Archivos para el tag ‘Senado’

Delicioso suicidio en grupo

Ignacio Martínez | 12 de octubre de 2011 a las 11:11

Presionados por la imagen pésima que tiene de ellos la opinión pública, las protestas de los jóvenes del 15 M y la feria electoral, los políticos han decidido ofrecernos un espectáculo nuevo: un delicioso suicidio en grupo. Título, por cierto, de una novela del finlandés Arto Paasilinna, recomendable si quieren pasar un buen rato. Sin embargo, la autodestrucción de nuestros próceres no es auténtica. Sino una manera de flagelarse en público a ver si les cogemos cariño. Ejemplo práctico, Rubalcaba. Dice muy serio: un político, un cargo, una retribución.

Bonito, pero falso. Zapatero llegó hace once años a la secretaría general de los socialistas con una canción parecida cuya letra se parecía, primarias, limitación de mandatos, no acumulación de cargos. La práctica ha sido otra cosa. Algunos de los más significados zapateristas andaluces solaparon cargos de todas clases. Marisa Bustinduy fue secretaria general del PSOE en Málaga, portavoz de su partido en el Ayuntamiento de la capital, vicepresidenta de la Diputación y miembro de la ejecutiva del consejo de administración de Unicaja, todo al mismo tiempo. El alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones, ha sido senador y portavoz adjunto de su grupo en Madrid. Y repite como candidato al Senado.

En el otro campo, Esteban González Pons, el hombre que asombró a la afición cuando dijo que aspiraba a crear tres millones y medio de empleos en la próxima legislatura, ha vuelto a sacar la varita mágica. En esta ocasión a modo de látigo contra la clase política: como somos malos, al menos vamos a ser menos. Y le ha metido su aspiradora al número de diputados. Quiere quitar cincuenta. Entre el PSOE y el PP tienen ahora 323 escaños. Si se redujera el número de diputados sin cambiar la ley electoral salvarían el escaño unos poquitos diputados de CiU, PNV y Amaiur (la nueva marca batasuna), y desaparecerían Esquerra, Bloque, IU, NaBai, UpyD, Coalición Canaria y todas las minorías. Gran jugada, ¡más bipartidismo!

Esta propuesta de Pons va en la misma línea de otras similares, como recortar los sueldos de los políticos, sobre la que hay una enorme hipocresía. A la actividad pública se deben dedicar los mejores y habría que pagarles bien. Estamos en un círculo vicioso en el que cada vez se dedica a la política gente con menos currículo, que no complace a la sociedad y el remedio no es bajarle los ingresos, sino subir su cualificación. Nos libraríamos de jovencitos sin oficio ni beneficio en puestos destacados, y personas de toda edad y género, sin ninguna experiencia laboral, ni por cuenta ajena, ni por cuenta propia, salvo un largo meritoriaje como funcionarios de sus partidos. Antes que quitar cincuenta diputados al Congreso, sería mejor eliminar entero el Senado, que son 260 escaños. Eso sí que sería un delicioso suicidio en grupo. Y un ahorro curioso.

Método para evaluar el trabajo de los diputados

Ignacio Martínez | 22 de abril de 2010 a las 7:23

Una de las habituales de este blog, Carmen, nos proponía el domingo establecer un método objetivo para calcular el rendimiento de los diputados. Era un comentario sobre la medida de la región de París, Ile-de-France, en la que se recortarán los ingresos de sus consejeros en caso de inasistencia a sus plenos y comisiones de trabajo. Nos proponía además contabilizar las preguntas, interpelaciones o número de ciudadanos de su circunscripción con los que se entrevistan para que les expongan sus problemas. Añadía que en unos días podíamos hacer aquí un compendio de requisitos para hacer un manifiesto. Ignoro si habrá masa crítica al final, pero es una buena idea. “¿Qué os parece un Manifiesto para la evaluación del rendimiento y eficacia de los diputados?” planteaba Carmen. Queda lanzada la convocatoria. Se entiende que estamos hablando de los diputados, senadores y diputados autonómicos; o sea, miembros de poderes legislativos. Con algunos ingredientes ya: 1. Asistencia. 2. Preguntas. 3. Interpelaciones. 4. Entrevistas con ciudadanos. A ver qué se os ocurre añadir.

Chatarra institucional

Ignacio Martínez | 20 de diciembre de 2009 a las 10:48

Es una pena el fiasco de la Conferencia de Presidentes autonómicos, que pone en precario este foro. El riesgo no es nuevo. Ninguno de los grupos de trabajo decididos en la anterior reunión, hace casi tres años, llegó a reunirse. Pero los presidentes acarrearon tal cantidad de enviados especiales, para salir guapos en sus respectivas regiones, que hubo 900 periodistas acreditados. Cada uno hizo publicidad y propaganda ante su respectiva parroquia. La Conferencia podría haber acabado siendo una institución. Hay ejemplos europeos: las cumbres de jefes de Estado y de Gobierno de la UE las pusieron en marcha, de manera informal, en 1974 el presidente Giscard y el canciller Schmidt; en el 86, el Acta Única ya citaba al Consejo Europeo; en el 91 adquirió rango institucional en el Tratado de Maastricht. Y el de Lisboa de 2007 ha convertido al Consejo, en una nueva institución europea, que ya tiene presidente permanente y ministra de Exteriores.

Esta buena idea nacional del presidente Rodríguez Zapatero ha vivido tensiones desde su nacimiento en 2004. Fraga, firme partidario de este tipo de foros, impidió el fracaso de la primera cumbre, en la que el PP ya dijo que no tenía contenido y que era sólo para la foto. Pero en su declaración final, el presidente gallego sostuvo que había sido “un diálogo sincero, respetuoso y constructivo”. Eran otros tiempos; los de ahora son peores. Por ejemplo, el vicepresidente Chaves ha estado desafortunado en la crítica: ha dicho que el PP fue a la reunión del lunes con la calculadora en la mano. Un desliz, viniendo del hombre que, con una calculadora en su mano, no quiso convocar ni una sola vez en casi 20 años unas elecciones autonómicas andaluzas en solitario. Lo evitó cinco veces entre 1994 y 2008, porque no le convenía ni a él, ni a su partido. Ahora no puede quejarse de que sean calculadores sus adversarios.

La Conferencia de Presidentes va camino de la chatarrería institucional. Puede hacer compañía a las diputaciones, inadaptadas a la España de las autonomías, o al Senado, que no es en absoluto la Cámara de representación territorial. La Conferencia debía revitalizar el Senado. Pero hasta ahora sólo ha sido escenario para la exhibición publicitaria o propagandística de nuestros próceres.

Afrancesados

Ignacio Martínez | 27 de abril de 2009 a las 8:04

 

España se va a afrancesar hoy y mañana, durante la visita a Madrid del presidente de la República y su esposa, Nicolas Sarkozy y Carla Bruni. Los parapazzi y el papel couché los esperan con ansiedad. Las revistas del corazón andan regular de ingresos y Carla Bruni es un regalo para el negocio; cantante, modelo, novia en su agitada juventud de Eric Clapton y Mick Jagger… Su perfil es difícil de mejorar. Pero además toda la prensa política nacional especula con los encuentros de la primera dama francesa, de 41 años, con la princesa Letizia, de 36. Prepárense, vamos a tener Carla Bruni hoy hasta en la sopa: fotos con los Reyes, con los Príncipes de Asturias, con el presidente Zapatero y Sonsoles Espinosa. Por cierto que Carla y Sonsoles tienen un almuerzo a solas previsto para mañana. Y más fotos.

La Bruni, que es una muchacha monísima, aportará un poco de circo en sus correrías diplomáticas y culturales por Madrid. Su distinguido esposo, por el contrario, se tendrá que ganar el pan con algo más que glamour. Mañana hace un discurso ante el Congreso y el Senado, reunidos en sesión conjunta extraordinaria, y celebra una cumbre con el Gobierno español. Participarán en la cita bilateral los ministros de Exteriores, Interior, Defensa, Fomento e Innovación. ETA y la conexión de los ferrocarriles de alta velocidad entre los dos países son algunos de los temas cruciales del encuentro.

Ayer, Juan Luis Cebrián relataba en El País un encuentro con Sarkozy en El Elíseo. El mandatario francés explicaba su admiración por España, su entusiasmo por Sevilla; y su afición por la “elegante y noble” cultura popular española, en la que incluye las corridas de toros. Se confesaba amigo del Rey, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba. Muchos amigos me parecen y algo heterogéneos. Este Sarkozy me parece un poco bienqueda. En otros campos es un poco más crítico. Por ejemplo, en su opinión, Francia supo liberarse de la tutela de la Iglesia Católica, algo que no ha sucedido en España en el plano social, y defendía la laicidad del Estado. También abogaba por valores como el trabajo, el mérito, la recompensa y la promoción social, que me suenan de haberlos oído estos días en la investidura del nuevo presidente andaluz.

Sobre los asuntos de la cumbre bilateral, hay que destacar que Andalucía tiene una buena conexión central para enlazar por AVE con Dax, una vez que se termine la y griega vasca. Desde allí está previsto un tren de alta velocidad que enlace con Burdeos y París. Es decir, con el TGV atlántico de Francia. Pero al mismo tiempo las autoridades regionales deberían estar presionando al Estado para que también se haga la conexión mediterránea. Poder llegar desde Algeciras, Málaga y Almería hasta Portbou, por toda la costa levantina española, y conectar con Montpellier, Lyon, París y el resto de Europa, sería extraordinario para el desarrollo comercial de Andalucía. Estaríamos más afrancesados y seríamos menos periféricos.

Chacón, crispada

Ignacio Martínez | 25 de marzo de 2009 a las 12:20

 

La cara de crispación de la ministra ayer en el Senado muestra a las claras que no ha sido una cortina de humo lo de Kosovo, sino una metedura de pata en toda regla. Que también sirve para que hablemos de otra cosa distinta a la crisis. En fin, todo el mundo estaba de acuerdo en salir de este país cuya independencia no reconocemos. La doctrina diplomática española, desde los tiempos de Felipe González y la guerra de los Balcanes, es no reconocer a los países que se iban desmembrando de la antigua Yugoslavia. Sin embargo, arrastrados por Alemania entonces se fueron admitiendo las independencias de Eslovenia, Croacia y Bosnia. También Macedonia. Hace 10 años nos metimos en Kosovo para defender a la mayoría alvanokosovar de los serbios, que a pesar de sus derechos históricos eran ya una minoría en este territorio. La doctrina americana era que Kosovo debía ser independiente. A países con problemas territoriales como España, Francia o el Reino Unido, estos movimientos de fronteras les resultan siempre incómodos. Llevamos un año en un Kosovo independiente que no reconocemos. Era hora de irse. A lo mejor, para ampliar el contingente español en Afganistán. Pero la crispada ministra Chacón lo ha hecho mal. Le quería dar la primicia a los soldados. O al telediario. Y le ha salido mal el numerito.

Una lanza a favor de los jueces

Ignacio Martínez | 22 de febrero de 2009 a las 12:01

Mi amigo Agustín Ruiz Robledo, compañero de página en El Observatorio, una sección de análisis en la edición dominical de los nueve diarios del Grupo Joly, y profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Granada, ha cambiado de postura sobre el derecho de huelga de los jueces. Es una posición contraria a la mía, pero muy bien articulada. Y no me resisto a publicarla aquí.

LOS JUECES YA TIENEN EL DERECHO DE HUELGA

Ahora que el jesuita Roberto Busa ha clasificado los pecados de los católicos, debo confesar que he pecado de soberbia en la polémica jurídica sobre el derecho a la huelga de los jueces: en cuanto empezó a debatirse este asunto me lancé sin mucho estudio a defender que la Constitución les prohibía la huelga y tengo que admitir ahora mi error. Mi argumento no era sólido, pues no es suficiente afirmar que los jueces constituyen un poder del Estado, lo que les inhabilitaría para ponerse en huelga, igual que no pueden hacerla los ministros o los parlamentarios. La comparación no se mantiene en pie, en primer lugar porque tan poder judicial son los jueces en España, como en Portugal, Francia e Italia y en esos Estados sí tienen reconocido el derecho de huelga. En segundo, la propia Constitución española marca diferencias entre los jueces y los otros titulares de poderes: solo los jueces son funcionarios, aunque con algunas especialidades; tanto es así que en la non-nata Ley Orgánica de Huelga (aprobada en el Senado en 1993) no se menciona para nada a los diputados y demás miembros de los órganos constitucionales, pero sí se disponía que la ley no  sería aplicable “a los miembros de las Fuerzas Armadas, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, ni a los Jueces, Magistrados y Fiscales mientras se hallen en activo, los cuales se regirán por su normativa específica”. ¿Y qué dice esa normativa? Nada. Luego los contrarios al derecho de huelga de los jueces nos estrellamos contra un argumento tan sencillo -y tan potente, según la navaja de Occam- como que todo lo que no está prohibido está permitido.

Algunos profesores de Derecho del Trabajo han dado un argumento diferente al que hemos dado los constitucionalistas: el derecho de huelga es una emanación del derecho de sindicación, por tanto quien no tiene este derecho, tampoco puede ser titular del de huelga. Sin embargo, el argumento tiene mucho de formal, de detenerse en el nombre de las cosas, y no en su sustancia, ya que nuestra Lex legum permite que los jueces creen asociaciones profesionales y la Ley Orgánica del Poder Judicial las habilita para “la defensa de los intereses profesionales de sus miembros en todos los aspectos”. Como hemos visto estos días, eso supone la normal capacidad negociadora de cualquier sindicato; con la conclusión lógica de que quien puede negociar colectivamente sus condiciones de trabajo también puede usar la gran arma de todos los empleados en una negociación, la huelga; por lo demás regulada expresamente para los funcionarios al servicio de la Administración de Justicia en la LOPJ. 

Además de las opiniones de los juristas, para saber lo que permite o prohíbe la Constitución es determinante el comportamiento de los propios actores constitucionales. Y desde esa perspectiva, no cabe duda de que los jueces ya tienen el derecho de huelga, como así lo ha estimado y ejercido el 30% de sus señorías el pasado 18. Pero además, así lo está admitiendo tácitamente el Consejo General del Poder Judicial que, tras declararse incompetente para fijar los servicios mínimos, no ha abierto ningún expediente disciplinario contra los huelgistas. Igualmente, el Gobierno y el Ministerio Fiscal no han iniciado acciones para sancionarlos, como permite el artículo 409 del Código Penal si se les considerara autores de un abandono colectivo e ilegal de un servicio público. Por eso, el despistadísimo ministro de Justicia, que atraviesa Despeñaperros sin darse cuenta de que entra en Andalucía, lleva toda la razón jurídica cuando quiere descontar el salario del día a los jueces huelgistas y cuando defiende la presentación de un proyecto de ley para prohibirles o restringirles el derecho de huelga. Otra historia es que sean disparos políticamente intempestivos y sin licencia de la superioridad.

  

Sistema anticuado

Ignacio Martínez | 7 de marzo de 2008 a las 3:02

El sistema electoral está anticuado. En esta campaña no se ha hablado de Europa, ni de política exterior, ni de financiación municipal, ni del nuevo sistema de financiación de las comunidades autónomas. Tampoco de reformar la Constitución para hacer algo práctico: o la Cámara de las regiones o la disolución, porque tal y como está no aporta ninguna utilidad al Estado. No se ha hablado de la necesaria desaparición de instituciones tan obsoletas como las diputaciones, que cuestan muchos miles de millones de pesetas todos los años. Y tampoco de cambiar el sistema electoral. Habría que ir a una nueva fórmula de adjudicación de escaños, con dos tipos de colegios: el provincial actual, más uno nacional que pueda recoger los restos, lo que a partidos como Izquierda Unida o UPyD les reportaría unos diputados más. Sería bueno que hubiese bisagras nacionales y no partidos nacionalistas que sangran al Estado a cambiar de dar el poder a una mayoría en precario. La intervención de la candidata de Coalición Canaria el miércoles en el debate a siete en TVE fue de vergüenza ajena. Y otra cosa que cambiaría del sistema actual es la prohibición de publicar encuestas. Con internet de ha quedado en un juego de niños. El Periódico de Andorra publica una diaria que usted puede consultar con sólo un clic. Que le aproveche.