Archivos para el tag ‘Lobbies’

Lobbies en Andalucía

Ignacio Martínez | 29 de octubre de 2011 a las 10:27

El hombre que imagina abarrotados los bares de la Andalucía rural por haraganes gastándose el dinero del PER, a costa del ahorro catalán; el hombre que piensa que la homosexualidad la puede curar un psicólogo, no abandona los titulares. Duran, líder electoral de los nacionalistas de Convergencia y Unión, ha dicho a un grupo de empresarios que CiU será el único lobby que en la próxima legislatura defienda el corredor mediterráneo, esencial para el desarrollo del litoral levantino español. Los lobbies en España no están bien vistos. Su actuación como conseguidores y comisionistas les ha desacreditado ante el mundo de los negocios y ante la sociedad.

En España, estamos muy lejos del modelo anglosajón, perfectamente admitido y reglado. Pero cuando alguien se salta las normas, le puede costar el puesto. El ministro de Defensa del Reino Unido, Liam Fox, ha tenido que dimitir por llevarse a dieciocho viajes oficiales por todo el mundo a un amigo lobbista, antiguo compañero de piso y padrino de su boda. Los gastos del intruso los pagaban patrocinadores de Estados Unidos o Israel, interesados en estrechar relaciones con generales del Pentágono, líderes de Oriente Medio o del Golfo, y dictadores de antiguas repúblicas soviéticas. Estas cosas por ahí no se toleran.

Pero los lobbies que actúan dentro de las normas están bien considerados. También en la Comisión Europea, que cada vez que tiene que elaborar un reglamento tiene por costumbre consultar a todos los grupos que representen los más variados intereses en ese sector. El equilibrio se consigue llamando a todos; patronal y sindicatos, industrias y ecologistas, científicos y juristas…

Uno no imaginaba a los políticos en esta misión, mayormente porque se deben al interés general. Pero claro, los nacionalistas se concretan en lo particular. Y ciertamente el lobby Ferrmed, que surgió en Cataluña liderado por un ingeniero que ha hecho muy bien su trabajo, a la inglesa, ha conseguido poner al corredor mediterráneo en los mapas. Lástima que no esté nada clara la continuidad de esa línea más allá de Almería.

Aquí, en Andalucía, carecemos de la necesaria iniciativa. Nos faltan grupos que representen intereses concretos con eficacia. No hemos superado la fase del conseguidor y la comisión. Tampoco nuestros políticos se distinguen por una defensa a ultranza de intereses territoriales. Funcionan mejor en la confrontación contra sus adversarios. Duran presume que en la próxima legislatura Arenas va a mandar mucho y tirará para Andalucía. Y así, se ofrece a los empresarios catalanes como un contrapeso al hombre fuerte del PP.

No vendría mal la influencia que se le presume a Arenas sobre Rajoy. Pero la sociedad civil andaluza necesita organizase para defender mejor sus intereses, más allá de la coyuntura política.