Archivos para el tag ‘Seychelles’

Necesitamos una terapia

Ignacio Martínez | 15 de noviembre de 2009 a las 11:27

El secuestro del Alakrana ha producido daños colaterales. Por primera vez conocemos a lo vivo que en el seno del Gobierno hay fracturas: la de María Teresa Fernández de la Vega y Carme Chacón es una pelea que viene de antiguo. Pero este secuestro ha cogido in albis no sólo al Gobierno, sino al conjunto de la sociedad. Y aprendemos a marchas forzadas: ayer llegó a las Islas Seychelles un avión de la Fuerza Aérea española con los 54 vigilantes privados entrenados para garantizar la seguridad de la flota atunera del Índico.

Al Gobierno le causa ansiedad un tema que le desborda y la sociedad española anda deprimida porque no sabe cómo comportarse. Todo el mundo coincide en que hay que sacar a los 36 marineros de allí lo antes posible. Sobre todo lo demás hay división de opiniones: si el Ministerio de Defensa estuvo oportuno al negar la presencia militar en los atuneros, si la Marina hizo bien en detener a los dos piratas, si el Gobierno actuó correctamente al reclamar su traslado a España, o si el juez Garzón estuvo acertado al encausarles. En abril de 2008, se resolvió en una semana el secuestro del Playa de Bakio, por el que se pagó un rescate inferior al millón de euros. Un arreglo fácil que, sin embargo, que dejó una cierta mala conciencia en España. Dos semanas antes, los secuestradores de un yate francés fueron atacados por helicópteros galos que mataron a tres piratas somalíes, apresaron a 12 y recuperaron el dinero del rescate. España adoptó la posición una posición mucho más resignada y aparcó el problema.

Un país que ha tardado decenas de años en saber cómo comportarse con los terroristas etarras, con los que habló o negoció este Gobierno y el anterior y el anterior y el anterior, bien podría darse alguna tregua en un asunto tan nuevo como la piratería somalí. Tras la liberación de los secuestrados del Alakrana habrá que establecer cómo actuar en el futuro. Sin ansiedad, ni depresión. Esta receta incluye a Fernández de la Vega, que el viernes tras el Consejo de Ministros, para decir trece palabras (que era la “vicepresidenta primera del Gobierno”, que “coordinaba el gabinete de crisis” y que “asumía toda la responsabilidad”) miró al papel para leer el texto al menos en seis ocasiones. Necesitamos todos una terapia.

Cuando España importa

Ignacio Martínez | 11 de noviembre de 2009 a las 13:46

Esapaña entera parece decidida a aceptar la extorsión de un grupo de terroristas negros. Es más, España entera está dispuesta a linchar al Gobierno por no liberar a los dos piratas detenidos en Madrid y no pagar cuanto antes el rescate que pidan estos canallas. De acuerdo, está en peligro la vida de 36 personas, entre ellos 16 españoles y eso nos conmueve a todos. Pero hasta ahora el Estado español no negociaba con terroristas. Y éstos lo son: ¿qué han hecho para desbloquear el conflicto, sino aterrorizar a los familiares con la amenaza de matar a los tres marineros que se llevaron a tierra? Lo de terroristas negros, es relevante. Resulta que no son vascos, ni islamistas y por tanto nos parecen terroristas de otra categoría, con la que se puede ser más indulgente: así que a pagar, a devolver a los dos cómplices y a otra cosa. Sin embargo, la Armada hizo bien al detener a los dos piratas y el juez Garzón actuó correctamente al reclamarlos. Y es insensato culparles por cumplir con su deber. También cumple con su deber la Audiencia Nacional cuando llama a declarar a empresarios que han pagado a ETA. Un pago que muy mal visto por los mismos que aceptan que se pague a los piratas somalíes.

Otro asunto es que estos terroristas tolerados por nuestras conciencias han secuestrado un barco atunero con bandera de las Seychelles. El armador es vasco, pero el barco no es español. He leído en un periódico catalán el argumento de que las autoridades tienen que ocuparse de este asunto, porque para eso les pagamos con nuestros impuestos. No todos. El País Vasco tiene un cupo en los presupuestos de 2009 de 1.263 millones de euros, que es todo lo que le liquida Euskadi a la Hacienda nacional. Insuficiente. Este privilegio fiscal permite al País Vasco no contribuir a la solidaridad con regiones menos favorecidas y conseguir un saldo positivo del erario público español. Asunto, dicho sea de paso, que cuenta con el apoyo de todo el arco parlamentario vasco, del PNV al PP, pasando por el PSOE. Pero cuando hay un problema, aquí está España, la diplomacia nacional, que hay que pagar, o el Ejército español, que cuesta un dinero a los contribuyentes del régimen general.

Son días de poco fervor nacionalista. Según y dónde. El Parlamento catalán se ha gastado mil euros en un servicio de interpretación del castellano al catalán y viceversa para atender la visita de una delegación nicaragüense. Pero cuando hablaron los invitados latinoamericanos nadie utilizó los auriculares para enterarse de lo que decían. Me recuerda a Heribert Barrera, patriarca de Esquerra Republicana de Cataluña, que cuando estuvo en el Parlamento Europeo en los 90 nunca utilizó el castellano: hablaba siempre en un inglés tan macarrónico que un día un eurodiputado británico le imploró que hablara en español para que le pudieran entender. Así es la vida.