Archivos para el tag ‘Pajín’

El 18 de julio y las guerras púnicas

Ignacio Martínez | 18 de julio de 2012 a las 10:38

El miércoles el Gobierno ha perdido la virginidad. Hasta ahora estaba tomando tierra; haciendo pruebas, que llamaba reformas y eran recortes sin mucha meditación, que sólo producían la reacción contraria de los afectados. Eso ha cambiado desde el recorte universal anunciado por Rajoy en el Congreso. Cada uno puede comprobar en su entorno cómo votantes asiduos del PP empiezan a referirse a los suyos con desprecio o resentimiento. Y una de las consecuencias de la pérdida de inocencia del Gabinete es que ya resulta chocante la muletilla de la herencia recibida. Se la oigo a Cospedal, que añade que sabe que hay a quien le molesta, pero esa es en esencia la raíz del problema. Una falta de modestia como otra cualquiera.
Herencias recibidas hay muchas y antiguas. Un amigo empresario me contó que de niño en su pueblo jugaban a romanos contra cartagineses. A veces parece que aquí contemplamos los ciudadanos el bonito juego infantil de socialistas contra populares. En todo caso la principal herencia recibida por este Gobierno es que el anterior no sabía dónde estaba ni a dónde iba. Y este Gabinete se ha agarrado con tanta fuerza a ese legado que ahora tenemos un Gobierno que no sabe dónde está ni a dónde va. Es decir, que estamos donde estábamos. Las elecciones, el cambio de mayoría, las nuevas incorporaciones el Ejecutivo no han servido absolutamente para nada.

Incluso han aparecido en escena personajes cuya presencia produce intranquilidad. Ignoro cuáles son los méritos académicos e intelectuales de Fátima Báñez, no conozco su hoja de servicios al PP, que pueden ser muy brillantes. Pero es un hecho palmario que no la ha llamado Dios por el camino de la elocuencia; es una nulidad en materia de comunicación. Será por la herencia recibida de Pajín o Aído, pero la tuvimos el fin de semana en la televisión como ministra de jornada, sembrando desasosiego. Y lo de Montoro es sorprendente. En su primera encarnación como ministro, en el Gobierno de Aznar bajo la tutela de Rato, fue un hombre discreto y eficaz. Ahora, en plena tormenta, la sonrisa nerviosa con la que acompaña los anuncios de recortes le dan un aire entre frívolo e insolente.

Por cierto que la famosa frase de Montoro a la diputada canaria Oramas, “deja que se hunda España, que ya la levantará el PP” también es herencia recibida. Como también lo son Gürtel y la bancarrota de la banca valenciana. O la de Bankia. Desde luego, cabe hacer reproches a Zapatero y a su gestión, pero eso no resuelve nada. Esencialmente deberíamos dejar de jugar a las guerras púnicas. No puede ser que el principal objetivo del PP sea que el PSOE, como Cartago, deba ser destruido. Y al revés, que los socialistas piensen lo mismo de los populares. Sin abandonar el sambenito de las herencias recibidas no saldremos de la crisis. No está mal recordarlo un 18 de julio.

Fábulas y fantasías

Ignacio Martínez | 6 de noviembre de 2011 a las 11:40

Zapatero hace mutis por el foro, ante la indiferencia colectiva. Fue uno de los dos clamorosos ausentes ayer en el supermitin de los socialistas, en Dos Hermanas. El otro ignorado es Chaves, despojado por Griñán de todas sus prerrogativas de antaño. De ésta también. Al menos le queda el consuelo de que se fue porque quiso y que colocó en su cargo a quien le dio la gana. Aunque después su sustituto, como suele pasar en la vida con todos los sustitutos a los que uno deja en su lugar, se considere con el derecho y hasta en la obligación de matar a su antecesor. La condición humana es así.

Este presidente se va a la fuerza. Pero busca consuelos, como salir indemne de la cumbre de Cannes, sin que le intervengan, como a Irlanda, Portugal y Grecia, o lo supervisen como a Italia. Y saca pecho. También podría consolarse mirando al otro lado del Atlántico, al otro líder progresista, de aquella fábula infantil de Leire Pajín, sobre el acontecimiento planetario. La figura de Obama se empequeñece con el uso. Su última peripecia es la salida de Estados Unidos de la Unesco, porque se ha admitido a Palestina como miembro de la agencia de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Esta represalia de Gulliver contra los liliputienses imita la de Reagan en 1985. El argumento de que entorpece el proceso de paz en Oriente Medio, o sea que dificulta la presión de Israel sobre los palestinos, es impropio de un Premio Nobel de la Paz. Es lo que pasa cuando se le regala a alguien una distinción que no merece. La condición humana es así.

Europa, por cierto, ha hecho ahí un papelón: Francia, España y otros nueve países, a favor; Alemania y otros cuatro, en contra, y el Reino Unido, Italia y otros ocho, neutrales. La Babel diplomática europea ha quedado en evidencia. La fantasía de una sola voz es falsa; hay 27. En Cannes se ha decidido una estrategia global para el crecimiento. Suena bien, pero es poco más que un eslogan. En la UE, sería suficiente con aumentar el presupuesto, que está en un exiguo 1% del PIB, 143.000 millones de euros. Ya verán como no lo suben. Nadie está pensando en el futuro a medio plazo, sino en salvar el pellejo ahora. La condición humana es así.

Un alcalde de cine

Ignacio Martínez | 24 de octubre de 2010 a las 11:40

Nos quejamos a veces de alguno de nuestros alcaldes, o alcaldesas, pero por comparación aquí en Andalucía hay una compostura, una educación. El de Valladolid, sin embargo, es un alcalde de cine, de película casposa sobre el tardofranquismo. Javier León de la Riva (PP) parece tan reaccionario como poco ingenioso. Quiso hacerse el gracioso con el nombramiento del nuevo Gobierno, y no tuvo peor ocurrencia que decir en una radio que Leire Pajín, como ministra de Sanidad, va a repartir condones a diestro y siniestro, se va a convertir en la alegría de la huerta y que cuando él le ve los morritos siempre piensa lo mismo, aunque no lo iba a decir. Un caballero, el tío.

Su metedura de pata ha sido condenada a izquierda y derecha, con una excepción destacada, la del líder del PP Mariano Rajoy, que sigue sin arriesgarse el hombre y ayer dijo algo así como que él no está para lo accesorio ni para chismes. Se equivoca. Por lo demás, como casi siempre, Esperanza Aguirre tuvo la frase adecuada en el momento adecuado. Y muchos otros dirigentes del PP, como Saénz de Santamaría, Cospedal, González Pons o Ana Mato. Contrasta la actitud contemplativa de Rajoy con la de Nicolas Sarkozy en un caso similar. Hace tres años al vicesecretario de la UMP, el partido del presidente de la República, le grabó un cámara mientras decía en un corrillo en privado que la ex diputada centrista Anne-Marie Comparini era una salope. La traducción es fuerte. Elijan: guarra, puta, cabrona o puerca. A Patrick Devedjian le cayó encima una reprobación generalizada, empezando por el presidente y el primer ministro, que le obligaron a pedir disculpas públicas y privadas, bajo amenaza de cese.

El comentario de León de la Riva además de condenable ha sido inoportuno, en vísperas de la apertura de la Semana Internacional de Cine de Valladolid. La ministra de Cultura le negó ayer el saludo y no se quedó a la gala inaugural de la Seminci. Y numerosos actores y directores presentes criticaron por tierra, mar y aire al alcalde procaz. Icíar Bollaín, Luis Tosar y Antonio Banderas que anoche recibió un homenaje, han inmortalizado las palabras del alcalde, con su unánime condena.

‘Match point’

Ignacio Martínez | 23 de octubre de 2010 a las 13:33

El semanario The Economist sostenía en agosto que la aceptación en las encuestas del presidente del Gobierno y del jefe de la oposición era tan baja que el primer partido que cambiase de candidato ganaría las elecciones de 2012. Zapatero no se ha retirado, pero ha hecho un cambio de Gobierno de categoría. No lo dice un servidor, sino Dolores Cospedal y Javier Arenas en una conversación robada por una cámara. La secretaria general del PP afirma que Rosa Aguilar es “la izquierda” y tiene buena imagen, y el presidente del PP andaluz agrega que la nueva ministra de agricultura y medio ambiente es muy buena parlamentaria. A pregunta del diputado por Sevilla Juan Manuel Albendea, Cospedal responde que este Gobierno es mejor que el anterior y Arenas añade que tiene mejor proyección pública.

El presidente busca lo que se llama un fuerte perfil político, que nadie sabe muy bien qué significa. En todo caso, estamos ante un grupo de buenos comunicadores, en especial Rubalcaba y Jáuregui, que van a vender en el próximo año y medio una versión nacional del sangre, sudor y lágrimas churchilliano. Es el caso de la mencionada Rosa Aguilar, a quien el valor se le supone, pero que se va de la Consejería de Obras Públicas sin ningún mérito especial, salvo su buena imagen; el marchamo de antigua esperanza blanca de Izquierda Unida, su capacidad dialéctica y su solvencia como tertuliana radiofónica. Tampoco ha cometido errores, salvo quizá un suave, nítido, relajamiento en la disciplina urbanística, que no prometía nada bueno.

La suerte es un elemento capital en la vida. Woody Allen hizo una excelente película sobre el asunto, Match point. Y para llegar a ministro hay que valer, sin duda, pero también ser la persona oportuna, en el momento oportuno, en el sitio oportuno. O en el sitio inoportuno. Sin su necesaria sustitución en la secretaría de Organización del PSOE, para poner a un peso pesado en su lugar, Pajín no habría obtenido como consolación un ministerio. Trinidad Jiménez responde al perfil de buena vendedora. Hace tiempo que en la carrera diplomática piensan que el mejor ministro no es del Cuerpo. Eso paliaría que tenga menos solvencia que Moratinos en la materia.

Entre tanto, el PP tendrá que cambiar su táctica. El jueves en un mitin en Rincón de la Victoria las huestes del PP vibraron con Arenas, pero desde la mitad del discurso de Rajoy se oía un murmullo de conversaciones; el personal había desconectado del líder. Como Allen, el gurú de cabecera de Rajoy, Pedro Arriola, cree en la suerte. Y también cree, como Helenio Herrera, que se puede ganar un partido sin bajarse del autobús. Pero se equivoca fomentando el dontancredismo de su patrón. O Rajoy empieza a decir a la nación qué planes tiene o puede perder este match point. No se gana sin arriesgar; y, como dice un amigo mío, estamos en el peor momento, pero ante el mejor Zapatero.

Crisis planetaria

Ignacio Martínez | 5 de junio de 2010 a las 8:58

Ha dicho Leire Pajín que tenemos una crisis económica, pero no política. Esta joven no podría ganarse la vida como pitonisa en el Oráculo de Delfos. Ya aventuró el acontecimiento planetario de los dos liderazgos progresistas a ambos lados del Atlántico, y no sólo ha sido una pifia la Presidencia española de la UE de Zapatero, sino que Obama vive sus peores momentos en la Casa Blanca, debilitado por los acontecimientos, a merced de la BP, Netanyahu o Corea del Norte. Hay quien le compara ya con Carter. Total, que Pajín, se pone otra vez el uniforme de pitonisa y se lanza: no hay crisis política. Disiento. La hay en su partido, en el PP, en toda Europa y en el resto del mundo. Ella misma, con su particular gracejo, la podría haber calificado como crisis planetaria.

El PSOE es un hervidero de rumores, contactos, inquietud. Se busca sustituto. De la vieja guardia como Solana o Rubalcaba; de la nueva vía, como Blanco o Chacón, de la periferia como el extremeño Fernández Vara. Algunos destacados militantes del PP no ocultan su desapego de Rajoy, que desde el anuncio del ajuste ha hecho declaraciones más propias de una barra de bar que de un estadista. Mientras, el país ve atónito como se hunde la Bolsa, porque Hungría, que sólo representa el 0,8% del PIB de la UE, ha anunciado que el anterior Gobierno, como en Grecia, falseó sus cuentas públicas. Estamos pasando de la desconfianza al pánico y no aparece en el horizonte nadie que inspire seguridad.

Otras políticas son posibles. En el pleno de mayo del Parlamento Europeo, el líder ecologista francés Daniel Cohn Bendit dijo que lo que le estamos pidiendo a Papandreu es imposible de lograr. Se preguntó cuánto tiempo necesitarían Francia o Alemania para reformar su sistema de pensiones, ¡y se le está pidiendo a Grecia que lo cambie en tres meses! En el mismo pleno, el líder liberal belga Guy Verhostaff propuso la creación de un Fondo Monetario Europeo, que actúe como fondo de inversión y solidaridad y frene la especulación.

Cohn Bendit apunta una audaz iniciativa política: el desarme entre Grecia y Turquía. Para que los turcos se retiren del norte de Chipre. El líder verde ofreció unos datos espectaculares de venta de armas a Grecia, que con once millones de habitantes tiene un ejército de 100.000 soldados. En los últimos meses, Francia ha vendido seis fragatas a los griegos por 2.500 millones de euros. Helicópteros por 400 millones. Varios aviones de combate Rafale a 100 millones la unidad. Una factura de más de más de 3.000 millones. Y Alemania le ha vendido seis submarinos por otros 1.000 millones. ¡Les prestamos dinero para que nos comporen armas! Recortar de aquí es más eficaz que bajar sueldos de menos de mil euros, sostiene Dani el Rojo. Estas cosas se podrían afrontar si sólo hubiese una crisis económica. Pero la crisis política planetaria no deja espacio para la imaginación.

Los despropósitos de Cospedal

Ignacio Martínez | 21 de mayo de 2010 a las 11:14

María Dolores de Cospedal todavía no ha explicado por qué dijo el verano pasado, en Marbella, con el mar de fondo, que España era un estado policial. Pero insiste en sus despropósitos. Su última cantinela en la matera es que el Gobierno negociaba con ETA. Y detienen a toda la cúpula de la banda. Nos metemos mucho con Leire Pajín e ingenuidades como que la presidencia de Zapatero en la UE y de Obama en Estados Unidos iba a ser un acontecimiento planetario, pero lo de Cospedal no desmerece. No hace falta ser joven para ocupar puestos para los que no se tiene la cualificación necesaria. Y la ventaja de Pajín es que quizá aprenda con el tiempo. Cospedal ya está talludita para pensar que puede mejorar. ¡Qué nivel!

Benidorm: el timo del tránsfuga

Ignacio Martínez | 11 de septiembre de 2009 a las 7:35

”Amaya,

 

El PSOE ha cometido un desliz en Benidorm que va a traer cola. Aunque sólo sea porque se trata de una de las capitales nacionales del turismo de masas, sólo equiparable a nuestra Torremolinos, por más que la ciudad malagueña tenga más pedigrí y glamour histórico. En fin, la localidad alicantina tiene una población de hecho de 100.000 habitantes, que en verano llega a 350.000, y un presupuesto de 105 millones de euros. La faena de los socialistas es una moción de censura con un tránsfuga popular para quedarse con la Alcaldía, hecho que contradice el pacto antitransfuguismo firmado en 1998. Pero el asunto tiene más miga: la dirección socialista se oponía a esta iniciativa y se da la circunstancia curiosa de que una de las concejalas rebeldes es la madre de Leire Pajín, la número tres del Partido Socialista. Total, que los 12 ediles, para poner su moción se han dado de baja previamente en el PSOE.

El llamado pacto antitranfuguista es uno de los cuentos chinos de la política española. Unos y otros lo incumplen cuando conviene. Y siempre con el mismo argumento; el bien del pueblo. Así, por el bien de los benidormenses y con la ayuda de una tránsfuga socialista se hizo con la Alcaldía en 1991 Eduardo Zaplana, en el inicio de su fulgurante carrera. Y el PSOE andaluz, sin ir más lejos, no se corta mucho a la hora de quedarse con un ayuntamiento por este desagradable procedimiento. Recientemente, en Ronda (Málaga), un buen equipo de gobierno andalucista ha fichado en bloque por el puño y la rosa, como Kaká y Cristiano Ronaldo por Florentino.

En Gibraleón (Huelva), los ocho concejales socialistas emplearon en 2005 la misma técnica que sus compañeros de Benidorm: se dieron de baja en el partido y pusieron una moción de censura contra el alcalde del PP, con la ayuda de una tránsfuga popular. El PSOE expedientó a sus concejales. El pacto considera tránsfugas tanto a quienes se van de una formación, como a sus aliados. Y prohibe que los firmantes pongan a tránsfugas de candidatos en las siguientes elecciones: pero el PSOE presentó a la Alcaldía de Gibraleón en 2007 a su alcalde díscolo, tránsfuga y expedientado. Y se quedó con el sillón.

Benidorm, con sus rascacielos y sus clanes familiares, ofrece materia para un culebrón. El PP es una olla a presión llena de desavenencias: la presidenta local es una campista, que disputó el cargo a Ángela Barceló, cuñada de Zaplana. Los Barceló son una institución allí: su patriarca, Miguel Barceló, potente empresario turístico, ha sido senador durante 22 años y acaba de dimitir para dejar paso ¡a su nieto! Ya hizo a su yerno alcalde, presidente regional y ministro. En todo caso, Alicante es el último reducto zaplanista; el presidente de la Diputación y del PP provincial es amigo de Zaplana, el hombre que llegó a la Alcaldía de Benidorm por el mismo método que ahora aplica un socialista. El timo del tránsfuga.

Muchos jefes y ningún líder

Ignacio Martínez | 4 de septiembre de 2009 a las 0:30

La primera secretaria del Partido Socialista francés, Martine Aubry, ex ministra de Trabajo e hija de Jacques Delors, ha anunciado en la Escuela de Verano del PS una profunda renovación de su organización, que incluye algunas novedades como la celebración de unas primarias abiertas a los simpatizantes para elegir a su candidato o candidata en la elecciones presidenciales de 2012. Hay otras tentaciones en esta formación que ha gobernado Francia desde los años 80 con un presidente como Mitterrand que reinó durante 14 años y seis primeros ministros que se turnaron en el Palacio de Matignon a lo largo de tres legislaturas, que en aquel país son de cinco años. Algunas de las ideas que bullen en la cabeza de los dirigentes del partido que ha liderado la izquierda francesa en el último tercio de siglo suenan a conocidas por estos pagos.

El PS intenta recuperarse de su debacle de las últimas elecciones europeas, en las que los verdes de Europe Ecologie sacaron tantos votos como ellos. Y se saca de la manga la limitación de mandatos de sus líderes en las instituciones y la no acumulación de cargos, que en Francia es todavía mayor que en España. Estas iniciativas, vistas desde este lado de los Pirineos, provocan la nostalgia. Nos recuerdan tiempos de bonanza e ilusiones. Cuando el PSOE estaba en la más absoluta depresión, tras la marcha de González y el fracaso electoral de Almunia, apareció un joven, despierto y desinhibido que planteó aquello de la Nueva Vía, en compañía de José Blanco, Trinidad Jiménez, Carmen Chacón, Jordi Sevilla, Jesús Caldera, José Andrés Torres Mora, Leire Pajín, Juan Fernando López Aguilar y unos pocos más. Es conocido que tanto González como Chaves apoyaron en el congreso del 2000 a José Bono, pero Zapatero ganó con su discurso moderno en el que las primarias, la no acumulación de cargos y la limitación de mandatos formaban parte de la filosofía que iba a cambiar su partido de arriba abajo.

Conocedora o ignorante de estas promesas enterradas por sus colegas españoles, Aubry se propone aplicar la misma estrategia para intentar que un socialista llegue al Elíseo o a Matignon. Y ha lanzado su proclama de renovación en la Escuela de Verano de su partido. Mientras que la equivalente española, que se desarrolla en julio cerca de El Escorial, está más dedicada a la formación, ésta de los franceses en La Rochelle a finales de agosto es más dada a la exhibición. Los dirigentes consolidados, comprueban el grado de aceptación de sus posturas y de sus personas. Y los jóvenes prometedores se foguean en los actos públicos y ganan sus primeros adeptos. El problema de los socialistas franceses es que tienen muchos jefes y ningún líder. Me temo que éste es precisamente uno de los males de la política española. Aquí hay muchos jefes , alguna jefa y muchos barones. Pero ningún líder.

Risto Mejide: nos gusta la basura

Ignacio Martínez | 3 de septiembre de 2009 a las 13:43

 

Nos gusta la basura, nos define, nos dibuja. Risto Mejide, uno de los ídolos de la afición populachera no ha podido regresar con mejor pie a la programación de Telecinco. Un promedio de 3.168.000 espectadores siguieron ayer la primera entrega de su programa G-20, El grupo al que a nadie le gustaría pertenecer, lo que la convirtió en la emisión más vista del día, con un 21,9 % de cuota de pantalla. El primer proyecto televisivo en solitario del publicista que se dedicaba a poner como los trapos a los participantes en Operación Triunfo, ha conseguido el interés de la audiencia: Ahora pone como los trapos a gente de más rango. La emisión consiste en hacer una lista diaria de los 20 personajes peor valorados por el tal Risto en sus actuaciones públicas. Se elige el momento menos afortunado del protagonista y se le sacude.

El programa de ayer arrancó con una lista encabezada por el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, con la polémica sobre si hubo improvisación en la prestación de 420 euros para los parados sin ingresos, seguido por la dirigente socialista Leyre Pajín, número tres del PSOE. El presidente Zapatero apareció en sexto lugar, tras la periodista Lidia Lozano, el senador del PNV Iñaki Anasagasti y el campeón de Fórmula 1 Fernando Alonso. El programa es malo con avaricia. Mediocre realización y falta absoluta de tablas de Mejide son algunos de los ingredientes de la nueva aportación de Tele 5 a la cultura nacional: ¡Gracias Berlusconi!, te debemos mucho chaval.

Se acabó el verano

Ignacio Martínez | 23 de agosto de 2009 a las 12:03

El Gobierno tiene lo que Boris Izaguirre llamaría un momento progresista. El jueves el vicesecretario general del PSOE anunció una subida de impuestos. La filosofía de la medida es impecable: de los que más tienen para los que más necesitan. Pero esto significa, en la práctica, que los que tienen nóminas más altas van a pagar más a Hacienda, para compensar un déficit público galopante, que este año rondará el 10% del PIB nacional. Un gasto excesivo provocado por el aumento del paro, pero también por administraciones públicas sobredimensionadas, alguna de las cuales ha dejado de tener sentido hace tiempo, aunque no para de crecer en personal y presupuesto. Un ejemplo fácil, las ocho diputaciones andaluzas le cuestan todos los años a los contribuyentes unos 1.700 millones de euros, diez veces más que hace 20 años.

El dinero que ahora el Gobierno pedirá a la clase media y media alta, unos 9.000 millones de euros, lo tendría ya en las arcas del Estado con creces si no hubiese arbitrado medidas oportunistas en momentos liberales: como un cheque bebé de 2.500 euros para todos los hijos, tanto los de familias muy pudientes como los de las muy necesitadas, o la devolución de 400 euros a todos los contribuyentes, ya fueran ricos o pobres. Dos frivolidades que disgustaron al entonces vicepresidente Solbes y salieron de la chistera electoral, en aquella época feliz en la que la crisis era un invento de una oposición antipatriota. ¿Se acuerdan? Parece que fue ayer.

El lado bueno de la declaración de José Blanco es que ha acabado con el culebrón del verano, lanzado y alimentado por los juniors del PP: ya saben, la tontuna de que España es un estado policial. Junior no sólo es un concepto generacional o una categoría orgánica, también es un signo de escasa autoridad. Ana Mato tendrá muchos trienios, pero cuando dice que “toda España” sabe que hay escuchas telefónicas ilegales se le nota demasiado que no se lo cree ni ella misma. Ahora Blanco ha situado el debate político en la cruda realidad de la crisis, al poner sobre la mesa un asunto serio de verdad para el conjunto de la nación. Los casos de corrupción que le llueven al PP también son preocupantes, pero no se resuelven con la cortina de humo de que España está en el mismo club de estados policiales como Cuba, Venezuela, China, Irán, Corea del Norte o Birmania. Nos quejamos de la bisoñez de Aido o Pajín, pero Cospedal, Mato o González Pons, con más edad, juegan la misma liga.

El fondo de la declaración de Blanco es largo y ancho. Para empezar, los ricos no tributan por el impuesto de la renta de las personas físicas. Tienen sociedades de cartera con privilegios fiscales y equipos de asesores para que la rentabilidad de su patrimonio sea afectada lo menos posible por el Fisco. A quienes el Gobierno les va a meter un mordisco en su renta no es a esos ricos, ni a los profesionales liberales que declaran sólo una parte de sus ingresos, o tienen sociedades unipersonales para tributar a un tipo muy inferior al del IRPF, sino a la clase media que tiene una nómina con más de 60.000 euros de ingresos; un 4% de los contribuyentes. Como todas las medidas son electorales, digamos el Gobierno corre pocos riesgos con esta medida, cuya aparición en escena ha acabado con las vacaciones políticas.