Archivos para el tag ‘Sudáfrica’

Fútbol: subidón de adrenalina

Ignacio Martínez | 27 de junio de 2010 a las 9:16

Qué más da cómo vayan la bolsa, la morosidad o la deuda soberana. España está en octavos del Mundial de Sudáfrica y eso es un bálsamo que todo lo cura. Y dispara la autoestima nacional: los balcones y ventanas cada vez están más llenos de banderas. Nos gusta ganar. Nos ha gustado siempre, pero como últimamente perdemos todos los partidos en la Champions de la economía mundial, bueno es que los ganemos en la genuina y auténtica Copa del Mundo de fútbol.

Aquí no hay recortes presupuestarios, de hecho se ha prometido a cada jugador de la selección 600.000 euros por ganar el título. Aunque la ministra francesa de deportes criticó que los bleus se alojaran en un hotel de superlujo, y puso como ejemplo opuesto a España, por haber elegido un alojamiento más modesto. Tampoco hay reformas en el mercado de trabajo futbolístico. Disponer de Villa durante los próximos cuatro años le va a costar al Barcelona 50 millones de euros.

Nos gusta la épica, así que sufrir porque tenemos difícil la clasificación le ha añadido aliciente a la victoria sobre Chile. No es sólo una cuestión de colores. La épica atrae a los seres humanos más allá de que les toque de cerca: el público abarrotó el jueves la pista 18 de Wimbledon para ver el final del partido de tenis más largo de la historia. Once horas de juego y 70-68 en el quinto set.

El subidón de la adrenalina nacional es tan potente que llamamos a España La Roja, sin reparar en que en este país de capuletos y montescos, los rojos y los azules han sido enemigos mortales durante más de medio siglo. En Francia llaman les bleus a los jugadores vestidos con la camiseta azul de su Selección. Aquí, La Roja es España en su conjunto, sin que nadie se extrañe.

El amplio consenso nacional de apoyo al equipo sólo lo ha roto Luis Aragonés, en el papel del general McChrystal. Pero las verdades del barquero, la crítica cruda, será escasa mientras el marcador acompañe. Y a medida que España vaya ganando, habrá más banderas en los balcones y más consumo interno, el mejor estímulo para la economía, la bolsa o la deuda soberana. Como tantas alegrías de la vida, ésta es gratis. Aprovechen y disfruten.

Se acabaron las candilejas

Ignacio Martínez | 19 de junio de 2010 a las 9:49

Termina con más pena que gloria la presidencia española de la Unión Europea. El país que en septiembre de 2007 jugaba la Champions de la economía mundial, era el equipo que más partidos ganaba, el más goleador y el menos goleado, en frase desafortunada del presidente del Gobierno, acaba su semestre de liderazgo comunitario recibiendo goles de los mercados, de los socios europeos, de la prensa o de la oposición. La comparación con el Mundial de Sudáfrica está tirada: el problema no es tanto el mal resultado como las expectativas superlativas. Nos comíamos el mundo y nos salió la apuesta fatal. Iba a ser un acontecimiento planetario, la coincidencia de dos presidencias progresistas a ambos lados del Atlántico, en frase infeliz de la número tres del PSOE, pero Obama ni siquiera se molestó en venir a Madrid para una cumbre entre Estados Unidos y la Unión Europea programada en el mes de mayo, y anulada por incomparecencia del americano. Más que nada, porque le aburre la afición de los europeos a las reuniones retóricas sin contenido real.

El semestre lo empezamos muy futbolístico. Los equipos de Primera División saltaron al campo con la bandera azul de doce estrellas amarillas y sonó el Himno a la Alegría en los estadios de toda España. Se hicieron anuncios grandilocuentes, toda reunión informal de ministros, de no importa qué ramo, era una cumbre europea… En fin, se nos fue la mano con el envoltorio, pero dentro hubo poca cosa. A la auténtica cumbre celebrada en suelo andaluz, con Marruecos en Granada, no vino el rey alauita; la cumbre euromediterránea de Barcelona hubo que anularla. Y buena parte del periodo presidencial lo empleó Zapatero en defender de los mercados o los especuladores, con desigual fortuna, el prestigio de la banca y la deuda soberana nacional.

Ahora entra al relevo Bélgica. Los agoreros dicen que con la crisis institucional que vive el pequeño reino belga ¡a ver cómo se puede hacer una presidencia europea! Un espectáculo a la española, desde luego que no. Pero los belgas lo harán bien, como siempre. Sin himnos ni banderas en los campos de fútbol, sin pretensiones planetarias. Haya el gobierno que sea en el país, los altos funcionarios cogerán cada dossier que se encuentre sobre la mesa y buscarán consensos para que se apruebe. Y dejarán, como de costumbre, la mesa bastante limpia de asuntos pendientes. Serán buenos administradores de los intereses comunes. Que es de lo que se trata.

No se termina el mundo porque la presidencia europea se haya quedado en nada. E incluso puede ser una buena enseñanza para el futuro, para esto y para cualquier otra cosa: con trabajo, austeridad y humildad se llega más lejos. Pero ¿creen que hemos aprendido algo? Moratinos ha dicho que se ha cumplido el 100% de los objetivos españoles. Patético.

Ahora se acabaron las candilejas. Ya sólo nos espera antes de las vacaciones de agosto el cambio de Gobierno.

Enseñanzas del fútbol

Ignacio Martínez | 20 de noviembre de 2009 a las 8:05

Una mano de Henry ha clasificado a Francia para el Mundial de Suráfrica. En la era de las nuevas tecnologías, millones de espectadores de todo el mundo pudieron ver en directo claramente que el jugador francés se ayudaba con la mano izquierda, para centrar después a un compañero que marcó de cabeza. Injusto triunfo, que perjudica a Irlanda. El fútbol necesita ayudarse de la televisión. Es elemental para evitar estos abusos, pero sus dirigentes se resisten.

Por el contrario, hay que celebrar que en el mundo del fútbol haya normas y comités como el que ha sancionado a Maradona con dos meses de suspensión y una multa de tres millones de pesetas. Resulta que Maradona, cuando clasificó a mitad de octubre a Argentina para el Mundial, después de pasar muchas fatiguitas, se despachó a gusto contra los periodistas: “A los que no creyeron, con perdón de las damas, que la chupen, que la sigan chupando. Ustedes me trataron como me trataron; sigan mamando”. En resumen, la frase de un chulo maleducado, con perdón de los caballeros que se encuentren entre sus seguidores. Pero aquí, la comisión disciplinaria de la FIFA da una lección.

Debería existir un comité de disciplina deportiva para otras muchas actividades de la vida diaria. Entiéndase que se trataría de evaluar la gentileza, cortesía o buenas maneras de las personas. O la ausencia de estas cualidades y en qué grado. Se podría aplicar como el carné por puntos. Un ejemplo fácil lo tenemos con Francisco Camps, cuando acusó la semana pasada al portavoz del PSOE en las Cortes Valencianas de querer matarle: “A usted le encantaría coger una camioneta, venirse de madrugada a mi casa y por la mañana aparecer yo boca abajo en una cuneta”. A lo mejor no es un delito, pero nuestro comité le quitaría los doce puntos a Camps de un golpe. Y le aplicaría la norma Maradona: tres o cuatro meses de suspensión de toda actividad pública, en los que no podría salir en los medios, ni hablar en el Parlamento regional, ni montarse en un Ferrari alquilado con fondos públicos, para darse un baño de multitudes. Eso sí, podría seguir presidiendo la Generalitat valenciana, pero en absoluto silencio, como castigo.

No sólo los políticos y los deportistas estarían sometidos a estos controles. En ciudades como Sevilla, Jerez, Córdoba o Granada, en las que se está fomentando el uso de la bicicleta, debería haber una comisión de disciplina que quitara puntos por ir contra mano en una calle de dirección única, subirse por las aceras, circular en calles peatonales u otros abusos cometidos con la excusa de que la bici es buena. Desde luego que es la bici es buena, pero debe cumplir unas normas, como las jugadas de un futbolista, las declaraciones de un seleccionador o los discursos de un político. Enseñanzas del fútbol.

España-Estados Unidos: un primo de Arenas y 10 más nos hunden

Ignacio Martínez | 25 de junio de 2009 a las 8:26

”Bocanegra,

 

No sé si Javier Arenas tiene un tío en América, pero su primo Bocanegra y otros 10 tiarrones más nos dieron ayer la noche. El tal Carlos Bocanegra parecía Beckenbauer, cortaba todas las jugadas y sacaba el balón jugado. Alguien ha comparado a este Estados Unidos con la Grecia del europeo de Portugal de hace cinco años. Nada. Este equipo que nos ganó ayer es mejor, más vistoso y más alegre. Los nuestros no estuvieron como otras veces, pero acostumbrados a perder siempre no vamos a ponerle pegas a los campeones de Europa. La pena es que hay que quedarse en Sudáfrica para jugar el tercer y cuarto puesto: el partido más amargo de todos.

Un cazador contra el dragón de la crisis

Ignacio Martínez | 5 de abril de 2009 a las 10:08

El Grupo Sánchez-Ramade ha comunicado esta semana que su consejo de administración ha nombrado a Javier Sánchez-Ramade nuevo presidente de su conglomerado empresarial. Hasta ahora ocupaba una de las dos vicepresidencias ejecutivas. El próximo mes de junio se cumplen cuatro años del fallecimiento del fundador de esta compañía cordobesa, que es la octava de Andalucía por volumen de negocio, pero la primera de las no cotizadas en Bolsa. La mayor parte de los 1.400 millones de euros que facturó en 2008 Sánchez-Ramade fue debida a su actividad dentro de la región, que es el núcleo duro de su fuerza empresarial. El grupo está radicado en todas las localidades andaluzas de más de 40.000 habitantes, aunque también opera en las dos Castillas, Madrid, Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana. Este holding es uno de los gigantes empresariales andaluces y tiene una importante diversificación en la construcción, la automoción, los cines, la informática, la gran distribución, la agricultura o los servicios financieros. A pesar de la crisis, Sánchez-Ramade sólo ha bajado el año pasado su facturación un 3%.

La nueva cabeza visible de Sánchez-Ramade sustituye en el cargo a su madre, Mercedes Moreno, que ha sido la presidenta desde 2005. En estos cuatro años Eugenio, abogado, y Javier, profesor mercantil, han sido los vicepresidentes del grupo, aunque los cuatro hermanos tienen los mismos votos en el consejo, actúan de común acuerdo y tienen repartidos sus papeles en la empresa familiar. Eugenio preside las empresas de automoción y ocio (Cinesur); Javier, la de distribución de electrodomésticos Urende; Álvaro, también abogado, las de informática Diasa y Diasoft, y Martín, economista, la constructora y promotora Noriega. El de automóviles ha sido el sector que más se ha resentido el año pasado, aunque su 17% de descenso en la facturación es la mitad de lo que ha bajado de media en el país. Curiosamente la constructora ha aumentado su volumen de negocio, en contra de la tendencia nacional. Para este año, el grupo espera repetir los resultados consolidados del anterior.

Javier Sánchez-Ramade (Córdoba 1957), ha sido el portavoz del clan familiar desde la muerte de su padre, Eugenio Sánchez-Ramade Villegas, el patriarca de esta familia cordobesa propietaria del destacado holding empresarial. Los abuelos de la actual generación eran de los dos extremos de la región: Huelva y Almería, y su padre se radicó en el centro. Fue a hacer las milicias universitarias a Córdoba en 1950, allí se casó con Mercedes Moreno y se estableció. Los Sánchez-Ramade son una familia muy unida, que en la época de don Eugenio presumían de ser “un patriarcado empresarial y un matriarcado familiar”. La saga empresarial la inició su abuelo en La Rábida (Huelva), en un cine que tenía como lema La pantalla de los éxitos, y después siguió su actividad en Sevilla y Cádiz. La cuarta generación de la rama cordobesa ya ha llegado a la compañía, como pudo verse el pasado jueves en la foto de la dirección del grupo. La familia mantiene su vocación emprendedora.

El nuevo presidente hace hincapié en el carácter andaluz de su conglomerado empresarial. Aunque en algunos asuntos defiende con ardor a su patria chica: es un decidido partidario de que Córdoba sea la capital cultural europea en 2016. No tiene nada contra Málaga, a la que define como la capital económica de Andalucía y a la que admira por su carácter emprendedor, pero en el capítulo capitalidad del 2016 no parte peras con nadie. En referencia a la cultura, Javier Sánchez-Ramade no va mucho al cine, pero cuando lo hace está como en casa: su empresa tiene 175 salas de proyección. La película que más le ha fascinado ha sido Memorias de África. El paisaje y los personajes hicieron huella en su espíritu de cazador y amante de la naturaleza. Tanto, que ha ido a cazar antílopes, búfalos y pumas a Tanzania y Sudáfrica. Ha aficionado a la caza mayor a los cuatro hijos que ha tenido con su esposa, Blanca. Caza sobre todo en Sierra Morena. No sólo como ocio o deporte, sino como terapia, para desconectar del ajetreo empresarial.

La empresa familiar ha hecho algunas aportaciones al cine nacional. La foca con una pelota en la boca, símbolo de Exclusivas cinematográficas Sánchez-Ramade, es el león de la Metro español. Esta empresa, antes de ofrecernos pisos, coches, electrodomésticos o programas de ordenador, nos vendía fantasía con el cine, desde los años 30, dos generaciones atrás. A Javier le gustan las películas de Garci, y las canciones de Víctor Manuel y Sinatra. En lectura, prefiere las biografías. Recuerda en especial las de los ex presidentes de la Chrysler, Lee Iacocca, y de la General Electric, Jack Welch, que utiliza como libros de cabecera. En estos tiempos difíciles, él y muchos otros empresarios de Andalucía, de todos los sectores y provincias, están escribiendo la historia de cómo luchar contra el dragón de la crisis y ganarle la partida. Buena tarea para un cazador.

Obama no llama a ZP

Ignacio Martínez | 3 de febrero de 2009 a las 9:55

 

Se cumplen hoy dos semanas desde la toma de posesión de Barack Obama como presidente de los Estados Unidos y no ha llamado todavía al presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. Obama ya ha llamado a una docena de primeros ministros o presidentes y su portavoz lo va anunciando en notas bastante extensas sobre el contenido de las conversaciones con los mandatarios de Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia, China, Japón, Brasil, Colombia, Sudáfrica, Arabia Saudita, Palestina, Israel o Canadá, a donde viajará el 19 de febrero. Vendrá a Europa en abril y participará en la cumbre de Londres del G-20 al que acaba de ser invitada España. Entonces se verán las caras por primera vez Obama y ZP.