Archivos para el tag ‘Torres Hurtado’

De Túnez a Ryanair: No vuele gratis

Ignacio Martínez | 7 de febrero de 2011 a las 13:02

Un grupo de cien estudiantes belgas fueron desalojados ayer de un avión de Ryanair que iba a despegar del aeropuerto de Lanzarote. Se había montado un buen lío en el interior del aparato, con empujones y gritos, y el comandante de la nave pidió ayuda a las fuerzas de seguridad; policías y guardias civiles despejaron la nave amablemente. Hay varias versiones sobre la causa del altercado. Una es que iban bebidos. ¿Borrachos? Hombre, eran las 10:30 de la mañana, pero lo mismo este grupo, de entre los 20 y los 25 años, no se había recogido por la noche. Peor fue lo del ministro de Interior de Ucrania, a quien Lufthansa sacó de un vuelo a Seúl porque iba inequívocamente borracho, importunando a las azafatas, y a insultos con el resto del pasaje.

Pero nuestros visitantes belgas no está claro que estuviesen bebidos. Otra versión habla de exceso de equipaje que uno de ellos se negaba a pagar. Pero esas cosas se arreglan en el mostrador de facturación y no en la cabina del avión. Aunque podría ocurrir que quisiera llevar como equipaje de mano algo muy pesado. Las compañía de bajo coste cobran hasta por respirar en el avión. De hecho, Ryanair cobra por facturar una maleta. Y no sólo son quisquillosos con el exceso de peso. A José Blanco, ministro de Fomento del Reino de España, esta misma compañía le dejó en tierra en Luxemburgo en octubre de 2009, cuando tras un consejo de ministros de la UE iba para Santiago de Compostela. El comandante no autorizó a viajar en el avión a sus guardaespaldas con su armamento reglamentario. El ministro pudo arreglarse, con un vuelo de Iberia hasta Vigo.

No hace falta volar barato para que a uno le cacheen. Hace pocos días se lo hicieron al jefe político de Granada. No, a Pepe Torres Hurtado, no. Al primer ministro de la Isla del Caribe del mismo nombre lo registraron en el aeropuerto de Saint George, cuando se disponía a viajar con American Airlines. A los estudiantes belgas de Lanzarote, Ryanair les castigó a no viajar más con su compañía, hasta que el Ministerio belga de Exteriores intervino, para que fueran repatriados en grupos pequeños.

La que no va a zafarse fácilmente de un castigo mediático es la ministra de Asuntos Exteriores de Francia, Michèlle Alliot-Marie, que tuvo la fatal ocurrencia de viajar a Túnez de vacaciones con su familia en Navidades. Hizo el desplazamiento en un jet privado, propiedad de un hombre de negocios socio de un cuñado de Ben Ali. Y durante su estancia en la antigua colonia francesa, agasajada por el entorno del dictador, cuando ya había comenzado la revuelta popular, utilizó de nuevo el mismo avión para un vuelo en el interior del país. El cuñado del presidente era copropietario del jet. Los vuelos baratos tienen algunos inconvenientes. Los gratuitos pueden resultar carísimos.

Libelo contra el centralismo

Ignacio Martínez | 22 de abril de 2009 a las 11:40

Sobre Griñán les voy a dar una noticia: las primeras semanas de presidente no hará ningún acto público en Sevilla. Todos serán fuera de la capital. Quiere marcar tendencia. ¿Se acabó el centralismo? Ojalá. Habría que alegrarse también por Sevilla, porque la administración centralista que se ha formado en estos 27 años de autonomía no es culpa de la ciudad, sino de los gobernantes regionales. El presidente que va a ser elegido hoy en el Parlamento andaluz reconoció en su discurso de investidura que hay centralismo. Sevilla se ha convertido en la madre de todas las capitales y ahora Griñán pretende desalambrar. Propone un nuevo proyecto político para huir de la primacía de unos territorios sobre otros. Verde y con asas.

Ayer propuso una reforma de la Administración pública. Muy grande no será, porque nada dijo del irrelevante papel de las diputaciones, organismos creados al calor de la Constitución de Cádiz, abolidos por dos veces por Fernando VII e instaurados definitivamente en 1833, en el inicio de la Regencia de María Cristina con el apoyo de los liberales. Su función moderna ha sido solapada por la potentísima administración autonómica, construida desoyendo el artículo 4.4 del primer Estatuto andaluz, que preveía que la organización periférica de la Junta fueran las diputaciones. Artículo incumplido y eliminado en el Estatuto actual. A pesar de su inutilidad, las ocho diputaciones andaluzas costaron 1.668 millones de euros en 2007, de los que casi la tercera parte se dedicaron a pagar sueldos. Nuestras diputaciones son profundamente ineficientes: de cada 10 euros, consumen más de 7 en personal y gastos generales para invertir menos de 3. Habría que advertir al nuevo presidente de la Junta que una reforma de la administración que no digiera instituciones obsoletas es un brindis al sol.

Sea como fuere, la propuesta de un pacto local por parte de Griñán es una buena noticia. Reclamada desde hace tiempo por tirios y troyanos. Estarán muy contentos De la Torre, Teófila, Monteseirín, Torres Hurtado, Rosa Aguilar, Pilar Sánchez, Pedro Rodríguez y un largo etcétera. Las promesas de una nueva descentralización política y administrativa han sido largas y anchas: una ley de régimen local, transferencias y delegación de nuevas competencias a los ayuntamientos, participación en los ingresos de la autonomía… Y petición de consenso.

A poco que vaya en serio esta apuesta descentralizadora, la periferia andaluza está de enhorabuena. Con crisis o sin crisis, el principal problema de la autonomía andaluza es el tribalismo instalado en la epidermis de todos los territorios. Los andaluces presumimos a partes iguales de España y de nuestra patria chica, pero se nos olvidan con frecuencia la cohesión regional y nuestra condición de europeos. Marchamos mancos y cojos; así es difícil participar en carrera alguna.