Archivos para el tag ‘Naciones Unidas’

Estados policiales V: China

Ignacio Martínez | 17 de agosto de 2009 a las 11:14

 

En Birmania hay 2.100 presos políticos. La más famosa de todos ellos es la Premio Nobel de la Paz Suu Kyi a quien hace una semana el régimen militar que gobierna este país asiático desde 1962 ha condenado a año y medio de reclusión domiciliaria, lo que supone que no podrá ser candidata en unas supuestas elecciones libres que dice la dictadura que habrá en 2010. A China le parece bien. Tanto que piensa vetar cualquier resolución que condene o sancione a Birmania en Naciones Unidas. Su argumento es que “la sociedad internacional debe respetar plenamente la soberanía judicial de Birmania”, en beneficio de la estabilidad regional. China, como Birmania, son dictaduras y estados policiales. Ignoro si Arenas, Cospedal, Camps, Aguirre, Rajoy, Mayor Oreja, González Pons y compañía son capaces de encontrar alguna diferencia con la España actual. Es un escándalo que un partido de gobierno como el PP, con dirigentes acusados de corrupción, pretenda incendiar el sistema político español para taparse.

Un conflicto imperdonable

Ignacio Martínez | 7 de enero de 2009 a las 14:50

Sarkozy ha dicho que Hamas se comporta de manera irresponsable e imperdonable. De acuerdo. Pero los demás terrorismos, de todo signo, país o época, también. No hay terrorista bueno. Y, sin embargo, tendemos a la indulgencia con algunos y a la condena de otros. El IRA irlandés gozó de simpatías en España, porque para el inconsciente colectivo nacional era una causa noble. Pero no hay fin que justifique el terror para coaccionar a una población, sea la que sea. En sentido contrario, ETA sigue calificada en periódicos europeos como un grupo separatista vasco, no como una organización terrorista. Hay demócratas del continente que han sentido benevolencia hacia esta banda surgida durante la dictadura franquista.

En el conflicto de Oriente Medio casi todo el mundo se pone de parte de alguien. Buenos o malos. O Hamas defiende los intereses de un pueblo desplazado de su hogar por la fuerza, condenado a la diáspora para pagar a los judíos el enorme daño del Holocausto; o Israel es la única democracia de la región, bastión de la civilización occidental contra la barbarie fundamentalista islámica. No hay término medio. Así, ambas partes se comportan de manera irresponsable e imperdonable. Vivimos la era del terrorismo, que afecta a cualquier tipo de víctimas, incluidos los soldados, y puede ser cometido por toda clase de autores, incluso los ejércitos, como estos días en la Franja de Gaza.

Pero el terrorista es considerado por sus seguidores como un luchador por la libertad. Y la memoria internacional es poco rigurosa con estos crímenes. En julio de 1946, el grupo sionista Irgún voló el Hotel Rey David de Jerusalén, cuartel general de la administración británica de Palestina, donde estaba la oficina de Naciones Unidas. Hubo 92 muertos; la mitad que en el 11-M, más de cuatro veces que en Hipercor de Barcelona. El jefe del Irgún, Benahem Begin, dispuso en el 48 que sus combatientes se incorporasen a las Fuerzas de Defensa israelíes, el Tzahal, el ejército que hoy ocupa Gaza a sangre y fuego. Y el Irgún se convirtió en partido.

Begin llegó a primer ministro y recibió el Nobel de la Paz en 1978, tras firmar con El Sadat la retirada del Sinaí. El antiguo terrorista y el dictador egipcio, blanqueados por el Nobel. No es caso único, Yaser Arafat, guerrillero de pistola en cinto, uno de los terroristas más odiados, obtuvo el mismo premio junto a Rabin en 1994, tras los acuerdos de Oslo. En unos años podemos ver a un líder de Hamas recibir el Nobel junto a Livni o Barak. La comunidad internacional debe poner fin a este cuento de nunca acabar, protagonizado por terroristas con y sin uniforme. Hay que obligarles a hablar; la negativa contumaz de algún bando al diálogo debe suponerle un plus de responsabilidad. Y el apoyo incondicional a una u otra parte lo único que hace es prolongar este conflicto, irresponsable e imperdonable, hasta el infinito.

‘Solución final’ para Gaza

Ignacio Martínez | 4 de enero de 2009 a las 11:52

”Soldados

 

Israel comenzó anoche una ofensiva terrestre de la franja de Gaza. El ministro de Defensa, el ex general Ehud Barak ha dicho que es una guerra hasta el final. Desde que empezó esta guerra hace nueve días las posibilidades electorales en febrero del ministro-general se han disparado: los laboristas sacaban diez escaños y ahora 16. El final puede ser la victoria de Barak. El saldo en número de muertos es también beneficioso para Israel: 430 muertos palestinos por cuatro israelíes era el balance antes de la ofensiva terrestre que hacía ayer el New York Times. La franja de Gaza es un territorio pequeño, menos que el municipio de Málaga capital, menos de la tercera parte que Jerez de la Frontera, mucho menos que Medina Sidonia. En fin, un paseo para uno de los ejércitos más poderosos del mundo. Estados Unidos ha impedido que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adopte una resolución de alto el fuego. Hamas ganó limpiamente las elecciones de enero de 2006, pero el resultado no gustó en el mundo occidental: Hamas no renuncia a la violencia, se niega a reconocer a Israel y niega validez a los acuerdos entre la Autoridad Palestina y el estado hebreo. Está considerado un grupo terrorista por la Unión Europea y ha seguido hostigando a la potencia ocupante de su territorio. En junio de 2007 se hizo con el control total de Gaza, en una guerra civil contra la OLP del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas. Las autoridades israelíes creen haber encontrado ahora la ‘solución final’ para la franja de Gaza.