Archivos para el tag ‘Parlamento Europeo’

Sobran eurodiputados

Ignacio Martínez | 11 de abril de 2011 a las 12:19

Una votación de los eurodiputados para mantener los viajes de avión en clase business ha causado escándalo. En época de paro y recortes presupuestarios, todo privilegio es visto con recelo por los ciudadanos, con razón. Pero antes de cuestionar el vehículo que usen para sus desplazamientos los diputados en el Parlamento Europeo habría que preguntarse si necesitamos 750 representantes de los 27 países en esta Cámara. La práctica demuestra que no.

Esta institución, que tiene una complicada existencia. Buena parte de su personal tiene residencia en Bruselas, donde se reúnen las comisiones de trabajo, y todavía quedan funcionarios con base en Luxemburgo. Una semana al mes todo un ejército de políticos, gente de los grupos y funcionarios, seguidos de centenares de periodistas, se desplazan a la cuidad francesa de Estrasburgo. Las distancias son equivalentes a situar Bruselas en Huelva, Estrasburgo en Almería y Luxemburgo en Antequera. Este trasiego de personas y pertrechos cuesta una fortuna al contribuyente. Lo mismo cabe decir de sus amplísimos y costosos edificios repartidos por tres países distintos.

Y todo esto para una cámara que hasta el Tratado de Lisboa tenía contados poderes. Desde su fundación hasta su estructura actual, el verdadero poder legislativo de la Unión Europea ha estado en el Consejo de Ministros. Ahora el Parlamento tiene capacidad codecisora en numerosos epígrafes, pero para ejercer sus potestades no necesita tantos políticos, que al dislate de las sedes deben añadir 27 países de procedencia. Para tenerlos localizados haría falta un GPS para cada uno. No es broma. El antiguo sistema por el que se firmaba el lunes y el viernes la asistencia a una comisión fue abolido por el abuso que se hacía. Había diputados prestos al turismo desde un punto tan bien situado en el mapa europeo como Bruselas. Un antiguo eurodiputado me confesaba hace años que quizá un tercio de sus colegas se escaqueaban en este plan.

A este tercio pertenecería una serie de diputados a los que un diario británico tendió una trampa. Los periodistas se hicieron pasar por lobistas y ofrecieron 100.000 euros a los eurodiputados para que hicieran cambios en unas leyes. Un conservador austríaco y un socialista esloveno han dimitido. Un socialista rumano fue expulsado del grupo y uno del PP español quedó en entredicho. Otro tercio estaría formado con los políticos prejubilados que hacen su última estación en la Eurocámara, con baja productividad salvo excepciones. Y el último tercio estaría formado por los diputados dedicados a su trabajo al cien por cien.

Sería mejor mantener los viajes de los diputados en business y sus 75.000 euros libres de impuestos de salario anual, pero reducir la talla del Parlamento a la mitad y dejarlo con una sola sede. Ahorraríamos cientos de millones. Nos perdemos en los detalles.

Etiquetas:

Crisis griega: Cohn Bendit en el Parlamento Europeo

Ignacio Martínez | 4 de junio de 2010 a las 10:55

 

Uno de los habituales de este blog, Bosco Trigueros, ha colgado en su propio blog este vídeo de la intervención del líder de los Verdes franceses, el franco alemán Daniel Cohn Bendit, dirigente de la revuelta de mayo del 68 en París. Un discurso alternativo muy interesante. Un brillante orador con una visión diferente.

Cuando España importa

Ignacio Martínez | 11 de noviembre de 2009 a las 13:46

Esapaña entera parece decidida a aceptar la extorsión de un grupo de terroristas negros. Es más, España entera está dispuesta a linchar al Gobierno por no liberar a los dos piratas detenidos en Madrid y no pagar cuanto antes el rescate que pidan estos canallas. De acuerdo, está en peligro la vida de 36 personas, entre ellos 16 españoles y eso nos conmueve a todos. Pero hasta ahora el Estado español no negociaba con terroristas. Y éstos lo son: ¿qué han hecho para desbloquear el conflicto, sino aterrorizar a los familiares con la amenaza de matar a los tres marineros que se llevaron a tierra? Lo de terroristas negros, es relevante. Resulta que no son vascos, ni islamistas y por tanto nos parecen terroristas de otra categoría, con la que se puede ser más indulgente: así que a pagar, a devolver a los dos cómplices y a otra cosa. Sin embargo, la Armada hizo bien al detener a los dos piratas y el juez Garzón actuó correctamente al reclamarlos. Y es insensato culparles por cumplir con su deber. También cumple con su deber la Audiencia Nacional cuando llama a declarar a empresarios que han pagado a ETA. Un pago que muy mal visto por los mismos que aceptan que se pague a los piratas somalíes.

Otro asunto es que estos terroristas tolerados por nuestras conciencias han secuestrado un barco atunero con bandera de las Seychelles. El armador es vasco, pero el barco no es español. He leído en un periódico catalán el argumento de que las autoridades tienen que ocuparse de este asunto, porque para eso les pagamos con nuestros impuestos. No todos. El País Vasco tiene un cupo en los presupuestos de 2009 de 1.263 millones de euros, que es todo lo que le liquida Euskadi a la Hacienda nacional. Insuficiente. Este privilegio fiscal permite al País Vasco no contribuir a la solidaridad con regiones menos favorecidas y conseguir un saldo positivo del erario público español. Asunto, dicho sea de paso, que cuenta con el apoyo de todo el arco parlamentario vasco, del PNV al PP, pasando por el PSOE. Pero cuando hay un problema, aquí está España, la diplomacia nacional, que hay que pagar, o el Ejército español, que cuesta un dinero a los contribuyentes del régimen general.

Son días de poco fervor nacionalista. Según y dónde. El Parlamento catalán se ha gastado mil euros en un servicio de interpretación del castellano al catalán y viceversa para atender la visita de una delegación nicaragüense. Pero cuando hablaron los invitados latinoamericanos nadie utilizó los auriculares para enterarse de lo que decían. Me recuerda a Heribert Barrera, patriarca de Esquerra Republicana de Cataluña, que cuando estuvo en el Parlamento Europeo en los 90 nunca utilizó el castellano: hablaba siempre en un inglés tan macarrónico que un día un eurodiputado británico le imploró que hablara en español para que le pudieran entender. Así es la vida.

La decepción de Sáenz de Santamaría

Ignacio Martínez | 28 de agosto de 2009 a las 21:02

 

Resulta que la afición estaba concentrada en las plazas de los pueblos, pendientes de la Diputación Permanente del Congreso, porque allí en el santa santorum de la soberanía popular, iba el PP a aportar pruebas contundentes de que España es un Estado policial, como una dictadura en la que actúa la Inquisición rediviva. Pero la portavoz popular Sáenz de Santamaría, en una de las más lamentables faenas que se le recuerdan no mencionó ni de pasada las famosas muletillas de Cospedal, Arenas y Rajoy en la temporada de verano. Enorme decepción.

Yo ya veía la reclamación ante el Parlamento Europeo, con una severísima comisión de investigación en la que se explicaría con detalle quiénes eran El Bigote, El Curita o El Cabrón en la trama Gürtel, con nombre muy europeo en alemán. También veía yo a Mayor Oreja explicar azarado lo de los trajes y complementos con los que han sido agasajados Camps, su señora y su niña, además de unos pocos de colaboradores. Desde los diamantes de Bokasa a Giscard sus señorías no se habrán visto en otra. Alguien debería dar cuenta a los eurodiputados cómo en España el señor Revilla, presidente de la región cantábrica, regala cajas de anchoas de 20 euros, y cómo el PP interpreta que eso da pie a los trajes y complementos para la familia y los amigos. A pesar de que los demócrata cristianos cada vez son menos en el PPE europeo, todavía este grupo tiene un marcado sentido de defensa de la familia. Aún así, dudo que comprendieran la causa del señor Camps, alias El Curita.

Y, finalmente, lamento que no vaya a haber una comisión de investigación en el Parlamento Europeo porque el PP español se quedará si explicarle a sus correligionarios europeos por qué le encargó a Correa trabajos para el PPE que se pagó con dinero del Europarlamento. ¿A qué precios vinieron una semana a la Costa del Sol en julio de 1999 unos 750 democristianos, a mesa y mantel, con mitin de Aznar y Berlusconi incluidos? ¿Los precios fueron los más baratos y los más caros posibles, que pagaban los ‘compañeros’ europeos? ¿Por qué Agag, secretario general del PPE entonces, le encargó esta bicoca a su amigo Correa? ¿Hizo Correa lo mismo cinco años antes para un mitin de Giscard? 

La verdad es que una comisión de investigación en el Parlamento Europeo es lo último que necesita el PP español para salir del embrollo Gürtel. Una lástima, porque la afición quedaría contenta. Eso sí que sería un encierro y no los de San Fermín.

Manos unidas

Ignacio Martínez | 24 de mayo de 2009 a las 10:07

 

El vídeo electoral del PSOE parece hecho por los publicistas de Benetton. Es provocador y tremendista. Pero escasamente europeísta. Europa se ha construido en los últimos 60 años sobre el consenso de dos grandes familias políticas, democristianos y socialdemócratas. Y sobre la alianza de dos viejos contendientes: Alemania y Francia. El espíritu de reconciliación lanzado por el Congreso de Europa presidido por Churchill en La Haya en 1948 fue fácil de conseguir. Se basaba en un hecho dramático: la guerra civil entre europeos entre 1939 y 1945 se saldó con 36 millones y medio de muertos, más de la mitad de ellos civiles. Algo de lo que eran conscientes los Adenauer, Mitterrand, Spaak, Madariaga o Spinelli, pero que desconoce el publicista del PSOE. A ver si hoy, en el mitin de Zapatero, Chaves y Griñán en Dos Hermanas (Sevilla) el talante es otro. No en balde, en el Parlamento Europeo, el PPE y el PSE, los herederos de las dos corrientes ideológicas fundadoras, votan lo mismo en el 90% 70% de los casos.

Muchos de los pensamientos criticados en el vídeo socialista contravienen la Declaración Universal de Derechos Humanos y es injusto atribuírselos a ningún partido democrático. En particular la pena de muerte. El PSOE estableció una doctrina saludable sobre el terrorismo al sacarlo fuera del debate electoral. La pena de muerte merece estar en la misma categoría. Los vídeos del PP son bastante más malos de realización, pero también están cargados de impostura. Mayor Oreja llega a plantear en uno de ellos que el final del paro y la crisis depende del voto del 7 de junio. Como diría una diputada de su partido: ¡Santo Dios!, lo que hay que oír en esta campaña.

Leire Pajín clama contra los ultraliberales y los belicistas preventivos en la página web de su partido. Y en los mítines nos recuerda que Bush, Aznar y sus amigos nos metieron en la guerra de Iraq. Es una lástima que no explique por qué un liberal y belicista preventivo como Durao Barroso, anfitirón de la reunión de las Azores, es el candidato de Zapatero para seguir de presidente en la Comisión Europea que se elija después de estas elecciones tan broncas. Barroso es el candidato del PPE. Al final, ya ven, en Estrasburgo y Bruselas PSOE y PP votarán lo mismo. Con las manos unidas, como en los anuncios de Benetton.

 

Un campaña electoral sucia

Ignacio Martínez | 23 de mayo de 2009 a las 9:40

Un investigador sueco de ciencias políticas, citado por los candidatos de la izquierda radical francesa, ha establecido que en nueve de cada diez casos la UMP y el PS, los dos grandes partidos de Francia, votan lo mismo en el Parlamento Europeo. Como en España, en la campaña para las elecciones del 7 de junio también en Francia hay un debate puramente nacional y los ataques en los dos grandes son furibundos. Pero después, ya ven, llegan a Bruselas y Estrasburgo y votan lo mismo. Es lo que les pasa a nuestros PSOE y PP: aquí se dan mucha leña y allí pactan en el seno de los grupos socialista y democristiano. Lo que no está mal: Europa se ha construido a base de consensos, como debe ser. Lo que está mal es esta campaña tan sucia.

El Gobierno andaluz pone a una bailarina a llevar Agricultura

Ignacio Martínez | 6 de mayo de 2009 a las 10:00

Al discurso del mérito de Griñán le salen grietas. El Gobierno andaluz ha nombrado secretaria general de Agricultura a una profesora de danza. Como lo leen, no es broma. Tampoco supongo que fuera una broma el hermoso discurso que el nuevo presidente hizo en la primera reunión de su Gabinete: instó a sus consejeros a valorar para los nombramientos el mérito, la capacidad y la profesionalidad de las personas, aunque fuesen independientes, funcionarios de carrera o eso perjudicara a los militantes de su partido. El problema de estos elegantes discursos es que después se estrellan contra la letra pequeña, en los nombramientos de segundo nivel. O contra los designios del Partido.

Ayer el Consejo de Gobierno de la Junta dispuso el relevo de un eficiente ingeniero agrónomo que era secretario general de Agricultura y puso en su lugar a una eurodiputada de Almería que se ha quedado fuera de la lista del PSOE para las elecciones de junio. El ingeniero es Dimas Rizzo, un alto funcionario con larga experiencia, años de actividad negociadora en la Representación Permanente de España ante la Unión Europea y una altísima cualificación.

Quiero pensar que este movimiento no se ha producido para buscarle una colocación a la señora diputada. Que no ha sido cosa del lobby almeriense o del lobby feminista moviéndose para buscar un hueco a esta compañera del partido. María Isabel Salinas ha sido diputada en el Parlamento europeo sólo una legislatura. En la página web del Parlamento, su currículum vitae dice textualmente: “Diploma de danza flamenca (1988). Profesora de danza (1988-1991). Curso de acceso a la universidad (1996). Estudios de Derecho (1997)”. Nótese que los estudios de Derecho se limitan a un año. Más extenso es su currículo partidista o institucional. Desde 1991 ha sido concejal del Ayuntamiento de Níjar, delegada de Cultura de la Junta, diputada en el Congreso (1996-2000) y eurodiputada (2004-2009). También, miembro de las ejecutivas provincial y regional, y del comité federal del PSOE.

Habrá que darle el beneficio de la duda. Salinas ha estado en la Comisión de Agricultura en sus cinco años en el Parlamento Europeo. Ha hecho 57 preguntas: 39 escritas y 18 orales, 45 en solitario y las demás colectivas. Ha figurado en cinco propuestas de resolución, ha firmado dos informes y ha intervenido 26 veces en los plenos. Sea como fuere, no repite en el puesto y encuentra acomodo fuera del contexto que el presidente dibujaba para su nuevo proyecto.

Ahora vienen años difíciles, con la aplicación del chequeo médico de adaptación de los fondos agrarios y la negociación de los nuevos presupuestos para el periodo 2013-2020. Años en los que el mérito, la capacidad y la profesionalidad prometidos por Griñán no deberían ser sólo un gesto para la galería.

Elecciones europeas: seguimos en Segunda regional

Ignacio Martínez | 4 de mayo de 2009 a las 9:22

El pasado fin de semana el PSOE colocó el debate europeo en Segunda Regional, con alusiones a las dos elecciones que ya ha perdido Rajoy, la nula colaboración de Mayor Oreja contra ETA en el último proceso de paz, el caso Gürtel, la guerra de Iraq o la influencia del ex presidente Aznar sobre el PP. Para no ser menos, los populares han contraatacado con las mismas armas y la misma categoría. Ayer en Guadalajara, Rajoy criticó la política económica del presidente Zapatero. El presidente del PP también se encuentra cómodo en la catetería localista. Dice que ZP ha dilapidado la mejor herencia económica de la historia del país y que es incapaz de adoptar soluciones eficaces a la crisis. Pero no habla sobre los grandes desafíos comunitarios de los próximos cinco años en energía, inmigración, defensa, presupuestos agrarios, política económica y monetaria, derechos sociales, I+D, adhesión de nuevos socios…

Del debate nacional al que nos condenan Zapatero y Rajoy nos libramos en contadas ocasiones. Y no para bien. Un ejemplo: el Partido Popular Europeo, que agrupa a las formaciones conservadoras del continente, apoya la continuidad del presidente de la Comisión Europea, el portugués Durao Barroso, que lo ha hecho francamente mal. Tan mal que se le podrían adjudicar las cuatro frases lapidarias que ayer dedicó Rajoy a ZP: ha engañado a los europeos, ha hecho anuncios constantes de falsos amaneceres, ha perdido el tiempo en la lucha contra la crisis y ha sido incapaz para dar soluciones. A Barroso lo postuló para el cargo Tony Blair (ambos son los compañeros de las Azores de Bush y Aznar) y es del PPE. Así que Rajoy le apoya para que siga al frente de la Comisión Europea. ¡Pero es que Zapatero también! El presidente estuvo la semana pasada en Bruselas y anunció urbi et orbi que quiere que Barroso siga de presidente de la Comisión.

La Liga local en la que tan contentos juegan nuestros líderes políticos ofreció ayer un dato revelador. Si hubiese ahora elecciones generales las ganaría el PP, según una encuesta publicada por El País. Es fácil extrapolar que el PP lleva ventaja para las elecciones europeas del 7 de junio, con una fuerte abstención entre los votantes socialistas y una mayor movilización de los populares. Elegido el nuevo Parlamento europeo, el presidente de la Comisión tendrá que ser designado por el Consejo Europeo de jefes de Estado y de Gobierno, y ratificado por una mayoría de los eurodiputados, en aplicación del artículo 17.7 del Tratado de Lisboa, que puede entrar en vigor el 1 de noviembre si los irlandeses lo ratifican en su referéndum de otoño. Eso significa que Barroso necesitaría 376 votos y con los del PPE no le llegaría. Así que el apoyo de Zapatero le será muy útil. No se explica por qué lo hace ZP, pero quizá sea porque Barroso es ibérico y habla español. Seguimos en Segunda Regional.

Europa inútil

Ignacio Martínez | 20 de abril de 2009 a las 0:19

Europa es casi inútil. Lo ha dicho Jacques Delors, presidente de la Comisión Europea entre 1985 y 1995, en una entrevista en France Inter. El mejor presidente que ha tenido la Comisión sigue en plena forma: indignado por la danza del vientre de jefes de estado y de gobierno ante Putin y Medvédev. Cada uno por su lado, cortejando a los autócratas rusos, en vez de hacer una Europa de la energía. Delors está que llora ante la ausencia de un plan para la industria del automóvil, que emplea a 14 millones de personas y engloba a cinco y seis grandes grupos empresariales de prestigio mundial.

La persona que ocupa su antiguo cargo no se escapa de rositas. En su opinión, la Comisión está marginada, sin imaginación y sin autoridad. Sugiere sustituir a José Durao Barroso y propone a un francés: el actual primer ministro François Fillon, o un antiguo inquilino del palacio de Matignon, Alain Juppé. Dos personas del bloque del centro derecha que es el que va a ganar de largo las elecciones del 7 de junio. Cuando los periodistas le apuntan que el PPE es el grupo democristiano vuelve a sacar su carácter y recuerda que los demócratacristianos se ahogaron hace tiempo. Tiene razón en parte; en el PPE quedan socialcristianos y democristianos alemanes y del Benelux. Pero además hay conservadores británicos, el partido de la derecha griega; los ex neofascistas de Gianfranco Fini y la gente de Berlusconi; el PP español… Y un partido portugués de nombre Social Demócrata, ideología liberal y militancia democristiana; el PSD de Barroso.

Barroso es el hombre en el que nadie reparó en la foto de las Azores del 16 de marzo de 2003, en la reunión que se decidió la guerra de Iraq. Allí había cuatro dirigentes: el presidente americano Bush, el primer ministro británico Blair, el presidente español Aznar y el entonces primer ministro portugués Durao Barroso. Pero siempre se habló del trío de las Azores. El portugués se volvió transparente para todos, menos para Blair que hizo de padrino para llevarlo en 2004 a la presidencia de la Comisión Europea. Un presidente débil, para que los estados manejasen a su antojo.

La pasada semana el Parlamento Europeo publicó una encuesta sobre participación en las elecciones de junio. La abstención media prevista es del 66%; en España, del 73%. Una debacle. En las primeras elecciones europeas por sufragio universal, en 1979, la participación fue del 64%. La crisis, la ignorancia de los ciudadanos sobre la tarea de sus eurodiputados o el nulo conocimiento de los asuntos comunitarios han llevado a esta situación. Pero sobre todo, el excesivo poder del Consejo de Ministros, de los gobiernos, con una Comisión que no propone y no ejecuta, un Parlamento que no codecide, aunque lo diga el Tratado, y una opinión pública europea inexistente. Así, la tentación de proteger los intereses nacionales es muy fuerte y Europa se ha vuelto inútil.

Alejandro Rodríguez Carrión y Francisco Arroyo, premio Blanco White del Consejo Andaluz Movimiento Europeo

Ignacio Martínez | 18 de abril de 2009 a las 10:05

El Consejo Andaluz del Movimiento Europeo, del que formo parte, ha otorgado el Premio Blanco White de 2009 al catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad de Málaga Alejandro Rodríguez Carrión y al presidente de la Audiencia Provincial Francisco Arroyo. Este premio ha sido instituido para homenajear a aquellos andaluces que se hayan distinguido por la defensa de la Unión Europea y sus valores de civilización, derechos humanos y democracia, simbolizados en la figura de Blanco White.

Arroyo y Rodríguez Carrión fueron los creadores en 1996 del prestigioso Master de Derecho Comunitario de la Universidad de Málaga y fundaron la Asociación para el Estudio del Derecho Comunitario de Málaga, ADECOM. Pero ambos tienen muchos más méritos, además de una extraordinaria categoría personal. 

Francisco Arroyo fue designado por el Consejo General del Poder Judicial profesor y más tarde coordinador de cursos de formación para jueces de los países del Este que se han adherido en 2004 y 2007 a la Unión Europea. Ha sido pionero en la presentación de cuestiones prejudiciales ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Primero como magistrado y después como presidente de la Audiencia Provincial, ha impulsado y dirigido cursos de Derecho Comunitario para el personal de la administración de justicia de Málaga. Y es autor de numerosos estudios doctrinales sobre diferentes normas de Derecho Comunitario, como la directiva que regula la multipropiedad.

Alejandro Rodríguez Carrión ha dedicado a la enseñanza, docencia e investigación del Derecho Comunitario buena parte de su dilatada carrera universitaria, desde 1973. Lo ha hecho en las universidades de Granada, Autónoma de Madrid y Sevilla. También en Málaga, como catedrático de Derecho Internacional Público de la UMA desde 1982. De su contribución doctrinal destacan, entre otros, estudios como El Parlamento Europeo tras la reforma del Tratado de la Unión Europea y su manual Bases de Derecho Comunitario Europeo, que ya va por su tercera edición. Ha sido organizador, junto al Ilustre Colegio de Abogados de Málaga, de varios congresos de Derecho Comunitario.

El Premio se entregará en el salón de los espejos del Ayuntamiento de Málaga el 9 de mayo, Día de Europa. El año pasado, el Consejo Andaluz del Movimiento Europeo concedió el Premio Blanco White a todos los eurodiputados andaluces que han formado parte del Parlamento Europeo, con motivo del 50 aniversario de la Cámara.