Archivos para el tag ‘Medvédev’

Populismo y corrupción

Ignacio Martínez | 2 de octubre de 2010 a las 12:38

Hay acontecimientos que parecen escritos por un guionista de cine negro. Coincidiendo con el proceso que acaba de arrancar en la Audiencia de Málaga, un auténtico juicio de Nüremberg contra la corrupción, el presidente Medvedev ha cesado fulminantemente al alcalde de Moscú. Falta, en este macrojuicio, el padrino de la Familia gilista, pero como un fantasma sobrevuela sobre nosotros.

Resulta que este alcalde de Moscú es un amigo de Putin llamado Yuri Luzhkov, viejo conocido de Jesús Gil, con quien firmó un acuerdo de colaboración en marzo de 1994, y después un convenio en junio de 1995 por el que se hizo un trato curioso. En aquel contrato Moscú regalaba a la capital de la Costa del Sol unas estatuas muy grandes y de dudoso gusto de su escultor municipal, un tal Tsereteli, pero el regalo no era gratis y acabó costándole a Marbella unos 141 millones de pesetas de la época en unos pisitos que se escrituraron a nombre del artista en 1996. La del escultor Tsereteli es otra historia y el Caso de la estatua rusa, uno de los 15 expedientes robados en el juzgado de Marbella en 2001, merece un genuino guionista de Hollywood, con aspiraciones a un Oscar.

La comparación con Nüremberg no es sólo relativa al gran número de acusados o de togas en la sala, sino también al símbolo. Este es el juicio principal contra los aventureros que se hicieron con el poder en Marbella en 1991, pero -como en Nüremberg- no es el único proceso. Para demostrarlo, ayer un juez instructor de Marbella acordó el procesamiento del ex alcalde Julián Muñoz, la cantante Isabel Pantoja, la ex esposa del ex alcalde, Maite Zaldívar, y otros siete acusados por blanqueo de dinero. Vendrán más pleitos, porque hay mucha pieza separada en este enredo.

Un enredo que si no hubiese acabado en el drama de la corrupción y el disparate urbanístico sería un sainete ordinario y tosco. Eso parecía al principio, cuando Tele 5 le vendió a toda España a un empresario ocurrente y campechano, un hombre llano del pueblo, metido en un jacuzzi con unas atractivas jovencitas. El populismo tiene muchas caras, pero la filosofía siempre es la misma: la misma televisión nos vende otro producto popular capaz de movilizar votos y voluntades, según la propia cadena. Belén Esteban tiene en el bolsillo el 8% de los votos de los españoles porque los representa mejor que los partidos. Hay precedentes de este populismo barato: Berlusconi quiso presentar a unas velinas (azafatas y bailarinas de sus programas de televisión) a las elecciones europeas del año pasado. La curiosa repetición de estas ofertas por parte de la misma televisión no necesita de ningún avieso guionista: Tele 5 es la televisión de Berlusconi, un hombre aficionado a las fantasías populistas y alérgico a los juicios. Como el padrino gilista.

Obama y Medvedev reducen las armas nucleares de Estados Unidos y Rusia

Ignacio Martínez | 6 de julio de 2009 a las 21:01

 

 

Obama sigue haciendo historia. La cumbre de Moscú entre Dimitri Medvedev y Barack Obama ha producido una gran noticia: la reducción de los arsenales nucleares de ambos países en más de una tercera parte, que es el mayor recorte pactado en toda la historia del desarme nuclear. Queda pendiente el sistema antimisiles que la Administración Bush quería instalar en Europa del Este, en Polonia y la República Checa. Los presidente ruso y americano han convenido seguir negociando sobre este asunto.

El nuevo Tratado sobre Limitación de Armas Estratégicas (START), que sustituiría al que está vigente desde 1991, marcará un límite de cabezas nucleares de entre 1.500 y 1.675 para cada país, mientras que los misiles balísticos, bombarderos y submarinos que pueden lanzar estas bombas, estarán en una amplia horquilla de entre 500 y 1.100. Los tratados actuales establecen un límite de 2.200 cabezas nucleares y 1.600 vehículos.

“Estados Unidos y Rusia tienen que liderar con el ejemplo. Es difícil frenar las ambiciones de otros de tener armas nucleares, si nosotros no actuamos sobre nuestros propios arsenales”. Fue la conclusión de Obama, que repitió su idea de un mundo sin armas nucleares, para lo cual los dos presidentes se han comprometido a negociar otro acuerdo con reducciones aún más drásticas de estas armas nucleares, el último vestigio de la guerra fría.

Europa inútil

Ignacio Martínez | 20 de abril de 2009 a las 0:19

Europa es casi inútil. Lo ha dicho Jacques Delors, presidente de la Comisión Europea entre 1985 y 1995, en una entrevista en France Inter. El mejor presidente que ha tenido la Comisión sigue en plena forma: indignado por la danza del vientre de jefes de estado y de gobierno ante Putin y Medvédev. Cada uno por su lado, cortejando a los autócratas rusos, en vez de hacer una Europa de la energía. Delors está que llora ante la ausencia de un plan para la industria del automóvil, que emplea a 14 millones de personas y engloba a cinco y seis grandes grupos empresariales de prestigio mundial.

La persona que ocupa su antiguo cargo no se escapa de rositas. En su opinión, la Comisión está marginada, sin imaginación y sin autoridad. Sugiere sustituir a José Durao Barroso y propone a un francés: el actual primer ministro François Fillon, o un antiguo inquilino del palacio de Matignon, Alain Juppé. Dos personas del bloque del centro derecha que es el que va a ganar de largo las elecciones del 7 de junio. Cuando los periodistas le apuntan que el PPE es el grupo democristiano vuelve a sacar su carácter y recuerda que los demócratacristianos se ahogaron hace tiempo. Tiene razón en parte; en el PPE quedan socialcristianos y democristianos alemanes y del Benelux. Pero además hay conservadores británicos, el partido de la derecha griega; los ex neofascistas de Gianfranco Fini y la gente de Berlusconi; el PP español… Y un partido portugués de nombre Social Demócrata, ideología liberal y militancia democristiana; el PSD de Barroso.

Barroso es el hombre en el que nadie reparó en la foto de las Azores del 16 de marzo de 2003, en la reunión que se decidió la guerra de Iraq. Allí había cuatro dirigentes: el presidente americano Bush, el primer ministro británico Blair, el presidente español Aznar y el entonces primer ministro portugués Durao Barroso. Pero siempre se habló del trío de las Azores. El portugués se volvió transparente para todos, menos para Blair que hizo de padrino para llevarlo en 2004 a la presidencia de la Comisión Europea. Un presidente débil, para que los estados manejasen a su antojo.

La pasada semana el Parlamento Europeo publicó una encuesta sobre participación en las elecciones de junio. La abstención media prevista es del 66%; en España, del 73%. Una debacle. En las primeras elecciones europeas por sufragio universal, en 1979, la participación fue del 64%. La crisis, la ignorancia de los ciudadanos sobre la tarea de sus eurodiputados o el nulo conocimiento de los asuntos comunitarios han llevado a esta situación. Pero sobre todo, el excesivo poder del Consejo de Ministros, de los gobiernos, con una Comisión que no propone y no ejecuta, un Parlamento que no codecide, aunque lo diga el Tratado, y una opinión pública europea inexistente. Así, la tentación de proteger los intereses nacionales es muy fuerte y Europa se ha vuelto inútil.

¿Quién es el más sonriente?

Ignacio Martínez | 2 de abril de 2009 a las 16:11

¿Quién es el más sonriente en la foto de familia de ayer en el palacio de Buckingham? Desde luego no la Reina de Inglaterra, bastante circunspecta en la foto de familia de los 29 participantes en la cumbre del G-20. El primer ministro británico Gordon Brown compensa a su soberana con una sonrisa desenfadada. El brasileño Lula se rie de buena gana también. La sonrisa profidén de Obama es la más notable en el capítulo de exhibición de dientes, en dura competencia con el ruso Medvedev. Pero la ancha sonrisa de Zapatero no tiene parangón. Es tan larga, tan larga, que parece la de Joker, dicho sea sin ánimo de ofender. La más compuesta y recatada es la señora Merkel; una señora de estos tiempos. ¡A quién se le ocurre mostrarse tan satisfecho con  la que está cayendo!

(Foto: Daniel Hambury, EFE/NTI)

Cumbre de Washington: gente corriente

Ignacio Martínez | 18 de noviembre de 2008 a las 12:26

Aquí los tienen. Los amos del mundo. El 95 por ciento del PIB mundial, reunido el pasado fin de semana en Washington. Los había con indumentarias para todos los gustos. Los hombres de traje oscuro; grises, pero sobre todo azules. Todos con chaquetas de dos botones, aunque tengo la duda de Sarkozy, que quizá llevaba una de tres. Berlusconi se distinguió del resto con una chaqueta cruzada, de solapas anchas, un clásico entre los 22 trajeados al modo convencional occidental para había en la foto de familia.

Había dos mujeres, Merkel con traje pantalón y Cristina Kirchner de vestido en tonos negros y blancos y medias negras. El rey Abdalá de Arabia Saudita con pañuelo blanco en la cabeza y capa en un rojo tierra. Para la posteridad no sólo queda la singularidad de la estética mora del último hijo del rey Saud en reinar sobre la península arábiga, sino también el traje indio y el turbante del primer ministro indio Manmohan Singh.

Las corbatas eran casi todas en tonos rojos o azules. Muy parecidas, las rojas lisas de los presidentes ruso (Medvédev) y mexicano (Calderón); similares las del presidente chino Hu Jintao y la del primer ministro turco Erdogan, de listas azules y blancas, anchas las del turco y estrechas las del chino. Las corbatas de Zapatero y de Sarkozy, azul oscuro, eran casi iguales. Había gente con bigote como el propio Erdogan o el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick; con perilla, como el presidente de Sudáfrica, Mothlante; o con bigote y perilla, como el rey Abdalá. Con barba y bigote estaban el brasileño Lula y el indio Singh. En fin, los hubo amarillos, como el secretario general de la ONU Ban Ki Moon, el presidente Indonesio Bambang, el chino Hu Jintao, el primer ministro japonés Aso Taro; o el presidente coreano Li Myung. Muchos blancos y sólo un negro, el sudafricano.

También hay un junior, el secretario de Estado de Finanzas de Holanda, Jan Kees, que es el primero por la izquierda en la fila de delante, que sustituyó en la foto de familia a su jefe el viceprimer ministro y ministro de Finanzas Wouter Bos, que a su vez había sustituido al primer ministro Balkenende, que se tuvo que marchar por la muerte de su padre. Algunos medios han puesto los nombres de Balkenende o de Bos a este hombre feliz colado en una foto histórica, cosa que pasado el tiempo le encantará contar a sus nietos. Como ven, gente de lo más corriente.