Archivos para el tag ‘Somalia’

Un jamón de Peter Caruana

Ignacio Martínez | 28 de diciembre de 2009 a las 10:46

Caruana2
No hacía falta que el PP restringiese a sus dirigentes los regalos que podían aceptar por Navidad. Los detalles que las empresas estaban dispuestas a hacer este año ya se habían encogido, sin ayuda de nadie. Se ha comprado menos cava que nunca: el año pasado bajó la venta casi un 10% y éste se ha reducido en un 5. Dicen los proveedores, que no ha menguado el consumo doméstico, sino las cestas. Una sisa producida por la crisis, catástrofe natural que ha afectado a todo el mundo. ¿A todo el mundo? No. Unos pequeños enclaves repartidos por todo el mundo han resistido al nefasto hundimiento de los mercados. Estos Asterix y Obelix de la vida moderna son los paraísos fiscales.

Si yo fuese el jefe de un paraíso fiscal le mandaría un jamón por Navidad a cada uno de los veintitantos mandatarios del G-20. Agradecería el trato recibido y, de camino, compensaría el descenso de los regalos institucionales. Sin ir más lejos, en Andalucía tenemos uno de estos enclaves galos: Gibraltar será de soberanía británica, pero es sin duda territorio andaluz. Si fuese Peter Caruana le mandaría un jamón de pata negra a los líderes del géveinte, porque no han tocado ni de lejos las bases de los administradores de dinero negro del planeta.

No es nuevo: una de las primeras cosas que dijo el presidente Bush en septiembre de 2001, tras el ataque a las torres gemelas, es que iba a acabar con los paraísos fiscales, en donde guardaban su dinero Bin Laden,  terroristas de toda laya y el crimen organizado. Un brindis al sol; no se hizo nada. Y tras el hundimiento financiero de 2008, los líderes políticos volvieron a prometer erradicar los paraísos fiscales. Recuerdo el énfasis de Zapatero al respecto, tras una cumbre en Berlín en febrero de este año. Pues nada en absoluto: ahí los tienen, tan campantes.

Pero no son sólo los paraísos fiscales. La verdad es que termina el año del miedo, y del nuevo orden mundial nunca más se supo. Año de crisis que ha generado miedo a quedarse sin trabajo, sin ahorros, sin pensión de la vejez. Y miedo al terrorismo. Al de los viejos fanáticos de ETA, que han vuelto a matar este año; a los modernos piratas de Somalia, o a los fundamentalistas islámicos que asesinan o secuestran. La lista de temores de los españoles ha aumentado con uno nuevo: el de no estar bien representados. La encuesta del CIS de noviembre señala que los partidos y los políticos son ya la tercera preocupación de los españoles, tras el paro y la situación económica. Es una secuela más de la crisis. La inseguridad produce desconfianza.

En el plano internacional, mi colega Xavier Batalla sostiene en La Vanguardia que este 2009 que termina puede ser un año cero, entendido como el comienzo de otra manera de hacer las cosas. Como lo fue 1945, tras la Segunda Guerra Mundial. Aunque advierte que hay que olvidarse de la refundación del capitalismo. Ya ven que el nuevo orden mundial se retrasa. Y los galos frotándose las manos.

La vista gorda

Ignacio Martínez | 8 de noviembre de 2009 a las 9:45

Hay unos 100.000 soldados extranjeros en Afganistán, de 42 países diferentes. Entre ellos, más de mil españoles. Los aliados pretenden pararle los pies a los talibanes, amigos de Bin Laden. Pero el campeón de la causa de la libertad es un tipo corrupto que manipuló gravemente los resultados de las elecciones presidenciales, que se acaban de celebrar. No tenemos nada mejor que Karzai y cruzamos los dedos para que no se nos caiga el cielo sobre las cabezas.

En España casi todo el país critica al Gobierno por no saber resolver la crisis de los rehenes del Alakrana. De sus 36 tripulantes, 16 son españoles: ocho gallegos, siete vascos y un andaluz. Embrollo complicado; al fin y la cabo se trata de un acto de terrorismo. No veo dónde está la diferencia entre los piratas somalíes y los agentes de Bin Laden. Exigen un intercambio de los secuestrados por los dos cómplices detenidos en Madrid y más de dos millones de euros. La opinión pública española es partidaria de cumplir con ambos requisitos. Un mal precedente, que no sería el primero: en 1986 el Gobierno de Felipe González indultó a dos presos shiítas libaneses como parte del rescate de dos diplomáticos españoles. Pero en estos casos, el cuerpo nos pide mirar para otro lado.

Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón se detestan, pero asisten a actos públicos en comandita, se saludan y hasta se besan. La procesión va por dentro y sólo se refleja en sus miradas, el único de sus sentidos que escapa a las hipócritas puestas en escena. El problema del PP en Madrid no era la presidencia de Caja Madrid, sino la guerra civil entre estos dos personajes, que se miran al espejo y se ven unos presidentes del Gobierno monísimos. Desde luego, mejores que Rajoy. Tampoco el problema del PP valenciano era el defenestrado Costa, sino su presidente Camps, que tarde o temprano tendrá que dimitir. Pero de momento, la farsa continúa.

Y aquí, en nuestras latitudes, se intuye que no va como la seda la cohabitación entre Griñán y Chaves, el jefe del ejecutivo y el jefe de la mayoría que lo sostiene, amigos en su vida particular. De momento, las desavenencias son cuatro detalles. Pero todo el mundo hace la vista gorda. Como ven, estamos a la última moda mundial.

El callejón sin salida del Alakrana

Ignacio Martínez | 7 de noviembre de 2009 a las 14:21

Unos terroristas somalíes, llamados en este caso piratas, han secuestrado un barco español. El barco no llevaba vigilancia militar porque el Gobierno sostiene que es ilegal. No se cambian las leyes. Tampoco significaría tanto gasto: sobre todo si se cuenta lo que cuesta mantener dos fragatas en el Índico en este momento cerca del atunero vasco. Los terroristas exigen unos millones de euros y la liberación de dos cómplices detenidos en la zona y trasladados a Madrid. ¿Se negocia con terroristas? No veo una diferencia sustancial entre estos piratas y, un suponer, unos fundamentalistas islámicos. ¿Se cede al chantaje de los terroristas? Claro que están en juego las vidas de los pescadores y eso es lo primero. Pero, en ese caso, que se haga ya siempre lo mismo. No es fácil resolver este entuerto. Nada fácil, pero el Gobierno, una vez más, está demostrando su escasa capacidad.

Europa mira a África

Ignacio Martínez | 9 de diciembre de 2008 a las 22:21

 

La Unión Europea (UE) lanzó ayer oficialmente la primera operación naval de su historia, enviando seis barcos de guerra y tres aviones de patrullaje para hacer frente a los ataques de los piratas somalíes en la zona del Cuerno de África. Esta operación, está comandada por un británico, el vicealmirante Philip Jones, y participan en ella ocho países, entre ellos Alemania, Francia, el Reino Unido y España. Actuando bajo mandato de la ONU, la flotilla de la UE tiene una triple misión: escoltar barcos de la marina mercante y navíos del Programa Mundial de Alimentos (PMA) que entregan ayuda humanitaria en Somalia, y efectuar ‘controles de zona’ con apoyo de aviones de patrulla marítima. Su primer desafío será garantizar el orden en una superficie de un millón de kilómetros cuadrados en el Océano Índico y en el golfo de Adén por la cual transita el 30% del petróleo mundial.

Del lado de España, participan una fragata y un buque de apoyo logístico, además del avión de patrulla que ya integra una ‘célula de coordinación’ creada por la UE en septiembre frente a la multiplicación de ataques de piratas en la región del Cuerno de África. Unos treinta cargueros han sido secuestrados en lo que va de 2008, el doble que el año anterior, por piratas que utilizan lanchas rápidas y cuentan con importante armamento. Pero la situación no sólo ha movilizado a los europeos. India, Rusia y la OTAN también han enviado barcos a la zona.

África es el punto a atención del mundo en estos días. Los países europeos y Estados Unidos están exigiendo al dictador de Zimbabue, Robert Mugabe. Hasta George Bush se ha apuntado en la lista de reclamantes. Ahora sólo falta, para completar las buenas intenciones que se monte una operación internacional de ayuda al Congo, que pare la violencia étnica y atienda a los cientos de miles de desplazados.