Alta Velocidad » Parlamento andaluz

Archivos para el tag ‘Parlamento andaluz’

Por Gaby, Fofó y Miliki

Ignacio Martínez | 30 de julio de 2011 a las 11:05

En vísperas electorales, el viernes de la semana pasada, el PSOE de Málaga convocó un comité provincial, para analizar la paliza que el PP le había dado en las elecciones municipales celebradas dos meses antes. La presidenta regional, militante malagueña, abrió la sesión con unas palabras para terminar entonando una canción. No. No fue la Internacional, ni el himno de Andalucía. Ni por Pottier, ni por Blas Infante. Se arrancó por Gaby, Fofo y Miliki. El 22 de julio era la onomástica de Magdalena Álvarez, presidenta del PSOE de Málaga, y a Rosa Torres no se le ocurrió otra cosa que cantarle, en el arranque del comité provincial, feliz, feliz en tu día. Unos días antes Griñán había dicho que había que quitarse el luto por la derrota del 22 de mayo. Quizá fuese una manera de interpretarlo al pie de la letra. Afortunadamente sólo unos pocos asistentes secundaron la canción de los payasos de la tele.

La anécdota recuerda las palabras de la ex consejera Evangelina Naranjo en el mismo comité director en el que Griñán dijo lo del luto: afirmó que la Ejecutiva regional dirige el partido como si fuera una organización juvenil. No sé si Evangelina fue una buena consejera. Pero desde luego es una magnífica ex. Cuando la despidieron del cargo se buscó un trabajo particular y dimitió como diputada. Con las manos libres se presentó en ese comité para decir lo que muchos piensan, pero nadie se atreve. Lamentó que se tardase 57 días en convocar al máximo órgano entre congresos. Sostuvo que todos eran culpables de la derrota, todos los que habían apoyado a la ejecutiva: los convencidos, los no convencidos y los que ya no podían volverse atrás. E ironizó sobre la transparencia y el espíritu democrático con el que se iba a elegir a los delegados de Andalucía para la conferencia política, designados por la dirección en lista única.

Ha terminado el periodo de sesiones sin una proposición formal para cambiar la ley electoral regional. Es sensato que el PSOE se dé una pausa antes de seguir adelante con el proyecto de dejar a los alcaldes fuera del Parlamento andaluz; una maniobra para frenar el auge del PP, al que las encuestas dan mayoría absoluta. Los socialistas son incoherentes. Un partido nacional no puede tener un criterio distinto en cada territorio. Alcaldes socialistas se sientan en una decena de parlamentos regionales. Y hay concejales socialistas en casi todas las cámaras autonómicas. Se puede ser alcalde y tener escaño en el Congreso o el Senado, ¿por qué no en el Parlamento andaluz? Otra incoherencia afecta al presidente Griñán, que prometió que cualquier modificación de la ley electoral se haría por consenso. Para tener diputados de primer nivel y líderes sociales que representen al territorio, los alcaldes pueden ser útiles. Dejarlos fuera no es necesariamente una buena idea. La convocatoria de las elecciones generales permite pocas bromas. No está el patio para payasadas.

El diputado 110

Ignacio Martínez | 6 de julio de 2011 a las 18:53

Ha pasado una semana del debate sobre el estado de la comunidad autónoma y los socialistas esperan con ansiedad la declaración de la renta de Javier Arenas, en respuesta al desplante torero de José Antonio Griñán, a mitad de su discurso, entregando la suya conjunta con su esposa a la presidenta del Parlamento andaluz. Por cierto, que fue un derechazo: realizó el pase con la mano derecha, según dan fe las fotos de la sesión. Y es curioso que gesto tan heterodoxo no cogiera por sorpresa a doña Fuensanta, que recogió el documento con toda naturalidad, señal de que había sido avisada de la maniobra.

Arenas todavía no se ha retratado y sus maliciosos adversarios se frotan las manos porque esperan un sueldo parecido al de su compañera Dolores Cospedal, que acumula entre el salario que le paga el PP como secretaria general y el de senadora más de 220.000 euros al año. Como puede verse, cuando se va perdiendo el partido, cualquier falta al borde del área anima a la afición.

El debate terminó, ha pasado una semana, y absolutamente nadie ha echado de menos una iniciativa que el presidente Griñán se había trabajado en los debates del 26 de mayo y 9 de junio. Era un teatrito bien ensayado con los jefes de Izquierda Unida. En el primer entremés, Mariscal explicó con pelos y señales lo injusto de que cada diputado le costara a su coalición 52.000 votos, mientras que a sus rivales les salía mucho más barato: 38.000 al PP y 36.000 al PSOE. Ahí Griñán argumentó que Andalucía es la región que tiene menos diputados por habitante.

En la segunda actuación, Valderas se quejó escuetamente de la falta de representatividad del sistema electoral andaluz y Griñán desarrolló una tesis doctoral sobre cómo con el criterio de la comunidad de Madrid, de un escaño por cada 50.000 habitantes, en Andalucía tendría que haber 167 diputados. O sea, 58 más.

Tan abierta sugerencia fue objeto en los días siguientes de no pocas críticas periodísticas, políticas y ciudadanas y se aparcó. Pero el presidente no se quedó con las ganas de ampliar la Cámara, al menos simbólicamente, y de camino hacer un guiño a los indignados. Es el diputado 110, una de las 37 resoluciones aprobadas al final del debate. Este diputado, rey o reina por un día, será el que defienda las iniciativas populares que lleguen al Parlamento autonómico, en representación de todos los firmantes. Un grupo de trabajo tiene ahora que establecer el mecanismo y el número de firmas. Viniendo de un Parlamento con tanto desequilibrio en la representación y en el que no ha habido una sola comisión de investigación en 15 años, suena a brindis al sol. Pero bienvenida sea la medida. Otro gesto torero heterodoxo.

Método para evaluar el trabajo de los diputados

Ignacio Martínez | 22 de abril de 2010 a las 7:23

Una de las habituales de este blog, Carmen, nos proponía el domingo establecer un método objetivo para calcular el rendimiento de los diputados. Era un comentario sobre la medida de la región de París, Ile-de-France, en la que se recortarán los ingresos de sus consejeros en caso de inasistencia a sus plenos y comisiones de trabajo. Nos proponía además contabilizar las preguntas, interpelaciones o número de ciudadanos de su circunscripción con los que se entrevistan para que les expongan sus problemas. Añadía que en unos días podíamos hacer aquí un compendio de requisitos para hacer un manifiesto. Ignoro si habrá masa crítica al final, pero es una buena idea. “¿Qué os parece un Manifiesto para la evaluación del rendimiento y eficacia de los diputados?” planteaba Carmen. Queda lanzada la convocatoria. Se entiende que estamos hablando de los diputados, senadores y diputados autonómicos; o sea, miembros de poderes legislativos. Con algunos ingredientes ya: 1. Asistencia. 2. Preguntas. 3. Interpelaciones. 4. Entrevistas con ciudadanos. A ver qué se os ocurre añadir.