Archivos para el tag ‘Ronda’

Córdoba, el mejor patrimonio andaluz

Ignacio Martínez | 10 de diciembre de 2012 a las 9:06

Los patios de Córdoba ya eran patrimonio material de la humanidad desde hace siglos. Sin título oficial. Una doble tradición romana y árabe, que Andalucía exportó a Latinoamérica. Pero ha sido ahora cuando la Unesco ha hecho inmaterial esa realidad física. La decisión se entiende que distingue la festividad de los patios, su colorido, su ambiente, tanto de los corrales antiguos, alguno de los cuales sigue existiendo en la Ajerquía, como de las casas señoriales de la villa, en donde el verde predomina sobre las flores.
Los patios son uno de los muchos atractivos turísticos de esta ciudad del interior, que aún no ha sido descubierta por los propios andaluces. Sevilla, Granada o Ronda están por delante en las preferencias de los turistas domésticos. Y Córdoba no desmerece en absoluto, ni su gente, ni su paisaje, ni su gastronomía. Así que estos títulos, que tienen mucha resonancia y escaso rendimiento, bienvenidos sean para poner el foco en una de las más viejas, bellas y cultas ciudades de Europa.
Los patios también han sido escenario festivo de las cruces de mayo, cuya gracia se perdió en algunos lugares apartados de la tradición para convertirse en negocios efímeros, sin las músicas y el empaque de antaño. Pero la modernidad también ha hecho su aportación feliz. En octubre de 2009, dentro de las actividades para la candidatura a la Capitalidad Cultural europea de 2016, se realizó un happening en los patios. Lo más clásico de Córdoba, en el inconsciente colectivo, fue el soporte para las instalaciones para 16 artistas contemporáneos, con el lema de El patio de mi casa.
Tortugas, caracoles, plastilina, pinzas de la ropa con mensajes, maquetas, fuentes, jardines colgantes, y hasta la giganta Alicia de Córdoba dieron un aire completamente nuevo a los patios cordobeses. Una idea que también se exportó: un año más tarde se realizó una acción similar de arte contemporáneo en Quito. Esta decisión de la Unesco representa en cierta manera un desagravio por el desplante que una organización internacional le hizo en junio del año pasado a Córdoba, al preferir la Unión Europea a San Sebastián como capital cultural para 2016. Bueno, la UE es un decir: hay que recordar que el Gobierno socialista español había designado a seis de los trece jurados.
Aquella derrota todavía tiene otras facturas pendientes. El presidente de la Junta mostró entonces su firme voluntad “de hacer de Córdoba la capital andaluza de la cultura, con una oferta competitiva y de calidad que sirva para darle la proyección mundial que se merece”. Asunto del que nunca más se supo. Igual que pasó con Granada, que disputó en los 80 la capitalidad cultural de 1992 a Madrid y tras la derrota recibió por parte del Gobierno de Borbolla el mismo título honorífico de capital cultural de Andalucía. Dejémoslo en empate. Las dos son parte esencial del mejor patrimonio regional.

Fracaso de la Masía socialista

Ignacio Martínez | 3 de octubre de 2011 a las 10:50

La Conferencia Política del PSOE que se ha celebrado en Madrid quería reivindicar valores. Podría haber estudiado el caso de Ronda: urbanismo, prevaricación, cohecho, malversación, blanqueo y tráfico de influencias. Caso que se presenta como de unos tránsfugas andalucistas, que todo el mundo dice que no eran de fiar, ¡aunque todos les cortejaban! Sobre la culpabilidad de los implicados hay que esperar a que la Justicia se pronuncie. Pero uno de los cuatro concejales socialistas detenidos es secretario local desde hace más de siete años. Así que para establecer responsabilidades hay suficiente material.

Pongamos el foco en el jefe socialista de Ronda. Francisco Cañestro es un joven profesional, sin oficio. Primero le contrataron en los 90 para que abriera la puerta de la Casa del Pueblo, cuando su partido tenía mayoría absoluta en el Ayuntamiento y ningún concejal se ocupaba de esos menesteres. Además de la puerta, atendió el teléfono, tomó recados, hizo gestiones y se hizo popular en la sede. También le colocaron en un garaje. Manejó las juventudes y llegó a secretario provincial de la cosa. Exigió un empleo en el Patronato de Recaudación Provincial y le hicieron varios contratos temporales como auxiliar administrativo, de resulta de los cuales ahora es fijo en la Diputación. Sin oposición.

Al secretario provincial Heredia y a su hombre de confianza Conejo el runrún interno les reclama que den la cara, como padrinos de la operación de Ronda. Una estrategia que tuvo tres fases, igualmente reprobables. 1. Robarle al PA un grupo municipal entero; el más numeroso del Consistorio. 2. Integrar a los nuevos compañeros en un amplio comité local de 40 miembros. 3. Incumpliendo el pacto antitransfuguismo, investir a Marín Lara como nuevo campeón del socialismo rondeño y candidato a la Alcaldía. Para perderla.

La maraña no queda ahí. La ministra-candidata Trinidad Jiménez, aunque nacida en Málaga, hizo honor a su condición de cunera con escasa noción de la realidad regional cuando afirmó que el caso de Ronda era un asunto coyuntural. No. Su partido consintió que Barrientos gobernara cuatro años Estepona con el mismo primer teniente de alcalde de Gil Marín. Los dos acabaron en la cárcel. Su partido aupó a la Alcaldía de Manilva a otro de los lugartenientes de Gil, que también fue a la cárcel. Su partido tenía una jefa en Marbella que está acusada de corrupción en compañía de la banda principal del gilismo. No. La falta de valores de Ronda es estructural.

Y encima, al PSOE le ha salido mala la cosecha de su Masía. En vez de Messis, Fábregas y Piqués, le han salido Heredias, Conejos y Cañestros. A Heredia, sin ir más lejos, su nulo liderazgo social lo deja en manos de estos Cañestros de turno. Pide celeridad a la Justicia, pero podría aplicarse la rapidez a sí mismo: ya hace casi una semana que detuvieron a sus amigos de Ronda y todavía no ha dimitido.

Debate taurino en Andalucía

Ignacio Martínez | 8 de septiembre de 2010 a las 9:43

La Mesa del Parlamento regional debe admitir hoy a trámite una iniciativa ciudadana para prohibir las corridas de toros en Andalucía. La propuesta cumple los requisitos, así que a sus autores les darán cuatro meses para recabar 75.000 firmas para que el asunto se debata en la Cámara. El debate tiene un resultado conocido de antemano. Pero aunque no prospere, es interesante que el segundo asalto de los abolicionistas se haga en el territorio español más genuinamente taurino. La identificación de lo andaluz con lo español en la imagen internacional del país, en el inconsciente colectivo nacional y en la propia mentalidad de los ciudadanos de la región es una oportunidad para que se ponga en evidencia la realidad de la fiesta.

También, por qué no, pondrá en evidencia a algunos abolicionistas. Llama la atención que contrarios a las corridas abominen de la bandera de España con el toro de Osborne. ¿En qué quedamos? Se supone que la campaña contra las corridas se hace para evitar que sufra el animal y en defensa del toro. Y el ejemplar de Osborne es un toro en libertad, en el campo, que contempla el horizonte. No está banderilleado, ni picado, ni estoqueado. Pero molesta a ciertos activistas, que acaban siendo antitaurinos. O sea, contrarios a los animales.

Y si hay mucha hipocresía en el bando contrario, un servidor, que es aficionado, no se encuentra más cómodo con los del bando propio. Un ejemplo. La corrida Goyesca de Ronda es un acontecimiento social de primer orden para una buena parte de Andalucía, especialmente de Jerez, Sevilla y Málaga. Es una cita que marca el inicio oficioso del curso. Este año, unos amigos de Fran Rivera Ordóñez, como apoyo a la fiesta, quisieron hacer el paseíllo, como areneros. La idea no era mala. Tampoco lo era llevar un virtuoso del clarín desde Sevilla. Pero entre los areneros estaba el escritor Sánchez Dragó, que se preocupó bastante más de lucirse para la galería que de hacer seriamente su labor. Vengan sonrisitas para los tendidos y vengan saludos mientras amontonaba arena aquí y allá, en vez de esparcirla… Se lo pasó en grande el hombre. Lo mismo cabe decir de los alardes solistas del clarín. El empresario Rivera Ordóñez en vez de adornar la pasarela local en la feria de septiembre haría mejor en traer a Ronda toros con más trapío y más bravura. Una corrida de toros es una cosa muy seria, no es una charlotada.

(Lo más seriamente taurino de este año en Ronda ha sido la excelente exposición que con motivo del 225 aniversario de la plaza ha preparado la Real Maestranza. Documentos, escritos, grabados, fotos y carteles ilustran la construcción de la plaza y sus dos siglos largos de existencia. Un grupo escultórico de 27 figuras del Museo de Arte Taurino de Valladolid y una recreación aérea de cómo sería Ronda en 1785 son dos de las joyas que encontrarán. No se la pierdan).

Benidorm: el timo del tránsfuga

Ignacio Martínez | 11 de septiembre de 2009 a las 7:35

”Amaya,

 

El PSOE ha cometido un desliz en Benidorm que va a traer cola. Aunque sólo sea porque se trata de una de las capitales nacionales del turismo de masas, sólo equiparable a nuestra Torremolinos, por más que la ciudad malagueña tenga más pedigrí y glamour histórico. En fin, la localidad alicantina tiene una población de hecho de 100.000 habitantes, que en verano llega a 350.000, y un presupuesto de 105 millones de euros. La faena de los socialistas es una moción de censura con un tránsfuga popular para quedarse con la Alcaldía, hecho que contradice el pacto antitransfuguismo firmado en 1998. Pero el asunto tiene más miga: la dirección socialista se oponía a esta iniciativa y se da la circunstancia curiosa de que una de las concejalas rebeldes es la madre de Leire Pajín, la número tres del Partido Socialista. Total, que los 12 ediles, para poner su moción se han dado de baja previamente en el PSOE.

El llamado pacto antitranfuguista es uno de los cuentos chinos de la política española. Unos y otros lo incumplen cuando conviene. Y siempre con el mismo argumento; el bien del pueblo. Así, por el bien de los benidormenses y con la ayuda de una tránsfuga socialista se hizo con la Alcaldía en 1991 Eduardo Zaplana, en el inicio de su fulgurante carrera. Y el PSOE andaluz, sin ir más lejos, no se corta mucho a la hora de quedarse con un ayuntamiento por este desagradable procedimiento. Recientemente, en Ronda (Málaga), un buen equipo de gobierno andalucista ha fichado en bloque por el puño y la rosa, como Kaká y Cristiano Ronaldo por Florentino.

En Gibraleón (Huelva), los ocho concejales socialistas emplearon en 2005 la misma técnica que sus compañeros de Benidorm: se dieron de baja en el partido y pusieron una moción de censura contra el alcalde del PP, con la ayuda de una tránsfuga popular. El PSOE expedientó a sus concejales. El pacto considera tránsfugas tanto a quienes se van de una formación, como a sus aliados. Y prohibe que los firmantes pongan a tránsfugas de candidatos en las siguientes elecciones: pero el PSOE presentó a la Alcaldía de Gibraleón en 2007 a su alcalde díscolo, tránsfuga y expedientado. Y se quedó con el sillón.

Benidorm, con sus rascacielos y sus clanes familiares, ofrece materia para un culebrón. El PP es una olla a presión llena de desavenencias: la presidenta local es una campista, que disputó el cargo a Ángela Barceló, cuñada de Zaplana. Los Barceló son una institución allí: su patriarca, Miguel Barceló, potente empresario turístico, ha sido senador durante 22 años y acaba de dimitir para dejar paso ¡a su nieto! Ya hizo a su yerno alcalde, presidente regional y ministro. En todo caso, Alicante es el último reducto zaplanista; el presidente de la Diputación y del PP provincial es amigo de Zaplana, el hombre que llegó a la Alcaldía de Benidorm por el mismo método que ahora aplica un socialista. El timo del tránsfuga.

Caja única: Asterix en Granada

Ignacio Martínez | 6 de septiembre de 2009 a las 12:32

 

Funcas cree que dentro de cinco años las 45 cajas de ahorro españolas serán 15. Si se cumple el vaticinio de la fundación de las cajas, habrá un mapa de cajas nuevo cada dos meses, como hubo uno nuevo de Europa todos los años desde que en los 90 se fragmentó Yugoslavia y luego Checoslovaquia; se independizaron las repúblicas soviéticas y desapareció Alemania Oriental. La simplificación del mapa cajero es el camino inverso, pero será un tsunami parecido.

Que ya ha llegado a Andalucía. A Cajasol su fusión le ha costado mucho tiempo, tras intentos frustrados de aquella pareja artística tan recordada: Beneroso&Benjumea. Ahora Pulido ajusta la nueva entidad formada por cuatro cajas de Sevilla, Huelva y Jerez e impone una línea sobria, lejos de algunas veleidades de B&B, sobre todo inmobiliarias. Medel ha conseguido fusionar Unicaja con Cajasur y Jaén, tras 20 años predicando que había que crear una caja andaluza “tan grande como fuese posible”. Bajo su mando tiene ya la resultante de ocho montes de piedad: los de Ronda, Antequera, Málaga, Cádiz, Almería, Jaén y los dos de Córdoba.

¿Éste es el mapa? No. Un enclave poblado de irreductibles granaínos se resiste a la fusión. Todo paralelismo de los granaínos con los galos es pura coincidencia. Lejos de construir barricadas y fabricar pociones mágicas, la caja más pequeña que queda en el mapa andaluz ha optado por la estrategia inversa. Mientras Cajasol y Unicaja urdían alianzas y presumían de activos, en Granada han construido la sede de la caja única. Un doble edificio del arquitecto minimalista español Alberto Campo Baeza. El primero es un cubo de 46 metros de alto de 2001 y el segundo, un excelente centro cultural sobre la memoria de Andalucía, inaugurado en mayo. Unicaja tiene dos edificios muy corrientes como sede central y oficina principal en Málaga. Cajasol pretende hacer una torre de 178 metros y 43 plantas del argentino César Pelli, autor de las Torres Petronas de Kuala Lumpur. Pero en Sevilla se discute si una torre es adecuada en la Isla de la Cartuja o si Pelli está en la división de honor de los arquitectos internacionales. Entretanto, Claret tiene el mejor edificio institucional. No están locos estos granaínos.

 

Pida dos deseos

Ignacio Martínez | 7 de agosto de 2009 a las 15:15

Si en Soria lo que desean es el mar y el Orfeón donostierra, ¿qué es lo que usted desea para su tierra, su pueblo, su equipo de fútbol, su partido político, su familia, su vida en general? Que necesitan Andalucía, Cataluña, Málaga, Sevilla, Cádiz, Granada, Ronda, Algeciras, el Betis, el Real Madrid, la sanidad o la educación. Se abre la sesión de comentarios.

Medel, el maquinista de la fusión

Ignacio Martínez | 22 de julio de 2009 a las 8:07

Todo el mundo repite que Braulio Medel consigue continuar en el cargo de presidente de Unicaja, por la fusión con Cajasur y Jaén. Es cierto. El proceso de renovación de cargos que se iba a poner en marcha en agosto le iba a dejar fuera, por haber agotado el máximo legal permitido. La fusión para crear Unicajasur o Caja de Andalucía, como quiera que se llame en el futuro, le permite parar el reloj. Supongo que este cambio de situación le satisface, aunque estoy seguro de que mucho más le complace poder llevar a cabo un importante proceso de concentración entre cajas andaluzas, algo que viene predicando desde que hace 22 años llegó a la presidencia de la Caja de Ronda. Ahora se convierte en piloto de excepción de la fusión que acaba de ponerse en marcha, para satisfacción propia y ajena. Y entre la ajena, estará el presidente Griñán.

Catedrático de Hacienda Pública y Derecho Fiscal en la Facultad de Económicas de Málaga, Medel se ganó fama de riguroso en los seis años que estuvo en la Junta de Andalucía, como director general y viceconsejero de Economía. En 1982, en el primer Gobierno andaluz, fue director de la Oficina de Planificación. Ya entonces era como ahora; solvente, culto, introvertido, desconfiado. No ha cambiado gran cosa. Llegó a regalarle a uno de sus consejeros La crisis fiscal del Estado del economista James O’Connor, para convencerle de que el despilfarro lleva al desastre. Durante los locos años 2000 se le censuraba que no hubiese lanzado a Unicaja a una fuerte expansión. Un defecto que se convirtió en virtud cuando la crisis se comió la solvencia y liquidez de gestores y entidades menos rigurosos.

Su afición por las amonestaciones ha marcado su carácter y, quizá, su semblante: hace años, en Filadelfia, el cliente de un local de folk&country le abrazó emocionado, al confundirle con un famoso telepredicador norteamericano. Cuando en 1987 decidió irse del Gobierno autonómico, se pidió la presidencia de la Caja de Ahorros de Ronda, la más fuerte de la región. El puesto le permitió cuatro años después liderar la fusión de cinco instituciones de Ronda, Antequera, Málaga, Almería y Cádiz que dio lugar a Unicaja. Una experiencia que le será ahora muy útil.

Medel es el único presidente que queda en el cargo de los seis que había en la región cuando Manuel Chaves lanzó en febrero de 1999 la idea de una caja única andaluza. Una propuesta inspirada en la filosofía del profesor de economía y hacienda, que pasó de la teoría a la práctica en la administración pública y de ahí a la gestión privada. Esta fusión, a la que todavía le puede faltar alguna pata, es un buen final para su carrera. ¿2009 es su gran año? Braulio no suele exteriorizar alegrías ni penas, pero se ha llevado un buen disgusto con el descenso del Betis. Ni los buenos pilotos están a cubierto de estos accidentes.

Todos somos culpables de la muerte del bebé de la joven fallecida por gripe A

Ignacio Martínez | 14 de julio de 2009 a las 12:15

Todos somos culpables de la muerte del bebé sietemesino que nació por cesárea es día antes de que su madre falleciera por la gripe A en Madrid. Una gravísima negligencia médica sobre la que escribe mi amigo Bosco Trigueros, cuyo blog está recomendado aquí al lado. Su entrada de hoy es imprescindible.

Bosco es director de la Escuela de Enfermería de Ronda desde hace años, así que conoce bien el paño. En resumen dice que no está desarrollado el decreto de 2005 sobre especialidades médicas en enfermería. Que el sistema de contratación está pactado con los sindicatos y es absolutamente rígido, de tal manera que una especialista en quirófano sustituye a una de neonatos si está primera en la lista. Que el sistema de acogida y adaptación, por el régimen de ahorro total, está sometido al criterio de ‘aterriza como puedas’. Que el presupuesto sanitario de España es de los más bajos de Europa. Y que es la primera vez en España que el gerente de un hospital admite un error injustificable; lo ha hecho con una enfermera, a ver si cunde el ejemplo con otros profesionales de más rango.

Lo dicho, todos somos culpables de la muerte del bebé sietemesino que nació por cesárea es día antes de que su madre falleciera por la gripe A en Madrid. Una gravísima negligencia médica sobre la que escribe mi amigo Bosco Trigueros, cuyo blog está recomendado aquí al lado. Su entrada de hoy es imprescindible. Bosco es enfermero y ha sido el director de la Escuerla de Enfermería de Ronda muchos años, así que conoce bien el paño. En resumen dice que no está desarrollado el decreto de 2005 sobre especilidades médicas en enfermería. Que el sistema de contratación está pactado con los sindicatos y es absolutamente rígido, de tal manera que una especialista en quirófano sustituye a una de neonatos si está primera en la lista. Que el sistema de acogida y adaptación, por el régimen de ahorro total está sometido al criterio de ‘aterriza como puedas’. Que el presupuesto sanitario de España es de los más bajos de Europa. Que es la primera vez en España que el gerente de un hospital admite un error injustificable; lo ha hecho con una enfermera, a ver si cunde el ejemplo con otros profesionales de más rango. “>pierdan. Aquí no sólo una enfermera se ha equivocado de vía o de suero y ha matado a un bebé. Esta tragedia nos debería hacer pensar que tenemos un sistema manifiestamente mejorable, que habría que corregir.

Etiquetas: , , , ,

Crónica de una fusión anunciada: Unicaja y Cajasur formarán la cuarta o quinta caja de España

Ignacio Martínez | 14 de junio de 2009 a las 12:30

 

”Los

 

“Esto no es echar un huevo a freír, hace falta tacto, generosidad y el encaje de todas las piezas”. Esta frase resume la situación de los contactos entre Cajasur y Unicaja con vistas a una eventual fusión. Ambas partes están buscando un acuerdo viable económica y financieramente, pero sobre todo práctico desde el punto de vista institucional. Ese aspecto es el más delicado de todos, de tal manera que esta posible fusión es muy diferente a la frustrada operación entre Unicaja y la de Caja Castilla La Mancha, a finales de marzo: allí se trataba de llegar a un acuerdo económico y financiero primero y se dejaban las cuestiones institucionales para después; y aquí es al revés, las cuestiones institucionales deben ser cerradas de antemano. Eso significa que si los consejos de administración de ambas cajas andaluzas mandatan a sus presidentes para iniciar una negociación formal, estaríamos ante una fusión cerrada de antemano, es decir, resuelta en sus aspectos más espinosos. ¿Quiere esto decir que los próximos consejos de Unicaja y Cajasur, el viernes 19 y el miércoles 24 respectivamente, abordarán esta cuestión? La respuesta de la decena de dirigentes de las cúpulas de las dos cajas, la Junta de Andalucía, la CECA, el PSOE o el PP consultados por este diario es cauta. Ninguno ha querido salir con su nombre y apellidos, pero sus afirmaciones han servido para componer la foto de la situación.

La clave es que la empresa resultante sea más fuerte, más sana. En todos los indicadores de solvencia, rentabilidad y posicionamiento de negocio estaríamos ante una de las grandes cajas de España: tercera o cuarta en beneficios, cuarta en oficinas, quinta en depósitos, sexta en activos. Fácilmente la quinta de España en la actualidad, con posibilidades de una rápida progresión. Líder absoluta en cinco de las ocho provincias andaluzas y con un claro liderazgo en el conjunto de la región. Todo esto está muy bien, ¿pero cuál será el papel de Córdoba y de la marca Cajasur en el futuro? El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que fue cocinero antes de fraile, ya ha lanzado la idea de que las marcas locales no deberían perderse en eventuales procesos de fusión. El presidente también ha dicho desenfadadamente que “todos están hablando con todos”, quizá para quitar hierro a procesos que todo el mundo considera inevitables y que pueden ser dolorosos para quienes los protagonicen como actores de reparto. Griñán y el arzobispo coadjutor de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, que todavía es administrador apostólico de la Diócesis de Córdoba, no están ajenos a esa idea de que “todos hablan con todos”. La Iglesia es la entidad fundadora de referencia de Cajasur, aunque sólo tiene el 34% de la asamblea y el 30% del consejo de administración. Las pésimas relaciones entre la Junta y la Iglesia hasta 2004 fueron resueltas en muy poco tiempo y en buena armonía gracias al entendimiento personal del entonces consejero de Economía, y hoy presidente, con el obispo cordobés Asenjo.

¿Se decidirá la Iglesia a una fusión de Cajasur con otra caja andaluza? Parece que ya está convencida de la inevitabilidad de la operación. De hecho para crear ambiente, el pasado viernes por la tarde, Santiago Gómez Sierra, el presidente de la entidad, dijo que no descartaba una fusión, en la asamblea general a la que se presentaron las cuentas definitivas de 2008 y el plan de negocio reclamado por el Banco de España, para resolver la morosidad, la liquidez y la solvencia. No sólo la Iglesia, todos afirman en Córdoba que hay el máximo consenso en la entidad más allá de instituciones y partidos. Y añaden que Cajasur es “una perita en dulce” o “una caja apetitosa” por la identificación que tiene con su territorio: “acapara más del 50% del ahorro de la provincia de Córdoba, algo que no tienen ni Unicaja en Málaga, ni Cajasol en Sevilla”. También se tiene claro que una vez que se asuma que se va a una fusión y que Unicaja puede ser la mejor opción, mientras antes de haga, mejor.

Se da la circunstancia de que en el consejo de administración de Unicaja hay tres representantes de la Iglesia, por entidades fundadoras de las antiguas cajas de Almería, Málaga y Ronda. Cajasur ha explorado en los últimos tiempos escenarios alternativos: una fusión a tres con las otras dos cajas de la Iglesia en España, Cajacírculo de Burgos y CAI de Zaragoza. También ha medido las posibilidades con una caja de las más solventes de España, Caja Murcia, que está en una comunidad uniprovincial y sin otra entidad con la que fusionarse en su región. La Junta ha expresado su preferencia por aprobar fusiones dentro de la región. De facto, es una competencia estatutaria exclusiva del Gobierno andaluz autorizar la fusión de una caja regional. Pero el Ministerio de Economía quiere introducir en el Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria, que se aprobará antes de un mes, una cláusula según la cual si una entidad recibe fondos del FROB el Banco de España podría condicionar su fusión. Es algo que la Junta consideraría anticonstitucional, porque el Estatuto es una ley orgánica del Estado y sus atribuciones no pueden ser modificadas por un decreto ley, de menor rango. Aún no se sabe la dotación del FROB, que estará entre los 9.000 y los 90.000 millones de euros.

El Banco de España se sorprendió de los escasos fondos retirados por los impositores cuando la agencia Fitch rebajó a BB+ la calificación crediticia de Cajasur el 22 de abril, la misma que le dio a la Caja Castilla La Mancha un mes antes de su intervención. En Córdoba y Jaén, que componen el 80% del negocio de la tercera caja andaluza, la fidelidad del público ha sido óptima, dicen fuentes de la caja. La razón por la que la calificación de los créditos de esta entidad han sufrido un varapalo es que los riesgos han estado muy concentrados en la construcción. “Pero, ¿qué empresa andaluza pide un crédito de 10 millones de euros? Una agroalimentaria una vez al año. Esto no es el País Vasco con una economía diversificada”.

Los dos grandes partidos de Andalucía no ven mal la operación, si las entidades así lo deciden. Tanto PSOE como PP prefieren una fusión de Cajasur con otra caja andaluza. Algún dirigente popular desliza la idea de que Unicaja está mejor implantada en el territorio en el que el PP andaluz es más fuerte. Pero ambos partidos tienen claro que éste no es un asunto para la pelea política, como las carreteras o los hospitales. Ahora, lo más importante son las cuestiones institucionales: evitar la pérdida de las marcas originales, que se mantengan las obras sociales, que el peso de Córdoba o el papel de la Iglesia tengan su encaje en el diseño futuro. En Córdoba, en particular la Iglesia, son muy sensibles a que se piense que se les puede empujar y se les puede marcar el calendario. También está en juego el futuro de más de 3.000 trabajadores. En este momento, hay quien piensa que la expansión a Madrid, Barcelona, la Comunidad Valenciana, Extremadura o Almería fue un error. El plan de austeridad presentado al Banco de España ya incluye el cierre de más de veinte oficinas durante este año.

Esta fusión a dos tiene algunos inconvenientes formales. El lado bueno es que Unicaja tiene potencia para soportar esta operación. Pero hay aristas estéticas: hay un pez grande que se come al chico. Algún dirigente socialista ha sugerido que podría estar mejor una macrofusión de Unicaja, Cajasur, CajaGranada y Caja de Jaén. Sería repetir el modelo de integración de cinco cajas en Unicaja en 1991. También se acercaría al proyecto de caja única lanzado por el presidente Chaves en 1999. Aunque en estos diez años sólo se ha producido la fusión de El Monte y San Fernando que ha dado lugar a Cajasol.

Pero lo que está ahora encima de la mesa es la posibilidad de que la primera y la tercera caja de Andalucía se unan para formar una nueva entidad que en todos los parámetros de rentabilidad, beneficio, morosidad y capital básico estaría mejor que la media del sector. No es fácil componer el nuevo esquema. Realmente es cierto que no es como echar un huevo a freír.

Rodríguez Carrión, un ‘joven’ maestro

Ignacio Martínez | 14 de mayo de 2009 a las 21:32

Me encanta esta imagen de Alejandro de 2005, todavía con su salud intacta a los 59 años y un gesto de satisfacción, de felicidad. Juraría que está hecha en Ronda, en el Palacio junto al Tajo en donde se celebran los cursos de verano de la Universidad de Málaga. Allí codirigió con su maestro Carrillo Salcedo un curso sobre Derecho Internacional aquel verano, la misma semana en la que yo dirigía uno sobre Periodismo. Me presentó a Carrillo, que era para él un referente tan grande que se decía carrillista. Acababa de terminar su casa de Mijas y la vida le sonreía. Tenía una mirada inteligente y una sonrisa cautivadora, seductora. Esta imagen es de dos años antes de que se le detectara el cáncer. Se le ve tan sereno, tan seguro, que parece increíble lo rápidamente que se ha deteriorado su salud.

Hace pocas semanas, en una de nuestras últimas conversaciones, Alejandro me contaba con pasión una idea que tenían en el movimiento solidario con el Sahara, del que formaba parte. Promover una candidatura a las elecciones del 7 de junio, con el objetivo de sacar un diputado que en el Parlamento Europeo defendiera la independencia saharaui. Lo explicaba convencido de que era posible lograr el eurodiputado en cuestión. Este es un rasgo de su personalidad que siempre me desconcertaba: tenía un idealismo absolutamente juvenil. Era un hombre maduro, con una enorme cultura, una formación extraordinaria, adquirida en varias universidades europeas y americanas: Granada, Oslo, Cambridge, Berkeley y Groningen, aunque como todas las personas verdaderamente sabias, se daba muy poca importancia. Pero la intensidad con la que se entregaba a sus ilusiones sólo es comparable a la de los jóvenes, con los que tan bien se llevaba en su actividad docente. Tengo para mí que la vocación por la enseñanza no es la principal característica de los profesores universitarios españoles. Un defecto que no tenía Alejandro. Presumía haber heredado esa pasión por la docencia de su maestro, el eminente catedrático Juan Antonio Carrillo Salcedo, hijo predilecto de Andalucía este año, a quien siguió en su Departamento de Derecho Internacional Público desde Granada a la Autónoma de Madrid y desde allí hasta Sevilla, antes de conseguir la cátedra de Málaga.

Es curiosa la naturaleza. Alejandro aguantó hasta el sábado para recibir el Premio Blanco White, probablemente para no dar un disgusto a quienes promovieron su reconocimiento, y se ha marchado de inmediato para no dar que hacer a familiares y amigos. No le habían dado un solo premio en su vida y se opuso a recibir éste que instituimos en el Consejo Andaluz del Movimiento Europeo, del que él era vicepresidente, para distinguir a los andaluces significados en la defensa de Europa, como símbolo de la civilización, los derechos y libertades fundamentales y la paz. Cuando supo que estaba propuesto para el galardón, se resistió como pudo a la concesión. Los premios adquieren la categoría de los premiados. Así que, desde ahora mismo, éste ha entrado en la categoría máxima. La entrega se hizo el 9 de mayo, el día de Europa. Una fecha que en los últimos años habíamos celebrado con una sesión académica en el salón de grados de la Facultad de Derecho en Málaga. Un acto en el que siempre se ponía de manifiesto su magnífica oratoria. Era erudito, riguroso, ameno, divertido… y profundamente joven. También era sensible y entrañable. ¡Y tenía su carácter!

Alejandro ha sido un gran profesor de universidad. De los que creaba la ciencia que después enseñaba, de los que no se limitaba a exponer las doctrinas o las teorías de otros, de los que permitían a sus alumnos argumentar en contra. De los que presumía de sus dilectos discípulos. En la laudatio que preparó para la investidura de Carrillo Salcedo como doctor honoris causa de la Universidad de Málaga, mencionó a todos los profesores de su departamento: Magdalena Martín, Elena García Rico, Ana Salinas, Isabel Torres, Eloy Ruiloba. Ellos también están de luto. Precisamente ese día, el 25 de octubre de 2007, no pudo leer el elogio de su maestro. Tuvo un desfallecimiento y le ingresaron en un hospital: le detectaron el cáncer de pulmón contra el que ha luchado con tesón el último año y medio. Una lucha en la que ha estado también toda su familia, su esposa Victoria, sus hijos Jacobo y Jezabel, y hasta sus nietos Jaime y Luis.

La candidatura de apoyo al Sahara no se ha hecho finalmente. Pero seguro que de seguir entre nosotros Alejandro habría seguido trabajando con la pasión de un neófito por esta causa, como ha luchado a favor de muchas otras: estuvo contra el bombardeo de Kosovo, a favor de un Estado palestino, contra la guerra de Iraq o contra Guantánamo. Y eso que no era muy optimista sobre el futuro; pensaba que el nuevo orden mundial será por lo menos tan injusto como el actual.