Archivos para el tag ‘Portugal’

Irlanda mejora, Portugal parado y Grecia a la deriva

Ignacio Martínez | 14 de octubre de 2012 a las 12:44

La impresión en las oficinas de vigilancia es que poco a poco se mete la mano en la bañera y se ve que la temperatura del agua en Irlanda mejora. Tiene menores tipos de interés que España o Italia. Sus problemas eran el financiero y el inmobiliario. Pero tiene una economía muy distinta a la de los otros países intervenidos: abierta, flexible y con gran proyección exterior en sectores punta como telecomunicaciones, servicios o tecnologías de la información. Es además el único país de habla inglesa en la zona euro y tiene una fiscalidad exageradamente benigna con las empresas extranjeras. Los problemas de Portugal son de otra índole, con una caída crónica de la productividad en los últimas décadas y un sector público bastante sobre sobredimensionado, que no tiene un papel positivo en su economía nacional y asfixia a la competencia en varios sectores. El problema del déficit no es tan agudo como en España. Su problema es la competitividad de su economía. Su coyuntura tiene luces y sombras. Lo más positivo es que suben las exportaciones y lo más negativo es que el consumo ha caído demasiado. Hay una cierta sensación en Bruselas de que la receta de los recortes ha sido más dura de lo debido y se le ha dado una prórroga de un año a su plan de ajuste y déficit casi sin pedirlo. En el Ecofín de esta semana Alemania y Finlandia estuvieron de acuerdo y nadie puso objeción alguna. El rescate tuvo un amplio apoyo político del Gobierno, la oposición y el principal sindicato, aunque ahora se hayan desatado tensiones y se haya complicado la situación en el Parlamento. Lo peor es la quiebra de los ingresos por la caída del consumo interno y el paro, que supone un problema social creciente. Grecia es el epicentro de la crisis. Reúne todos los problemas: estadísticas oficiales falsas, fraude fiscal generalizado, una deuda del 160% del PIB, no quedan capitales que evadir, un sector público hipertrofiado y un sistema de ajuste de salarios ajeno a la productividad. Se han creado nuevas agencias estadística y tributaria con ayuda exterior de la UE y países miembros. Es como si se estuviese creando un Estado de nueva planta, reformando desde el control de fronteras hasta la sanidad. Se piensa que no saldrá del marasmo antes de 10 o 15 años.

Etiquetas: , ,

Vamos detrás de Grecia

Ignacio Martínez | 30 de mayo de 2012 a las 11:55

Vamos detrás de Grecia. Detrás, en economía sumergida. Ningún otro país europeo defrauda tanto al fisco como España. Siempre superados por los griegos, por supuesto. Y este es el primer problema de nuestras cuentas públicas. Eminentes ciudadanos, conocidos banqueros, prohombres empresariales son evasores fiscales sin que se les caiga la cara de vergüenza. Pero en prima de riesgo ya vamos delante de Grecia. A ellos se les intervino cuando la rentabilidad exigida por los inversores por su bono a diez años era un 5% más alta que la deuda alemana. España ayer llegó a 515,7 puntos básicos: Grecia fue intervenida cuando llegó a 500, Portugal en 517 e Irlanda en 544. Todavía vamos detrás de dos.

El Gobierno lo fía todo a la infinita benevolencia del Banco Central Europeo. A que compre deuda española para calmar a los mercados. Pero los inversores cada vez desconfían más de la realidad de las cuentas de España, de la salud de su banca, de la verdad sobre su déficit público y del cumplimiento de los números de su presupuesto. Ayer se dijo que la exposición al ladrillo de Bankia era de 40.000 millones de euros. Hagan una regla de tres: si Bankia es el 10% del sector financiero español, el riesgo inmobiliario de los bancos españoles rondaría los 400.000 millones. También en la densa jornada del martes se supo que el déficit de la Administración General del Estado en el primer cuatrimestre fue el triple de lo que el rigor presupuestario le permitía. Todo eso genera incertidumbre entre los acreedores del país.

Y como no salen las cuentas, hay a quien se le ha ocurrido cobrarle el IBI a la Iglesia. Aquí de nuevo vamos detrás de Grecia. Allí tampoco la Iglesia ortodoxa pagaba impuestos y en España se pretende que lo haga la Iglesia católica por todos sus bienes que no cumplen una función social. No es mala idea que pisos, locales comerciales o garajes en explotación comercial paguen impuestos como todo hijo de vecino. Y siendo esta una iniciativa razonable, que no hay que desdeñar, estamos pasando por alto otras fuentes de ingresos mucho más rentables: las multinacionales. La semana pasada causó escándalo saber que Apple facturó en España 1.775 millones de euros y liquidó impuestos por valor de 2,5 millones, en vez de los casi 500 que supondría tributar al 30%. Pero no sólo Apple hace estas cosas. Lo hacen todas. La legislación europea les permite crear un entramado que les lleva a pagar impuestos en Irlanda, con un tipo teórico del 12,5%. Y con estructuras societarias que facilitan que los beneficios acaben en paraísos fiscales. Todo legal.

Todas estas cuestiones están minando Europa y recreando desconfianzas antiguas. Sin unión fiscal no habrá eurobonos. Y sin eurobonos no habrá descanso. Vamos detrás de Grecia.

Fábulas y fantasías

Ignacio Martínez | 6 de noviembre de 2011 a las 11:40

Zapatero hace mutis por el foro, ante la indiferencia colectiva. Fue uno de los dos clamorosos ausentes ayer en el supermitin de los socialistas, en Dos Hermanas. El otro ignorado es Chaves, despojado por Griñán de todas sus prerrogativas de antaño. De ésta también. Al menos le queda el consuelo de que se fue porque quiso y que colocó en su cargo a quien le dio la gana. Aunque después su sustituto, como suele pasar en la vida con todos los sustitutos a los que uno deja en su lugar, se considere con el derecho y hasta en la obligación de matar a su antecesor. La condición humana es así.

Este presidente se va a la fuerza. Pero busca consuelos, como salir indemne de la cumbre de Cannes, sin que le intervengan, como a Irlanda, Portugal y Grecia, o lo supervisen como a Italia. Y saca pecho. También podría consolarse mirando al otro lado del Atlántico, al otro líder progresista, de aquella fábula infantil de Leire Pajín, sobre el acontecimiento planetario. La figura de Obama se empequeñece con el uso. Su última peripecia es la salida de Estados Unidos de la Unesco, porque se ha admitido a Palestina como miembro de la agencia de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Esta represalia de Gulliver contra los liliputienses imita la de Reagan en 1985. El argumento de que entorpece el proceso de paz en Oriente Medio, o sea que dificulta la presión de Israel sobre los palestinos, es impropio de un Premio Nobel de la Paz. Es lo que pasa cuando se le regala a alguien una distinción que no merece. La condición humana es así.

Europa, por cierto, ha hecho ahí un papelón: Francia, España y otros nueve países, a favor; Alemania y otros cuatro, en contra, y el Reino Unido, Italia y otros ocho, neutrales. La Babel diplomática europea ha quedado en evidencia. La fantasía de una sola voz es falsa; hay 27. En Cannes se ha decidido una estrategia global para el crecimiento. Suena bien, pero es poco más que un eslogan. En la UE, sería suficiente con aumentar el presupuesto, que está en un exiguo 1% del PIB, 143.000 millones de euros. Ya verán como no lo suben. Nadie está pensando en el futuro a medio plazo, sino en salvar el pellejo ahora. La condición humana es así.

Error, humor y secesión

Ignacio Martínez | 30 de octubre de 2011 a las 14:28

Una broma desafortunada de Peces-Barba, dicha en Cádiz en un congreso de abogados, ha levantado una santa indignación en Cataluña, en donde le han dicho al ponente socialista de la Constitución de todo menos bonito. Sorprende, sin embargo, que los catalanes tengan tanta facilidad para darnos lecciones a los demás, como quien no quiere la cosa, y tan poca cintura para probar su propia medicina. Mas y Duran en el plazo de pocos días han hecho bromas muy serias sobre lo analfabetos y vagos que somos los andaluces. Porque no otra cosa son las alusiones a que no se entiende el habla de los niños sevillanos y malagueños, y que los jornaleros que cobran el PER están todo el día en el bar del pueblo, rascándose la barriga.

Peces hizo una broma que creyó intrascendente, pero no lo era, sobre los intentos de secesión de Portugal y Cataluña en 1640, y se preguntó si nos habría ido mejor con Portugal y sin Cataluña. Lo que no pasa de ser una boutade. Podría haber mezclado también la conspiración independentista de Andalucía, urdida por el duque de Medina Sidonia y el marqués de Ayamonte, que es de la misma época, y haber jugado con los tres territorios, a ver cuál descartaba.

Más inoportuna es la alusión a que esta vez no será necesario bombardear Barcelona. Un colega catalán la vincula con el general Espartero cuando dijo en 1842 que para gobernar España había que bombardear Barcelona cada cincuenta años. Peces-Barba ha pedido disculpas, sin éxito. La santa indignación no se da por satisfecha. Ataque inadmisible a la dignidad de Cataluña, enorme hijo de puta y barbaridad intolerable, es la reacción de CiU, Esquerra y el PSC ante el desliz. Poco seny y mucha impostura, como ven.

¿Este es el listón para los próximos incidentes? Esta semana, el Parlamento andaluz ha calificado de insulto al pueblo andaluz la frase de Duran sobre el PER, en un debate en el que PSOE y PP se pelearon de manera ridícula para dirimir quién defendía mejor a Andalucía. Como empecemos a echarnos en cara unos a otros los tópicos acumulados durante siglos, podemos acabar como en la antigua Yugoslavia, todos contra todos. Habría que gastar un poco más de sentido del humor. Sin ánimo de señalar, ¡es gratis!

Arde Madrid, cita en La Moncloa

Ignacio Martínez | 5 de mayo de 2010 a las 6:52

Cuando hoy se vean en La Moncloa Zapatero y Rajoy, ¿hablarán del tiempo? ¿Le dirá Mariano a José Luis que lo encuentra más delgado y ojeroso? ¿Se interesará Zapatero por la familia de su invitado? En fin, me pregunto si gastarán algunas frases de cortesía para calentar el ambiente o la combustión de la Bolsa ayer en Madrid les ahorrará ese prolegómeno. El Íbex 35 cayó en España un 5,41% en un día de números rojos para en todas las plazas europeas. Y no sólo la Bolsa, el rumor de que España iba a necesitar 280.000 millones de prestamos en un plan rescate a la griega se extendió de tal manera, que el presidente del Gobierno lo desmintió, tachándolo de locura. Bueno, veo encuestas digitales con miles de votos, en las que los españoles creen que la crisis griega nos atrapará.

En este país hay miedo y eso no es una locura. Miedo a quedarse en paro y no poder atender las necesidades familiares o las deudas contraídas. Miedo a invertir un euro en no importa qué producto financiero. Miedo a que se nos hunda el mundo maravilloso en el que vivíamos. Lamento repetirlo, pero cuando en el verano de 2007 saltó la crisis hipotecaria norteamericana que inició la gran recesión mundial, el presidente del Gobierno hizo unas declaraciones en las que decía que España jugaba la Champions de la economía mundial. ¿Recuerdan? Era la que más partidos ganaba, la que más goles metía y la menos goleada. Estaba más preparada que nunca ante una posible recesión por la fortaleza de su economía, el dinamismo de la inversión, la solvencia de las empresas, la eficiencia de su sistema financiero y la acumulación de disponibilidades de las familias.

No es extraño que un 64% de los votantes del PSOE piensen hoy que el Gobierno no ha adoptado las medidas adecuadas para hacer frente a la crisis, según se desprende de la encuesta que publicó el domingo El País. Un 71% de esos votantes socialistas creen que el presidente del Gobierno improvisa. Zapatero le inspira poca o ninguna confianza al 54% de sus seguidores electorales. Ha entrado en combustión, como la Bolsa. No es mucho mejor el estado de ánimo de la familia adversaria: un 39% de los votantes del PP piensan que su líder improvisa y un 49% le tiene poca o ninguna confianza. Ahí sí que tienen un buen tema de conversación los dos líderes que tienen cita en La Moncloa a las diez de esta mañana.

Dicen que van a hablar de Grecia y de las cajas. O sea, de crisis y finanzas. La verdad es que Zapatero y Rajoy se van a ver las caras para mandar un mensaje de tranquilidad al país, en imitación ¡siete días después! de lo que hicieron el primer ministro portugués José Sócrates y el líder de la oposición lusa Pedro Passos Coelho la semana pasada. Aquí, tarde y bajo la presión de los especuladores. Qué pena de país, la peor pareja de líderes de la democracia en el peor momento.

La conexión entre Mourinho y Benquerença

Ignacio Martínez | 21 de abril de 2010 a las 20:00

José Mourinho fue entrenador en la temporada 2001-2002 del União de Leiria, tras su paso por el Benfica y antes de entrar en el Oporto, equipo con el que ganó dos ligas portuguesas, la Copa de la UEFA y la Champions. Leiria es una localidad muy pequeña, de apenas 50.000 habitantes, muy cerca de la costa, a medio camino entre Lisboa y Oporto. Cabe pensar que allí todos se conocen, y más si son del mismo gremio. Pues bien Olegario Benquerença, el árbitro del partido de ayer entre el Inter y el Barça nació en Batalha, un pueblito situado cinco kilómetros al sur de Leiria. ¿Y a que no saben dónde vive el colegiado? En Leiria, precisamente; en donde sin duda tuvo que conocer al joven Mourinho cuando a los 37 años dirigía el equipo local. El bueno de Olegario tiene seis años menos que José. No sabemos cómo de estupenda fue su relación, lo que conocemos fue el arbitraje de Milán, que no es que fuera casero, es que fue leiriense. Cariñoso, no en balde Benquerença significa en castellano estima. Esto es lo que hay.

¡Viva España!

Ignacio Martínez | 11 de abril de 2010 a las 9:40

Los vecinos de Valença do Minho, de 15.000 habitantes en el norte de Portugal, gritan ¡viva España! a diario porque el Gobierno ha cerrado el servicio de urgencias de su centro de salud y tienen que cruzar el puente sobre el Miño que les separa de Tui en Galicia para ser atendidos. También enarbolan banderas españolas. Su ingeniosa protesta ha incomodado al primer ministro Sócrates, pero resulta superflua. Tui y Valença son una misma entidad separada por el Miño y unida por un puente. Las urgencias pueden estar en Tui, de la misma manera que los tudenses van a la piscina y se aprovisionan de café o bacalao en Valença, y los valencianos estudian en el conservatorio de Tui o hacen la compra en sus supermercados. Eso es Europa.

En el ámbito regional siempre ha costado la misma vida poner de acuerdo a tres pueblos andaluces vecinos para que uno albergue un polideportivo, otro un centro de salud y el tercero un teatro: todos reclaman las tres cosas. El localismo y el populismo son los peores males de nuestro tiempo. ¿Con esos mimbres se puede construir una región? El profesor Domínguez Ortiz estableció que gaditanos, sevillanos, granaínos o cordobeses eran muy de su patria chica y muy españoles, pero no ejercían su condición de andaluces. Ésta es una de las razones por las que no ha triunfado un partido nacionalista: Andalucía no existe, porque no existen los andaluces, sino los malagueños, onubenses, almerienses o jiennenses, que no encuentran ventajas a la cohesión regional. Más bien la estima local se consolida en la pugna territorial, como pudo verse ayer con las peleas previas al partido Málaga-Sevilla. 

Es un hecho admitido que el Parlamento andaluz es menos atractivo con tres partidos, cosa que ocurre por primera vez desde 1982. Al margen de sus notables errores de estrategia, ética y coherencia ideológica, al Partido Andalucista le perjudicó la ventajista obsesión de Chaves de no convocar elecciones regionales sin el paraguas de las generales, lo que ha impedido un verdadero debate sobre los problemas de Andalucía y su futuro. Otra de las razones por las que tampoco ha prosperado un partido nacionalista es la ausencia de una burguesía ilustrada o una clase empresarial necesitadas de la defensa de intereses concretos. El cuadro se completa con un dato sorprendente: mientras más baja el aprecio a los políticos, más sube el voto a los dos grandes partidos. Por alguna extraña razón, la melancolía conduce al bipartidismo. Y Europa no va por ahí…

Horarios castizos

Ignacio Martínez | 15 de marzo de 2010 a las 7:42

Hay que aprovechar la crisis para corregir algunas de las ancestrales costumbres nacionales. Las reformas estructurales de las que tanto se habla son asuntos complicados, pero hay cosas más fáciles que podrían abordarse de inmediato. Por ejemplo, los horarios laborales. En España trabajamos más horas que en el resto de Europa, con una falta de productividad que sólo superan Grecia y Portugal. Los empleados en el sector privado son los que más horas trabajan en la UE y están entre los que menos rinden, según un estudio encargado por la multinacional de recursos humanos Adecco. Y hay que añadir que los funcionarios públicos tienen la jornada laboral más corta de la Unión Europea.

Los horarios laborales tan largos están motivados por la castiza tradición española de parar a mediodía un par de horas para comer. Cada vez que viene un grupo de funcionarios de la Unión Europea en misión de trabajo comentan que cuando les llevan a comer a las tres de la tarde están muertos de hambre. Y, encima, el almuerzo es largo y ancho, se pierden dos o tres horas y no quedan ganas de volver a arrancar por la tarde. De hecho, suele ser tan difícil recuperar el ritmo de trabajo, que sólo se consigue prolongando la jornada más allá de lo razonable. Se calcula que los trabajadores españoles trabajan 240 horas más al año que la media de los europeos. Esos mismos funcionarios comunitarios que nos visitan, cuando están en Bruselas paran menos de una hora para almorzar y están de vuelta en el trabajo -después de una breve pausa- a las dos de la tarde, para echar tres horas más y marcharse a casa a las cinco.

La Cámara de Comercio Americana en España alerta de que este sistema laboral de nueve de la mañana a ocho de la tarde es un lastre para atraer a empresas extranjeras. Pero además, se puede añadir que dificulta la vida personal o familiar, produce insatisfacción e incluso estrés entre los trabajadores.

Cambiar estos hábitos tiene que ser bastante más barato y sencillo que hacer una reforma del mercado del trabajo, del sistema de pensiones, o de la presión fiscal. Empezar muy temprano y terminar muy pronto, con media hora para comer, no parece que sea un desafío inalcanzable. Se podría adelantar el telediario de referencia de la noche y que empiece a las ocho de la tarde, como en Francia. Y así terminar una hora antes la programación y conseguir meter en la cama a los españoles más temprano. En fin, a esto se le podrían añadir otros pequeños detalles sin importancia, como aprender a ser puntuales o acabar con el estereotipo español de que dejamos los asuntos para el día siguiente con demasiada facilidad. A lo mejor conseguimos trabajar menos, rendir más y ser más felices. Parece hasta asequible.

ETA: Presos dobles

Ignacio Martínez | 11 de enero de 2010 a las 13:44

A simple vista, los terroristas siempre ganan. Quieren aterrorizar a la población, hacer propaganda de su causa. Y consiguen su propósito; nos atemorizan y hablamos de ellos. El joven nigeriano Aldulmutallab, que tiene cara de ingenuo, ha provocado que se movilice un ejército de policías y agentes de seguridad en los aeropuertos de todo el mundo, por el cinturón de explosivos que intentó hacer estallar en un vuelo a Detroit. Se ha declarado inocente, lo que significa que no es un ingenuo; intenta un arreglo con las autoridades americanas, a cambio de información sobre sus cómplices de Al Qaeda. Los presos de ETA tienen más difícil dejarlo. Siempre pierden. Son prisioneros dobles; del Estado y de la banda, que no les deja acogerse a beneficios penitenciarios. La dirección etarra acaba de expulsar de la organización a cinco de sus presos, por aceptar trabajar en un economato carcelario o salir unos días de permiso. Y este es el trato pacífico: a Yoyes la asesinaron en 1986 delante de su hijo de tres años por dejar la militancia.

La banda terrorista vasca anda asfixiada por el cerco legal y policial internacional. Y tocada por la sentencia de Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que en junio dictaminó que la disolución de Batasuna por parte del Gobierno español no sólo era legal, sino también una necesidad social imperiosa. El entorno de ETA esperaba un apoyo a sus chicos que ocupaban puestos en las instituciones y se encontraron con una condena en toda regla. Así que los jefes etarras no saben cómo meter en cintura a los cuarenta disidentes que tienen entre rejas. Aunque a veces lo consiguen. Otegi escribió una carta a un preso de la banda en la que decía que quien se resiste a dejar la violencia o no está en sus cabales o trabaja para el enemigo. Pero tras las presiones recibidas, ha desmentido que escribiera semejante cosa.

Se ha informado que hay 750 etarras en las prisiones de España y Francia. Son cien más que hace dos años. Entonces, de los 486 presos en cárceles españolas, 114 estaban en Andalucía, muy repartidos entre las cárceles de El Puerto, Albolote, Almería, Huelva, Jaén, Algeciras, Córdoba y Málaga. La cifra no para de crecer, el sábado cogieron a cuatro más en Francia y Portugal. Y el ministro del Interior ha aprovechado para mandarles un recadito: que cuando vayan a un zulo o por carretera la Policía o la Guardia Civil les estará esperando, y así hasta que esto acabe.

Es un consuelo. Aunque el terrorista siempre gane en el corto plazo: la selección de Togo se ha retirado de la Copa África de fútbol después de que el autobús que la transportaba a Angola fuera atacado por una guerrilla separatista, que mató a tres miembros de la expedición. Los criminales han conseguido poner el enclave de Cabinda en el mapa y estarán encantados los muy canallas.

Brotes negros

Ignacio Martínez | 1 de noviembre de 2009 a las 18:22

El fracaso inicial del proyecto especulativo del Real Madrid es un mal augurio para la recuperación española: la vuelta de Florentino Pérez con su grueso talonario entusiasmó al respetable. Como si la crisis no existiera, iba a formar la plantilla más cara de la historia. Pero es difícil hacer un equipo con un grupo de multimillonarios. Esta semana, una cuadrilla de obreros mileuristas de Alcorcón ha humillado a la tropa de don Florentino, experta en publicidad y marketing.

Si el naufragio de la economía especulativa nacional nos ha enseñado lo mismo que al Real Madrid, mal vamos. Estados Unidos, la mayor economía del mundo, epicentro del terremoto financiero que ha hecho temblar al mundo en los dos últimos años, ha crecido casi un 1% en el tercer trimestre del año. Pero España no está en esa senda; durante el verano su PIB se redujo en un 0,4%. El consuelo es que se trata del menor descenso trimestral desde que empezó la crisis; aunque la realidad es que mientras peor estemos, la capacidad de empeorar será más pequeña.

En tres foros distintos, los presidentes del Gobierno, de la Junta y de la patronal andaluza han advertido de brotes negros en el horizonte. Zapatero, campeón mundial del optimismo histórico, dijo la semana pasada ante un foro empresarial que vienen tiempos peores. Santiago Herrero, en el Foro Joly del martes, citó con profusión un artículo de César Molinas, publicado en mayo en La Vanguardia. El ex director general de Planificación del Ministerio de Economía y Hacienda con el Gobierno de Felipe González vaticina en ese artículo que a España le espera una década perdida como la de Alemania entre 1994 y 2004 o como la que está atravesando Portugal. Y por la misma razón que llevó a la ruina a alemanes y portugueses: la pérdida de competitividad.

Y el presidente Griñán en Málaga el jueves confesó su desánimo porque todavía no se haya adoptado ningún nuevo mecanismo de regulación de los mercados financieros. En España seguimos prefiriendo los remedios del doctor Pérez: pero un equipo no se hace con un talonario, ni una economía se arregla sólo con ayudas públicas. Vienen días negros, como los del Real Madrid.