Archivos para el tag ‘PNV’

Bipartidismo desvencijado

Ignacio Martínez | 23 de octubre de 2012 a las 21:10

Suenan tambores de guerra en el PSOE. El perfecto bipartidismo español se está desvencijando por el flanco izquierdo a inusitada velocidad. Con un resultado que no ofrece tranquilidad: fragmentación, radicalidad, auge independentista. El hundimiento electoral de los socialistas en Galicia y el País Vasco ha puesto nerviosa a la tropa. Odón Elorza, ex alcalde de San Sebastián, pide una catarsis. El diccionario dice que eso significa purificación, eliminación, expulsión. La ex ministra Trujillo precisa el objetivo. Espera la dimisión de Rubalcaba.
Adelantándose a la debacle electoral, el PSOE andaluz ya organizó un acto hace una semana en Sevilla con el jefe de los socialistas valencianos, Ximo Puig, para mandarle un recado al secretario federal: hace falta una oposición más profunda, con más ritmo y con una respuesta más ágil a los problemas. Total, que dos de las federaciones con más porte en el partido estaban suspendiendo a Rubalcaba antes de que las urnas lanzaran su veredicto.
El descrédito socialista es muy superior al deterioro del Gobierno. Y además no encuentra resistencia en su bajada. Griñán y su joven guardia pretoriana pretenden marcar el paso a la desorientada familia socialdemócrata española. Han lanzado la idea de un Estado federal, como si fuese el bálsamo de Fierabrás. Pero el asunto central no es cómo de federal sea del Estado, sino cómo de asimétrica resulte su configuración y financiación. Entretanto, el resultado vasco debilita en extremo la idea de Rubalcaba de que Patxi López pudiese sustituirle en el próximo cartel electoral. Y en sentido contrario, Griñán ha aumentado sus posibilidades después de la noche de ayer.
Por lo demás, las elecciones del domingo nos dejan un triunfo personal muy claro de Feijóo en Galicia, que ha evitado coincidir con Rajoy en los mítines y ha soslayado las siglas de su partido. Los liderazgos han sido rentables en la cita gallega, porque el otro triunfador, Beiras, sin dinero ni publicidad institucional, ha sacado nueve diputados. A quienes atribuyen las penalidades del PA a la falta de medios hay que recordarles que una idea y un líder son más importantes. En Euskadi han triunfado las marcas. El PNV sólo pierde 16.000 votos con la irrupción de Bildu y saca tantos diputados como PSOE y PP juntos. Es un partido menos conservador que los populares, menos izquierdista que los socialistas, menos radical en su soberanismo que batasunos y amigos. Está en el centro del patio y tiene toda la experiencia en el manejo del Gobierno vasco. Y Bildu es ya una marca registrada, con una cuarta parte de los votos vascos. Nada menos. Será una buena noticia si se acaban creyendo que la democracia es el camino. Pero todavía les falta mucho trecho que andar.
Mario Conde ha fracasado en su enésimo intento de blanquear su historial con un proyecto político. Con 15.700 votos y el 1,1% del electorado naufraga otro propósito de crear un partido a la derecha del PP. De momento el populismo gana enteros sólo por el flanco izquierdo del extinto bipartidismo.

Etiquetas: , , ,

Andalucía, como Teruel

Ignacio Martínez | 24 de diciembre de 2011 a las 14:09

Uno se puede quedar con lo que quiera de estos debates de investidura. Históricos. De hecho, sólo ha habido seis presidentes de Gobierno en España desde las primeras elecciones democráticas de 1977. Si prescindimos del efímero Calvo Sotelo, que no había sido candidato, caben a casi siete años, que no está mal; es un buen signo de estabilidad. Pero me quedo con dos detalles del debate. Que el portavoz de Amaiur se llame Antigüedad es toda una paradoja. El último terrorismo de Europa, aún no disuelto, tiene unos amigos políticos con una fuerte base social. Tanta, que tienen siete diputados en el Congreso, que este cronista vería justo que formasen grupo parlamentario. Celebro que Antigüedad diga que el abandono de la violencia es irreversible y que no han venido al Congreso a pedir la independencia. Pero eso sí, su empecinamiento en el conflicto político se ha quedado un poco antiguo; un par de siglos…

La otra cosa que me llama la atención es que ayer en la Carrera de San Jerónimo se ha levantado un diputado del Bloque para pedir que se aceleren las obras del AVE a Galicia. Un asturiano del Foro describió las reivindicaciones del principado sobre fondos mineros, sector naval o industria siderometalúrgica. Un vasco del PNV demandó una interlocución privilegiada con Euskadi en materia de I+D+i y política industrial. Un navarro de UPN reclamó el mantenimiento del statu quo foral. Un catalán de CiU, que pretendía un pacto fiscal semejante al vasco y al navarro, porque dice que España empobrece a Cataluña. Un valenciano de Compromís que denunció la corrupción de su gobierno autónomo. Una canaria de CC que reclamó la prórroga de la bonificación de las tasas aéreas, la reforma del régimen fiscal de las islas y la anulación  del veto del Parlamento Europeo al acuerdo de Pesca con Marruecos.

Tantos y tan variados portavoces regionales hacen que ya haya tantas regiones con voz en el Congreso como sin ella. Entre otros, ha vuelto la Chunta. Y el aragonés que ocupa el puesto que en su día tuvo Labordeta ¡habló ayer de Teruel!, que hasta ahora era el paradigma del territorio transparente, inexistente. Para demostrarlo, alguien con muy buen tino se inventó el eslogan de Teruel también existe. Bien, pues servidor reclama desde aquí, que Andalucía también existe y nadie la ha mencionado en este debate de investidura. También hay aquí una tasa de paro muy superior a la media nacional, la amenaza de un fuerte retroceso en las ayudas de la PAC, angustia ante la pérdida del caladero marroquí, y mil otros problemas, sin nadie que los airee.

Todo eso estuvo ausente en el debate. Este festival de regiones defendiendo sus intereses produce una España de dos velocidades: con y sin representación en el Congreso, que es un altavoz imprescindible. Y Andalucía está en la misma posición teórica de Teruel. 

El perjuicio de la duda

Ignacio Martínez | 4 de mayo de 2011 a las 9:38

Es difícil ponerse en la cabeza de un terrorista. Un asesino múltiple, fanático de alguna causa que pudo ser noble en su origen, que no conoce siquiera a su víctima. Pero no duda en matar, torturar, secuestrar, extorsionar, amenazar. Los terroristas no son personas normales por muchos motivos, pero uno de los más inquietantes es que no dudan nunca. Están en posesión de la verdad absoluta. Sin asomo de duda, Ben Laden mató a tres mil personas en Nueva York en 2001, a doscientas en Bali en 2002 y en Madrid en 2004, a cincuenta en Londres en 2005. Seguro que el líder de Al Qaeda no sintió remordimiento alguno. Al contrario, satisfacción; felicidad incluso.

Los seres humanos normales sí dudan. Entre la cabeza y el corazón, los escrúpulos les provocan malos ratos. Por ejemplo a Llamazares, contrariado por la expeditiva ejecución de Ben Laden. Esta es una práctica rechazable que Israel gasta con los dirigentes de Hamas que localiza: tiran bombas contra sus viviendas y matan a todos los vecinos, mujeres y niños incluidos. El dirigente de IU habla del derecho internacional humanitario. La conciencia nos dicta el camino más recto, aunque el sentido práctico nos diga que en este caso los americanos han hecho muy bien el asalto, muerte y eliminación del cadáver. No parece una injusticia.

Entre la cabeza y el corazón se debaten los políticos españoles sobre la presencia de los antiguos seguidores de ETA en las elecciones. No es un asunto fácil; por eso ha producido un ajustado resultado de nueve a siete en las votaciones del Tribunal Supremo. Todavía ayer el lehendakari López ha dicho que no cree que EA o Alternatiba sean instrumentos de la banda terrorista vasca. Es un acto de fe. Lo cierto es que han facilitado la presentación electoral de quienes hasta hace poco sentían satisfacción, felicidad incluso, ante los crímenes etarras.

Nadie tiene la certeza de que sea sincera la voluntad de luchar por sus ideas por la vía democrática y tampoco nadie está seguro de que no nos vayan a engañar como cuando se presentaron como ANV o Partido Comunista de las Tierras Vascas. Y entre quienes dudan está Urkullu, presidente del PNV, que hace una semana advirtió a la llamada izquierda abertzale que como ande con engaños la sociedad vasca les va a pasar por encima. Urkullu en realidad le pedía al Gobierno, a la oposición, a una clara mayoría de la sociedad española, que creyeran en una buena voluntad del entorno de ETA de la que él mismo no está seguro.

Demasiado para quienes en el último medio siglo han sido testigos de la matanza de mil personas. Los asesinos múltiples, fanáticos de una causa que dejó de ser noble por su actuación, tendrán que entregar las armas y disolverse si pretenden que sus amigos sean aceptados entre los demócratas. De momento padecen el perjuicio de la duda. Le hemos dicho adiós a Ben Laden, pero todavía no a ETA.

Etiquetas: , , , , , ,

El revolcón de Cajasur

Ignacio Martínez | 17 de julio de 2010 a las 12:30

Un escalofrío recorrió ayer la plana mayor del socialismo andaluz. Las huestes de Griñán se encuentran entre seis y diez puntos por debajo del PP en las encuestas y no están para revolcones de ninguna clase. Cajasur para los vascos, un desaire para Andalucía, fue la primera lectura, así de golpe, de propios y extraños. La Caixa se convirtió en una potencia financiera regional entre 1995 y 1996, cuando se quedó con la banca Granada Jerez, rescatada de los restos del imperio Ruiz Mateos. La BBK ha entrado en este mercado, con vocación de protagonismo andaluz, 14 años después, al hacer la mejor oferta económica por Cajasur.

La segunda reacción de muchos dirigentes socialistas fue buscar responsables en casa. Incluso de echarle la culpa al mismísimo Zapatero. Hay una constante en las últimas semanas de divorcio de la periferia con su líder máximo. Los socialistas catalanes andan irritados por la conformidad del presidente con la sentencia del Constitucional sobre el Estatut. Los socialistas vascos están muy susceptibles ante las descaradas zalamerías que se intercambiaron Zapatero y Josu Erkoreka en el Debate sobre el estado de la Nación. El temor del PSE es que el Gobierno cambie el apoyo en el Congreso de los seis diputados del PNV por asegurarles el poder en las tres diputaciones forales vascas. Y ahora le toca la sospecha al otro gran socialismo periférico, el andaluz. PNV vasco, BBK vasca. Como un mal presagio, Erkoreka empezó su discurso el pasado miércoles con una frase, Quo vadis Zapatero, a dónde vas Zapatero, dicha en el latín de los breviarios del canónigo Gómez Sierra. Más de uno se acordó ayer de la inmolación del Cabildo cordobés hace dos meses para no entregar Cajasur a Unicaja.

Con más énfasis, en muchos despachos oficiales andaluces, donde se dudó en las últimas semanas sobre si la vicepresidenta o el propio Zapatero harían algo a favor de que Cajasur conservara la bandera andaluza, se cambió ayer a la sospecha de que podrían haber realizado gestiones en favor de consolidar su mayoría en el Congreso, cuesta lo que cueste. Una perceptible grieta de desconfianza quebró la cohesión interna entre el PSOE nacional y andaluz. La tercera víctima de los recelos fue el propio Braulio Medel, presidente de Unicaja. Ha tenido tres oportunidades y ha fallado las tres veces. ¿Por qué no quiso hacer una oferta conjunta con Cajasol? Eran los comentarios más frecuentes.

Ahora aumentará de manera exponencial la presión sobre los presidentes de Unicaja y Cajasol para que hagan una fusión intensa y rápida, que permita salvar los muebles a la pequeña Sevilla del poder; o sea, a los estados mayores regionales de todos los partidos, sindicatos y patronales. Todos unidos en el afán, en la derrota y en la frustración. Buscando culpables, desesperadamente.

Cuando España importa

Ignacio Martínez | 11 de noviembre de 2009 a las 13:46

Esapaña entera parece decidida a aceptar la extorsión de un grupo de terroristas negros. Es más, España entera está dispuesta a linchar al Gobierno por no liberar a los dos piratas detenidos en Madrid y no pagar cuanto antes el rescate que pidan estos canallas. De acuerdo, está en peligro la vida de 36 personas, entre ellos 16 españoles y eso nos conmueve a todos. Pero hasta ahora el Estado español no negociaba con terroristas. Y éstos lo son: ¿qué han hecho para desbloquear el conflicto, sino aterrorizar a los familiares con la amenaza de matar a los tres marineros que se llevaron a tierra? Lo de terroristas negros, es relevante. Resulta que no son vascos, ni islamistas y por tanto nos parecen terroristas de otra categoría, con la que se puede ser más indulgente: así que a pagar, a devolver a los dos cómplices y a otra cosa. Sin embargo, la Armada hizo bien al detener a los dos piratas y el juez Garzón actuó correctamente al reclamarlos. Y es insensato culparles por cumplir con su deber. También cumple con su deber la Audiencia Nacional cuando llama a declarar a empresarios que han pagado a ETA. Un pago que muy mal visto por los mismos que aceptan que se pague a los piratas somalíes.

Otro asunto es que estos terroristas tolerados por nuestras conciencias han secuestrado un barco atunero con bandera de las Seychelles. El armador es vasco, pero el barco no es español. He leído en un periódico catalán el argumento de que las autoridades tienen que ocuparse de este asunto, porque para eso les pagamos con nuestros impuestos. No todos. El País Vasco tiene un cupo en los presupuestos de 2009 de 1.263 millones de euros, que es todo lo que le liquida Euskadi a la Hacienda nacional. Insuficiente. Este privilegio fiscal permite al País Vasco no contribuir a la solidaridad con regiones menos favorecidas y conseguir un saldo positivo del erario público español. Asunto, dicho sea de paso, que cuenta con el apoyo de todo el arco parlamentario vasco, del PNV al PP, pasando por el PSOE. Pero cuando hay un problema, aquí está España, la diplomacia nacional, que hay que pagar, o el Ejército español, que cuesta un dinero a los contribuyentes del régimen general.

Son días de poco fervor nacionalista. Según y dónde. El Parlamento catalán se ha gastado mil euros en un servicio de interpretación del castellano al catalán y viceversa para atender la visita de una delegación nicaragüense. Pero cuando hablaron los invitados latinoamericanos nadie utilizó los auriculares para enterarse de lo que decían. Me recuerda a Heribert Barrera, patriarca de Esquerra Republicana de Cataluña, que cuando estuvo en el Parlamento Europeo en los 90 nunca utilizó el castellano: hablaba siempre en un inglés tan macarrónico que un día un eurodiputado británico le imploró que hablara en español para que le pudieran entender. Así es la vida.

Zapatero y Rajoy, en la cara oscura de la Luna

Ignacio Martínez | 5 de octubre de 2009 a las 9:00

 

En su viaje interplanetario, Zapatero ha entrado en la cara oscura de la Luna. Dos encuestas publicadas ayer por La Vanguardia y El País le daban claro perdedor si las elecciones generales se celebrasen ahora. Las muestras se parecen como dos gotas de agua. El periódico catalán establece el vuelco electoral en escaños: se pasaría de los 169 diputados socialistas y 154 populares actuales a 169 del PP y 151 para el PSOE. En porcentajes, ambos coinciden en que la candidatura de Rajoy ganaría dos puntos y medio respecto a las elecciones de marzo de 2008 y la de Zapatero bajaría seis. Los catalanes de CiU y los vascos del PNV también pierden confianza entre los electores. Y los más beneficiados son Izquierda Unida y UPyD, que sumarían un 10% entre los dos.

Entre los ministros, sólo aprueba Alfredo Pérez Rubalcaba y Aído es el farolillo rojo, suspendida hasta por los votantes socialistas. Dos de cada tres consultados desaprueban la gestión de la crisis que realiza el Gobierno y un porcentaje similar cree que el PP ni ayuda ni hace propuestas concretas para salir de esta situación. Una aplastante mayoría opina que la subida de impuestos es perjudicial para la recuperación económica y que la pagarán los trabajadores y las clases medias. Por otro lado, un 65% piensa que Rajoy no actúa correctamente ante las acusaciones de corrupción a su partido.

El resultado de estas encuestas confirma el diagnóstico de que el país está falto de liderazgo en los dos campos políticos principales. Además, ninguno de los máximos dirigentes de los dos grandes partidos se muestra diestro en la navegación con el viento en contra. Zapatero intentará que pase el temporal antes de arriesgarse a convocar elecciones. El calendario previsto empieza con las catalanas en 2010, seguidas de las municipales de 2011 y las generales y andaluzas en 2012. Si la figura de Zapatero continúa degradándose nos podemos encontrar con que el PSOE andaluz se atreve a convocar unas elecciones regionales en solitario, algo que sólo se ha producido dos veces desde el inicio de la autonomía en 1982. Lo haría por su interés, pero sería una buena ocasión, treinta años después, para hacer un balance de la realidad andaluza y su futuro sin la contaminación del debate nacional, como ha sido la norma durante los 18 años de mandato de Manuel Chaves. Pero esa ya es otra historia.

De momento lo que sabemos es que los populares le sacan cuatro puntos a los socialistas, uno más que en las elecciones europeas de junio. Hoy día, sólo uno de cada cuatro españoles confía en el presidente del Gobierno; pero el jefe de la oposición está aún peor en aceptación personal, con el respaldo de uno de cada cinco ciudadanos. Rajoy parece acompañar a Zapatero en el módulo lunar.

País Vasco: Si cambia el capitán (del barco pirata) debe cambiar el loro

Ignacio Martínez | 23 de junio de 2009 a las 14:46

Me ha encantado el artículo de hoy de Patxo Unzueta en El País. Sostiene la teoría, atribuida a Mario Onaindía, de que si cambia el capitán, debe cambiar el loro que le susurra al oído. Es decir, que si cambia el lehendakari, debe cambiar el guionista de sus discursos, su consejero, su asesor. Es el caso, sin duda con Patxi López y su brillante y vibrante discurso del otro día, considerado cínicamente por el PNV como “demasiado épico”. Unzueta añade que sus asesores mejoraron a Ardanza y los suyos empeoraron a Ibarretxe. En fin, es un análisis de la situación en el País Vasco que vale la pena leer. Se llama Tener o no tener y esta es su transcripción íntegra:

 

Casi tan importante como tener un buen lehendakari es que el lehendakari tenga un buen guionista. Mejor dicho: un buen lehendakari es aquel que sabe elegir bien a su guionista. Mario Onaindía, de cuyo fallecimiento se cumplen seis años este verano, lo decía de otra manera: de poco vale cambiar de capitán (del barco pirata) si no se cambia de loro: el que lleva colgado del hombro y le va susurrando lo que tiene que hacer y decir. Visto desde el otro lado significa que para que el cambio de capitán, o de lehendakari, se note, lo primero es cambiar de loro, guionista, asesor.

Así como sus asesores mejoraron a Ardanza, los suyos empeoraron a Ibarretxe: a falta de un buen guionista, sus comparecencias tras los atentados de ETA fueron casi siempre poco convincentes. Pero no por la mayor o menor contundencia en las palabras, sino por su manifiesta dificultad para condenar sin reclamar al mismo tiempo algo de su interés. “¡Cuánto daño hace ETA a las posiciones legítimas de una parte muy importante de la sociedad vasca que queremos profundizar (…) en nuestra identidad como pueblo!”, dijo en su comparecencia tras el anterior asesinato de un miembro de las Fuerzas de Seguridad del Estado, el guardia civil Juan Manuel Piñuel, en mayo de 2008. Como conclusión pidió acuerdos para acabar con la violencia, lograr la paz y “poder decidir nuestro futuro”. Esto último, el derecho a decidir, autorización para su famosa consulta, era lo que iba a solicitar seis días después a Zapatero en La Moncloa.

Patxi López se la jugó en los primeros momentos tras el asesinato de Eduardo Puelles. Alguien, tal vez él mismo, o una persona elegida por él para ocasiones como ésta, escribió en un papel que el asesinado era “uno de los nuestros”, y todas las ulteriores iniciativas -de la declaración del Parlamento y la convocatoria de la manifestación al discurso desde las escalinatas del ayuntamiento de Bilbao- colgaron de esas cuatro palabras de reconocimiento nunca antes salidas de la boca de un lehendakari. Un discurso nada sectario y que tuvo un aire de sinceridad que emocionó a muchas personas; y que ha sido considerado por muchísimas más una prueba de que las cosas están cambiando de verdad.

Una consecuencia de lo ocurrido desde el viernes es que el debate sobre si fue acertada o no la decisión de Patxi López de gobernar mediante un pacto de legislatura con el PP se plantea ahora de manera diferente. Una encuesta del CIS recientemente publicada (aunque realizada hace dos meses) concluía que la mayoría deseaba en esas fechas un Gobierno PNV-PSE. Dicen los críticos de López que con la mitad de la población (45,5%) que se declara nacionalista y otra mitad (45,6%) que dice no serlo, la única posibilidad de recoger la pluralidad identitaria sería un Gobierno transversal PNV-PSE.

Sin embargo, pocos dudan de que si ésa hubiera sido la fórmula adoptada no habría habido el cambio de actitud ante ETA y sus víctimas visible estos días. Y ese cambio era una necesidad, incluso para que el PNV salga del laberinto en que le ha metido Ibarretxe. La pluralidad no necesariamente debe traducirse siempre en transversalidad, sino también en alternancia: que unas veces gobiernen unos, otras los otros y a veces ambos en coalición. Pero no hay democracia sin posibilidad real de alternancia, y si aparece una ocasión de alcanzarla, lo prudente es no dejarla pasar. Además, lo que se ha visto es que, sobre el problema que agobia desde hace décadas a los vascos, hay más posibilidad de entendimiento entre el PSE y el PP vasco que entre cualquiera de ellos y el PNV.

 

 

Tenemos un sistema electoral caduco

Ignacio Martínez | 14 de junio de 2009 a las 9:49

 

Uno de los grandes acontecimientos de las elecciones del domingo pasado fue que un partido recién llegado, Unión Progreso y Democracia (UPyD), haya quedado como tercera fuerza política en 32 capitales, entre ellas Sevilla, Cádiz, Granada y Jaén. Y también en Jerez, por cierto. Ya nadie discute que el partido de Rosa Díez y Fernando Savater, despreciado en particular por los socialistas, ha conseguido votos de unos y otros. De socialistas y de populares, las dos organizaciones que se benefician del sistema electoral mayoritario implantado en España después de la dictadura, que está pidiendo a gritos una reforma. Se instauró para evitar el desgobierno, con un sinfín de partidos que impidieran la formación de mayorías claras. Pero en la práctica, salvo casos muy puntuales, se ha ido a un empobrecimiento de la pluralidad en las instituciones.

Tenemos unas restricciones excesivas que perjudican gravemente a las minorías. Por ejemplo se exige un 5% de los votos para que una candidatura pueda conseguir concejal. Después de someterse a las divisiones del sistema D’Hondt [aquí pueden ver cómo funciona con un simulador], que da toda la ventaja a los mayoritarios, al minoritario se le pone una segunda barrera. En las elecciones generales del año pasado Izquierda Unida con un millón de votos sacó dos diputados en el Congreso y el PNV seis con 300.000 votos. Los mismos 300.000 votos que le valieron a UPyD sólo un escaño. Esto se remediaría con un colegio nacional que asignara escaños a los votos que no hayan servido para sacar diputados en las provincias. IU ha hecho una propuesta similar. Medidas así fomentarían la participación. E impedirían la invocación al voto útil de los dos grandes partidos, que han tomado el territorio electoral en régimen de duopolio. Por eso PP y PSOE bloquearán siempre una modificación de la ley electoral.

Nuestro sistema electoral está muy lejos de ser un hombre, un voto. Pero, de vez en cuando, novedades como UPyD animan un crispado panorama: a pesar de la abstención y gracias al distrito único y a la ausencia de barreras porcentuales, los 300.000 ciudadanos que votaron a esta formación hace un año han pasado a 450.000. En las próximas municipales puede ser un partido bisagra importante en Andalucía. A ver si los grandes espabilan.

Adios Ibarretxe, adios

Ignacio Martínez | 5 de mayo de 2009 a las 12:28

Hoy se despide del cargo el lehendakari Juan José Ibarretxe y el PNV se retira del poder después de 30 años. Son emocionantes estas despedidas. Para todos, para los que se van, para los que llegan y para los que estamos de espectadores. Esta mañana, en su discurso como candidato, Ibarretxe ha dicho cuatro veces que el nuevo gobierno del socialista Patxi Lopez es una alternativa “frentista, débil e inestable”. Hombre don Juan José, el suyo sí que era un gobierno frentista, con los peores aliados posibles. Dispuesto a convocar un referéndum sobre el derecho a decidir de los vascos, con ETA en armas, matando gente, extorsionando a los empresarios, secuestrando, amenazando a profesores de universidad, en una clara y nítida situación de falta de libertades para una parte de la sociedad. Ha dicho esta mañana Ibarretxe que el nuevo gobierno se constituye “a espaldas de la mayoría los deseos expresados en las urnas el 1 de marzo por la mayoría de la sociedad vasca”. Pero no es así. El nuevo presidente que se elegirá esta tarde tiene el apoyo de una mayoría de diputados. Es la misma situación que tiene el PNV en la Diputación Foral de Álava. Exactamente la misma. La nuestra afortunadamente no es una democracia a la carta. El PNV no ostentaba el poder en Euskadi por la gracia de Dios.

La vida con difusor

Ignacio Martínez | 29 de marzo de 2009 a las 23:16

Resulta que ha empezado el campeonato del mundo de Fórmula 1, y ganan unos coches que son tan nuevos que no llevan ni publicidad. Los Brawn son bólidos en blanco con algo de amarillo y, sobre todo, con un difusor. Este ingenio les permite un mayor agarre, de manera que Jenson Button y Rubens Barrichello iban ayer como aviones. Nuestro Fernando Alonso nacional, quinto y gracias. Eso sí, sin difusor. Es simpático que un outsider se suba a lo alto del podio, porque ver siempre a los Ferrari y a los McLaren es muy aburrido. Así que ya en la Sexta nos venden que este va a ser el mundial más disputado de la historia.

¿Y si aplicamos el mismo concepto a la vida corriente? Zapatero se ha llevado todo el fin de semana volando mucho más que Button y Barrichello juntos: 22.000 kilómetros de ida y vuelta a Chile y 32 horas de avión, en penitencia haber anunciado que sacaba las tropas de Kosovo sin difusor. Total, para media hora de entrevista con el vicepresidente norteamericano Joe Biden, aprovechando que ambos estaban invitados a la cumbre mundial de la Red Progresista. Una reunión a la que el presidente español no pensaba ir hasta el fiasco de Kosovo. La paliza debe haber valido la pena. Dicen en Moncloa que Biden ha dicho que España es un “aliado sólido”.

La selección española de fútbol jugó el sábado regular ante Turquía y ganó por la mínima. Se conoce que sin Iniesta, jugamos sin difusor. El PNV se resiste a dejar el poder en el País Vasco y presentará a Ibarretxe de candidato, aunque sabe que no tiene los apoyos precisos. Los nacionalistas vascos están teniendo un mal perder de época, y les vemos pataleando para no ser desalojados. Muchos miles de empleos dependen de ocupar o no el palacio de Aguria Enea. El poder político es una ventaja decisiva en el campo del trabajo, una especie de difusor, como bien sabían los de CiU en Cataluña o los del PP en Galicia y saben los del PSOE en Andalucía, Extremadura o Castilla La Mancha.

La alternancia en el poder socializa concesiones, contratos, prebendas o favores varios. No es que cuando venga otro va a dejar de practicar la tradición española del enchufe. No. Es que los recomendados van a ser otros, con lo que en un tramo de dos legislaturas los beneficiarios serían el doble. Es bueno, por ejemplo, acudir con un difusor a pedir un crédito. Y más en estos tiempos. También el común de los mortales procura una recomendación para que le ayuden en una ventanilla o en una lista de espera.

En definitiva, se vive mejor con un difusor como el de los Brawn, que son coches ingleses, con motor alemán. En francés, por cierto, los enchufes tienen que ver con la mecánica. Tener un enchufe es avoir du piston, tener un pistón. O sea, que Brawn no ha inventado nada nuevo.