Archivos para el tag ‘Parlamento Europeo’

Otro toro de Osborne

Ignacio Martínez | 29 de marzo de 2009 a las 10:07

El miércoles, en la celebración del primer centenario de la Asociación de la Prensa de Sevilla, el presidente Chaves dijo en su discurso que “probablemente” los presentes no estarían allí dentro de un siglo para celebrar otra centuria. Su intervención fue seria: no evitó referirse a las penurias que pasa la profesión periodística y rubricó la necesidad para una democracia de tener una prensa fuerte e independiente. Pero llamó la atención el detalle de humor, que provocó la sonrisa de los presentes y, a continuación, el comentario con retranca, que parafraseaba literalmente sus palabras: “Probablemente dentro de un siglo Chaves ya no será presidente de la Junta; probablemente”. La apariencia de certeza de la palabra deja un margen para la duda, dado que como han leído ustedes unas páginas antes, el probable sustituto del presidente es el propio Chaves.

Los que sí estarán allí dentro de un siglo, probablemente, son los chiringuitos de las playas andaluzas. Ya saben que el Ministerio de Medio Ambiente los quiere liquidar, esgrimiendo la Ley de Costas de 1988. Pero hay dos cosas en España que han puesto de acuerdo al PSOE y el PP. El cambio de poder en el País Vasco, y la cruzada a favor de los chiringuitos en la que participan, todos a una, la Junta, la oposición, los alcaldes, los sindicatos y la patronal.

El Ministerio de Medio Ambiente, desaparecido en combate si se mira su esfuerzo inversor en esta etapa de crisis, en contraste con la actividad de Fomento, quiere despejar las playas de estas instalaciones consideradas agresivas por la legislación medioambiental. No hay duda de que hay algunos chiringuitos que deberían ser eliminados, por feos o insalubres. Pero si se hiciera un referéndum sobre indultar a estos singulares servicios, se produciría una masiva votación a favor. Sería otro caso como el toro de Osborne, indultado por la presión popular y de los medios de comunicación cuando se prohibió la publicidad en las carreteras. Curiosamente la Ley de Carreteras que afectó al toro de Osborne se promulgó el 29 de julio de 1988, un día después que se publicara en el Boletín Oficial del Estado la Ley de Costas que impide la continuidad de los chiringuitos.

Al poco de entrar en vigor la ley ya se eliminaron muchos establecimientos precarios. Han pasado los años, la Dirección General de Costas ha pasado del antiguo Ministerio de Obras Públicas al de Medio Ambiente. Y se han ido cumpliendo las concesiones administrativas, que Costas no ha prorrogado, pero ha seguido cobrando las tasas. Con el problema encima, el consejero de Turismo Luciano Alonso empezó a reclamar una solución dentro de la legalidad. Su argumento es que se trata de establecimientos que dan un servicio público de aseos, duchas, hamacas, pasarelas, además del hostelero, y sin ellos sufriría un retroceso no sólo el entorno de la playa donde se encuentran, sino el destino turístico. El diputado del PP Antonio Garrido tiene el mismo punto de vista y los define como un patrimonio cultural, en donde se ejerce la dieta mediterránea.

La semana también nos ha traído un rapapolvo del Parlamento Europeo al urbanismo salvaje en España. El pleno del Parlamento ha aprobado un informe de la diputada del Partido Socialista Popular danés Margrete Auken, encuadrada en el Grupo de Los Verdes, en la que se critica duramente el urbanismo descontrolado de los últimos años. Hay una docena de casos andaluces, de Cádiz, Málaga o Almería, enumerados en este rapport, que tuvo 349 votos a favor, 110 en contra y 114 abstenciones. El informe culpa a todas las administraciones y a la Justicia de estos abusos, e incluso solicita que se congelen los fondos europeos que recibe España si tales irregularidades continúan. Lo malo es que probablemente dentro de un siglo todavía haya viviendas ilegales en Andalucía.

Los zapatos de Bombay

Ignacio Martínez | 29 de noviembre de 2008 a las 11:11

 

 A su vuelta nos contó que perdió las alpargatas, salió descalza y pisó sangre. Dramatismo. Estaba en unos de los hoteles atacados por los terroristas el miércoles en Bombay. Unos atentados que han causado más de 160 muertos. Realmente grave esta primera masacre masiva producida por el fundamentalismo islámico en la era Obama. Esperanza Aguirre quiso darle más énfasis a sus pies: llegó a la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid con unos calcetines de avión y unos zapatos que se ha filtrado que eran prestados. Teatral. ¿Nadie pudo llevarle unos zapatos de casa? ¿No le dio tiempo a cambiarse en el coche desde el aeropuerto hasta la Puerta del Sol? Porque, no sé si se habrán fijado en el detalle, pero no habló para la prensa nada más bajar del avión. No. Es evidente que quería dirigir las miradas a sus pies, que descalzos habían pisado tanta sangre, que necesitaban unos calcetines y unos zapatos blancos prestados, para un acto pretendidamente improvisado.

Todo iba bien, hasta que el eurodiputado de CiU Ignasi Guardans (CiU), director de una delegación del Parlamento Europeo que se vio atrapada en Bombay por la oleada de ataques terroristas del miércoles, criticó a Aguirre por salir corriendo “ella sola” sin asegurarse previamente que todos los miembros de su delegación estaban a salvo. Guardans pudo salir de India mucho antes que su delegación y no lo hizo hasta que pudo meterse en un avión con todos los diputados y funcionarios del PE que le acompañaban. Como un capitán de barco, hasta que no tuvo claro que todo el mundo había podido salir, no salió del país. La interesada se ha limitado a responder que no comparte esta opinión, pero alguno de sus amigos políticos ha sido más explícito y ha calificado a Guardans de “mezquino”.

Si esto fuese Estados Unidos, en donde siempre se está examinando a los candidatos a presidente por su capacidad para ser comandante en jefe, la actuación de Aguirre la habría puesto en entredicho. Más allá de las bromitas sobre su buena o mala suerte en los meses de noviembre, y de la actuación teatral de los calcetines y los zapatos blancos de tacón, la aspirante a candidata para la Presidencia del Gobierno por el Partido Popular ha tenido una reacción ante el pánico bastante menos lucida que la del eurodiputado de CiU.