Archivos para el tag ‘Sinatra’

Lecturas veraniegas

Ignacio Martínez | 31 de agosto de 2010 a las 23:37

En septiembre hablamos del síndrome postvacacional, la vuelta al cole, los kilos de más. También de las lecturas veraniegas. Un servidor les recomienda tres libros publicados este año. En primer lugar La agonía de Francia (Libros del Asteroide), un lúcido y desesperanzado ensayo reeditado de Manuel Chaves Nogales, que analiza el hundimiento de Francia en 1940, cuando él debió abandonar a su familia en París para huir de la Gestapo por Tours y Burdeos, y embarcar en un contratorpedero británico, rumbo a Londres, la última etapa de su corta vida. Chaves consideraba Francia la meca de los hombres libres de Europa después de que se derrumbara el mito de Moscú. Y a la manera de las dos Españas, retrata la lucha entre reaccionarios y revolucionarios franceses, cuya guerra civil no declarada facilitó la derrota ante la Alemania nazi. Una derrota de la civilización frente a la barbarie.

 

Los periódicos son también una excelente lectura veraniega. Y nos han contado tres nuevas muertes de españoles en Afganistán; y van 92. Es la nueva lucha de la democracia contra los bárbaros, que –como puede verse– no siempre han tenido turbante y religión musulmana. El PP está empeñado en que se califique como bélica la misión del ejército español en aquel país. Una petición razonable, porque se trata de una guerra con todas las de la ley. La cara oculta de la pretensión popular es menos noble: se trata de blanquear la guerra de Iraq, por equiparación. Un conflicto en el que se empeñaron Bush y los suyos desde el ataque a las torres gemelas, y que la oposición frontal de Colin Powell retrasó año y medio. La aventura de Iraq debilitó el frente afgano de tal suerte que en ninguna de las dos se puede decir que haya ganado la coalición occidental.

 

Oficios como el beisbol, el boxeo, la canción, el cine o la literatura, y personajes como DiMaggio, Alí, Sinatra, O’Toole o Hemingway aparecen en otro libro muy interesante: una antología de Retratos y encuentros (Editorial Alfaguara) de Gay Talese. Periodismo de acero, vibrante, recio, auténtico, del que ya no se hace. Y en novela, no se pierdan la última de Antonio Soler, Lausana (Mondadori). Una pequeña obra maestra. El virtuoso del lenguaje consigue un relato intenso y tremendamente emocionante.

 

Aunque mi máxima emoción de las lecturas veraniegas ha estado en Chile. El rescate de 33 mineros desde 700 metros de profundidad es épico. Pero la entereza de estos trabajadores no nubla la responsabilidad criminal de los propietarios de una mina insegura. Una desfachatez extensible: las autoridades locales ocultaron que estaban vivos y prolongaron la angustia a las familias para que el presidente de Chile pudiera dar la buena nueva. Grandeza y miseria juntas. Hay trabajos necesarios que deberían tener sueldos muy superiores a los de tierra firme. Los de astronauta, minero y pescador. O soldado en Afganistán.

Un cazador contra el dragón de la crisis

Ignacio Martínez | 5 de abril de 2009 a las 10:08

El Grupo Sánchez-Ramade ha comunicado esta semana que su consejo de administración ha nombrado a Javier Sánchez-Ramade nuevo presidente de su conglomerado empresarial. Hasta ahora ocupaba una de las dos vicepresidencias ejecutivas. El próximo mes de junio se cumplen cuatro años del fallecimiento del fundador de esta compañía cordobesa, que es la octava de Andalucía por volumen de negocio, pero la primera de las no cotizadas en Bolsa. La mayor parte de los 1.400 millones de euros que facturó en 2008 Sánchez-Ramade fue debida a su actividad dentro de la región, que es el núcleo duro de su fuerza empresarial. El grupo está radicado en todas las localidades andaluzas de más de 40.000 habitantes, aunque también opera en las dos Castillas, Madrid, Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana. Este holding es uno de los gigantes empresariales andaluces y tiene una importante diversificación en la construcción, la automoción, los cines, la informática, la gran distribución, la agricultura o los servicios financieros. A pesar de la crisis, Sánchez-Ramade sólo ha bajado el año pasado su facturación un 3%.

La nueva cabeza visible de Sánchez-Ramade sustituye en el cargo a su madre, Mercedes Moreno, que ha sido la presidenta desde 2005. En estos cuatro años Eugenio, abogado, y Javier, profesor mercantil, han sido los vicepresidentes del grupo, aunque los cuatro hermanos tienen los mismos votos en el consejo, actúan de común acuerdo y tienen repartidos sus papeles en la empresa familiar. Eugenio preside las empresas de automoción y ocio (Cinesur); Javier, la de distribución de electrodomésticos Urende; Álvaro, también abogado, las de informática Diasa y Diasoft, y Martín, economista, la constructora y promotora Noriega. El de automóviles ha sido el sector que más se ha resentido el año pasado, aunque su 17% de descenso en la facturación es la mitad de lo que ha bajado de media en el país. Curiosamente la constructora ha aumentado su volumen de negocio, en contra de la tendencia nacional. Para este año, el grupo espera repetir los resultados consolidados del anterior.

Javier Sánchez-Ramade (Córdoba 1957), ha sido el portavoz del clan familiar desde la muerte de su padre, Eugenio Sánchez-Ramade Villegas, el patriarca de esta familia cordobesa propietaria del destacado holding empresarial. Los abuelos de la actual generación eran de los dos extremos de la región: Huelva y Almería, y su padre se radicó en el centro. Fue a hacer las milicias universitarias a Córdoba en 1950, allí se casó con Mercedes Moreno y se estableció. Los Sánchez-Ramade son una familia muy unida, que en la época de don Eugenio presumían de ser “un patriarcado empresarial y un matriarcado familiar”. La saga empresarial la inició su abuelo en La Rábida (Huelva), en un cine que tenía como lema La pantalla de los éxitos, y después siguió su actividad en Sevilla y Cádiz. La cuarta generación de la rama cordobesa ya ha llegado a la compañía, como pudo verse el pasado jueves en la foto de la dirección del grupo. La familia mantiene su vocación emprendedora.

El nuevo presidente hace hincapié en el carácter andaluz de su conglomerado empresarial. Aunque en algunos asuntos defiende con ardor a su patria chica: es un decidido partidario de que Córdoba sea la capital cultural europea en 2016. No tiene nada contra Málaga, a la que define como la capital económica de Andalucía y a la que admira por su carácter emprendedor, pero en el capítulo capitalidad del 2016 no parte peras con nadie. En referencia a la cultura, Javier Sánchez-Ramade no va mucho al cine, pero cuando lo hace está como en casa: su empresa tiene 175 salas de proyección. La película que más le ha fascinado ha sido Memorias de África. El paisaje y los personajes hicieron huella en su espíritu de cazador y amante de la naturaleza. Tanto, que ha ido a cazar antílopes, búfalos y pumas a Tanzania y Sudáfrica. Ha aficionado a la caza mayor a los cuatro hijos que ha tenido con su esposa, Blanca. Caza sobre todo en Sierra Morena. No sólo como ocio o deporte, sino como terapia, para desconectar del ajetreo empresarial.

La empresa familiar ha hecho algunas aportaciones al cine nacional. La foca con una pelota en la boca, símbolo de Exclusivas cinematográficas Sánchez-Ramade, es el león de la Metro español. Esta empresa, antes de ofrecernos pisos, coches, electrodomésticos o programas de ordenador, nos vendía fantasía con el cine, desde los años 30, dos generaciones atrás. A Javier le gustan las películas de Garci, y las canciones de Víctor Manuel y Sinatra. En lectura, prefiere las biografías. Recuerda en especial las de los ex presidentes de la Chrysler, Lee Iacocca, y de la General Electric, Jack Welch, que utiliza como libros de cabecera. En estos tiempos difíciles, él y muchos otros empresarios de Andalucía, de todos los sectores y provincias, están escribiendo la historia de cómo luchar contra el dragón de la crisis y ganarle la partida. Buena tarea para un cazador.