Archivos para el tag ‘Mick Jagger’

Strauss-Kahn: la teoría del complot

Ignacio Martínez | 18 de mayo de 2011 a las 10:45

El affaire Strauss-Kahn parece una película de intriga. Nos enfrentamos a tres posibilidades: o este hombre está muy enfermo, o ha sido víctima de un complot, o es memo y no lo sabíamos. Esta última opción gana enteros. Sus abogados dijeron primero que no hubo nada y ahora pretenden esgrimir unas relaciones consentidas. A la primera posibilidad, la del impulso fatal irreprimible, se suma una joven periodista que le acusó en 2007 de un intento de violación ocurrido cuatro años antes. En su denuncia en una televisión parisina calificó su actitud como la de “un chimpancé en celo”. Como ven la política francesa es más novelesca que la española, dónde va a parar.

Los últimos cuatro inquilinos de El Elíseo han tenido notorias aventuras galantes. Una madrugada de septiembre de 1974 la Policía de París descubrió que el mismísimo presidente de la República, Giscard D’Estaing, era el conductor de un vehículo que se había estrellado contra un camión. Le acompañaba una famosa actriz. Mitterrand, además de dos familias, mantuvo viva la leyenda de seductor incluso dentro de su Gobierno. A Chirac, por poner un ejemplo conocido, no hubo quien le encontrara la noche que Lady Di se mató en Pont de l’Alma, en agosto de 1997. Y Sarkozy, ya elegido presidente, dejó a su segunda mujer, con la que había protagonizado una tormentosa separación y reconciliación, para ennoviarse con una artista famosa, antigua pareja de Eric Clapton o Mick Jagger. Con la que ahora, por cierto, va a tener un  hijo.

No está mal. Esto nos lo ponen en un culebrón venezolano y acusamos a los guionistas de exceso de imaginación. Pero no se acusa de mujeriego a DSK, sino de ser un violador. Y nada en absoluto tiene que ver una cosa con la otra. Sus abogados le podrían explicar la diferencia sustancial que hay entre relaciones consentidas y a la fuerza…

De ser cierta la denuncia, hay que concluir que este hombre se ha jugado en unos minutos su vida personal, familiar, profesional y política. Hay que estar muy enfermo o ser muy tonto. Pero ¿y si es una conspiración? Tenderle una trampa no era muy difícil, ante su conocida afición por las mujeres ajenas. Y eso que está casado en terceras nupcias, con Ann Sinclair, que no es una periodista anónima, sino la mujer más atractiva de Francia en las encuestas de los años 90. Entonces dirigía y presentaba una emisión en la primera cadena de televisión francesa, 7 sur 7, en la tarde noche del domingo, con doce millones de espectadores. Inteligente, poderoso, rico y famoso, a DSK no le faltaba más que el asalto al Elíseo.

Y aquí es donde entra en acción la teoría del complot. De hecho, ya se vio involucrado junto a Sarkozy en el affaire Clearstream, una rocambolesca historia que empezó en 1991 con la venta a Taiwan de seis fragatas francesas por la que se libraron 500 millones de dólares en comisiones. Aquello no se investigó, bajo el pretexto de que era un secreto de la Defensa nacional. Y se completó con la denuncia en 2002 de que en Luxemburgo había cuentas de una red mundial de blanqueo de dinero de personalidades del mundo político y económico francés, entre los que estaban DSK y el actual inquilino de El Elíseo. Era falso y Sarkozy acusó en los tribunales de ser el inductor del complot para desacreditarle a otro Dominique, De Villepin, candidato potencial en las presidenciales de 2007. Villepin fue declarado finalmente inocente, pero se quedó fuera de aquella carrera electoral, como ahora DSK de ésta. Puede ser una casualidad. O no. Menuda película de intriga se hacía con estos mimbres.

Peleas callejeras

Ignacio Martínez | 9 de septiembre de 2009 a las 6:26

El pasado fin de semana hubo movilizaciones con altercados para todos los gustos. En Madrid, un numeroso grupo de jóvenes acabó su botellón en Pozuelo con un enfrentamiento en toda regla contra la policía, quema de vehículos y un intento de asalto al cuartel policial. En Sevilla, un grupo de jornaleros del Sindicato Andaluz de Trabajadores invadió la sede de Canal Sur e intentó impedir la salida de un AVE con destino a Madrid. Y en el País Vasco, un comando de los cachorros de ETA metió fuego a varios coches en un garaje de Rentería. En vasco le dicen a esto kale borroka, en castellano lucha callejera. Es un asunto al que algún insensato quiere verle el lado romántico, como en aquella canción de 1968, Street fighting man de los Rolling Stones, que consideraba el verano un tiempo excelente para peleas callejeras.

Hay muchas maneras de protestar y reclamar. Las más fáciles, son contra el gobierno de turno, ya sea municipal, regional o nacional. En este campo trabaja el sindicato andaluz, que ya consiguió el 21 de agosto en Córdoba cortar la vía del AVE durante 90 minutos, retrasar ocho trenes y tomar la sede de CajaSur: pretenden una ampliación del subsidio agrario, por la crisis. Estos cortes de carretera o ferrocarril perjudican a los ciudadanos, que deben después pagar la factura de lo que se reclama. Pero ojo, si la crisis deja el campo andaluz más subsidiado, habrá pasado como un rodillo por su futuro.

Las más estúpidas son las manifestaciones gratuitas. Recuerdo que en febrero de 1998 unos belgas le estamparon unas tartas a Bill Gates en la cara. Ocurrió en Bruselas. El dueño de Microsoft, que contra su costumbre iba de chaqueta y corbata, no descompuso su ademán, aunque su rostro, sus gafas, su oreja derecha y su traje quedaron llenos de nata. Gates se lo tomó con humor: dijo que el dulce no estaba sabroso. Los autores de la agresión no reivindicaban nada: simplemente buscaban 15 minutos de gloria, al actuar contra una celebridad. Un acto de gamberrismo, vamos. Y además, barato. La condena de la justicia belga fue otra broma: 12.000 pesetas de multa. Esta es la liga en la que juegan los niñatos de Pozuelo de Alarcón, si no fuera por lo peligroso de su diversión. Lo hacen borrachos, sí, pero en la confianza de que la sanción será ridícula. (La kale borroka es otra historia. Terrorismo callejero a manos de canallas cómplices de asesinos).

Hay protestas más elegantes. Cuando le concedieron a Marlon Brando su segundo Oscar, por el Padrino en 1973, no fue a recibirlo y mandó en su lugar a recogerlo a una india para protestar del trato que la industria cinematográfica había dado a siux, cheyennes y demás. Elegante, quizá porque los Oscar no se entregan en verano, el tiempo excelente para las peleas callejeras, según Mick Jagger.

Afrancesados

Ignacio Martínez | 27 de abril de 2009 a las 8:04

 

España se va a afrancesar hoy y mañana, durante la visita a Madrid del presidente de la República y su esposa, Nicolas Sarkozy y Carla Bruni. Los parapazzi y el papel couché los esperan con ansiedad. Las revistas del corazón andan regular de ingresos y Carla Bruni es un regalo para el negocio; cantante, modelo, novia en su agitada juventud de Eric Clapton y Mick Jagger… Su perfil es difícil de mejorar. Pero además toda la prensa política nacional especula con los encuentros de la primera dama francesa, de 41 años, con la princesa Letizia, de 36. Prepárense, vamos a tener Carla Bruni hoy hasta en la sopa: fotos con los Reyes, con los Príncipes de Asturias, con el presidente Zapatero y Sonsoles Espinosa. Por cierto que Carla y Sonsoles tienen un almuerzo a solas previsto para mañana. Y más fotos.

La Bruni, que es una muchacha monísima, aportará un poco de circo en sus correrías diplomáticas y culturales por Madrid. Su distinguido esposo, por el contrario, se tendrá que ganar el pan con algo más que glamour. Mañana hace un discurso ante el Congreso y el Senado, reunidos en sesión conjunta extraordinaria, y celebra una cumbre con el Gobierno español. Participarán en la cita bilateral los ministros de Exteriores, Interior, Defensa, Fomento e Innovación. ETA y la conexión de los ferrocarriles de alta velocidad entre los dos países son algunos de los temas cruciales del encuentro.

Ayer, Juan Luis Cebrián relataba en El País un encuentro con Sarkozy en El Elíseo. El mandatario francés explicaba su admiración por España, su entusiasmo por Sevilla; y su afición por la “elegante y noble” cultura popular española, en la que incluye las corridas de toros. Se confesaba amigo del Rey, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba. Muchos amigos me parecen y algo heterogéneos. Este Sarkozy me parece un poco bienqueda. En otros campos es un poco más crítico. Por ejemplo, en su opinión, Francia supo liberarse de la tutela de la Iglesia Católica, algo que no ha sucedido en España en el plano social, y defendía la laicidad del Estado. También abogaba por valores como el trabajo, el mérito, la recompensa y la promoción social, que me suenan de haberlos oído estos días en la investidura del nuevo presidente andaluz.

Sobre los asuntos de la cumbre bilateral, hay que destacar que Andalucía tiene una buena conexión central para enlazar por AVE con Dax, una vez que se termine la y griega vasca. Desde allí está previsto un tren de alta velocidad que enlace con Burdeos y París. Es decir, con el TGV atlántico de Francia. Pero al mismo tiempo las autoridades regionales deberían estar presionando al Estado para que también se haga la conexión mediterránea. Poder llegar desde Algeciras, Málaga y Almería hasta Portbou, por toda la costa levantina española, y conectar con Montpellier, Lyon, París y el resto de Europa, sería extraordinario para el desarrollo comercial de Andalucía. Estaríamos más afrancesados y seríamos menos periféricos.