parece muy bien que los exprese: ni me sorprende su visión de la vida, ni me molesta lo más mínimo. El portavoz del PP, González Pons, sostiene que la Reina ha ofendido a la mitad de los españoles. No estoy de acuerdo. Pero mientras discutimos, la novia agredida y el munícipe corrupto ofenden impunemente a la totalidad de los españoles. No somos tan grandes.