Archivos para el tag ‘paraísos fiscales’

Impuestos: menos zanahoria y más palo

Ignacio Martínez | 9 de julio de 2012 a las 14:17

El Gobierno tiene tal dificultad en aflorar los 25.000 millones de dinero negro que pretendía con sus premios fiscales a los defraudadores, que casi está dispuesto a no cobrar impuestos por ellos. Malo. Rajoy tiene una mayoría muy amplia en el Congreso. Absoluta. Pero eso no le garantiza una infinita sabiduría: sus decisiones no son infalibles. Y se está demostrando que no es buena la idea de gastar tanta zanahoria con delincuentes de la peor ralea.

De la peor ralea: por muy buena que sea su casta, por muy almidonados que lleven los cuellos blancos, por excelente que sea la reputación de su linaje, los defraudadores fiscales son lo peor. Tienen fortunas en Suiza, las islas del Canal, Luxemburgo, Liechtenstein o en los dobles fondos de las tarimas de sus mansiones, pero no quieren compartir ni un euro. Y sus abogados o consiglieri le han comunicado a Hacienda que no están dispuestos a pagar el 10% de lo defraudado. Es un regalo, con el compromiso de no mirar de dónde viene. Pero lo consideran muy caro, los tíos.

Estos expertos sugieren que sus clientes paguen sólo el 10% de lo que hayan rentado esos capitales durante tres años. Con lo que abonando menos del 1% habrían legalizado el patrimonio irregular. Es una propuesta que coloca al Estado en el límite de tener que pagar a los defraudadores para afloren el dinero oculto. Que es mucho. Todos los estudios serios coinciden en que anualmente escapan al control del Fisco más de 200.000 millones de euros, una quinta parte del producto bruto nacional.

El Gobierno debe utilizar la fuerza de su mayoría absoluta. Habla mucho de sacrificios, ajustes y reformas para conseguir la viabilidad del país. Pues lo primero que hay que arreglar son los ingresos. Hay defraudadores de diferente pelaje. Pero mayormente no son los fontaneros a los que tanto alude el ministro Montoro. La semana pasada en Carmona, en un curso de la Universidad Pablo Olavide sobre responsabilidad social, el ex ministro Ramón Jáuregui dijo que las 35 empresas del Íbex tienen “espacios fiscales opacos” que les permiten tributar entre el 9% y el 11%, dos tercios por debajo del tipo nominal.

Hasta que haya una unión fiscal en Europa, no sólo para normas legales sino también para su cumplimiento, aquí pagarán sobre todo las clases medias. Cuando no le salen las cuentas a las autoridades, acuden a los que ya pagan para apretarles un poco más. Grandes fortunas, grandes empresas, profesiones liberales seguirán eludiendo cumplir con Hacienda hasta que cambiemos la zanahoria por el palo. La reforma propuesta por el Gobierno es muy tímida. Habría que aumentar sensiblemente de las penas de cárcel y las multas, y al mismo tiempo eliminar la prescripción de estos delitos. A ver si así abogados y consiglieri entran en razón

G-8: Obama, Sarkozy y Merkel, encantados de haberse conocido

Ignacio Martínez | 9 de julio de 2009 a las 11:31

 

Aquí en España nos quejamos del buenismo del presidente Zapatero, pero las cumbres del G-8 no le van a la zaga. Primero, los líderes hacen exhibición de lo bien que les va la vida. Ahí tienen a Obama haciendo cosquillas a Sarkozy en presencia de Merkel. Después en las reuniones hacen brindis al sol de tamaño natural: por enésima vez han dicho que se van a poner serios para acabar el gigantesco fraude que se produce en los paraísos fiscales. También han dicho que para 2050 quieren que la emisión de gases de efecto invernadero se reduzca en un 80%. Los países emergentes más concernidos, como China, India o Rusia, le han dicho a los grandes occidentales que empiecen por dar ejemplo, que a ellos les da risa.

Banqueros en la pasarela

Ignacio Martínez | 23 de febrero de 2009 a las 9:39

Estaba el personal haciendo cuentas, consultando servicios jurídicos, para saber si Braulio Medel podía seguir de presidente de Unicaja a partir de enero de 2010, que es cuando por ley debe cesar y va el tío y se queda con una caja que le duplica casi el territorio de implantación y su equipo de baloncesto casi gana la Copa del Rey. Si Gomis hubiese marcado ayer el tiro libre adicional, no habría habido ni prórroga.

Cuando en octubre Zapatero llamó por primera vez a los banqueros para una escena de sofá, allí estaban los jefes del Santander, BBVA, Popular, Caixa, Caja Madrid… y Medel, aunque su caja no estuviese siquiera entre las cinco primeras de España. Persona de confianza, catedrático prestigioso, presidente de la Federación Andaluza de Cajas; fuese el motivo que fuera, allí estaba. Y ahí está ahora para hacerse cargo de la primera entidad que se desfonda en el sistema financiero por la crisis. Con la absorción de la Caja de Castilla-La Mancha sí que estará Unicaja entre las cinco grandes españolas. Y además sumen su papel en la Copa del Rey, aunque no haya ganado. Codeándose con marcas de prestigio internacional como Real Madrid y Barcelona; o con el Tau el equipo más en forma de Europa. En fin, Medel está en la pasarela, con un papel lucido.

Cuántos querrían decir lo mismo. Hernández Moltó, el presidente de la CCM, sin ir más lejos. Pero los hay en situaciones mucho peores. El Gobierno de los Estados Unidos le ha puesto la proa a la poderosa UBS suiza, porque no quiere decirle los titulares de determinadas cuentas. Tanto americanos como europeos se están poniendo serios con los paraísos fiscales, en donde tienen su dinero mafiosos, terroristas y evasores de impuestos. Ayer mismo, el semanario británico The Observer publicaba una entrevista con el ministro de Finanzas de Reino Unido, en la que Alistair Darling se empleaba a fondo: “El secreto que permite a la gente esconder fortunas sin pagar impuestos no se puede tolerar. Si Suiza quiere formar parte de la comunidad internacional lo debe arreglar”. En Berlín también se pronunciaron contra los paraisos fiscales los miembros europeos del G-20. 

Pero no sólo se señala con el dedo a Suiza, también a Luxemburgo que es socio fundador de la UE y mantiene el secreto bancario como un patrimonio nacional. Y hay otros: The Observer señala que el Reino Unido no es precisamente el mejor alumno europeo en materia de transparencia fiscal. Añadamos que el sistema fiduciario británico permite una total opacidad sobre la titularidad de empresas y cuentas bancarias. Que se lo digan a Gibraltar, que vive de eso.

Sobre la permanencia de Medel en su puesto de presidente de Unicaja, tengo una teoría propia: seguirá no porque lo permita la ley o el protocolo de fusión con CCM, sino porque se lo van a pedir. Solbes, Griñán y Fernández Ordóñez le habrán rogado que se quede con la caja manchega y que no se le ocurra irse, con la que está cayendo.

Washington, ciudad del paraíso

Ignacio Martínez | 17 de noviembre de 2008 a las 10:04

Ciudad del paraíso, Washington. Aleixandre se lo atribuyó a Málaga. Aquí es la misma la idea, con otra intención. En realidad, el paraíso es donde se han sentido algunos participantes en la cumbre mundial. Tocando el cielo con la punta de los dedos, los españoles, holandeses o checos, con silla y sin bandera. Meritorios. Encantados. Este G-23 me recuerda a la convocatoria que hizo Mitterrand a 33 jefes de Estado o de Gobierno en julio de 1989, para celebrar el bicentenario de la Revolución francesa. Aprovechó la oportunidad para reunir al mismo tiempo en París la cumbre de un G-7, en el que todavía no había entrado Rusia. El presidente de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov, mandó una carta muy cortés.

Los siete grandes le tenían respeto al instaurador de la perestroika y la glasnot, pero no fue hasta 1991 en Londres cuando le invitaron, por primera y última vez, a su reunión anual; en los meses siguientes vinieron el golpe de Estado y la disolución de la URSS. Por cierto que reforma y transparencia, las divisas de Gorbachov, han sido dos de las palabras más pronunciadas por los líderes mundiales en la capital norteamericana. El privilegio de ser invitado a formar parte del G-8 de manera oficial le correspondió a Yeltsin, en nombre de Rusia. Fue en 1992, en Múnich, a propuesta del presidente Bush padre.

El club ha crecido de manera exponencial. Además de Estados Unidos, en la cita de Washington han estado Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido; y los trece que completaban el G-20, Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, Rusia, Arabia Saudí, Suráfrica, Corea del Sur, Turquía y la Comisión Europea. Más los tres europeos de estreno. A la fiesta del Bicentenario de la Revolución de 1989 acudieron invitados por Mittertand 14 países de África, 5 de Asia, 8 de Europa y 6 de América, además del secretario general de la ONU, Pérez de Cuéllar y el de la Comisión, Jacques Delors. Era otro mundo, desde luego mucho más opulento: el desfile por los Campos Elíseos el 14 de julio, con la soprano Jessy Norman con un vestido azul, blanco y rojo, cantando La Masellesa, fue espectacular.

El comunicado final de la cumbre tiene prosa de buena voluntad. Reactivación económica, reglas, reforma de Fondo Monetario y Banco Mundial, acuerdo en la Ronda de Doha. En la explicación, el presidente español ha rozado la poesía: hay que poner límites a la actuación de los paraísos fiscales, que en su opinión deberían desaparecer. Son unos 65 lugares en los que la criminalidad financiera, el narcotráfico y el blanqueo de capitales tienen sus modernas islas del tesoro. Los nuevos piratas mueven su dinero con comodidad. Bush prometió acabar con ellos tras el ataque a las torres gemelas. Se olvidó. Zapatero ha recordado en Washignton a tan singulares paraísos.

http://es.youtube.com/watch?v=1QQ2k3UpHwQ