Archivos para el tag ‘TVE’

Debates electorales en la televisión

Ignacio Martínez | 16 de marzo de 2012 a las 20:40

El debate del lunes en Canal Sur fue aburrido. El candidato que va a ganar las elecciones no acudió. Se equivocó y encima se cargó el espectáculo. Arenas no ha quedado bien. Sugiere con la boca pequeña un debate en Televisión Española, a la que Rajoy no quiso ir en la campaña de las generales por no considerarla imparcial. Sobre la neutralidad de las televisiones públicas en España se podrían escribir tesis doctorales en Derecho, Sociología, Políticas y Periodismo. También en Psicología. Las teles públicas, locales, regionales y nacional, han sido tradicionalmente órganos de propaganda de sus gobiernos respectivos. Todavía hoy lo son en muchos casos. Todos los partidos practican o han practicado este deporte: PP, PSOE, PNV o CiU. Nadie puede tirar la primera piedra. Una de las más valiosas herencias de Zapatero es la mayoría de edad a la televisión nacional. Durante su mandato RTVE ha sido más plural que nunca, aunque el PP no lo reconociera en la campaña del 20-N y Arenas se haya negado a participar en 59 segundos y en Los Desayunos. Aquí se hace necesario el doctorado en Psicología: cuando Arenas aduce la falta neutralidad de Canal Sur y propone TVE a cambio, ya se ha quedado sin red. La RTVA es una plaza donde ha toreado en tiempos peores y él es un avezado dialéctico, con más punch en ese terreno que Griñán. La propuesta de hacer el debate en el Parlamento era contradictoria con su discurso: es más caro y él se dice campeón de la austeridad. Por lo demás, Valderas no hizo sangre y Griñán se despidió deseándole suerte. Quedaron tan amigos. Es poco probable, pero no está descartado que el día 26 se llamen para acordar un Gobierno. Quién sabe, si Arenas comete errores… pero su ventaja es muy notable. Y, dicho sea de paso, cualquier día los partidos españoles se deciden a hacer debates con preguntas de periodistas. Y así, dejamos de aburrirnos.

Equilibrio y mal paso

Ignacio Martínez | 17 de marzo de 2010 a las 9:59

En 1974, en un acto en el Valle de los Caídos, Franco tuvo un traspié. La prensa del día siguiente nada decía del percance. La censura no permitía que se publicaran esas cosas, pero se corrió el rumor de que el Generalísimo se había caído. El rumor era por aquel entonces algo frecuente, dado que no había libertad de prensa. Y el problema estaba en discernir si el rumor se refería a un hecho real o era un cuento chino. Meses después, el dictador tendría una flebitis por la que tuvo que pasar provisionalmente los poderes de jefe del Estado al entonces príncipe Juan Carlos, lo que no hubo más remedio que contar al público. Aquel traspié no habría pasado de ser un rumor de difícil verificación, de no ser por una crónica que burló la censura con una hábil estratagema: en un párrafo perdido se hablaba de equilibrio y dos líneas después de mal paso. Lo que permitió saber de primera mano que era verdad que se había caído. Se escribía entre líneas. Se leía entre líneas.

Con una democracia, todo es más fácil. O más vulgar. El secretario general del Mar del Ministerio de Medio Ambiente había vetado una serie sobre el litoral que iba a emitir Televisión Española. El Ministerio había subvencionado este documental en la época de Cristina Narbona y el guionista, el catedrático granadino Miguel Ángel Losada, se negaba a retirar dos minutos con noticias de telediarios sobre casos de corrupción urbanística. El actual equipo ministerial opina que la corrupción no es la culpable del caos urbanístico de las costas, sino la mala planificación, y la planificación es competencia autonómica o local… Por no decirlo entre líneas: el que pagaba se consideraba en el derecho de censurar. Aunque el escándalo que se organizó ha obligado a la actual ministra del ramo a desautorizar a su secretario general y a levantar el veto oficial.

Este tipo de vulgaridades no son patrimonio del PSOE. Hace pocos días, en Valencia, el PP ha impedido que se expongan en un museo dependiente de la Diputación las mejores fotos periodísticas del año pasado. Hay una genial de Camps y Costa abrochándose al unísono un botón de sus chaquetas. Pero al presidente valenciano no le agradaba que una parte de ese material recordase al público el caso Gürtel. Así que aplicaron la censura. La parte positiva de estas historias es que pueden contarse y criticarse. Incluso en ocasiones evitarse. La serie documental la veremos en TVE y las fotos de Valencia están ya expuestas en otro lugar.

Ahora, el Rey tiene un traspié en la inauguración de la terminal del aeropuerto de Málaga que ha construido Sando con Ferrovial, y se entera todo el mundo. Y algunos censores pueden ser burlados, cuando quedan en evidencia. No estamos en un mundo perfecto, pero con la democracia todo es más fácil. Desde luego.

Cuadro de Honor: Manel Fran, con todos los merecimientos

Ignacio Martínez | 30 de julio de 2009 a las 17:35

 

El jefe de prensa de Celestino Corbacho quiso ayer machacar a un joven redactor de TVE, que tuvo el atrevimiento de hacer una pregunta imprevista al ministro de Trabajo al término de una rueda de prensa. Pretendía una reacción a una declaración que el presidente de la CEOE había hecho 10 minutos antes. A Manel Fran, que así se llama el jefe de prensa, lo ha defendido su jefe con el argumento de que tiene mucha experiencia. Pero su actitud es intolerable e insolente. Pensará que el periodista de la televisión pública tiene que estar a su servicio. Bien por el periodista, muy mal por esta persona de confianza de Corbacho y mal por el ministro, que ha pretendido quedar bien con los dos.

La Junta patina

Ignacio Martínez | 5 de julio de 2009 a las 11:29

 

El nuevo Gobierno de la Junta no pita, no traspasa. Patina. Han pasado sólo 73 días desde la toma de posesión del nuevo presidente, pero la impresión generalizada es que considerados unos con otros los consejeros, este Gobierno tiene menos peso que el anterior, menos impacto en la opinión pública y menos fuelle. El nuevo presidente, aun con la novedad que aporta, su experiencia y su talento, tiene un handicap de salida: no tiene a Zarrías y a Griñán de vicepresidentes, dos pesos pesados. Ávila y Martínez Aguayo son dos técnicos excelentes pero les tomará tiempo convertirse en el eje político del Gobierno.

En el primer escalón no ha habido incorporaciones espectaculares, si se exceptúa a Rosa Aguilar, como demostró la atención mediática el día de la toma de posesión de Griñán. Y hay que añadir que la favorita de Zapatero para la Presidencia, Mar Moreno, apareció al cargo de una consejería que se ha llevado por delante a casi todos sus titulares, Educación. Hay que seguirle la pista. En el segundo escalón se han hecho nombramientos sorprendentes para llevar la política de agua o la agrícola, a costa de técnicos de prestigio y de violar un compromiso del presidente: “Un independiente o un funcionario, si es mejor, antes que uno del partido”.

Preguntado en TVE por su candidatura en 2012 Griñán dice que tiene una edad y que si físicamente no puede, no seguiría. Detalle honrado, pero políticamente inoportuno, que ha desatado nervios en sus filas. Entretanto, el ex presidente está en Madrid con la cabeza puesta en sus nuevas tareas. El próximo congreso del PSOE andaluz toca después de las elecciones autonómicas. ¿Lo adelantará Chaves? ¿Para dar paso a quién? El interesado dice que no lo ha hablado con nadie y ni siquiera lo ha pensado. Para Griñán es un tema del que no es oportuno hablar. Otros posibles concursantes piensan que estresaría demasiado al partido, lo que significa que habría competencia. Hay quien opina que Chaves no empezó a mandar de verdad en Andalucía hasta que no se convirtió en secretario general del PSOE andaluz en abril del 94 y que Griñán debería seguir el mismo modelo. Así podría, quizá, hacer un Gobierno más suyo, que empiece a acelerar.

Las pensiones, amenazadas

Ignacio Martínez | 16 de abril de 2009 a las 11:37

Ya saben lo que se dice del monstruo del Lago Ness: todo el mundo habla de él, pero nadie lo ha visto. Las pensiones son uno de los monstruos que anidan en el lago de las tierras altas de Escocia. De manera recurrente nos dicen que no va a haber dinero para pagar las pensiones. Antes se decía que a partir de 2015. Ahora que en 2015. Muy gracioso: toda la vida pagando un porcentaje de tu salario para la pensión de jubilación y ahora te dicen que sigas trabajando. Recuerdo haber oído a dos andaluces juiciosos como Griñán y Pimentel, cuando fueron ministros de Trabajo, que no se debería consentir a empresas con beneficios hacer jubilaciones anticipadas con cargo al erario público. No se deberían consentir, pero se consienten todavía. Ayer el gobernador del Banco de España advirtió que se acabará el dinero para las pensiones si no se hacen reformas y que habría que retrasar la edad de jubilación. Hoy, en Los desayunos de TVE, el ministro de Fomento y número 2 del PSOE, José Blanco, ha dicho a preguntas de Pepa Bueno que a los 65 años se está estupendo para trabajar. Muy gracioso, porque lo que faltan no son trabajadores, lo que falta es trabajo, actividad económica. Además de la crisis y el paro, ahora nos amenazan con quedarnos sin la pensión. Y encima, en Andalucía tenemos un nublado de primavera feísimo y ventoso. Como si estuviésemos en la fría y húmeda Escocia.

Rumores de crisis de Gobierno

Ignacio Martínez | 4 de abril de 2009 a las 20:12

 

Frente al optimismo patológico del presidente del Gobierno, el Banco de España ha pronosticado que la recuperación económica no llegará hasta 2011. El año que viene habrá 4,5 millones de parados en España, casi un 20% de la población activa, una cifra similar a la que aventuraba hace unos meses el comisario europeo encargado de los Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia. Calculen que en Andalucía hay ahora un 8% más de parados sobre su PIB que en la media nacional. Lo que de mantenerse representaría un porcentaje de paro en Andalucía cercano al 30%. Un panorama desolador. El pasado lunes, en los Desayunos de TVE coincidí con el secretario general de la UGT Cándido Méndez, buen amigo de Zapatero, y le oí decir que hay “atonía en el Gobierno”. La crisis está servida.

Tanto, que se han disparado los rumores sobre una crisis de Gobierno, que de camino podría afectar a Andalucía. El Optimista ha convocado a los parlamentarios socialistas el martes de Pascua, 14 de abril, aniversario de la proclamación de la II República. Se piensa que Zapatero hará crisis entre el Martes Santo, a su vuelta de Estambul de la reunión de la Alianza de las Civilizaciones, y el lunes de Pascua, un día antes del pleno de los diputados y senadores del PSOE.

Los rumores son gratuitos y alguno parece imposible: por ejemplo nombrar a Manuel Chaves vicepresidente del Gobierno en sustitución de María Teresa Fernández de la Vega. Algo que no encaja con el deseo del PSOE andaluz de mantener a Chaves como candidato del partido en 2012. Según ese rumor, Griñán sustutiría a Chaves. Aunque este no es el único runrún que afecta al vicepresidente económico de la Junta; José Antonio Griñán también suena como sustituto de Solbes en radio macuto. Y Solbes, por supuesto, es fijo en las quinielas de salida. La Semana Santa puede ser una doble semana de pasión para algunos.

El Rajoy moderado estuvo en ‘Tengo una pregunta para usted’

Ignacio Martínez | 31 de marzo de 2009 a las 11:53

 

Rajoy estuvo bien en su comparecencia de anoche en el programa de TVE Tengo una pregunta para usted. Es un político elocuente, pero cuando añade moderación a su discurso gana muchos enteros. Y ese fue el perfil que mostró en el programa, incluso en su indumentaria: chaqueta de tonos suaves, camisa cruda y corbata discreta. Le ayudó que la primera pregunta, hecha por cierto por un andaluz, le obligara a hablar bien del Gobierno. Sus intervenciones no dieron para grandes titulares, pero seguro que él y su equipo pensaban más en la identificación con el hombre de la calle y en no cometer errores, que en grandes frases.

Ha muerto un periodista con las botas puestas

Ignacio Martínez | 12 de marzo de 2009 a las 11:03

 

Julio Alonso ha fallecido esta madrugada en Madrid, a los 69 años. Muy joven. Julio era el veterano con el espíritu más joven, inquieto e innovador que he conocido en toda mi carrera. Todavía en los últimos cinco años venía a Sevilla todas las semanas para ejercer su magisterio como asesor del Grupo Joly, editor de este diario digital. Aquí ha dado consejos permanentes sobre diseño, organización y estilo, y ha defendido sus ideas con el mismo énfasis y elegancia con los que ha convivido con la quimioterapia. Su última pasión ha sido internet; su blog personal Visión (http://blogs.grupojoly.com/vision/) es una guía excelente para seguir los cambios en el mercado, la audiencia y la tecnología de los medios de comunicación en el mundo. Las últimas entradas nos cuentan cómo la prensa escrita todavía tiene tirón, nos detallan las herramientas y habilidades para un periodismo sin papel, explican el modelo de integración redaccional del británico The Guardian o cómo la cadena norteamericana Gannett ha concentrado los websites de sus 86 periódicos, en un proyecto liderado por USA Today.

Nacido en Granada en 1940, Julio se inició en el periodismo en el Madrid de los años 60, en la sección de Internacional de El Alcázar, cuando el diario pertenecía a Prensa y Ediciones SA, antes de que el Ministerio de Información y Turismo lo entregara a los sectores más reaccionarios del régimen. También trabajó en Nuevo Diario, Europa Press, Pueblo, Nivel, TVE y Abc, en la mayoría de ellos como redactor de Internacional. Su gran hito profesional fue la aparición del diario El País. En su equipo fundacional fue el primer jefe de diseño. De hecho, fue junto a Reinhard Gade, un alemán formado en la escuela de la Bauhaus, el autor del primer diseño de El País. En aquel periódico fue sucesivamente redactor jefe del suplemento dominical y luego de Cierre, editor del Libro de estilo, subdirector de Formación e Investigación y, por último, profesor y director adjunto de su Escuela de Periodismo. Si se piensa bien, da vértigo su aportación. Julio fue responsable de tres cosas en las que El País ha sido un referente en el periodismo nacional en el último medio siglo: su diseño, su primer libro de estilo y su escuela de periodismo.

Abandonó El País en 1990, con su amigo Javier Baviano y un grupo de los fundadores, para la aventura del Grupo Correo en el YA. Una operación fracasada desde el inicio y un lance de su carrera que Julio no solía anotar en su biografía. Después dirigió o formó parte del equipo directivo de una agencia de infografía, dos diarios, una revista para emprendedores, un portal de internet para ejecutivos y empresarios, y un semanario político. Su actividad arrolladora le ha llevado a trabajar como consultor periodístico en diversos diarios de Latinoamérica y Europa. En la actualidad, además de asesor editorial del Grupo Joly, era director adjunto de Cuadernos de Periodistas, revista de reflexión profesional que publican la Asociación de la Prensa de Madrid y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, y miembro del directorio de Innovation International Media Consulting Group.

Julio ha sido un maestro, porque le gustaba enseñar y por el mérito relevante que se le reconocíamos en nuestro oficio. En particular, porque con el paso de los años no perdió su espíritu perfeccionista y moderno, tanto en la presentación de los formatos, como en los contenidos: cómo ordenar y exponer las ideas, documentar los hechos, identificar las fuentes… Aseguraba desde hace tiempo que los medios de comunicación iban a cambiar por completo, no sólo por el empuje de internet. Nos quedan en la memoria algunas de sus lecciones: Las noticias son el elemento principal de la radio, la televisión e internet; los periódicos tienen que centrarse en el análisis y el reportaje. Los periódicos del fin de semana van a ganar cada vez más protagonismo. La audiencia de los websites crece de manera exponencial, en especial aquellas web que son participativas y los usuarios las contemplan con el prisma de la utilidad; de ahí que los servicios y el ocio primen sobre las noticias.

Dwight Morrow decía que el mundo está dividido en dos: aquellos que quieren ser alguien y los que quieren realizar algo. Julio Alonso era un paradigma de lo segundo. Realizó las más variadas tareas de este oficio, lo hizo con perfección y elegancia, y nunca se dio importancia. Y hasta el último día estuvo haciendo planes. Hace unos días, en su habitación de la Fundación Jiménez Díaz, le decía a su amigo Fernando González Urbaneja que cuando se repusiera terminaría la próxima edición de Cuadernos. Julio ha muerto con las botas puestas. Sólo me queda añadir que su muerte nos ha dejado desolados a sus amigos. En todas las redacciones en las que trabajó dejó su impronta de tipo educado, atento, con sentido común. Su pérdida nos causa una infinita tristeza.

 

 

Sistema anticuado

Ignacio Martínez | 7 de marzo de 2008 a las 3:02

El sistema electoral está anticuado. En esta campaña no se ha hablado de Europa, ni de política exterior, ni de financiación municipal, ni del nuevo sistema de financiación de las comunidades autónomas. Tampoco de reformar la Constitución para hacer algo práctico: o la Cámara de las regiones o la disolución, porque tal y como está no aporta ninguna utilidad al Estado. No se ha hablado de la necesaria desaparición de instituciones tan obsoletas como las diputaciones, que cuestan muchos miles de millones de pesetas todos los años. Y tampoco de cambiar el sistema electoral. Habría que ir a una nueva fórmula de adjudicación de escaños, con dos tipos de colegios: el provincial actual, más uno nacional que pueda recoger los restos, lo que a partidos como Izquierda Unida o UPyD les reportaría unos diputados más. Sería bueno que hubiese bisagras nacionales y no partidos nacionalistas que sangran al Estado a cambiar de dar el poder a una mayoría en precario. La intervención de la candidata de Coalición Canaria el miércoles en el debate a siete en TVE fue de vergüenza ajena. Y otra cosa que cambiaría del sistema actual es la prohibición de publicar encuestas. Con internet de ha quedado en un juego de niños. El Periódico de Andorra publica una diaria que usted puede consultar con sólo un clic. Que le aproveche.