Archivos para el tag ‘Navarra’

El soufflé nacional

Ignacio Martínez | 25 de septiembre de 2012 a las 11:25

España era una amable macedonia y ahora es un violento soufflé. Era una ensalada de frutas desigual, en cuyo diseño se cometieron muchos errores. De alguno se habla poco: por ejemplo del concierto vasco o del convenio navarro, cuya continuidad aseguraba hace escasas fechas el secretario de Estado Beteta en Bilbao. Error su inclusión como disposición adicional primera de la Constitución y mayor aún el cálculo del cupo. De otros errores ni se habla. ¿Necesitábamos 17 comunidades autónomas? ¿Cantabria o Rioja, el puerto de Castilla y la cuna de la lengua castellana tenían que convertirse en unidades de gasto, con parlamento, tribunal de justicia, defensor del pueblo, etcétera, con 300.000 habitantes?

Pero no se hace una revisión crítica de cómo hicimos la macedonia. Estamos en la fase de inflar el buche, de sacar pecho. Oímos bienintencionadas ideas, como las del presidente andaluz: consenso, sentirnos cómodos, proyecto compartido o igualdad en la diversidad, que suenan desfasadas porque Cataluña ya ha roto el consenso constitucional. El soufflé empezó con la reforma del Estatut. Primero Zapatero dijo que aprobaría cualquier cosa que mandara Cataluña. Después los hermanos Maragall y compañía hicieron un Estatut maximalista. El Congreso no hizo honor al compromiso de ZP, pero dejó un texto razonable. Entonces el PP aportó su granito de arena a los despropósitos y recurrió el Estatut ante el Tribunal Constitucional. El TC planchó algunos aspectos simbólicos para el nacionalismo, que sacaron a la calle a decenas de miles de manifestantes. Y todos cabreados.

Empezamos esta etapa conflictiva con una crisis económica interminable: antes de dos años no remontará la economía. Con una inestabilidad política superlativa y la clase política sumida en el desprestigio. Y Cataluña apunta en todas direcciones. El domingo en La Vanguardia, Enric Juliana, disparaba contra los privilegios de vascos y navarros: “como consecuencia del armisticio de las guerras carlistas del siglo XIX, el País Vasco y Navarra, hoy las dos comunidades más ricas de España, no aportan nada a la caja común, mientras el resto del país se pelea a grito pelado sobre el reparto de los esfuerzos”. Hay muchas maneras de calcular las balanzas fiscales, pero en la mayoría el saldo vasco y navarro es positivo. Están subvencionadas por las otras regiones.

El presidente andaluz debe pronunciarse sobre el concierto vasco, y sobre qué estaría dispuesto a ceder a Cataluña, si está dispuesto a ceder algo en su federalismo cooperativo. Pero llegó a presidente del PSOE después de apoyar a Carme Chacón en el congreso de su partido. Y Chacón y el PSC pidieron un cupo como el vasco en las elecciones de 2008. Insisto, la dualidad de sus responsabilidades resta a Griñán margen y eficacia en la defensa de los intereses generales de Andalucía.

Soria

Ignacio Martínez | 5 de agosto de 2009 a las 17:58

Camino de las vacaciones en Cantabria, hemos estado en Soria. Un viaje emocionante de la mano de nuestros amigos Felipe Romera y Pilar Rodrigo. A pesar de que en Andalucía la densidad de población es baja respecto a la media española, en Soria es aún menor. Sorprende la soledad del viajero; no hay casas diseminadas en el campo y los pueblos escasean, aunque hay 183 municipios. Las carreteras están muy poco transitadas, aunque tienen buen piso. No existen autovías, salvo algunos kilómetros entre Medinaceli y la capital, de la futura ruta a Navarra. Hay bosques inmensos, principalmente de pinos. O sierras agrestes. Los bosques suelen ser propiedades comunales, que han proporcionado buenas rentas por un sistema de ‘suertes’ a los naturales del lugar.

Un amigo me cuenta que las subvenciones europeas a la agricultura soriana suponen 16.000 millones de pesetas al año. De ser cierta esta cifra, significaría para los cien mil habitantes de Soria unas 160.000 pesetas por habitante y año, cinco veces más que lo que suponen para los ocho millones de andaluces los 250.000 millones de pesetas que recibimos de la PAC. Por cierto que he encontrado tres olivos en Soria, importados de Jaén: los dos primeros en la plaza del Olivo, encima de un aparcamiento en el centro, y en el instituto en donde don Antonio Machado dio clase de francés, que ahora lleva su nombre. El tercero está en el jardín de la casa de Javier Jiménez Vivar, alcalde de Soria entre 1995 y 1999, un buen taurino enamorado de Andalucía. Machado es una gloria local; está por todas partes, con placas en la que se leen poemas a lugares, objetos o paisajes. Otro poeta sevillano, Gustavo Adolfo Bécquer, también es muy recordado. Allí ambientó alguna de sus leyendas.

Soria es un paraíso para los aficionados al arte románico. Precisamente en la capital, en la concatedral de San Pedro, puede verse la exposición Las edades del hombre con diversas muestras de arte sacro. Los cristos románicos me gustan bastante más que los barrocos, tan andaluces. Los encuentro más modernos. Tienen algo de cubistas. Muy cerca de allí, los Arcos de San Juan de Duero son imprescindibles.

Esta zona fue frontera durante doscientos años de la Reconquista. Catalañazor es un lugar muy pintoresco, que intenta acercarse al estilo bohemio de Pedraza en Segovia. No llega, ni de lejos, pero desde lo alto del antiguo castillo hay un paisaje muy recomendable en la puesta de sol, con unos campos de girasol hermosos en el valle. Hay una estatua de Almanzor costeada por una asociación de la malagueña Torrox, en la que se reclama su cuna. Aunque parece más probable que naciera en una alquería de Algeciras de nombre muy similar. En todo caso murió allí al lado, en Medinaceli, como consecuencia de las heridas recibidas en la batalla de Catalañazor.

El castillo de Berlanga debió ser una fortaleza espectacular por sus dimensiones. Hay una iglesia también exagerada para un pueblito tan chico. Me pregunto de dónde salió el dinero para tanto templo, con tan pocos feligreses. Cerca de allí está la Ermita de San Baudelio, conocida como la capilla Sixtina del arte mozárabe, parte de cuyos frescos fueron expoliados en los años 20 del siglo pasado y se exhiben en museos de Nueva York (Metropolitan), Cincinnati, Indianapolis y Boston. Burgo de Osma, la patria chica de Jesús Gil y Gil, tiene bastante más clase que su popular hijo. La sede del obispado provincial, es también la tierra natal de Juan José Lucas, que fue el presidente regional que sustituyó a Aznar en Castilla León. Las atenciones de Lucas con su pueblo lo dejaron de dulce.

Dulces exquisitos se pueden comprar en la pastelería York en el centro de Soria, frente a la Alameda, en particular se recomienda la costrada. Felipe y Pilar nos llevaron a comer cochinillo al Pajar del Tío Benito, en el municipio de Molinos de Razón. Espectacular. También ponen cordero. Nos encontramos en Soria con José María Ruiz Povedano que iba con un grupo de amigos de Málaga y les recomendamos el sitio, con gran éxito. Para llegar allí hay que coger la carretera de Soria a Logroño, dejarla en dirección a Tera y continuar hasta Molinos. (El teléfono es 975 27.32.25, por más detalles).

En fin, como la crisis no da para irse al Caribe, Soria está muy bien para unos días de inmersión en un mundo medieval, renacentista y literario. A nosotros nos encantó.

La romería de Camps

Ignacio Martínez | 8 de mayo de 2009 a las 8:52

Las noticias del caso Gürtel llenan las páginas de los periódicos, los noticiarios de radio y televisión y en el PP nadie se cosca. Aquí mismo criticamos al ministro Bermejo y al juez Garzón por su imprudencia al coincidir en una cacería cuando ya se habían producido las primeras detenciones. La filtración del sumario secreto durante las campañas electorales vasca y gallega también fue censurada. Pero el caso está ya en manos de otros jueces en Madrid y Valencia, y están cayendo como moscas diputados del PP y ex consejeros autonómicos. A alguno le han puesto una fianza de un millón de euros, como si fuera el capo de la operación Malaya.

Según los jueces, aquí ha habido sobornos, cohecho y corrupción urbanística. En el PP han suspendido de militancia a los afectados, pero nadie da muchas explicaciones. La dirección popular, tras las experiencias gallega y vasca, piensa que este caso Gürtel habrá dado mucha gasolina a la prensa, pero no ha prendido en la opinión pública. También en el PSOE en los 80 pensaron que el asunto del despacho de influencias de Juan Guerra en la Delegación del Gobierno en Andalucía, a pesar del impacto que tenía en los medios, no suponía desgaste electoral. En los 90 pagaron caros los casos Filesa, Roldán, Navarra, etcétera.

De todos los implicados en el caso Correa, el que más me llama la atención es el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps. De tanto en tanto se le ve en una romería ataviado con camisa tradicional y empuñando un largo cayado detrás de un santo. Se supone que no ha ido para pedirle al patrón local que le saque del apuro, sino como obligación institucional. Pero claro, los periodistas le preguntan cómo se siente y qué piensa de las acusaciones. Y Camps, con cara de pánico, dice que todo es mentira. Todo es que un tal Álvaro Pérez, alias el Bigotes, le regaló trajes por valor de 12.000 euros. Todo es que no conocía a ese sujeto, pero unas grabaciones demuestran que se decían por teléfono “amiguito del alma” y “te quiero un huevo”. Y que el Bigotes le mandaba regalos a la mujer y a la hija del president de la Generalitat. Regalos que a la señora Camps le parecían excesivos de todo punto.

Lo peor de Camps no es que diga, como el protagonista de La aventura es la aventura, “yo no le conozco”, sino que después de haber acusado al juez de Garzón de inventarse la trama, no ha enseñado ni una sola factura de los trajes e intenta que se declare inhábil la instrucción de su caso. El juez valenciano que ahora lleva el procedimiento ha denegado la anulación, porque considera que Garzón no vulneró los derechos del president. Son otros los derechos vulnerados, los de los ciudadanos perjudicados por los 121.000 euros que el Bigotes declaró a Hacienda que se había gastado en trajes de regalo. Camps debería dejar de aparentar y su partido tendría que dar alguna explicación que se aleje de la teoría del complot. El PP se equivoca al creer que el caso Gürtel no supone desgaste electoral, porque a pesar de la crisis no supera al PSOE en las encuestas. La del CIS de ayer es el último ejemplo. Tiene que dejar de esconderse detrás de las romerías.

Fallece Javier López de la Puerta, fundador del Instituto Internacional San Telmo y Asaga

Ignacio Martínez | 8 de mayo de 2009 a las 8:24

Ayer murió en Sevilla Javier López de la Puerta, uno de los andaluces más destacados del último medio siglo. El fundador del Instituto Internacional San Telmo y de Asaga estaba casado con Francisca Fernández Repiso y era padre de nueve hijos. Desarrolló una gran actividad en muchas disciplinas: licenciado en Derecho, empresario agrario, alcalde de Osuna en los años 60; fundador y primer presidente de la Asociación de Agricultores y Ganaderos (Asaga) de Sevilla, cuando en 1977 se legalizaron las organizaciones empresariales y sindicales; fundador junto a Gerarda de Orleáns y Borbón en 1982 del Instituto Internacional San Telmo, la más importante escuela de negocios de Andalucía; miembro del Comité Económico y Social de la Comunidad Europea, en donde presidió la comisión de Agricultura, tras la adhesión española en 1986; inspirador y socio de diversas empresas de promoción industrial o de servicios.

López de la Puerta nació el 22 de mayo de 1933 en una familia de agricultores de Osuna. Estudió Derecho y ejerció de empresario agrario al frente de explotaciones de olivar, cereal, remolacha y algodón, de secano y regadío. Entre otros negocios, también gestionó una fábrica de harina de la familia de su mujer. Y, tras dejar la presidencia de Asaga en 1982, fundó una compañía de servicios en su pueblo, Seisa, y una empresa de promoción industrial, Proinsa, que actuaba en toda Andalucía y de la que fue consejero delegado. Esta empresa emprendió actividades tan diversas como fabricar de elementos de ascensores, máquinas de deshueso y relleno de aceitunas o la promoción inmobiliaria.

En los años 60, con 28 años, fue alcalde de Osuna. En esa época hizo un gran número de viviendas sociales en los barrios de La Rehoya y Fátima. En la transición de la dictadura a la democracia, se comprometió con UCD en el momento más delicado del partido fundado por Adolfo Suárez, las elecciones de octubre de 1982, en las que ganó por mayoría absoluta el PSOE de Felipe González. Fue candidato al Congreso como independiente, pero no salió elegido. A partir de entonces, se dedicó en cuerpo y alma al Instituto San Telmo y sacó adelante un proyecto sobre el que pesaban entonces serias dudas.

Las primeras elecciones a presidente de Asaga de Sevilla, en abril de 1977, fueron muy disputadas: las ganó Javier López de la Puerta por escaso margen a José Manuel Tassara, que después sería diputado en el Congreso por la UCD. La organización cobró una importancia extraordinaria en un breve plazo de tiempo. Un grupo de jóvenes, como José Loring, Miguel Afán o Ángel Martín, capitaneados por López de la Puerta, empezaron a ofrecer servicios profesionales a los asociados, pero también se convirtieron en una referencia social: por ejemplo, sus datos estadísticos eran la fuente más fiable que utilizábamos los periodistas que hacíamos información agraria en aquella época. A López de la Puerta le preocupaban entonces dos cosas esencialmente: la negociación de los convenios y la regulación de los mercados. A pocos años de la entrada en la Comunidad Europea, el grupo de técnicos empezó a familiarizarse con las OCM comunitarias. Con José Bohórquez, que había sido presidente nacional de la unión de empresarios de la antigua Hermandad de Labradores y Ganaderos, Javier López de la Puerta organizó e implantó Asaga en toda Andalucía. La federación regional, Fasaga, pasó a ser presidida por Bohórquez, y se integró en la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos (CNAG).

Tras poner en marcha Asaga, emprendió la tarea de crear una escuela de negocios en Andalucía, para dar formación y perfeccionamiento a empresarios y directivos. Se dio la circunstancia de que Gerarda de Orleáns y Borbón tenía por su cuenta el mismo proyecto y había estado en Harvard, en donde le sugirieron que utilizara de referencia el IESE, la business school de la Universidad de Navarra, en donde le confeccionaron un plan estratégico para el proyecto andaluz. Gerarda de Orleáns y Javier López de la Puerta se conocieron el 27 de noviembre de 1981, en la que se conoce como fecha fundacional de San Telmo. Se contaron sus planes respectivos y convinieron fusionarlos en una sola iniciativa. Se creó una fundación para tutelar el proyecto, presidida por Gerarda de Orleáns y el Instituto Internacional San Telmo, presidido por Javier López. La puesta en marcha quedó hipotecada por su compromiso adquirido para ir en las listas de la UCD en las elecciones de octubre del 82. Tras las elecciones sólo había un alumno inscrito para el curso que debía debutar en noviembre y había cundido el desánimo en la organización. Javier aseguró que un mes después empezaría el curso de alta dirección para empresarios y directivos y movilizó toda su influencia y contactos con la plana mayor de las empresas sevillanas. Lo consiguió y dirigió los tres primeros cursos. Después entró como director Antonio García de Castro. Hoy día, 27 años después, por las aulas de San Telmo, en las sedes de Sevilla, Málaga, Almería, Extremadura y Madrid han pasado 5.500 empresarios y directivos.

La vida de Javier López de la Puerta ha sido un ejemplo de tenacidad y audacia. Su constancia y su rigor no casan con el estereotipo andaluz. De hecho, sus iniciativas han ido en la dirección contraria: la formación, la innovación y la organización de la empresa privada y los empresarios. La modernización de Andalucía desde el año 75 hasta ahora no se entendería sin los proyectos puestos en marcha por Javier López. Un hombre brillante y discreto al mismo tiempo, a quien le gustaba el segundo plano. Un accidente vascular, del que se recuperó felizmente, mermó su actividad en los últimos años. Y un cáncer acabó ayer con su vida. Hoy se celebrará un funeral en la Iglesia de la Victoria de Osuna a las 12:00. Y después será enterrado este ilustre andaluz.

Territorio chiíta

Ignacio Martínez | 27 de febrero de 2009 a las 10:40

 

Lazkao o Lazcano, como ustedes quieran, está al sur de Guipúzcoa, en los montes de la comarca de Goierri, más cerca de la frontera con Navarra que de San Sebastián. Tiene unos 5.000 habitantes, dos tercios de los cuales son euskaldunes. En las elecciones municipales de 2007, el Partido Nacionalista Vasco sacó 895 votos y ocho concejales; el Partido Socialista de Euskadi, 326 votos y tres concejales, la unión de Izquierda Unida con Aralar, 175 votos y un concejal, y el Partido Popular, 100 votos y otro concejal.

Las papeletas nulas de la última franquicia conocida de ETA, Acción Nacionalista Vasca, sumaron entonces 768 votos. Estos fundamentalistas quieren convertir el pueblo en territorio chiíta. Y excomulgar a todos los infieles. Los fanáticos abertzales son gente peligrosa, por su carácter racista, excluyente, que desprecia cualquier idea que no sea la suya, y violento, que amenaza la vida de los disidentes. Sus amigos de ETA ponen una bomba en la Casa del Pueblo de Lazcano y destrozan el piso de arriba. Esa vivienda la acababa de arreglar Emilio Gutiérrez, hijo de un ex concejal socialista de la localidad. Iba a mudarse allí de inmediato con su compañera. Me cuesta trabajo imaginar su indignación. Cogió un mazo y se fue a destrozar la herriko taberna.

Me habéis jodido mi casa, ahora yo os voy a joder la vuestra, fue el argumento de Emilio para forzar la puerta del local en el que se reúnen los radicales aberzales y, en el interior, romper mesas, sillas, el televisor, un ordenador, botellas, vajilla y todo lo que encontró. Cuando vio que llegaba un grupo de ertzainas, se entregó pacíficamente. “Lo siento por mis padres, pero no hay solución; ojo por ojo, diente por diente, hijos de puta”, gritó como justificación mientras los policías autonómicos lo esposaban y se lo llevaban detenido.

Los etarras pueden poner bombas y destrozar vidas y haciendas, pero tienen muy poco aguante. Y se han enfadado por el atrevimiento de Emilio: se han manifestado para proclamar que se trata de un fascista y han llenado el pueblo con pasquines en los que le ponen en la diana. Así que el joven de 35 años, que tenía trabajo en una industria del vecino pueblo de Beasáin, ha tenido que dejarlo todo y refugiarse en Alicante. Ahora su vida corre peligro.

Ya les he contado alguna vez el chiste de Gila. Unos brutos gastan unas bromas tremendas en su pueblo; le colocan en la ventanilla de la botica un cepo de matar lobos al farmacéutico y lo decapitan. “Y la mujer, la muy asquerosa se enfadó”, contaba Gila. “Es lo que le dijo mi madre: si no sabes aguantar una broma, vete del pueblo”. La realidad supera a la ficción. Emilio Gutiérrez, incapaz de aguantar una broma, ha tenido que salir huyendo del territorio chiíta. El sentido del humor del fundamentalismo asfixiante se parece mucho al de los catetos con boina de Gila.

Ana Oramas pone a Andalucía en el mapa

Ignacio Martínez | 10 de febrero de 2009 a las 21:37

 Sorpresa en el debate sobre la crisis del Congreso de los Diputados. Allí salen los dirigentes de los dos grandes partidos nacionales, PSOE y PP, preocupados por el interés general. También los de los pequeños partidos nacionales, IU y UpyD de Rosa Díez. Y además aparecen los de los medianos y pequeños partidos regionales o nacionalistas, que mayormente hablan de sus cosas. Así sabemos de los intereses de Cataluña, País Vasco y Galicia. Y, asímismo, también tienen su sitio Canarias o Navarra. Y en las anteriores legislaturas, Labordeta puso a Aragón en este mapa de España. La sorpresa de esta tarde ha sido que Ana Oramas, portavoz de Coalición Canaria, ha pedido un plan especial para Canarias y Andalucía, que son las dos regiones de España con más paro. Siete veces citó los problemas de Andalucía la diputada canaria. Me gustó cómo lo hizo. Hay más de sesenta diputados andaluces del PSOE y el PP que no hacen oír en los plenos los intereses de los ciudadanos que les votan en las ocho circunscripciones andaluzas. Zapatero tomó nota de los problemas de paro en Canarias, pero no se dio por aludido respecto a Andalucía. La diputada canaria ha dejado en evidencia a los silenciosos diputados andaluces. El suyo ha sido un buen ejemplo.

Confesionario en La Moncloa

Ignacio Martínez | 23 de diciembre de 2008 a las 10:32

 

Confesionario en la Moncloa. Zapatero en estado puro, encantador de serpientes. Hasta Esperanza Aguirre ha salido encantada de La Moncloa. El lema es todos ganamos y nadie pierde. Es mentira, pero en estas fechas queda muy bonito. Hay un problema catalán. Claro que lo hay. Es una comunidad rica, emprendedora y paga lo que debe al conjunto del Estado. Que, dicho sea de paso, es su principal cliente. La cuestión es saber si paga demasiado como dicen los catalanes o paga lo justo. Eso depende. Depende de con quién la comparamos. Si el catalán se mira en el espejo vasco paga muchísimo.

Los vascos y navarros tiene un estatuto fiscal especial basado en una disposición de la Constitución a la que se ha ido poniendo letra y números en la medida que los gobiernos centrales en minoría han necesitado unos votos en el Congreso. La última vez la semana pasada en el debate sobre los Presupuestos para 2009. Como tantas otras veces, Zapatero y Rajoy tenían razón: ZP se ha bajado los pantalones y ha transferido al País Vasco una partida de I+D de 86,8 millones para siempre. Con lo que el cupo vasco, que esos presupuestos fijaban en 1.350 millones de euros, se queda en 1.263,2. O sea, por debajo de lo que se lo encontró el PSOE cuando volvió al Gobierno en 2004. Y ZP tenía razón cuando dijo que el PP había hecho lo mismo, cuando gobernó en minoría. Por cierto, que el cupo navarro es de 611 millones en 2009. Lo que quiere decir que ellos recaudan sus impuestos hacen lo que les da la gana con ellos y le mandan a la caja común del Estado 611 millones pelados y mondados. Ahí empieza el problema catalán.

Y termina por el exceso de gasto de las comunidades menos desarrolladas, por ejemplo en funcionarios y en televisiones públicas pensadas para loor y gloria de los gobernantes locales. No sé si pagan mucho los catalanes. A lo mejor no. Habría que acabar con los privilegios de País Vasco y Cataluña y los despilfarros de Andalucía y Extremadura antes de saberlo.

Es falso lo de que todas las regiones ganan, sencillamente porque es imposible. Hay una caja central, en la que se queda un dinero para gastos comunes, y se reparte la otra parte. Si los fondos que se reparten aumentan, los gastos comunes disminuyen y la atención del Estado a los distintos territorios se reducirá. Si hay quien obtenga más dinero y nadie ve sus transferencias mermar, es que el que ha perdido es el conjunto del Estado. Antes de establecer si esto es bueno o malo, hay que decir con énfasis que es pernicioso anunciar que todo el mundo va a salir ganando. Porque es mentira.

Insolidaridad fiscal

Ignacio Martínez | 6 de abril de 2008 a las 13:12

El lunes pasado, en la presentación del Anuario Joly Andalucía 2008 en Huelva, el presidente de la Junta de Andalucía reiteró que no tiene inconveniente en que se publiquen las balanzas fiscales españolas, pero que ésta no puede ser la base de discusión del nuevo sistema de financiación de las comunidades autónomas. Se trata de los preámbulos de la batalla política más importante que hay que entablar en el inicio de esta Legislatura: una nueva advertencia de Manuel Chaves ante la insistencia catalana en que se publiquen las cuentas de contribuciones y retornos de los ciudadanos de los distintos territorios.

A la tesis andaluza se están sumando argumentos de peso. Ese mismo lunes, en su blog, el ex presidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina, que se acaba de retirar de la política activa, defendía un planteamiento similar:

“este asunto resulta, desde su propio planteamiento, mentiroso e insolidario, porque entre los contribuyentes controlados por la Agencia Tributaria no está doña Cataluña, tampoco el señor Aragón, ni la señorita Andalucía. Los territorios no pagan a Hacienda. Quienes sí pagan son los ciudadanos y pagan más los que más tienen. Lo dice la Constitución y es lo justo y razonable. Al contribuyente de verdad no se le ocurre contabilizar lo que recibe del Estado y lo que paga en impuestos para ver cómo le ha ido su particular balanza fiscal. Imaginemos, sin embargo, que existe un Juan Gómez, insolidario y algo tarado, que hace esas cuentas y resulta que la balanza personal le sale negativa. ¿Alguien le haría caso si este señor se presentara con una pancarta protestona ante el Ministerio de Hacienda, pidiendo que le equilibren su balanza fiscal? ¿Por qué se atiende –¡y de qué modo!– al señor Castells (consejero de Hacienda de Cataluña, que dice ser socialista) cuando plantea su impúdica y antisocialista cantinela de la balanza fiscal?”.

Este tipo de balances presupuestarios son poco transparentes. Hay no menos de veinte fórmulas para calcular una balanza fiscal, que arrojan resultados muy dispares. El vicepresidente Solbes encargó en la pasada legislatura a un comité de expertos (profesores de universidad y altos funcionarios del Ministerio de Hacienda) establecer un método objetivo de cálculo. Entre los autores de la mágica fórmula estaba el catedrático de la Universidad de Málaga José Sánchez Maldonado. El resultado de casi dos años de trabajo verá la luz en las próximas semanas. Por utilizar un trazo grueso en la explicación, estos sabios no han incluido los fondos europeos ni las cuentas de la Seguridad Social en sus criterios contables.

Tampoco lo hicieron los profesores Ramón Barberán y Ezequiel Uriel en las últimas balanzas fiscales conocidas, con la media desde 1991 a 2005, publicadas por el BBVA en noviembre pasado. Lo más llamativo de ese estudio es que Madrid es la comunidad autónoma con mayor saldo negativo, con 12.304 millones de euros. Le siguen Cataluña, con –6.934 millones, Baleares (–770 millones) y la Comunidad Valenciana (–228 millones).

Los autores de este trabajo destacan la anomalía del País Vasco y Navarra, que pese a ser regiones ricas presentan una balanza fiscal positiva de 1.653 millones y 315,5 millones, respectivamente. Entre las que tuvieron un saldo positivo , destaca en términos absolutos Andalucía, con +10.237 millones de euros; seguida de Galicia (3.849 millones), Castilla León (3.535 millones), Castilla La Mancha (2.633 millones), Canarias (2.556 millones) y Extremadura (2.523 millones). Si se hace el cálculo per capita, está en cabeza Melilla, Ceuta, Extremadura y Asturias .

Cataluña inició hace cuatro años una revisión de su Estatut con el objetivo de reducir drásticamente su contribución a las arcas nacionales. La Generalitat reclama un sistema similar al cupo vasco, por el que Álava, Guipúzcoa y Vizcaya recaudan los impuestos y liquidan al Estado un tanto alzado anual. Hasta el año pasado el cupo ha sido de 1.300 millones de euros y ahora ha pasado a 1.500. La insolidaridad vasca ha terminado de contaminar a otras regiones ricas de España. Esta es la parte de su reflexión que el presidente Chaves no dice en público, pero imagino que se le pasa por la cabeza cada vez que este asunto aparece en la agenda política.