Archivos para el tag ‘Mandela’

15 M: Un valor precioso

Ignacio Martínez | 22 de mayo de 2011 a las 12:54

Esta ha sido una campaña electoral sosa, rara, en la que los dos grandes partidos se han dedicado más a descalificar a su eterno rival que a ilusionar a su afición. Los dos con la mirada puesta en el Gobierno de la nación, más que en ayuntamientos o autonomías. Una campaña en la que todo el mundo parecía triste, a la altura de la ruina económica que vive el país y del estado de depresión de los ciudadanos. Y, de pronto, casi al final, ha surgido una sorpresa que ha polarizado la última semana y tiene desconcertados a los políticos.

La primera cuestión que uno se plantea no es por qué surge este movimiento del 15-M, sino cómo no ha aparecido antes. En Andalucía, más de la mitad de los jóvenes entre 16 y 25 años que buscan trabajo, no lo encuentran. Son 200.000. En España, de las 256.000 personas que perdieron su empleo en el primer trimestre de este año, ¡el 90%! eran jóvenes menores de 35 años. Así que esta generación ha decidido manifestar su estado de desesperación. Si no fuera por las redes familiares, muchos de ellos estarían al borde de la exclusión social.

Este movimiento surgió antes de la publicación hace dos meses en España del panfleto ¡Indignaos! escrito por Stéphan Hessel, nonagenario nacido en Berlín en 1917, nacionalizado francés en 1947 y uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el 48, en plena posguerra europea. Pero aunque empezó antes, sigue la línea marcada por ese librito que ha vendido unos dos millones de ejemplares en Francia.

Hessel llama a la juventud a la rebeldía, con el argumento de que la indiferencia es la peor de las actitudes, alienta una insurrección pacífica al estilo de Mandela o Martin Luther King, sostiene que lo verdaderamente inaceptable son las injusticias. Y pone en la diana a los famosos mercados financieros: concluye que amenazan la paz y la democracia, y tutelan los estados. La obra pretende transmitir un optimismo natural, con la filosofía de que todo lo deseable es posible.

En eso estamos. Este movimiento, es similar en una cosa al del 68 en Europa Occidental y Estados Unidos, al del 89 en Europa del Este, a las recientes revueltas árabes: una protesta espontánea ante una realidad política muy insatisfactoria. Se quejan del paro, de bajos salarios, de trabajos precarios, de la corrupción, de un sistema electoral poco representativo. Ponen en la picota a políticos y banqueros. Podría haber surgido fuera de época electoral, y de hecho tendrá poca incidencia en las elecciones de mañana. Pero hay algo nuevo en el escenario, que puede ser decisivo en las elecciones del año que viene.

Los jóvenes reivindican un catálogo de utopías, que van a dar más de un dolor de cabeza. Saludable. Como diría Hessel, la indignación es un valor precioso.

Juntos podemos

Ignacio Martínez | 3 de marzo de 2010 a las 12:53

Adelantándose en un cuarto de siglo al Yes, we can de Obama, el Partido Comunista de Andalucía se presentó a las primeras elecciones autonómicas con el lema Juntos podemos. La frase no estaba pensada para movilizar un país sumido en una dura crisis, sino para insinuarse: los jerarcas del PCA pensaban que como nadie iba a sacar mayoría absoluta, gobernarían Andalucía con el PSOE. Cosa que nunca ocurrió, porque los socialistas sacaron mayorías absolutas al principio, se las aviaron solos con la pinza, consiguieron una alianza barata con los andalucistas más tarde y recuperaron la mayoría absoluta finalmente.

En 1982, la CEA estaba lejos de ser el gigante en el que se ha convertido y todavía más lejos de llevarse tan bien como se lleva en la actualidad con el poder socialista: entonces, la patronal hizo una dura campaña netamente política, en la que un gusano comunista se comía la manzana socialista. El tiempo, el sentido común y la caída del Muro de Berlín conjuraron los miedos al peligro rojo, y ahora resulta que los comunistas tienen menos fuerza, menos militantes y menos líderes destacados, pero se relamen los labios ante la posibilidad de que el PSOE tenga que pasar por su fielato para mantener el poder en 2012.

Hoy día, sin embargo, el lema Juntos podemos podría servir para una campaña ciudadana destinada a darle confianza y seguridad a una sociedad angustiada. A Gómez Navarro, ex ministro de Felipe González y mandamás de las cámaras de comercio, se le ha ocurrido esa idea: es la Fundación Confianza de la que es portavoz junto a Antonio Garrigues Walker, Guillermo de la Dehesa y Miquel Roca i Junyent. Patrocinan el proyecto una veintena de grandes empresas nacionales. Y, a título particular, figura una larga nómina de personajes como Romay, los hermanos Gasol, el doctor Rojas Marcos, Juan José Millás o Ferran Adrià. Incluso han hecho un spot que están pasando por televisión con el lema de Esto sólo lo arreglamos entre todos.

Está muy bien que la sociedad civil se movilice contra la depresión colectiva, ante la ausencia de liderazgo. Yo le pondría Invictus a los líderes políticos nacionales, lo mismo que Guardiola hace ver a sus jugadores reportajes épicos. Mandela demuestra que los líderes tienen que movilizar a su gente, pero a veces deben decirle lo que no quiere oír, e incluso llevarle la contraria. En el acto del Día de Andalucía, el presidente Griñán desaprovechó la ocasión de hacer un gran discurso político. Prefirió la lírica del 28-F, el lamento por el alto índice de paro y una reflexión académica sobre la educación. Él maneja sus tiempos: sostiene que no es el momento de movilizar a su partido, cuando faltan dos años para las elecciones de 2012. Pero los ciudadanos no pueden depender de la conveniencia electoral de nadie. Hace falta alguien que entone un Juntos podemos.