Archivos para el tag ‘Maradona’

Juguete roto

Ignacio Martínez | 4 de septiembre de 2010 a las 14:27

De héroe a villano. Jesús Neira se hizo famoso hace dos años por un gesto noble; defender a una mujer que estaba siendo agredida por su novio. La violencia del agresor le provocó heridas que pudieron costarle la vida; estuvo en coma más de dos meses. Su intervención en favor de una mujer maltratada, las fatales consecuencias para su salud y la recuperación milagrosa final despertaron el interés de los medios y el apetito de algunos políticos. La presión mediática sobre el personaje heroico fue enorme. Y el protagonista tuvo que enfrentarse a una sobredosis de popularidad.

Aún convaleciente, adoptó el nombre artístico de profesor Neira y se puso a impartir doctrina, como un telepredicador iluminado, mayormente en medios de la derecha y la extrema derecha. La tesis se resume en pocas frases: en España no hay democracia; la Constitución fue un apaño y una anormalidad. Esperanza Aguirre lo nombró presidente del Observatorio contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid. En la noche del miércoles le detuvieron cuando iba dando bandazos con su BMW por una de las rondas de circunvalación de Madrid con el triple de tasa de alcohol de la permitida. Se puso violento con el guardia civil fuera de servicio que le interceptó. Y se acabó la fiesta, el héroe y sus proclamas. El Gobierno regional de Madrid le ha pedido de buenas maneras la dimisión de su cargo.

La lista de juguetes rotos entre toreros, futbolistas, actores o boxeadores es interminable. Gente que tuvieron mucho éxito, que ganaron mucho dinero y acabaron sin nada; sin el aprecio de los suyos, sin medios de vida o enganchados a la droga. El Platanito, Urtain, Maradona… Hay personajes en candelero que corren ese riesgo. Hace un año, una británica desconocida, mayorcita y no muy agraciada, Susan Boyle, asombró al mundo con su maravillosa voz en un programa de talentos aficionados. Sus vídeos en Youtube han alcanzado los cuatro millones de espectadores. Pero cuando quedó segunda en la final del concurso, le dio un ataque de ansiedad y hubo que ingresarla en un psiquiátrico. Belén Esteban, ex novia de un torero con el que tuvo una hija hace once años, es una de las estrellas de la televisión basura en España. Algún mes gana 150.000 euros. En diciembre del año pasado se hizo una cirugía estética y durante unos días su nombre fue uno de los cinco más solicitados en el mundo en los buscadores de internet. Su estilo grosero y directo tiene mucho éxito. Pero la llamada princesa del pueblo alterna los ataques de ira con las depresiones.

Se puede pensar que un profesor universitario de Teoría del Estado se sale de este estereotipo. Que un error al volante lo comete cualquiera. Pero todos los atracones acaban en cólicos. Y los atracones de popularidad son de los peores. Neira es un lamentable ejemplo.

Enseñanzas del fútbol

Ignacio Martínez | 20 de noviembre de 2009 a las 8:05

Una mano de Henry ha clasificado a Francia para el Mundial de Suráfrica. En la era de las nuevas tecnologías, millones de espectadores de todo el mundo pudieron ver en directo claramente que el jugador francés se ayudaba con la mano izquierda, para centrar después a un compañero que marcó de cabeza. Injusto triunfo, que perjudica a Irlanda. El fútbol necesita ayudarse de la televisión. Es elemental para evitar estos abusos, pero sus dirigentes se resisten.

Por el contrario, hay que celebrar que en el mundo del fútbol haya normas y comités como el que ha sancionado a Maradona con dos meses de suspensión y una multa de tres millones de pesetas. Resulta que Maradona, cuando clasificó a mitad de octubre a Argentina para el Mundial, después de pasar muchas fatiguitas, se despachó a gusto contra los periodistas: “A los que no creyeron, con perdón de las damas, que la chupen, que la sigan chupando. Ustedes me trataron como me trataron; sigan mamando”. En resumen, la frase de un chulo maleducado, con perdón de los caballeros que se encuentren entre sus seguidores. Pero aquí, la comisión disciplinaria de la FIFA da una lección.

Debería existir un comité de disciplina deportiva para otras muchas actividades de la vida diaria. Entiéndase que se trataría de evaluar la gentileza, cortesía o buenas maneras de las personas. O la ausencia de estas cualidades y en qué grado. Se podría aplicar como el carné por puntos. Un ejemplo fácil lo tenemos con Francisco Camps, cuando acusó la semana pasada al portavoz del PSOE en las Cortes Valencianas de querer matarle: “A usted le encantaría coger una camioneta, venirse de madrugada a mi casa y por la mañana aparecer yo boca abajo en una cuneta”. A lo mejor no es un delito, pero nuestro comité le quitaría los doce puntos a Camps de un golpe. Y le aplicaría la norma Maradona: tres o cuatro meses de suspensión de toda actividad pública, en los que no podría salir en los medios, ni hablar en el Parlamento regional, ni montarse en un Ferrari alquilado con fondos públicos, para darse un baño de multitudes. Eso sí, podría seguir presidiendo la Generalitat valenciana, pero en absoluto silencio, como castigo.

No sólo los políticos y los deportistas estarían sometidos a estos controles. En ciudades como Sevilla, Jerez, Córdoba o Granada, en las que se está fomentando el uso de la bicicleta, debería haber una comisión de disciplina que quitara puntos por ir contra mano en una calle de dirección única, subirse por las aceras, circular en calles peatonales u otros abusos cometidos con la excusa de que la bici es buena. Desde luego que es la bici es buena, pero debe cumplir unas normas, como las jugadas de un futbolista, las declaraciones de un seleccionador o los discursos de un político. Enseñanzas del fútbol.

Los mitos del fútbol

Ignacio Martínez | 30 de agosto de 2009 a las 12:57

Con la victoria de ayer del Real Madrid ha empezado la Liga de fútbol en España y vuelven los mitos. Algunos son nuevos en el campeonato, gracias al presidente del Real Madrid, cuya gestión desmiente que este país se encamine hacia una nueva economía, más sostenible. Las masas populares han llenado el Bernabeu en la presentación de las nuevas estrellas merengues, fruto de una estrategia especulativa, que ya puso en práctica Florentino Pérez durante su primer reinado. A nadie le inquieta quién paga la factura. Con el entusiasmo que la fórmula genera en la afición, todo vale.

No es sólo un mal español. La presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, acaba de hacer honor a otro mito: habría sido una magnífica alcaldesa de Marbella en la era gilista, por su desahogo verbal, su escasa formación y su silicona carnal. Se va a gastar 600 millones de pesos anuales, casi 110 millones de euros, unos 18.150 millones de pesetas, para que los partidos de la liga argentina se televisen en abierto. Su argumento es que la democracia está incompleta si no se garantiza a los ciudadanos el acceso a los bienes fundamentales. ¿La buena mujer equipara el fútbol con el empleo, la sanidad o la educación? No. Va más lejos; lo compara con la libertad y con la vida: “Ahora se secuestran los goles como la dictadura militar de 1976 a 1983 secuestró a 30.000 argentinos; no quiero más secuestros, quiero una sociedad libre”. Ahí queda eso. Aunque Maradona no le ha ido a la zaga a la doña: ha dicho que Argentina es una sociedad más democrática después del acuerdo gubernamental.

Con la Liga vuelven otros mitos. Aquellos que relacionan el fútbol con la política. Una encuesta del CIS de 2007 establecía que el Real Madrid era el equipo con mayor número de seguidores en toda España, con un 32,8% de los aficionados, seguido por el Barcelona (25,7), Valencia (5,3), Bilbao (5,1), Atlético de Madrid (4,3), Betis (3,3), Zaragoza (2,7) y Sevilla (2,3). Lejos quedaban Málaga (0,7), Cádiz (0,6), Huelva (0,4), Almería (0,3) y Jerez (0,1). Ese barómetro revelaba que la izquierda es claramente culé y la derecha, merengue. Parece un tópico: Zapatero es del Barça y Aznar del Madrid, pero dice el estudio que el margen de error es del 2%. Y, por otro lado, los mitos no se discuten. Ha empezado la Liga, que los dioses repartan suerte.