Archivos para el tag ‘Torres Mora’

PSOE: nuevo modelo de partido

Ignacio Martínez | 18 de septiembre de 2011 a las 14:02

Zapatero llegó a la secretaría general del PSOE en 2000 con ideas nuevas, acuñadas por sus fieles en Nueva Vía. Entre ellos un brillante sociólogo malagueño, talentoso y redicho: José Andrés Torres Mora. Aquellas propuestas fueron un soplo de aire fresco para un partido en horas bajas, y entusiasmaron al congreso que eligió al joven dirigente de León contra pronóstico, y contra la voluntad de pesos pesados como Felipe González y Manuel Chaves, que preferían al veterano José Bono.

Entre las ideas de Zapatero para la regeneración del partido estaban la limitación de mandatos, la no acumulación de cargos, la paridad de género, las listas cremallera, el respeto a la opinión de las bases. Once años después, cuando los cargos, empleos y colocaciones escasean en el entorno socialista, se esfuman algunos de los principios que inspiraron aquel nuevo modelo de partido.

Los propios socialistas admiten en privado que el 20-N perderán en una u otra provincia andaluza uno, dos, puede que tres diputados. Se colapsa el espacio y algún secretario provincial, carente del mínimo liderazgo social, se asegura el porvenir por cuatro años colocándose de número dos tras alguna figura. Es el caso de Heredia en Málaga o Viera en Sevilla. Ambos se saltan a la torera la paridad y las cremalleras. En Málaga la ministra Trinidad Jiménez encabeza la lista, seguida de tres hombres, en los cuatro puestos que tienen posibilidad de sacar escaño.

Torres Mora ocupa precisamente el tercer puesto, una plaza destinada a una mujer en la doctrina zapaterista. Por cierto que este diputado tuvo el coraje de enfrentarse públicamente a Zapatero, apostando por Tomás Gómez contra Trinidad Jiménez en las primarias de Madrid. Ahora van en la misma lista. Como dicen los británicos, la política hace extraños compañeros de cama. Heredia tiene la desfachatez de explicar que cumple con la paridad con tres hombres en puestos de salida, seguidos de tres mujeres sin posibilidad de elección. Llueve sobre mojado. El grupo socialista en la Diputación malagueña está compuesto por siete hombres y tres mujeres.

¿Qué dice el feminismo profesional? Nada. Las interesadas prefieren el silencio y la resignación. Y, de camino, buscarse un puesto donde pueden. Es el nuevo modelo de partido. Acobardado.

Muchos jefes y ningún líder

Ignacio Martínez | 4 de septiembre de 2009 a las 0:30

La primera secretaria del Partido Socialista francés, Martine Aubry, ex ministra de Trabajo e hija de Jacques Delors, ha anunciado en la Escuela de Verano del PS una profunda renovación de su organización, que incluye algunas novedades como la celebración de unas primarias abiertas a los simpatizantes para elegir a su candidato o candidata en la elecciones presidenciales de 2012. Hay otras tentaciones en esta formación que ha gobernado Francia desde los años 80 con un presidente como Mitterrand que reinó durante 14 años y seis primeros ministros que se turnaron en el Palacio de Matignon a lo largo de tres legislaturas, que en aquel país son de cinco años. Algunas de las ideas que bullen en la cabeza de los dirigentes del partido que ha liderado la izquierda francesa en el último tercio de siglo suenan a conocidas por estos pagos.

El PS intenta recuperarse de su debacle de las últimas elecciones europeas, en las que los verdes de Europe Ecologie sacaron tantos votos como ellos. Y se saca de la manga la limitación de mandatos de sus líderes en las instituciones y la no acumulación de cargos, que en Francia es todavía mayor que en España. Estas iniciativas, vistas desde este lado de los Pirineos, provocan la nostalgia. Nos recuerdan tiempos de bonanza e ilusiones. Cuando el PSOE estaba en la más absoluta depresión, tras la marcha de González y el fracaso electoral de Almunia, apareció un joven, despierto y desinhibido que planteó aquello de la Nueva Vía, en compañía de José Blanco, Trinidad Jiménez, Carmen Chacón, Jordi Sevilla, Jesús Caldera, José Andrés Torres Mora, Leire Pajín, Juan Fernando López Aguilar y unos pocos más. Es conocido que tanto González como Chaves apoyaron en el congreso del 2000 a José Bono, pero Zapatero ganó con su discurso moderno en el que las primarias, la no acumulación de cargos y la limitación de mandatos formaban parte de la filosofía que iba a cambiar su partido de arriba abajo.

Conocedora o ignorante de estas promesas enterradas por sus colegas españoles, Aubry se propone aplicar la misma estrategia para intentar que un socialista llegue al Elíseo o a Matignon. Y ha lanzado su proclama de renovación en la Escuela de Verano de su partido. Mientras que la equivalente española, que se desarrolla en julio cerca de El Escorial, está más dedicada a la formación, ésta de los franceses en La Rochelle a finales de agosto es más dada a la exhibición. Los dirigentes consolidados, comprueban el grado de aceptación de sus posturas y de sus personas. Y los jóvenes prometedores se foguean en los actos públicos y ganan sus primeros adeptos. El problema de los socialistas franceses es que tienen muchos jefes y ningún líder. Me temo que éste es precisamente uno de los males de la política española. Aquí hay muchos jefes , alguna jefa y muchos barones. Pero ningún líder.