Archivos para el tag ‘tráfico’

110 / 120

Ignacio Martínez | 27 de junio de 2011 a las 20:59

Personalmente, estoy en desacuerdo con la decisión de reponer la velocidad máxima en autovías a 120. La limitación a 110 tenía una función disuasoria que iba más allá de lo meramente económico o ecológico; era un buen símbolo de la precaria economía nacional. Algo así como las banderas a media asta, o el negro de luto. Una advertencia que nos recordaba que ya no éramos ricos, ni podíamos ir por ahí quemando queroseno alegremente. Porque si algún hijo de vecino podía pagárselo, España no podía. Ahora ese efecto psicológico va ha desaparecer, desgraciadamente.

Más allá del ahorro en la factura petrolera o en vidas humanas, del descenso de la contaminación o de otros argumentos opinables, lo único indiscutible sobre la decisión de pasar la velocidad máxima en autovías de 120 kilómetros por hora a 110 es que supuso un descenso del 8,33%. Ahora el mismo Gobierno, en su infinita sabiduría, ha decidido dejar las cosas como estaban en febrero, mayormente porque las encuestas dicen que el personal así lo prefiere y los gobernantes en vísperas electorales se ponen muy zalameros. Algunos gobernantes, porque la vicepresidenta económica Salgado, la ministra de Medio Ambiente Aguilar y el ministro de Industria Sebastián querían mantener la medida. Pero Rubalcaba, que se juega la barba en el envite, ha impuesto un criterio electoral universal, agradar a la afición.

Un servidor no es un experto en la materia, pero resulta que en cuatro meses hemos gastado 450 millones de euros menos en importar petróleo y la reducción de muertos en nuestras carreteras ha continuado bajando, hasta contabilizar en la última década un 55%. Nadie discute que quemamos menos queroseno y hay menos accidentes, pero los negacionistas atribuyen estos beneficios a la propia crisis; no hay dinero para gasolina y se utiliza menos el coche particular. Y como consecuencia hay menos consumo y menos víctimas. Esto es cierto, si se examinan las rutas habituales de nuestras ciudades que estaban colapsadas hace cinco años en las horas punta y en las que ahora es raro encontrar atascos.

Pero los españoles en conjunto hemos tenido que reducir nuestros presupuestos domésticos en bastante más que el 8,33%. De hecho, la tasa de ahorro nacional ha subido del 12 al 18% entre 2007 y 2009. Hemos gastado mucho menos, así, de golpe. El servicio de estudios del BBVA anunció hace unos meses que este aumento en seis puntos de la capacidad de ahorro de los españoles se va a acabar en un par de años. No porque gastemos más, sino por el descenso de la renta nacional disponible. En fin, para terminar de una vez por todas con nuestro complejo de nuevos ricos, nos venía bien alguna advertencia de carácter general. Que además ahorra vidas humanas, factura petrolera y contaminación. No era tan mal invento el de los 110.

Etiquetas:

Trampas de tráfico

Ignacio Martínez | 15 de septiembre de 2009 a las 11:18

Por fin, una estadística en la que este año estamos por debajo del 2008, pero es una buena noticia: en verano se ha reducido en un 16% el número de muertos en las carreteras españolas. Destaca, en el lado más positivo, el descenso del 70% en los accidentes de menores de 24 años. Ciertamente, el tráfico es una de las asignaturas en las que el actual Gobierno saca mejor nota, en particular desde la implantación del carné por puntos en 2006. Las medidas complementarias de limitación de velocidad y reducción del alcohol en sangre permitido para ponerse al volante han sido bien acogidas por los ciudadanos, a pesar de aquella grotesca intervención del ex presidente Aznar hace un par de años diciendo que no le gustaba que le dijeran a qué velocidad podía ir, ni con cuántas copas.

Ésta no era la opinión generalizada, y por primera vez en casi medio siglo han fallecido en accidentes de circulación menos de 400 personas en España este verano. Estupendo. Tengo, sin embargo, la sensación de que los coches van ahora mucho más rápido que hace tres años. Entonces, las autovías nacionales se parecían a las holandesas: todos los coches a 120, en los dos carriles. De repente, los conductores nos volvimos muy formalitos. Pero en este campo pasa como después de un infarto. Al principio, el enfermo asustado cumple con todas las recomendaciones sobre vida sana; hacer ejercicio a diario, comer con mesura, no fumar, etcétera. Después se va uno relajando, y al cabo de un cierto tiempo lleva la misma vida que antes del susto. No he entendido muy bien la insistencia con la que la Dirección General de Tráfico ha anunciado los lugares en los que había puesto cámaras y radares. Ni que sean legales los GPS que le van avisando al conductor que se acerca a un poste de control. Eso permite a algunos desaprensivos a ir a 180 kilómetros por hora en los tramos limpios y moderarse en las zonas vigiladas. También discrimina a quien tenga una mejor tecnología sobre los que no puedan permitírsela.

Y, más recientemente, tampoco entiendo el menú de velocidades en el que hemos entrado en las autovías. A la llegada a Málaga desde Sevilla o Granada, por Las Predizas, se ha generalizado el límite a 80. Supongo que se trata de un criterio nuevo en el acceso a las zonas metropolitanas. Ya tenemos tres posibilidades en autovía: 80, 100 y 120. Si las señales por tramos no son más grandes y explícitas, pronto necesitaremos un copiloto o un GPS que nos vaya advirtiendo a cuánto hay que poner el vehículo. La tecnología de los letreros con indicaciones sobre el destino, velocidad, gasolineras y demás es uno de los peores elementos de la seguridad vial. No es sólo un problema español, pero sería bueno que la DGT, además de tomar sabias decisiones, aprenda a contárselas mejor a los usuarios a pie de carretera. Se convertiría en otra buena noticia.

Mayorías de edad

Ignacio Martínez | 17 de mayo de 2009 a las 9:26

Ya tenemos un catálogo completo de mayorías de edad. Una civil a los 18, responsabilidad penal desde los 14, sin límite para la píldora del día después, y 16 para abortar. Más allá de criterios morales o de costumbres, habría que armonizar estas edades. Y, de camino, hacer un esfuerzo colectivo para aumentar el sentido de responsabilidad de nuestros jóvenes. Lo que incluye su educación sexual. De las 20.358 interrupciones de embarazo contabilizadas en Andalucía en 2007, un 43% eran mujeres que ya habían abortado antes. Y casi dos tercios tenían una instrucción que como mucho llegaba a la secundaria. Este es un problema social de primer orden, que no tendrá solución sin más y mejor formación.

También falta severidad. Las autoridades pueden aprender de su propia actuación en otra materia que estaba fuera de control: el tráfico. El ministro del Interior ha presentado esta semana una campaña para promover el uso del casco entre los conductores de ciclomotores de Andalucía, Extremadura y Murcia, que es donde menos diligentes son los jóvenes en esta materia. Rubalcaba sostiene que un 84% de los conductores usa esa protección en las ciudades y el 64% de los acompañantes. Quizá sea la media nacional, en Andalucía seguro que es menos. La Dirección General de Tráfico ha pedido a las policías locales que inmovilicen las motocicletas cuyos ocupantes no lleven el casco y multen a los conductores con 150 euros y la pérdida de tres puntos.

No es un capricho: tres de cada cuatro motoristas fallecidos lo son a consecuencia de heridas en la cabeza; el riesgo de sufrir una lesión cerebral se multiplica por tres si los pasajeros no llevan casco. Estadísticamente, la posibilidad de morir en un accidente de ciclomotor es 17 veces mayor que en uno de coche. Las motillos han aumentado en un tercio en los últimos cinco años, pero siguen siendo ejemplo de irresponsabilidad en la circulación. Es raro no ver diariamente a jóvenes que se saltan semáforos en rojo. Se ha aumentado la edad para conducir ciclomotores y ahora llega la campaña del casco: algo de la doctrina Rubalcaba falta en la gestión de otras políticas.