Archivos para el tag ‘Rubalcaba’

‘Match point’

Ignacio Martínez | 23 de octubre de 2010 a las 13:33

El semanario The Economist sostenía en agosto que la aceptación en las encuestas del presidente del Gobierno y del jefe de la oposición era tan baja que el primer partido que cambiase de candidato ganaría las elecciones de 2012. Zapatero no se ha retirado, pero ha hecho un cambio de Gobierno de categoría. No lo dice un servidor, sino Dolores Cospedal y Javier Arenas en una conversación robada por una cámara. La secretaria general del PP afirma que Rosa Aguilar es “la izquierda” y tiene buena imagen, y el presidente del PP andaluz agrega que la nueva ministra de agricultura y medio ambiente es muy buena parlamentaria. A pregunta del diputado por Sevilla Juan Manuel Albendea, Cospedal responde que este Gobierno es mejor que el anterior y Arenas añade que tiene mejor proyección pública.

El presidente busca lo que se llama un fuerte perfil político, que nadie sabe muy bien qué significa. En todo caso, estamos ante un grupo de buenos comunicadores, en especial Rubalcaba y Jáuregui, que van a vender en el próximo año y medio una versión nacional del sangre, sudor y lágrimas churchilliano. Es el caso de la mencionada Rosa Aguilar, a quien el valor se le supone, pero que se va de la Consejería de Obras Públicas sin ningún mérito especial, salvo su buena imagen; el marchamo de antigua esperanza blanca de Izquierda Unida, su capacidad dialéctica y su solvencia como tertuliana radiofónica. Tampoco ha cometido errores, salvo quizá un suave, nítido, relajamiento en la disciplina urbanística, que no prometía nada bueno.

La suerte es un elemento capital en la vida. Woody Allen hizo una excelente película sobre el asunto, Match point. Y para llegar a ministro hay que valer, sin duda, pero también ser la persona oportuna, en el momento oportuno, en el sitio oportuno. O en el sitio inoportuno. Sin su necesaria sustitución en la secretaría de Organización del PSOE, para poner a un peso pesado en su lugar, Pajín no habría obtenido como consolación un ministerio. Trinidad Jiménez responde al perfil de buena vendedora. Hace tiempo que en la carrera diplomática piensan que el mejor ministro no es del Cuerpo. Eso paliaría que tenga menos solvencia que Moratinos en la materia.

Entre tanto, el PP tendrá que cambiar su táctica. El jueves en un mitin en Rincón de la Victoria las huestes del PP vibraron con Arenas, pero desde la mitad del discurso de Rajoy se oía un murmullo de conversaciones; el personal había desconectado del líder. Como Allen, el gurú de cabecera de Rajoy, Pedro Arriola, cree en la suerte. Y también cree, como Helenio Herrera, que se puede ganar un partido sin bajarse del autobús. Pero se equivoca fomentando el dontancredismo de su patrón. O Rajoy empieza a decir a la nación qué planes tiene o puede perder este match point. No se gana sin arriesgar; y, como dice un amigo mío, estamos en el peor momento, pero ante el mejor Zapatero.

Escándalo en La Condomina

Ignacio Martínez | 9 de octubre de 2010 a las 10:23

Se oyó en la radio. Escándalo en La Condomina. Pero no era Paco González en la Cope, era Carlos Santos en Radio Nacional. No era un comentario de deportes; no era un árbitro robándole el partido al Murcia, con una decisión equivocada en opinión del respetable público. Era corrupción. O presunta corrupción, si lo prefieren. Unos señores políticos, empresarios y técnicos acusados de asuntos nada respetables.

El propietario del Murcia y promotor de la Nueva Condomina y el concejal de urbanismo del PP imputados junto a media docena de personas en una trama de presunta corrupción. Se les acusa de malversación, blanqueo de capitales y cohecho. Se trata de la recalificación urbanística de un millón de metros cuadrados de zona rústica para convertirlos en suelo residencial, comercial y deportivo. PSOE e IU llevaron el tema a los tribunales y denunciaron revalorizaciones astronómicas del precio del suelo. Esta no es materia en la que haya una exclusiva partidista: en Barcelona, el concejal socialista de Comercio y el gerente de Prevención, Seguridad y Movilidad están siendo investigados por una juez de instrucción y la Fiscalía Anticorrupción por su relación con una red de sobornos y extorsiones en las licencias municipales.

El problema mayor no es que estas cosas pasen y se descubran. Lo peor es alguna reacción. Por ejemplo, de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, veterana en estas lides. No es la primera vez que ataca al Estado de Derecho en situaciones parecidas, y por el caso de Murcia acusó a Rubalcaba: “Es una de las operaciones de distracción que, lamentablemente, tanto gustan al Gobierno; en esta ocasión para desviar la atención sobre asuntos como las primarias en Madrid”. En Barcelona el Ayuntamiento no ha atacado a nadie, pero tampoco ha cesado a su concejal y confía en su inocencia.

La presunción de inocencia de políticos y empresarios imputados en causas penales debe ser protegida, como un derecho constitucional que es. Pero esta afición de la señora Cospedal a golpear al Gobierno en el rostro de jueces, fiscales o policías es inquietante. Por cierto, que quien la ha puesto en su sitio esta vez ha sido un correligionario, que ha estado a la altura de la categoría de su puesto. El vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial, Fernando de Rosa, antiguo consejero de Camps en Valencia, propuesto para el cargo por el PP, ha afirmado que la Administración de Justicia no persigue a nadie, sino que hace lo que le corresponde constitucionalmente: averiguar si hay delitos y resolver si existen o no responsabilidades judiciales.

Quien pretenda camuflar o justificar un caso de corrupción está en realidad tomando por lerdo al respetable público. Público que, desgraciadamente, no se indigna por estos casos como con los árbitros…

Ha nacido en la estrella

Ignacio Martínez | 4 de octubre de 2010 a las 11:28

Se torció la lógica y ganó Tomás Gómez. En el inconsciente colectivo nos gusta que el débil le gane al fuerte, como en las hazañas bíblicas y como en las películas. Sin embargo, en la vida real estadísticamente casi siempre gana Goliat. Esta pauta no le ha valido a Trinidad Jiménez, una buena ministra de Sanidad, apoyada en las primarias de Madrid por los elefantes de más peso del Partido Socialista: Zapatero, Blanco, Rubalcaba, Chaves. La victoria del más débil le añade épica al resultado y supone una derrota de Zapatero, empeñado en la candidatura de Jiménez. El liderazgo y la reputación del presidente en el interior de su partido sufren un descalabro.

La asechanza de Rubalcaba contra Gómez, de que era el candidato de la derecha, la convirtió en realidad la prensa más reaccionaria, que ha jaleado tanto al secretario general de la FSM, que quizá ha proporcionado más votos a Jiménez de los que ella misma ha conseguido repitiendo que era la mejor. Ahora esos medios, además de regodearse con el traspié de Zapatero, se tendrán que cuidar de Gómez, que emerge como un candidato potente a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Ha nacido una estrella, la del hombre que dijo que no a Zapatero y le derrotó.

Sin embargo, a esta pugna le han faltado debates para saber qué pensaban los contendientes de los problemas de la vida real. Los debates fueron uno de los alicientes de las primarias americanas para la nominación demócrata hace dos años. Si alguien piensa que ha sido dura la campaña de Madrid, les recuerdo que en 2008 Hillary Clinton decía que Obama era demasiado vulnerable frente a McCain, de la misma manera que ahora Jiménez ha dicho que Gómez era demasiado vulnerable contra Esperanza Aguirre. Esto es lo que hay: la política no es oficio para hermanitas de la caridad. En el caso americano, los filisteos Clinton perdieron contra David Obama. Y hay precedentes más cercanos en la distancia; Bono perdió contra Zapatero y Almunia contra Borrell.

La lógica dice que el fuerte se impone. Sarkozy se ha merendado la pretensión de Viviane Reding de expedientar a Francia por la expulsión masiva de gitanos rumanos. La comisaria luxemburguesa es doblemente débil: representa a un pequeño país y a una Comisión encabezada por un peso pluma. Y el presidente de la República francesa ha aplicado la ley del más fuerte, para conseguir que todos sus colegas riñeran a la comisaria, y después obligar a la Comisión a tragarse su deseo de corregir a uno de los dos grandes colosos de la UE.

Clinton, en uno de sus debates con el entonces senador de Illinois, acusó a Obama de ser simplemente una cara bonita y un fantástico orador, pero poco más. Jiménez se ha ahorrado estos piropos hacia Gómez y los riesgos de los debates; no ha querido tenerlos y a lo mejor ahora lo lamenta. Obama demostró que no era sólo una cara bonita y Gómez ha iniciado el camino. A lo mejor, Aguirre no lo va a tener fácil en mayo.

ETA improvisa

Ignacio Martínez | 6 de septiembre de 2010 a las 10:39

Dice el ministro Rubalcaba que es escéptico sobre cualquier propuesta de alto el fuego que haga la banda terrorista ETA. Me apunto a la tesis. Después de 11 anuncios de tregua desde la aprobación de la Constitución en 1978, el comunicado de ayer de la banda terrorista produce escasa emoción. Tras medio siglo de actividad delictiva, unos mil muertos entre víctimas de toda clase y condición, y unos mil de sus pistoleros presos en las cárceles, ETA improvisa una tonada que se sabe de memoria: el cese de acciones armadas ofensivas. Un anuncio impreciso y precario. El alto el fuego permanente de 2006 duró nueve meses y acabó con un atentado que destruyó parte de la Terminal 4 de Barajas y causó dos muertos. Si este no es permanente, durará menos.

La improvisación en este caso viene motivada por dos causas. Por un lado, la debilidad de la organización, desprovista en los últimos tiempos de buenos profesionales del crimen y penetrada por las policías española y francesa, de tal manera que siempre hay un comando a mano al que echar el guante. La otra cara de las urgencias es el desafío que la llamada izquierda abertzale ha lanzado a sus tutores armados: un alto el fuego verificable internacionalmente. Esta estrategia no es inocente; el brazo político de la banda quiere presentarse a las elecciones de mayo y necesita hacer méritos para dejar de ser ilegal. Las fuerzas antiterroristas son muy pragmáticas. Opinan que lo más verificable es la entrega de las armas.

El líder del Sinn Fein, Gerry Adams, ha pedido al Gobierno español que aproveche la oportunidad. Seguramente el líder republicano irlandés ignore que en España no hay un Gerry Adams y que todos los dirigentes que ha tenido Batasuna han sido empleados y no muy distinguidos de la banda. Banda que en su comunicado de ayer desliza numerosos despropósitos. De su lectura se desprende, por ejemplo, que todo el que no esté por la independencia del País Vasco es un fascista o que la actuación criminal de la banda ha mantenido vivo al pueblo vasco. Dice su texto que el camino de la libertad no admite atajos. Bonita frase, aunque seguro que no compartimos la misma definición de libertad. La de los etarras incluye el derecho a asesinar, secuestrar, chantajear, robar, intimidar y amenazar. Delitos incompatibles con la democracia en todos los países libres.

Lo que esperan de la banda terrorista los ciudadanos de este país, incluida una mayoría aplastante de vascos, es la entrega de las armas, la petición de perdón a las víctimas y el pago de las indemnizaciones marcadas por los tribunales. Esa es la condición previa para que los anuncios etarras adquieran la condición de creíbles. De momento no es el caso: ETA improvisa y no acierta.

Etiquetas: , , ,

Crisis planetaria

Ignacio Martínez | 5 de junio de 2010 a las 8:58

Ha dicho Leire Pajín que tenemos una crisis económica, pero no política. Esta joven no podría ganarse la vida como pitonisa en el Oráculo de Delfos. Ya aventuró el acontecimiento planetario de los dos liderazgos progresistas a ambos lados del Atlántico, y no sólo ha sido una pifia la Presidencia española de la UE de Zapatero, sino que Obama vive sus peores momentos en la Casa Blanca, debilitado por los acontecimientos, a merced de la BP, Netanyahu o Corea del Norte. Hay quien le compara ya con Carter. Total, que Pajín, se pone otra vez el uniforme de pitonisa y se lanza: no hay crisis política. Disiento. La hay en su partido, en el PP, en toda Europa y en el resto del mundo. Ella misma, con su particular gracejo, la podría haber calificado como crisis planetaria.

El PSOE es un hervidero de rumores, contactos, inquietud. Se busca sustituto. De la vieja guardia como Solana o Rubalcaba; de la nueva vía, como Blanco o Chacón, de la periferia como el extremeño Fernández Vara. Algunos destacados militantes del PP no ocultan su desapego de Rajoy, que desde el anuncio del ajuste ha hecho declaraciones más propias de una barra de bar que de un estadista. Mientras, el país ve atónito como se hunde la Bolsa, porque Hungría, que sólo representa el 0,8% del PIB de la UE, ha anunciado que el anterior Gobierno, como en Grecia, falseó sus cuentas públicas. Estamos pasando de la desconfianza al pánico y no aparece en el horizonte nadie que inspire seguridad.

Otras políticas son posibles. En el pleno de mayo del Parlamento Europeo, el líder ecologista francés Daniel Cohn Bendit dijo que lo que le estamos pidiendo a Papandreu es imposible de lograr. Se preguntó cuánto tiempo necesitarían Francia o Alemania para reformar su sistema de pensiones, ¡y se le está pidiendo a Grecia que lo cambie en tres meses! En el mismo pleno, el líder liberal belga Guy Verhostaff propuso la creación de un Fondo Monetario Europeo, que actúe como fondo de inversión y solidaridad y frene la especulación.

Cohn Bendit apunta una audaz iniciativa política: el desarme entre Grecia y Turquía. Para que los turcos se retiren del norte de Chipre. El líder verde ofreció unos datos espectaculares de venta de armas a Grecia, que con once millones de habitantes tiene un ejército de 100.000 soldados. En los últimos meses, Francia ha vendido seis fragatas a los griegos por 2.500 millones de euros. Helicópteros por 400 millones. Varios aviones de combate Rafale a 100 millones la unidad. Una factura de más de más de 3.000 millones. Y Alemania le ha vendido seis submarinos por otros 1.000 millones. ¡Les prestamos dinero para que nos comporen armas! Recortar de aquí es más eficaz que bajar sueldos de menos de mil euros, sostiene Dani el Rojo. Estas cosas se podrían afrontar si sólo hubiese una crisis económica. Pero la crisis política planetaria no deja espacio para la imaginación.

ETA se camufla

Ignacio Martínez | 22 de marzo de 2010 a las 13:34

La confusión de los cinco bomberos catalanes con un comando de ETA en Francia es una metedura de pata. Zapatero ha dicho en Sevilla este fin de semana que no es tan grave. Pero los auténticos etarras han tenido más facilidad para huir, mientras la Policía buscaba a estos bomberos. El ministro de Interior Rubalcaba, siempre más hábil con las palabras que su jefe, dice que era una hipótesis de trabajo y que se podía haber explicado mejor. Y tanto. Pero la mejor aportación en este río revuelto la ha hecho Javier Arenas. El jefe de los populares andaluces ha declarado con gran énfasis que en materia de identificación de terroristas hay que actuar siempre con el máximo rigor y la máxima prudencia. Viniendo del vicepresidente de un Gobierno que identificó a los etarras como los autores de la mayor masacre terrorista de la historia de España, tiene mérito la cosa. Aznar llegó hasta a promover una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra ETA como autora de los atentados del 11 de marzo de 2004, que había cometido Al Qaeda.

El rigor y la prudencia son exigibles a las autoridades, y a los medios de comunicación que nos hemos tirado a por lo más fácil en los comentarios a la foto de los cinco bomberos en el supermercado. El causante de este enredo ha sido el detenido en la acción en la que murió el policía francés: Joseba Fernández Aspurz se habrá divertido mucho indicando que los bomberos eran sus colegas de fechorías. Aspurz, a sus 27 años, tiene por delante una espléndida carrera carcelaria. La banda terrorista ha hecho ayer un comunicado para decir que está dispuesta a un cambio político. Es un farol, porque nada añade sobre dejar las armas. Está claro que vive en otro mundo: sostiene que en el País Vasco hay constantes recortes en los derechos civiles y que la solución policial es una fantasía. De donde se deduce que se mantiene en sus trece.

No se espera ningún cambio por ese lado y es una incógnita saber qué va a hacer el presidente Chávez con el etarra Cubillas, jefe de seguridad del Instituto Nacional de Tierras del Gobierno de Venezuela, un organismo que ha confiscado 40.000 fincas a los hacendados. Un juez de la Audiencia Nacional sostiene que Cubillas es el responsable de ETA en Venezuela y ha organizado hasta seis cursos de explosivos en la selva para el entrenamiento de las FARC colombianas. Chávez dice que está casado con una venezolana y que eso le ampara. Es curioso cómo ha acaparado la atención el caudillo venezolano en esta polémica y que no se haya resaltado la relación entre la guerrilla colombiana y los etarras. Detrás de su pose contraria a las drogas, a la central nuclear de Lemóniz, a la autopista de Leizarán que pasaba por una zona de alto valor ecológico, los terroristas vascos acaban de profesores de la banda de narcoterroristas más notable del mundo.

Zapatero y Rajoy, en la cara oscura de la Luna

Ignacio Martínez | 5 de octubre de 2009 a las 9:00

 

En su viaje interplanetario, Zapatero ha entrado en la cara oscura de la Luna. Dos encuestas publicadas ayer por La Vanguardia y El País le daban claro perdedor si las elecciones generales se celebrasen ahora. Las muestras se parecen como dos gotas de agua. El periódico catalán establece el vuelco electoral en escaños: se pasaría de los 169 diputados socialistas y 154 populares actuales a 169 del PP y 151 para el PSOE. En porcentajes, ambos coinciden en que la candidatura de Rajoy ganaría dos puntos y medio respecto a las elecciones de marzo de 2008 y la de Zapatero bajaría seis. Los catalanes de CiU y los vascos del PNV también pierden confianza entre los electores. Y los más beneficiados son Izquierda Unida y UPyD, que sumarían un 10% entre los dos.

Entre los ministros, sólo aprueba Alfredo Pérez Rubalcaba y Aído es el farolillo rojo, suspendida hasta por los votantes socialistas. Dos de cada tres consultados desaprueban la gestión de la crisis que realiza el Gobierno y un porcentaje similar cree que el PP ni ayuda ni hace propuestas concretas para salir de esta situación. Una aplastante mayoría opina que la subida de impuestos es perjudicial para la recuperación económica y que la pagarán los trabajadores y las clases medias. Por otro lado, un 65% piensa que Rajoy no actúa correctamente ante las acusaciones de corrupción a su partido.

El resultado de estas encuestas confirma el diagnóstico de que el país está falto de liderazgo en los dos campos políticos principales. Además, ninguno de los máximos dirigentes de los dos grandes partidos se muestra diestro en la navegación con el viento en contra. Zapatero intentará que pase el temporal antes de arriesgarse a convocar elecciones. El calendario previsto empieza con las catalanas en 2010, seguidas de las municipales de 2011 y las generales y andaluzas en 2012. Si la figura de Zapatero continúa degradándose nos podemos encontrar con que el PSOE andaluz se atreve a convocar unas elecciones regionales en solitario, algo que sólo se ha producido dos veces desde el inicio de la autonomía en 1982. Lo haría por su interés, pero sería una buena ocasión, treinta años después, para hacer un balance de la realidad andaluza y su futuro sin la contaminación del debate nacional, como ha sido la norma durante los 18 años de mandato de Manuel Chaves. Pero esa ya es otra historia.

De momento lo que sabemos es que los populares le sacan cuatro puntos a los socialistas, uno más que en las elecciones europeas de junio. Hoy día, sólo uno de cada cuatro españoles confía en el presidente del Gobierno; pero el jefe de la oposición está aún peor en aceptación personal, con el respaldo de uno de cada cinco ciudadanos. Rajoy parece acompañar a Zapatero en el módulo lunar.

El terror de Camps

Ignacio Martínez | 5 de septiembre de 2009 a las 9:58

Camps dijo ayer en Valencia, en un acto multitudinario de su partido en la plaza de toros, que el Gobierno quiere instalar en España un régimen de terror. Espero que la siguiente etapa de este despropósito no sea presentarse como Danton. Me pregunto quién será Robespierre, si Rubalcaba o el propio Zapatero. En fin, Rajoy dijo en el ruedo que se siente orgulloso de los dirigentes valencianos. Dos orejas y rabo para el presidente valenciano y salida a hombros. Todo, porque dos jueces del TSJ de Valencia, uno de los cuales es algo más que amigo de Camps, han establecido que aunque le hayan regalado los trajes y complementos a él, a su esposa, a su hija y a sus colaboradores los de la trama corrupta Gürtel, eso no es delito. Sorprende el orgullo del PP en esta historia y su empeño en decir que son objeto de una persecución del Estado. Una docena de dirigentes populares de una decena de gobiernos locales y regionales han sido encausados por su relación con la trama montada por Correa y el Bigotes, otro amigo de Camps, como el juez. Un eurodiputado que ha sido el hombre fuerte del PP en Bruselas durante la última década, un consejero de la Comunidad de Madrid, el tesorero del partido y cuatro alcaldes madrileños están imputados. Cuatro de los seis jueces que han entendido en esta causa ven claros indicios de delito e incluso los otros dos no exoneran a Camps y a tres de sus íntimos colaboradores de los regalos de la trama. No veo de qué hay que estar orgullosos. Admitiría que Rajoy dijera que está aliviado. Ya veremos qué dice el Supremo sobre los trajes de este torero valenciano, maestro en el pico de la muleta y otros trucos del montón: es evidente que mintió cuando dijo que los trajes no se los regalaron, pero eso en España no sólo no es delito, sino que tampoco escandaliza a la afición. Vuelve el salto de la rana. La palabra correcta no es terror, sino horror.

Ni Rajoy, ni Arenas hablan del ‘Estado policial’ de Cospedal

Ignacio Martínez | 11 de agosto de 2009 a las 21:17

Tanto Rajoy en el día de hoy como Arenas ayer han reiterado que dirigentes de su partido están siendo perseguidos por la policía por orden del Gobierno. ¿Es lo mismo que dijo María Dolores de Cospedal la semana pasada? No. Cospedal dijo que España era un Estado policial. Y ni Rajoy ni Arenas han repetido semejante barbaridad. Ambos líderes populares, sin embargo, se quejan de la manera en que fueron puestos a disposición judicial los dirigentes del PP de Palma de Mallorca investigados por un presunto delito de corrupción en la construcción del velódromo Palma Arena. El propio ministro de Interior Rubalcaba, que ha negado tajantemente que la policía persiga de manera ilegal al PP, ha admitido que la conducción ante el juez de los implicados en el caso Palma Arena no fue un dechado de eficiencia.

Un Gobierno récord

Ignacio Martínez | 29 de julio de 2009 a las 10:42

Nos encanta un récord, de lo que sea. Los siete Tours de Armstrong o los dos de Contador, por ejemplo. Y un ranking, también de lo que sea. Sin ir más lejos, por estos pagos nos gusta tener el carné número uno del club de fútbol de nuestros amores o ser el número uno de la hermandad, aunque sea a costa de que palmen personas próximas. Pero un ranking es superior a nuestras fuerzas, nos hechiza. El lunes, el Centro de Investigaciones Sociológicas sacó la última clasificación de los miembros del Gobierno, que tiene su interés. De entrada, un titular: todos suspenden. Desde el primero, el ministro del Interior y diputado por Cádiz, Alfredo Pérez Rubalcaba, que roza el cinco con un 4,99; hasta la última, la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, que libra del farolillo rojo a Bibiana Aído con un 3,41.

En la zona templada de la tabla, Manuel Chaves, que con un 4,14 es el vicepresidente menos cotizado del Gabinete y el ministro número 10 de los 17 que tiene Zapatero. Sólo tres miembros del Gobierno suben respecto a la última oleada de abril: el citado Rubalcaba, Moratinos, que parece un corredor de 100 metros lisos, al que hay que mirarle sus tiempos en centésimas, porque está siempre en un 4,3 (4,30, 4,33, 4,36 en las tres últimas); y Trinidad Jiménez. Lo de la ministra de Sanidad es muy destacado, porque está lidiando con la gripe A, que ya se ha cobrado seis muertos en España y amenaza con hacer estragos este otoño, cuando lleguen los fríos y las lluvias. La popularidad de esta ministra sube hasta la cuarta plaza del ranking del Gobierno por su transparencia en asunto tan delicado. El lunes hizo su tercera comparecencia en el Congreso para dar todo tipo de explicaciones. Jiménez ha sorprendido. Se la tenía por persona más ligera e inconsistente, por su imagen cuando llevaba los asuntos internacionales en el PSOE o como jefa de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid. Pero ahí está, seria, trabajadora y transparente, lo que funciona ante la opinión pública.

El ejemplo vale de referencia a lo que se considera una de las principales rémoras del actual Gobierno andaluz, su amateurismo en materia de comunicación. Los políticos latinos, por cierto, son poco transparentes de tradición, no sólo los españoles. Quien tiene la información, tiene el poder. Informar al público, que es el trabajo de los periodistas, es más fácil con administraciones anglosajonas o nórdicas, más permeables porque lo exigen la ley y la costumbre. Aquí en Andalucía, además, la cosa se complica porque tenemos novatos en puestos clave, un gobierno autónomo que dispone en el Parlamento de una mayoría absoluta que lo blinda, y un partido que lleva mucho tiempo en el poder. Con un récord de victorias, una más que los Tours que tiene Armstrong. Y no llega ningún Contador.