Archivos para el tag ‘PIB’

Nuevos ricos

Ignacio Martínez | 13 de mayo de 2009 a las 12:05

Ayer, el presidente Zapatero preguntó a Duran i Lleida quién ha vivido en España por encima de sus posibilidades en los años atrás. Era una precisión en el Debate sobre el estado de la Nación. El portavoz de CiU recordó en su magnífica intervención las palabras Churchill en mayo de 1940 en los Comunes, cuando ofreció a su país sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas para ganar la Segunda Guerra Mundial. El dirigente nacionalista catalán le dijo a Zapatero que España necesita líderes que estén dispuestos a perder votos cuando tomen las medidas necesarias, aunque sean impopulares.

La representación en las Cortes de CiU aporta sentido común y estabilidad, reivindicaciones nacionalistas aparte. Duran pidió a Zapatero que busque la complicidad de la sociedad, convocándola a salir de la crisis con un cambio de valores, para recuperar la cultura del esfuerzo, del ahorro, de la previsión y abandonar la arrogancia de nuevos ricos que hemos practicado en los últimos años. Una época en la que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Lo mismo dijo más tarde Ridao, de Esquerra. Los suyos, los de Duran y Ridao, fueron los mejores discursos de la jornada de ayer. Y el mejor de hoy ha sido el de Uxue Barkos, de Nafarroa Bai. Total, que los nacionalistas no sólo están ahí para reclamar sobre lo suyo. También están en ocasiones como esta para dar ejemplo de profundidad en el análisis, acierto en la propuesta y flexibilidad en el tono. Encima, las marrullerías de ayer de Zapatero y Rajoy elevan la categoría de estas intervenciones.  

¿Quién ha vivido por encima de sus posibilidades?, preguntó el presidente a Duran. Todos, se puede responder. Las empresas y las familias, que acumularon una deuda superior al 100% del PIB. O las autoridades que el año pasado aumentaron la plantilla de funcionarios en 116.000 personas, para rebasar por primera vez los tres millones de trabajadores públicos. Y que este año, en el que los empleos privados se pierden por centenares de miles, han subido los sueldos por encima de la inflación a quienes tienen asegurado su trabajo de por vida. El Gobierno que ha hecho eso, vivía por encima de sus posibilidades. O sea, que Duran pudo contestarle a ZP, parafraseando a Bécquer: el nuevo rico eres tú.

En el debate, Zapatero propuso rebajas fiscales a las pymes, ayudas para la compra de coches y ordenadores portátiles para los alumnos de 5º de Primaria. Hay que recordarle al presidente que el ordenador no es suficiente; es imprescindible que los profesores sepan hacer enseñanza on line. Y no saben. También anunció la eliminación de la deducción fiscal por la compra de viviendas para las rentas medias y altas a partir en 2011. Suscribo el argumento presidencial: la desgravación fiscal, como el alargamiento de las hipotecas, ha encarecido el precio de las casas y ha contribuido a la burbuja inmobiliaria. Por cierto, que Zapatero se refirió a la burbuja con desprecio. Ignora, probablemente, que los alcaldes de su partido en la costa andaluza han realizado la misma política urbanística especulativa que los demás. Rajoy, por su parte, adjudicó en exclusiva a Zapatero la paternidad de la especulación, pero este fenómeno empezó en la era Aznar y el entonces ministro Álvarez Cascos estableció una doctrina que hizo fortuna: los pisos suben de precio porque los españoles pueden pagarlos. Otro nuevo rico.

Griñán, el hombre tranquilo

Ignacio Martínez | 12 de abril de 2009 a las 16:34

El político más famoso del mundo, el presidente Obama, tiene prestigio de gran orador. Sus discursos se cuelgan en YouTube como si fueran canciones de culto, con millones de visitas. Pero Obama no escribe sus discursos. Se los hace un jovencito de enorme talento, Jon Fravreau. De hecho, pocos políticos escriben sus discursos; el dramaturgo y político checo Václav Havel es una de esas excepciones. Otra es José Antonio Griñán. El vicepresidente económico del Gobierno andaluz y candidato ‘in pectore’ a la Presidencia de la Junta no es economista, sino un hombre de letras. De hecho, quiso estudiar la carrera de Filosofía y Letras en los años 60, pero su tío Rafael Martínez Emperador, hermano menor de su madre, le recomendó que hiciese Derecho y preparase oposiciones a inspector de Trabajo.

Con 23 años sacó esas oposiciones con el número tres de la promoción de 1969. Con su tío trabajó cuando era director general de la Seguridad Social a mediados de los 70. Martínez Emperador fue asesinado por ETA en 1997 cuando era magistrado de la Sala de lo Social del Supremo. Un atentado que ha marcado su vida, como otros hechos menos dramáticos y más antiguos. Por ejemplo, una novela que leyó a finales de los 60, que es la que más le ha impresionado; ‘Guerra y paz’ de Tolstói. Es un dato relevante en una persona que lee cuatro o cinco libros al mes. Griñán es un gran lector y un cinéfilo empedernido. En particular del cine negro de los 50: hay películas que es capaz de explicar plano a plano y recitar todos sus diálogos.

Otra de sus grandes aficiones es la ópera. Se sabe de memoria obras completas, y se atreve a cantar alguna pieza. Ha utilizado con frecuencia este recurso para relajar a su equipo en los duros momentos de preparación de los presupuestos, cuando las cuentas no cuadran y aumenta la presión de las consejerías. Tiene la colección completa de los discos de Alfredo Kraus, con quien tenía una relación de amistad. Por cierto, que la redacción de los presupuestos de este año le ha costado fuertes críticas de la oposición, con razón, por su pretensión de que en 2009 subiría el PIB andaluz un 1%. Él se ha justificado con un dossier lleno de previsiones optimistas de organismos internacionales. Pero lo cierto es que mientras con esos datos Solbes y Griñán aventuraron un crecimiento para España y Andalucía, a su correligionario catalán Antoni Castells le salieron las cuentas de una recesión en Cataluña. Y acertó.

Aunque nacido en Madrid en 1946, José Antonio Griñán está muy vinculado a Andalucía. Es hijo de malagueña, marido de una sevillana, María Teresa Caravaca, y diputado por Córdoba. Dos de sus tres hijos, Ana y Miguel, nacieron en Sevilla, que fue su segundo destino como inspector de Trabajo en 1974, después de Zaragoza, donde nació su primogénito Manuel. Ahora tiene tres nietos y una nieta. Dos de su hijo mayor, residente en Madrid y casado con una gallega, vinculación que ha generado una amistad con sus consuegros, que le lleva a veranear todos los años a la tierra de su nuera. De su hija, que vive en Sevilla, tiene un nieto y una nieta. Sus allegados lo encuentran feliz de ser abuelo, tanto que era su argumento recurrente para negar cualquier posibilidad de aspirar a la Presidencia de la Junta.

Su parentela gallega ha ejercido influencia en su dialéctica. Hace un año, cuando comenzó su andadura el actual gobierno en funciones resolvía de manera galaico-teológica a la posibilidad de que Chaves no terminara la legislatura en el cargo: “Puede ser que sí y puede ser que no. En todo caso, es como Dios; si existe no interviene en la marcha del mundo. La eventualidad de un relevo es igual; no afecta a la marcha del Gobierno”.

En la época en que llegó a Sevilla, al final de la dictadura, fue uno de los firmantes del documento de los 500, un escrito en el que por primera vez un grupo de altos funcionarios del Estado pedían democracia y amnistía. En esos años colaboró, junto a Joaquín Galán y su compañero de promoción Enrique Vila, con los despachos de Capitán Vigueras (Felipe González, Rafael Escuredo, Manuel del Valle, Ana María Ruiz Tagle…) y de José Julio Ruiz, vinculados a los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, entonces ilegales. “Si había un expediente de crisis, los abogados laboralistas nos pedían que explicásemos a los enlaces sindicales los detalles de la tramitación”, explica uno de sus compañeros de entonces.

Es uno de los fundadores de la Junta de Andalucía. Entró en el primer Gobierno de Rafael Escuredo, como viceconsejero de Trabajo con su viejo amigo y colega de la inspección Joaquín Galán. Cuando llegaron, la Consejería tenía 58 funcionarios, y cuando se fueron cuatro años después, había más de 20.000. En aquellos primeros años de la autonomía estaba muy preocupado porque se notase que las políticas tenían una componente social. Suya es la frase de “hacer un nuevo mundo con viejas ideas como el diálogo político y el diálogo social”. En la segunda legislatura pasó a ser viceconsejero de Salud con Eduardo Rejón. Dada su condición de buen componedor, Rejón le encargó arreglar las relaciones entre la Junta y los colegios de médicos, que estaban envenenadas en aquellos tiempos. También puso en marcha el reglamento del SAS, que estaba recién constituido.

Cuando en 1987 nombran ministro de Trabajo a su amigo Manuel Chaves, se va de secretario general técnico del Ministerio a Madrid. En aquel equipo de dirección era famosa su preocupación por el lenguaje de los textos jurídicos, “para que lo entiendan los ciudadanos a los que van dirigidos”. Allí le coge la huelga general de diciembre de 1988. Volvió a Andalucía con Chaves en 1990 para ser consejero de Salud. En esa época se corrigió en parte el problema de la financiación de la sanidad andaluza. Enseguida se fue a Madrid de ministro de Sanidad (92-93) y de ese Ministerio pasó al de Trabajo, en donde dio una vez más muestra de su capacidad de convicción: consiguió con el Pacto de Toledo garantizar el sistema nacional de pensiones. Fue diputado en Cortes entre 1993 y el 2004, cuando de nuevo le reclamó Manuel Chaves para convertirlo en consejero de Economía.

Su fama de negociador ya se la ganó en el consejillo de viceconsejeros de la Junta en 1982. En aquellos tiempos fogosos a veces se generaban tensiones entre departamentos “y él solía sosegar esas situaciones”, cuenta uno de los protagonistas. Le iría bien el eslogan de Mitterrand en 1981: La fuerza tranquila o el título de una película clásica de John Ford: El hombre tranquilo. Su mano izquierda pasó a ser legendaria hace poco, cuando deshizo los entuertos que había entre la Iglesia Católica y La Junta a propósito de CajaSur, heredados de la época de la consejera Magdalena Álvarez. Su entendimiento con el obispo de Córdoba, monseñor Asenjo, desbloqueó la situación. 

Es muy aficionado a las carreras de fondo. Celebró su sesenta cumpleaños, corriendo una media maratón en Sevilla. Es de ejercicio diario, que recomienda como fuente de salud y recurso para rebajar la tensión. Es menos conocida su afición a las carreras de caballos, que le viene de su padre y han continuado sus hijos. Llegó a comprar en los años 70, con otros 36 amigos, la yegua Picarana que ganó dos carreras en Madrid y estuvo a punto de ganar una de vallas en el hipódromo de Sevilla, pero se cayó en el último obstáculo, cuando tenía asegurado el triunfo. Su padre, Octaviano, que fue director del Banco Mercantil e Industrial en Sevilla y consumado periodista hípico, tuvo incluso una revista especializada en la materia, Corta Cabeza, en donde el futuro presidente de la Junta escribió unas celebradas crónicas bajo el seudónimo de Riu Kiu, el nombre de su caballo favorito. Su hijo Manuel tiene ahora un caballo, Mendavia, que el viernes quedó segundo en una carrera en el hipódromo de Mijas.

Es elocuente, seductor y buen conversador, de la escuela de Felipe González, como otro felipista clásico, el ministro Rubalcaba. Hombre culto, de los que pueden regalar un libro del poeta del siglo de oro Garcilaso de la Vega. Es tímido si no tiene confianza, pero le sobra sentido del humor. Se diría que es coqueto, cuida mucho sus corbatas aunque presume de que no las compra. Se entiende que se ocupa de esa tarea su mujer, ‘Mariate’ en el círculo familiar. Algún amigo próximo dice que no lleva bien la edad, que se siente más joven que lo que su físico dice.

Nunca ha tenido cargos orgánicos en el partido, aunque es miembro del comité federal. Los máximos dirigentes del PSOE andaluz hablan de él con gran respeto. “Se ha sabido ganar la confianza del partido”, sostiene Luis Pizarro, vicesecretario regional. En el partido dicen que Andalucía vive un momento histórico, por el relevo y por la crisis. Chaves, que le ha propuesto para el cargo, tutelará su primer mandato presidencial: se quedará como secretario general hasta el próximo congreso del PSOE andaluz, que se celebrará tras las elecciones de 2012. Aunque será una tutela amistosa: ya ha dicho que sólo le dará consejos si se los pide.

El momento es histórico también en materia futbolística: después de un primer presidente de la Junta sevillista, Escuredo, y dos béticos, Borbolla y Chaves, llega el turno a un colchonero. El Atlético de Madrid es el club de los amores de Griñán, Zarrías y el consejero de Deportes Luciano Alonso. Si Galicia le da pie para respuestas evasivas, el Atlético le anima a la épica. A Griñán le gusta contar una anécdota de Harold Macmillan, el primer ministro conservador del Reino Unido entre 1957 y 1963: cuando dimitió, un periodista le preguntó qué había sido lo más complicado y contestó, muy británico, “los acontecimientos, amigo, los acontecimientos”. El candidato a la Presidencia de la Junta añade de su cosecha que “en política hay que saber navegar de bolina, con viento a favor y con viento en contra” . Y en este punto saca a pasear su espíritu colchonero: “Nosotros estamos muy bien dotados, porque los del Atlético estamos acostumbrados a luchar contra las adversidades”. La frase “los del Atlético” es una simplificación. Si no, que le pregunten este año a los seguidores del Cádiz, del Recre, del Córdoba o del Betis.

El próximo gobierno será un gabinete contra la crisis, pero no de tecnócratas. Griñán se muestra muy partidario de los Gobiernos políticos, más que de los técnicos: “Le doy un alto valor a la política; es una ciencia, un arte y una cultura, que va más allá del conocimiento de la materia que se gestione. Se trata de saber hacer, porque en la política, como en la vida, la línea recta no es siempre el camino más corto”. Y será también un gobierno con muchas mujeres, no sólo porque lo exija la ley: “Es más fácil trabajar con mujeres; son más concienzudas, muy trabajadoras y cumplidoras”. Lo que no es óbice para que uno de los pasajes de una de sus óperas favoritas, Rigoletto de Verdi, diga “la dona e mobile qual piuma al vento”. Además, le gusta todo lo de Verdi y todo lo de Mozart, en particular Figaro y Don Giovanni, que curiosamente trascurren en Sevilla. 

En materia musical es más clásico que moderno. Le gusta Moustaki, de sus años mozos, y siempre ha sido seguidor de los Beatles, pero más ahora, que necesita una pequeña ayuda de sus amigos.

Rumores de crisis de Gobierno

Ignacio Martínez | 4 de abril de 2009 a las 20:12

 

Frente al optimismo patológico del presidente del Gobierno, el Banco de España ha pronosticado que la recuperación económica no llegará hasta 2011. El año que viene habrá 4,5 millones de parados en España, casi un 20% de la población activa, una cifra similar a la que aventuraba hace unos meses el comisario europeo encargado de los Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia. Calculen que en Andalucía hay ahora un 8% más de parados sobre su PIB que en la media nacional. Lo que de mantenerse representaría un porcentaje de paro en Andalucía cercano al 30%. Un panorama desolador. El pasado lunes, en los Desayunos de TVE coincidí con el secretario general de la UGT Cándido Méndez, buen amigo de Zapatero, y le oí decir que hay “atonía en el Gobierno”. La crisis está servida.

Tanto, que se han disparado los rumores sobre una crisis de Gobierno, que de camino podría afectar a Andalucía. El Optimista ha convocado a los parlamentarios socialistas el martes de Pascua, 14 de abril, aniversario de la proclamación de la II República. Se piensa que Zapatero hará crisis entre el Martes Santo, a su vuelta de Estambul de la reunión de la Alianza de las Civilizaciones, y el lunes de Pascua, un día antes del pleno de los diputados y senadores del PSOE.

Los rumores son gratuitos y alguno parece imposible: por ejemplo nombrar a Manuel Chaves vicepresidente del Gobierno en sustitución de María Teresa Fernández de la Vega. Algo que no encaja con el deseo del PSOE andaluz de mantener a Chaves como candidato del partido en 2012. Según ese rumor, Griñán sustutiría a Chaves. Aunque este no es el único runrún que afecta al vicepresidente económico de la Junta; José Antonio Griñán también suena como sustituto de Solbes en radio macuto. Y Solbes, por supuesto, es fijo en las quinielas de salida. La Semana Santa puede ser una doble semana de pasión para algunos.

La guerra ha terminado

Ignacio Martínez | 1 de abril de 2009 a las 6:35

Cuando yo era niño, el 1 de abril era el día de la Victoria, con uve mayúscula. Había paradas militares y los informativos de radio y televisión, todos en manos de la Dictadura, nos recordaban que Franco escribió en 1939 aquella frase para la eternidad: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado”. Después de 32 meses y medio de guerra, empezó una dictadura de 36 años y medio, que en particular en sus inicios se basó en el rencor de los vencedores.

Hay que convenir que 33 años y medio después de la muerte del dictador, es absolutamente falsa la frase que los ultras pintaban en las tapias en el inicio de la transición: “con Franco vivíamos mejor”. Incluso con la crisis y el paro que padecemos, con Franco vivíamos peor. Este país ha cambiado por completo y disfruta de un bienestar que no conoció en su historia. Con todas sus carencias, que las hay, nunca ha habido en España un grado tan alto y generalizado de instrucción pública, de iniciativa privada, de asistencia sanitaria gratuita o de comunicaciones y transportes modernos.

Y hay un nivel tolerable de crispación política, aunque en este campo exista mucho camino por recorrer. En estos tiempos modernos tenemos una democracia y las discrepancias se dirimen de manera civilizada en las urnas. Por cierto, que hoy faltan exactamente nueve semanas y media (con perdón) para las elecciones europeas del 7 de junio y el patio está muy excitado. Es el erotismo electoral. Los laboratorios de análisis estratégico de socialistas y populares no paran de alumbrar ideas para dejar en entredicho al contrario. Espías, coches de lujo, torpezas diplomáticas, corrupción, ampliación de la ley del aborto, trajes de sastre, cajas de ahorro en apuros o a la gresca.

Pero en la precampaña de Europa se hablará poco. A pesar de que, desde 1986, la UE ha metido en España 100.000 millones de euros de saldo neto. Y en Andalucía 60.000 millones de euros brutos por todos los conceptos. Nuestra pertenencia a este club ha permitido la apertura comercial, tecnológica y cultural del país y lo que el profesor Ferraro llama la excusa europeísta: se ha hecho rápidamente una profunda reforma social, económica y política, con el argumento de que había que adaptarse a los países democráticos de nuestro entorno, que de otra manera habría tardado una eternidad. El euro nos ha dado estabilidad, pero con tipos de interés casi negativos y sin restricciones en el endeudamiento externo, empresas y particulares han conseguido deber al extranjero más del 100% del PIB nacional.

En campaña las situaciones escabrosas serán menos interesantes que las relaciones entre Kim Bassinger y Mickey Rourke en la película Nueve semanas y media. De manera pacífica, quedan batallas interesantes que librar para conseguir un futuro mejor. Definitivamente, la guerra ha terminado.

La construcción es una parte de la solución

Ignacio Martínez | 27 de marzo de 2009 a las 10:50

Gana enteros la teoría de que en Andalucía no saldremos de la crisis sin la construcción. Y quienes lo dicen hablan de la crisis local, la derivada de una insostenible dependencia de la construcción y del consumo interno. Ambos factores fomentados por unos créditos tan baratos que valían menos que la inflación. Nos hemos comprado casas y objetos de consumo que, sencillamente, no podíamos pagar. El endeudamiento privado español supera el 100% del producto bruto nacional. Esta es la foto.

La ventaja de la construcción es que puede generar empleo de manera rápida. El inconveniente es que se trata de un empleo muy poco cualificado. Con estos datos sobre la mesa, el presidente de Cajasol repitió el martes en el Foro Nueva Economía de Madrid algo que ya dijo el año pasado: que sería un error garrafal que las entidades financieras protagonizaran una huida desordenada de las actividades relacionadas con la vivienda. “La actividad económica ligada al mercado de la vivienda tiene todavía mucho recorrido por delante en España”, dijo Antonio Pulido. Frase que es continuación de otra pronunciada hace dos semanas en Sevilla por Felipe González, en un foro de la CEA. “Manolo, pon las grúas”, comentó el ex presidente dirigiéndose al presidente Chaves.

Quienes saben de esto comentan que no se puede prescindir de la primera fuente de generación de empleo en Andalucía, sin nada que lo sustituya. En la sierra de Málaga, en la vega de Sevilla y en tantos sitios de Andalucía se está formando un ejército de parados que no sabe hacer otra cosa que poner ladrillos. El modelo especulativo en el sector de la vivienda estará agotado y habrá que reformarlo. Coincidiendo con la afirmación de Pulido, algunos grandes bancos han iniciado una agresiva campaña anunciando hipotecas por el 100%, para dar salida al parque de viviendas. Algo se mueve. Eso sí, hay que deshacerse de un excedente de millón y medio de viviendas disponibles en el mercado. El asunto es adecuarlas de precio. Pinchar la burbuja de verdad.

Luego está la licitación pública. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha pisado el acelerador y está manteniendo las cotas de inversión en los 19.000 millones de euros de 2008, aunque el sector le reclama que suba otros 10.000 millones. Pero los ayuntamientos han desaparecido del mapa y algunas comunidades autónomas también, en particular Madrid, Cataluña y Valencia. También, por cierto, el Ministerio de Medio Ambiente, que se ha borrado como ministerio y como inversor. Andalucía está entre las regiones que no sólo no ha bajado la licitación pública, sino que la ha subido este año, según fuentes del sector constructor. Y en vivienda, Pulido señala campos a desarrollar: las de protección oficial, el alquiler, la hipoteca inversa, la rehabilitación o los edificios públicos de interés cultural, entre muchas otras iniciativas. En todo caso, se instala en el inconsciente colectivo la idea de que la construcción ha formado parte del problema, pero que inevitablemente tiene que ser parte de la solución.

Quedan dos años y medio de vacas flacas

Ignacio Martínez | 22 de febrero de 2009 a las 12:19

Un grupo de 317 expertos y empresarios consultados por Price Waterhouse Coopers para su informe trimestral de coyuntura, que realiza esta consultora y auditora desde 1999, retrasan la recuperación de la economía española hasta 2011. Los expertos consideran que la recuperación se producirá en el segundo semestre de 2011, según recoge el informe de ‘consenso económico’ correspondiente al primer trimestre de 2009. Según este informe, la mayoría de los expertos piensa que pasaran más de dos años para que el PIB español recupere un crecimiento vigoroso, del 2 por ciento, nivel en el que la economía ya generará empleo neto.

El crecimiento de 2008 fue del 1,2 gracias a la primera mitad del año. Se prevé una caída del 2,3 por ciento este año y del 1,2 por ciento en 2010. Además, tres de cada cuatro encuestados cree que la economía acelerará su caída en los próximos seis meses, nueve de cada diez piensa que las empresas mantendrán o reducirán su plantilla durante este año y más de dos tercios sostiene que las compañías no volverán a crear puestos de trabajo hasta 2011.

Respecto a los precios, los expertos consideran que no hay peligro de deflación en 2009 y piensan que el IPC seguirá descendiendo durante estos meses y se situará en tasas negativas en torno a junio, pero creen que posteriormente subirá hasta alcanzar el 1,1 por ciento a final de año. Asimismo, una gran mayoría cree que el Banco Central Europeo recortará al menos medio punto los tipos de interés de aquí a junio, con lo que se quedarían en el 1,5 por ciento o por debajo de esa cota.

Además, el 75 por ciento piensa que es urgente cambiar el modelo energético en España y critica la falta de incentivos para las empresas productoras y los consumidores. El 61 por ciento muestra su beneplácito al apoyo público que reciben las compañías de energías renovables, pero el 65 por ciento apunta que no serán viables sin subvenciones y que falta mucho para que lo sean. Al menos tres de cada cuatro expertos consultados piensa que España debería defender el incremento del peso de la energía nuclear en la producción energética nacional.

Total, quedan dos años y medio de vacas flacas en España. Quiza algo más en Andalucía, añado de mi cosecha. Pero ya queda menos.

Mala situación, peores perspectivas

Ignacio Martínez | 25 de enero de 2009 a las 11:16

 

Los datos del paro andaluces recién publicados en la Encuesta de Población Activa no es que sean malos, es que son peores que cualquier pronóstico pesimista hecho hace pocas semanas. Es así en todo el mundo, pero se trata de un flaco consuelo. Porque no es cierto que haya sólo una crisis económica mundial. Es un sambenito que repiten los responsables políticos de los gobiernos nacional y regional. Hay otras dos crisis superpuestas a la financiera internacional: la crisis española, del país que vivía muy por encima de sus posibilidades y que debe a prestatarios extranjeros el equivalente al 100% de su PIB. Y la especifica andaluza, la región cuyos gobernantes presumían que una política económica y un modelo de desarrollo que conseguía el milagro de hacer crecer su producto bruto por encima de la media nacional durante quince años consecutivos. No había tal milagro. Se trataba de crecimiento especulativo basado en un sector como la construcción que aportaba poca innovación y productividad. Pinchada la construcción, desaparecido el milagro. Las dos provincias andaluzas que más paro tienen sobre su población activa en este momento son las que más han crecido en los últimos tiempos: Almería, con un 25%, y Málaga, con un 23,6%. Ya no hay sector locomotora, ni provincias locomotoras.

Los datos nacionales son malos, con el 13,9% de paro, y una cifra absoluta que este año llegará a los cuatro millones de personas. Pero los andaluces rompen a la baja una constante según la cual el porcentaje regional de desempleo era un 7% más que la media española. En este caso, el 21,78% de paro andaluz supera en casi ocho puntos el porcentaje nacional. Lo que significa que vamos camino del millón de parados. La tendencia nos plantea un panorama pavoroso para 2010. Un año en el que la Unión Europea prevé que la tasa española de desempleo llegue al 19%. La operación es sencilla: 19+8=27. ¿Vamos camino de un 27% de paro en Andalucía? Choca esta realidad con los piadosos presupuestos que el Gobierno andaluz hizo aprobar por su mayoría en el Parlamento regional hace menos de un mes. Es elogiable que el presidente Chaves reconociera en la Cámara esta semana que se equivocaron a la hora de hacer las cuentas. Sería estupendo saber por qué el Gobierno catalán, con un presidente y un consejero de Hacienda de su mismo partido, ya preveía una recesión en Cataluña para 2009, mientras que sus homólogos nacionales y andaluces se dieron a la alegría de decir que el PIB iba a crecer un 1%.

Así que los gobernantes regionales deben dejarse de paños calientes, y de cortinas de humo con la crisis internacional. La burbuja inmobiliaria andaluza habría estallado con y sin debacle económica mundial. No es una mala idea un pacto regional con fuerzas políticas y sociales para elaborar un modelo de desarrollo regional, que no sea tan especulativo y tan frágil como el que nos ha llevado al milagro recién fenecido. En el que nuestros olivareros industrialicen su propio aceite y lo comercialicen en los mercados mundiales, en vez de vender el 80% a granel, para que Italia se quede con el valor añadido y el prestigio. En el que las frutas y hortalizas, que suponen la mitad de la producción final agraria andaluza, estén mejor atendidas por la ayudas comunitarias. En el que la industria clásica, eficiente y exportadora, cuente con un apoyo decidido. En el que se cuide el territorio y el medio ambiente, porque los turistas cada vez exigirán mejores entornos… Sigan ustedes mismos añadiendo conceptos hasta alcanzar un modelo.

Un modelo del que carecen los socialistas en el poder y del que carece el PP, que tiene la obligación de hacer que la alternancia sea posible. Javier Arenas lo que presenta es el anuncio de una manifestación contra la crisis. Pero no necesitamos autobuses, bocadillos y ruido, sino una alterativa.