Archivos para el tag ‘Pimentel’

Derecho de admisión

Ignacio Martínez | 19 de junio de 2011 a las 9:27

Cuando en 2004 Manuel Pimentel fundó el Foro Andaluz, en vísperas de las elecciones autonómicas, se empeñó en que una organización de nuevo tipo debería ser abierta y casi asamblearia, frente al asfixiante control de los aparatos sobre lo que se hace, se decide y hasta se piensa en el interior de las fuerzas políticas clásicas. La idea era noble, pero poco práctica. Se metieron en el Foro muchos andalucistas moderados, de buena fe, que añoraban la existencia de algo nuevo, pujante. Pero, de camino, se colaron personajes descarriados, rebotados de otros partidos, cuando no expulsados por corrupción. Eso frenó el impulso de su fundador y la aventura quedó en nada.

A los jóvenes indignados les ha pasado algo parecido. Si no está reservado el derecho de admisión, y el movimiento asambleario no controla a quién tiene en sus filas, basta un pequeño grupo de incontrolados violentos para cargarse una imagen que había levantado la simpatía ciudadana. Es difícil discutir que tenemos una democracia poco representativa, que los más débiles son los que más sufren las consecuencias de la crisis y que los causantes -los banqueros, sin ir más lejos- se han ido de rositas. Pero si el movimiento del 15 de mayo representaba un soplo de aire fresco para la sociedad española, la violencia ejercida en las puertas del Parlamento catalán el miércoles genera el sentimiento contrario.

Cualquier sana iniciativa social puede convertirse en un acto antisistema, con una argucia perversa. Y esto no sólo atañe a los proyectos alternativos. Esta semana han dimitido tres magistrados del Tribunal Constitucional, indignados por la incapacidad de PP y PSOE para ponerse de acuerdo en el Congreso para renovar cuatro puestos vacantes en la institución desde el mes de noviembre. En el Senado se acumuló un retraso de tres años. Ahora, como entonces, los populares están empeñados en colocar en el puesto a un juez que los socialistas consideran que no cumple con los requisitos de antigüedad y ecuanimidad. En el PP dicen que media una enemistad personal del portavoz del PSOE José Antonio Alonso. Ya ven, el derecho de admisión provoca comportamientos antisistema por doquier. Nadie se libra.

Las pensiones, amenazadas

Ignacio Martínez | 16 de abril de 2009 a las 11:37

Ya saben lo que se dice del monstruo del Lago Ness: todo el mundo habla de él, pero nadie lo ha visto. Las pensiones son uno de los monstruos que anidan en el lago de las tierras altas de Escocia. De manera recurrente nos dicen que no va a haber dinero para pagar las pensiones. Antes se decía que a partir de 2015. Ahora que en 2015. Muy gracioso: toda la vida pagando un porcentaje de tu salario para la pensión de jubilación y ahora te dicen que sigas trabajando. Recuerdo haber oído a dos andaluces juiciosos como Griñán y Pimentel, cuando fueron ministros de Trabajo, que no se debería consentir a empresas con beneficios hacer jubilaciones anticipadas con cargo al erario público. No se deberían consentir, pero se consienten todavía. Ayer el gobernador del Banco de España advirtió que se acabará el dinero para las pensiones si no se hacen reformas y que habría que retrasar la edad de jubilación. Hoy, en Los desayunos de TVE, el ministro de Fomento y número 2 del PSOE, José Blanco, ha dicho a preguntas de Pepa Bueno que a los 65 años se está estupendo para trabajar. Muy gracioso, porque lo que faltan no son trabajadores, lo que falta es trabajo, actividad económica. Además de la crisis y el paro, ahora nos amenazan con quedarnos sin la pensión. Y encima, en Andalucía tenemos un nublado de primavera feísimo y ventoso. Como si estuviésemos en la fría y húmeda Escocia.

Esperanza tira la toalla

Ignacio Martínez | 21 de abril de 2008 a las 18:04

Esperanza Aguirre y Camps

Esperanza Aguirre ha dicho que no tiene intención de presentarse a la presidencia del PP, después de que en los últimos días barones de todos los territorios hayan advertido a los suyos contra toda tentación de apoyar las aspiraciones de la presidenta de Madrid. Es una pena que el margen para la democracia interna en los partidos sea tan estrecho.

El sábado, en Elche, los presidentes del PP en Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía escenificaron su apoyo incondicional a Rajoy. Allí, Javier Arenas dijo que él no necesita decir si es liberal, demócratacristiano o socialdemócrata, que le basta con decir “soy del PP”. En el mismo mitin, Rajoy abandonó el modo gallego de contestar con desdén y sarcasmo a Esperanza Aguirre y empleó un tono más siciliano: “Si alguien quiere irse al partido liberal o al conservador, que se vaya”. Mariano le señaló una puerta a Esperanza que hoy ha cerrado ella misma. Pero no se confundan, esta pelea no es sólo una lucha por el poder: en el PP hay una crisis de identidad.

Resulta interesante este debate sobre su ideología, que se ha solapado a la pugna por el liderazgo del PP que se libra desde que se produjo el 9 de marzo la segunda victoria de Zapatero. Para esta Legislatura, Rajoy y Arenas quieren moderar su estrategia tanto en la política nacional como en la andaluza, mientras la presidenta de Madrid y los grandes tenores mediáticos de la derecha prefieren una oposición más dura que la de los últimos cuatro años. Aquí no sólo se posicionan periodistas: la cúpula empresarial española, en donde Aguirre goza de buenas simpatías, prefiere en este momento la prudencia de Rajoy, porque entienden que al Gobierno hay que ayudarle a gestionar la crisis económica.

La coyuntura pone de manifiesto que el PP es el partido con la ideología más ancha de Europa. Hay países con cinco grupos en su parlamento, que ocupan el espacio que en España se definiría con un “soy del PP”. A los conservadores, liberales, democratacristianos y socialdemócratas, citados por Rajoy, hay que añadir la extrema derecha y hasta los neocon ultraliberales. Todas esas familias conviven en el Partido Popular. Socialdemócratas ya hubo en UCD y en el PP habrá pocos, pero los hay: por poner un ejemplo cercano, me parece que Amalia Gómez está a la izquierda de José Bono. O, dicho de otro modo, que Bono está a la derecha de Manuel Pimentel o Amalia Gómez. En todo caso, cinco familias tan diversas, son muchas para mantener la cohesión de una maquinaria de poder y de empleo.

Liberal es un término difícil de explicar. En la Francia del XVIII, los enciclopedistas que defendían al individuo, la razón y la ciencia, fueron un modelo para la burguesía liberal. En España, los liberales del XIX eran revolucionarios que propugnaban libertad e igualdad. En Estados Unidos en el XX, liberal ha sido sinónimo de peligroso izquierdista. En fin, hoy día las democracias europeas son liberales: todos los partidos respetan la iniciativa privada y la libertad individual y social. En vez de indicar a Aguirre dónde está la salida, Rajoy podría haber rebajado las firmas de compromisarios, para facilitar su candidatura. Habríamos visto un partido apasionante y competido. Habría sido un gesto muy liberal. Hoy, tras su encuentro con el presidente valenciano Francisco Camps, Esperanza ha tirado la toalla.

(En la imagen de Chema Moya/Efe, Esperanza Aguire y Francisco Camps ensayan unas sonrisas forzadas monísimas)