Alta Velocidad » Nápoles

Archivos para el tag ‘Nápoles’

Pena de telediario

Ignacio Martínez | 4 de noviembre de 2009 a las 11:11

Someter al escarnio público a cualquier detenido, al conducirlo ante el juez esposado, es una desconsideración innecesaria. No sólo por la presunción de inocencia; no se debiera hacer ni con un condenado. Las ejecuciones públicas medievales tenían más de venganza o espectáculo que de justicia. La era de los derechos humanos exige otros modos. Está claro que hay que investigar, juzgar y condenar con severidad a quienes hayan cometido estos delitos de corrupción política tan frecuentes. Estos delincuentes de cuello blanco, además, han traicionado a los ciudadanos que les habían elegido para gobernarles, en la confianza de que eran personas honradas. Pero nada de esto excluye tratarlos con el respeto que merece la dignidad de las personas. Y eso vale para cualquier modalidad de delincuencia, salvo cuando se trate de sujetos peligrosos, acusados de asesinato o terroristas, a los que hay que trasladar con las precauciones debidas.

La llamada pena de telediario no está en el Código penal, según nos ha recordado la presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Pero ha vuelto en las puertas de la Audiencia Nacional, con el caso de corrupción en el Ayuntamiento de Santa Coloma. Esta vez, en las carnes de militantes del PSOE y CiU, lo que desmiente la teoría del PP de que se aplicaba esta medida sólo a los suyos por orden del avieso ministro del Interior. En medio de esta melé ha aparecido el ocurrente presidente de Cantabria, que esta vez no ha estado afortunado. Ha dicho que es edificante y maravilloso que se muestren las imágenes de los detenidos esposados, porque demuestra que el que la hace la paga. Revilla cree que hay que exponerles incluso un rato para que vean que tienen que someterse como mínimo, aparte de los años que les puedan meter de cárcel, a la vergüenza de sus conciudadanos y de sus familiares. No. En la Edad Media estas cuestiones no se resolvían mejor. Lo que me parecería estupendo es que los truhanes devolvieran lo robado, cosa que no suele ocurrir.

Hay otros casos de alergia a la pantalla. En Nápoles están disgustados porque la Fiscalía difundió un vídeo en el que un sicario de la Camorra asesina a un mafioso rival. Querían identificar al asesino, pero la industria turística y las autoridades municipales creen que da mala imagen de Nápoles. Es lo que tienen la sangre y los grilletes. Por el contrario, personas valiosas nos dan ejemplo de absoluta discreción. Una doctora se acercó en enero a una mujer en un autobús de Barcelona y le advirtió que podía tener un raro tumor, lo que facilitó que se operase con premura y probablemente salvara la vida. El otro día, la paciente improvisada pidió con una carta en La Vanguardia, conocer a esa persona. La médico en cuestión no ha querido dar su nombre ni salir en las televisiones. Hay quien tampoco quiere gloria de telediario. Es un consuelo: queda gente juiciosa.

El ‘camorrista’ indeseable

Ignacio Martínez | 18 de mayo de 2009 a las 10:41

Un fiscal de Nápoles dijo ayer que España se ha convertido en un lugar de almacenaje de estupefacientes. Elogiaba la colaboración de jueces y policías españoles, tras la detención el sábado en Marbella del capo de un clan de la Camorra napolitana, especializado en el tráfico de hachís entre España e Italia. El fiscal añadía que ha mejorado mucho la cooperación entre los dos países contra el crimen organizado en los últimos años.

Exagera un poco. Por la Costa del Sol pasa la droga, no se almacena. Se trata de uno de los enclaves de paso de hachís más importantes del mundo, por eso pulula por aquí tanta mafia. Tenemos todos los ingredientes: un destino turístico al que acuden millones de extranjeros, entre los que es fácil confundirse; un emporio inmobiliario en el que ha sido cómodo blanquear dinero negro; un paraíso fiscal como Gibraltar, a pie de obra. Y a 15 kilómetros de nuestra costa, la pequeña Colombia marroquí, el cuadrilátero del Rif que forman Tetuán y Alhucemas por el norte y Taunat y Taza por el sur, en donde hay 100.000 hectáreas dedicadas al cultivo del cáñamo índico, en las que se pueden cosechar unas 2.500 toneladas de hachís al año.

Pequeñas bandas marroquíes se han hecho con el negocio del paso del Estrecho. Las organizaciones criminales europeas que distribuyen esta droga por el continente, como la del camorrista detenido, ya no compran la mercancía en el país magrebí, sino en España. Un hachís de buena calidad puede costar 900 euros el kilo, puesto en el campo rifeño; un precio que sube a 1.300 desembarcado en Andalucía y no deja de aumentar a medida que se sitúa más al norte. En Amsterdam, al por mayor, puede alcanzar los 3.000 euros, que hay que multiplicar por seis, siete u ocho en la venta a los consumidores. El potencial exportador de la mariguana desde las costas andaluzas supera los 3.000 millones de euros anuales, ahí está el problema. Además, la Policía cree que sólo logra interceptar una parte pequeña del hachís que llega a las costas andaluzas.

Bandas de todas las nacionalidades intentan invertir aquí en negocios legales. Sólo la provincia malagueña acumula más comisiones rogatorias de jueces extranjeros, contra el blanqueo de dinero, que todo el resto de España junto. La presión policial y judicial ha sido grande, no sólo nacional. Con frecuencia, policías escandinavos, holandeses, italianos, franceses o británicos siguen en la Costa investigaciones iniciadas en sus países. En 2007 la Unidad de cooperación judicial de la Unión Europea, Eurojust, convocó a magistrados, fiscales, policías y guardias civiles con responsabilidades en Málaga para mejorar la colaboración transfronteriza. Dijo ayer el fiscal italiano que la eficacia ha aumentado. Para estas cosas tan cercanas e importantes sirve la Europa convocada a las urnas el 7 de junio.

Efemérides (versión larga)

Ignacio Martínez | 9 de enero de 2009 a las 18:54

Los años, como los lugares o las personas, provocan coincidencias felices. En 2009 se acumulan las efemérides de Carlos III. Se cumplen 250 años de la llegada al trono español, desde Nápoles, del rey que fundó las nuevas poblaciones en Sierra Morena y otros puntos de Andalucía. Este año, también es el centenario del nacimiento de tres ilustres andaluces: Domínguez Ortiz, Antonio Mairena y Caracol. El historiador Antonio Domínguez Ortiz es autor de obras clásicas sobre la decadencia de la España de los Austria, las clases privilegiadas en el Antiguo Régimen o sobre Carlos III y la Ilustración.

En otro de sus libros, Las alteraciones andaluzas, don Antonio relata un levantamiento popular ocurrido en la región a mediados del XVII, que coincide en el tiempo con otros sucedidos en Inglaterra, Italia, Francia o Polonia, por la escasez de víveres. Pero Domínguez Ortiz sostiene que en Andalucía el motivo fue el peso de los tributos y la dureza de los nobles. Por entonces, aquí se comía buen pan de trigo. Así lo afirma un religioso francés que vino en 1603. Se llamaba Bartolomé Joly, con el apellido de los editores de este diario. Su texto, un magnífico relato periodístico, estuvo inédito durante siglos, y no fue publicado hasta 1909. Por tanto, también es su centenario.

Antonio Cruz García era descendiente de una familia de gitanos asentada en Mairena del Alcor en época de Carlos III. Fue conocido en el mundo del flamenco como Antonio Mairena, maestro del cante, heredero de Manuel Torre, Joaquín el de la Paula o los hermanos Tomás y Pastora Pavón. Otro gran cantaor flamenco, Manuel Ortega Juárez, también nació hace cien años. Caracol ganó en 1922 el Concurso de Cante Jondo organizado en Granada por García Lorca.

Pero un año da para mucho más. Se cumplen 25 años de la muerte del Nobel Vicente Aleixandre, de la vuelta a España de María Zambrano, de la muerte de Paquirri, de la dimisión de Escuredo como presidente de la Junta. Medio siglo de la llegada de Santiago Carrillo a la secretaría general del PCE, de la victoria en el Tour de Bahamontes, de la muerte del poeta Altolaguirre. También de la visita a Franco del presidente Eisenhower, pero no se acortaron las distancias: mientras en El Escorial se inauguraba el Valle de los Caídos, en Nueva York estrenaban el Museo Guggenheim de Frank Lloyd Wright. Hace 75 años que murió el torero Ignacio Sánchez Mejías, actor, jugador de polo, automovilista, escritor y presidente del Betis en sus ratos libres, llorado por García Lorca en una elegía de las más célebres de la poesía española.

En fin, se cumplen 400 años de la expulsión decretada por Felipe III de los moriscos, cuya historia escribió magníficamente bien Antonio Domínguez Ortiz. Ya ven que 2009 no es sólo el año de la crisis, sino también un cúmulo de efemérides y coincidencias.