Alta Velocidad » Zapatero

Archivos para el tag ‘Zapatero’

La necesidad nacional de Rajoy

Ignacio Martínez | 22 de enero de 2011 a las 20:58

Hay que dar la bienvenida al PP a Andalucía para su convención nacional, por cortesía. Y tomar buena nota de lo que digan, por la cuenta que nos trae. Rajoy dijo ayer en Sevilla que el cambio político es una necesidad nacional. Tomo prestado el título, para contestar al hombre que dicen las encuestas que gobernará España el año que viene. Una necesidad nacional, urgente señor Rajoy, es saber qué hará usted si gana las elecciones. Y sabemos muy poco. El jueves, en Córdoba, tuvo una frase estupenda: dijo que el Gobierno está en tiempo de descuento, consagrado al sobresalto como forma de hacer política, que ha ido siempre por detrás en la crisis, ha utilizado la mentira como arma electoral y se ha divorciado de la sociedad. Añadió que sus adversarios no sirven, que no les importan, y ¡que no van a hablar de ellos! Pero no hacen otra cosa que hablar de ellos.

Ayer, sin ir más lejos, el ex presidente Aznar acusó al PSOE de haberse cargado el modelo autonómico. Un modelo insostenible, que España no puede pagarse. Por la mañana, en Los Desayunos de TVE, González Pons dijo que sobra burocracia en este país, que hay muchas duplicidades. Vaya por delante que estoy de acuerdo con él. Hace una semana, en una conferencia en Ciudadela (Menorca), el mismo Pons cifró el sobrecoste de las autonomías en 26.000 millones de euros. Sería estupendo conocer cómo se recorta ese dinero. O dicho en términos más prosaicos, cuántos puestos de funcionarios o trabajadores de empresas públicas sobran. Porque si sobra estructura y sobra burocracia, sobran empleos públicos.

Y que le pregunten a Ramón Luis Valcárcel, lo complicado que se pone en la calle cualquier recorte. Sobre todo si el partido adversario juega a dar alas a los manifestantes, criticando la falta de diálogo del Gobierno murciano. Por cierto, lo mismo pero al revés que ha pasado en Andalucía. Los papeles cambiados: Griñán recorta, Arenas le reprocha que no dialogue y las manifestaciones crecen en número y agresividad. Valcárcel tiene la oportunidad de consolarse hoy si se asoma a la protesta de funcionarios convocada en Sevilla. Le sonarán muchos gritos. Una marcha que casualmente coincide con la convención popular, y a precios de regalo para los autobuses.

Sería estupendo que alguien en esta convención explique si entre la burocracia que sobra no están las diputaciones, instituciones decimonónicas solapadas por las autonomías, que España ya no puede pagarse. Las ocho diputaciones andaluzas cuestan 2.000 millones de euros al año. Aznar nos dijo ayer que España no está para bromas. Y una broma es que el PP en Andalucía y el PSOE en Murcia alienten revueltas de funcionarios. A ver si ustedes nos dicen cuántos sobran en total. Con los 26.000 millones de González Pons se podrían eliminar los mismos 500.000 de Cameron. Hablemos en serio; es una necesidad nacional.

González Pons se fuma un puro

Ignacio Martínez | 27 de diciembre de 2010 a las 15:52

González Pons llega a aburrirme. Está el hombre empeñado en que haya elecciones anticipadas. Más que nada porque su partido las ganaría. Y tienen prisa para que las haya y ganarlas, antes de que se nos ocurra preguntarles qué harían en tal caso. Resulta que el rey sale en Nochebuena y reclama la unidad de todos los españoles para afrontar las reformas necesarias para salir de la crisis. Y va el buen hombre y dice al día siguiente que sí, que bueno, pero que esas reformas deben responder a un plan meditado, pensado y no improvisado. O sea, que no. Que como el adversario improvisa, que de unidad nada de nada. Que los socialistas se quemen con las pensiones, reduciendo el sueldo a los funcionarios y demás. Y un día más tarde, sostiene que lo que el pueblo reclama, dadas las circunstancias, son elecciones anticipadas. Total, que González Pons se ha fumado un puro con el discurso real en dos tiempos.

Este dirigente valenciano del PP intenta imitar el estilo malévolo, irónico, sagaz de Rubalcaba. Pero no le sale, al pobre. Es mejor que Cospedal, que no es mucho decir, pero está por debajo de los habituales portavoces populares en Andalucía. Su discurso, tan frío y tan ñoño, está a años luz de la capacidad de un Arenas, pero incluso resulta menos eficaz que el estilo directo, aunque bronco, de Antonio Sanz. Hasta prefiero a Esperanza Oña, que lamentablemente camufla su talento detrás de un lenguaje duro e inflexible.

En fin, ya sabemos que la unidad entre populares y socialistas se queda para la literatura de los discursos reales. No hay voluntad. El argumento esgrimido ayer por el ínclito González Pons para reclamar elecciones, porque hay una emergencia nacional, es justamente el mismo que invita al rey a reclamar unidad contra la crisis. El sentido común sugiere que si hay una emergencia no se puede dejar el puesto de mando libre durante tres meses. Los dos de plazo legal para convocar elecciones y el tercero para formar las cámaras y elegir presidente. Pero nada, con cualquier excusa sale el caballero imitador de Rubalcaba y nos convida a elecciones.

Ayer se superó y aconsejó que se celebren las generales antes de municipales y autonómicas, para evitar que los españoles castiguen a los alcaldes y presidentes autonómicos socialistas. Una manera caritativa de alentar la rebelión en las filas adversarias. Zapatero, entre tanto, ha comunicado a su equipo que ni dimite ni adelanta elecciones. Y mientras los capuletos y montescos de nuestra política patria reinterpretan el duelo a garrotazos de Goya, Mas ofrece la Consejería de Cultura de la Generalitat a un prestigioso socialista exconcejal de Barcelona y exconsejero del ramo con Maragall. Los catalanes, como siempre, por delante de los demás.

La liebre eléctrica

Ignacio Martínez | 18 de diciembre de 2010 a las 14:38

El presidente del Congreso, José Bono, es un maestro prestidigitador. Un enorme orador, con pinta de no haber roto un plato, camuflado detrás de una retórica eclesial en las formas y perversa en el fondo. El miércoles protagonizó el mejor discurso de la cena anual de los periodistas parlamentarios en Madrid. La noche, en contra de la tradición de este tipo de citas, fue bastante sosa. No está nuestra profesión para fiestas. Después del sistema financiero y del sector inmobiliario, se trata probablemente del negocio más deteriorado por la crisis. Pero, en todo caso, los premios de los cronistas parlamentarios consiguieron un lleno en los salones del Hotel Palace, en donde sólo se echó de menos al ex ministro Acebes, premiado por su arte en no dejarse ver por el Congreso, y el líder Rajoy a quien se distinguió como castigo de la prensa, imagino que por su desmedida afición a la declaración institucional sin preguntas.

En los discursos hubo desenfado y buen humor, por parte de Soraya Sáenz de Santamaría, parlamentaria más activa, y la vicepresidenta Salgado, premiada en el capítulo de mejor relación con la prensa. Xosé Manuel Bouza, del Bloque gallego, estuvo particularmente simpático al explicar que se merecía su premio de senador revelación. Y Rubalcaba, mejor orador del año, estuvo muy discreto. Quizá porque fue el protagonista estelar de todos los vídeos, bromas y citas.

Y en esto llegó Bono. Elogió con generosidad a Llamazares, para después darle un golpe bajo al nuevo líder de Izquierda Unida, allí presente: “Esto no lo diría yo de Cayo Lara”. Y después de deambular por unos sitios y otros, acabó centrando su discurso en el hombre del año: Rubalcaba. Recordó que en el congreso extraordinario que eligió secretario general del PSOE a Zapatero, el actual vicepresidente votó a Bono. O sea, a él. Y contó cómo a la salida de aquella votación le dijo a uno, muy conocido, que había votado como él, “hemos perdido” y el otro le contestó: “Habrás perdido tú”. El otro, tan conocido, está hoy de ministro, añadió el perverso y brillante orador. Podía haber agregado que ha sido presidente de una gran autonomía en el sur de España, pero eso no lo dijo él, sino que lo pensamos todos.

Y, finalmente, habló del tema tabú. La sucesión. Explicó que el ministro José Blanco había dicho que Rubalcaba es una liebre falsa, a una serie de periodistas a los que citó por su nombre y apellidos, para mosqueo de los interesados, por la ausencia de confidencialidad sobre las fuentes. Y añadió que en realidad el vicepresidente primero es una liebre eléctrica, de las que hacen correr en a los perros y a otras liebres. Sin cansarse. Y que era el mejor político que había conocido de la A a la X. La cotización de la liebre cántabra subió muchos enteros, al final de la velada, en el mercado de futuros. Pero no se engañen, el primero que no se autoexcluye es el propio Bono. Y el segundo que tampoco se ve mal es Blanco, sin ir más lejos.

Etiquetas: , , ,

Zapatero como Rocky

Ignacio Martínez | 5 de diciembre de 2010 a las 12:25

Consulto con varios empresarios las últimas medidas del presidente Zapatero. De la colección de respuestas les selecciono dos. Uno dice que un listo y un torpe acaban haciendo siempre lo mismo. Pero que el listo lo hace mucho antes. Me recuerda al Barça, jugando con precisión y rapidez. Alemania tuvo una recesión sin paro entre 2005 y 2007. De hecho fue con Francia el primer país en incumplir el pacto de estabilidad europeo que marcaba el techo de déficit en un 3% del PIB nacional. Como eran los dos grandes, no se les aplicó ninguna sanción. Por entonces, el euro era un paraíso para los países del sur, de la misma manera que ahora es un infierno. Alemania redujo el paro en aquella coyuntura, con reformas institucionales y acuerdos entre patronal y sindicatos. Y parece que hicieron muy bien los deberes. Y antes que nadie. Los más listos.

Por el contrario, el presidente del Gobierno español cuando nos cayó encima la mayor crisis de la historia, se empeñó en la inutilidad de hacer reformas durante dos largos años. Sólo bajo la amenaza de intervención interpretó su primer drama. Con Zapatero I, en mayo, dio por terminado su repertorio, con la letanía “no hay plan B, no necesitamos plan B”. Acabamos de asistir esta semana al Zapatero II. Y ya los expertos del Grupo Joly nos dicen hoy en las páginas de Andalucía, en un análisis de la coyuntura, que estas medidas son insuficientes. Así que como en las secuelas de Rocky, el presidente seguro que tendrá que interpretar algunos dramas más ante la perpleja opinión pública. Que, por cierto, le ha aplaudido ayer su determinación contra el terrorismo sindical de los controladores aéreos.

La segunda frase destacada de un empresario, utiliza como modelo para afrontar una situación de emergencia económica a México, país con tradición de grandes crisis y con muchos trienios en la solución de conflictos. El empresario en cuestión decía que los mexicanos siempre recomiendan que las reformas hay que hacerlas todas de golpe y quedarse más largo que corto. Amputar en vez de cortarte a cachitos. Tal parece que aquí estamos en la estrategia contraria. ¿Un via crucis? Prefiero a Rocky Balboa y sus seis películas. El via crucis tiene 14 estaciones.

El síndrome de la ‘Champions’

Ignacio Martínez | 1 de diciembre de 2010 a las 15:00

Malos tiempos para la soberbia de los campeones de la Champions. A José Mourinho, entrenador portugués del Real Madrid, doble campeón de Europa, hombre enormemente pagado de sí mismo, le dio por despreciar a un modesto colega español, el entrenador del Sporting de Gijón Manuel Preciado, porque había “regalado” su partido en el Camp Nou, al no poner su mejor alineación. Tanto se lo reprochó, que Preciado le acabó llamando canalla y mal compañero. Ambos están sometidos ahora a un procedimiento de sanción solicitado a la Federación por la Comisión estatal contra la violencia en el deporte. ¿Saben ustedes por cuánto perdió el Sporting en el campo del Barcelona el 22 de septiembre? Por uno a cero. Menos mal que Mourinho jugó contra el eterno rival con ánimo de no regalar el partido…

La soberbia es mala compañera en el deporte como en la vida corriente. Nadal nos da un ejemplo de deportividad cada vez que gana y otro cada vez que pierde. Respeto por el rival, elogios a su juego, crítica de los errores propios… Guardiola es otro caso parecido. Estos deportistas animan el civismo de sus seguidores. La actitud contraria fomenta el fanatismo y la violencia. Vale el argumento para la política. Dicen que Artur Mas se ha hecho más humilde después de quedar como el candidato más votado en dos ocasiones y no conseguir gobernar. El domingo, cuando celebraba su victoria, dijo algo muy sensato que corrobora esa idea: “Estamos orgullosos de la victoria, pero no presumimos de ella. Nos sentimos servidores de Cataluña, no sus salvadores”.

A otro ex campeón de la Champions le va fatal. El presidente Zapatero proclamó de manera irresponsable en septiembre de 2007, cuando ya había estallado la burbuja inmobiliaria americana, que España jugaba la Champions League de la economía mundial: era la que más partidos ganaba, la que más goles metía y la menos goleada. Y el que más partidos gana, más goles mete y menos goles recibe, es el campeón. Decía el presidente que este país estaba más preparado que nunca ante una posible recesión, por la fortaleza de su economía, el dinamismo de la inversión, la solvencia de las empresas, la eficiencia de su sistema financiero y la acumulación de disponibilidades de las familias… Hay actuaciones en la vida que uno daría cualquier cosa por poder borrar. Y aquella no fue sólo una frase, sino una terca actitud de meses y años.

Ahora ha rectificado, pero quizá sin tiempo para reponerse. A menos que en el campo contrario le ayuden. Ayer Rajoy se tomó el resultado de Cataluña como un éxito de su estrategia de oposición. Dice que va a seguir así. Malo. No es saludable para este país que la alternativa de gobierno no se comprometa a nada, para no cometer errores. Hay soberbias que no son de Champions, pero son de campeonato.

Sarkozy imita a Zapatero

Ignacio Martínez | 15 de noviembre de 2010 a las 14:39

No hay nada nuevo bajo el sol. Nicolas Sarkozy imita a Rodríguez Zapatero. Ha hecho este fin de semana una crisis de gobierno calcada a la del inquilino de La Moncloa el mes pasado. Se repiten los escenarios: el prestigio de Sarkozy está también golpeado por la dramática situación económica y tiene una cita en las urnas en 2012, como en España. O como en Andalucía. Y el presidente de la República Francesa ha seguido una estrategia similar. Cierre de filas y reclutamiento de algunos elefantes de la vieja caballería chiraquiana, como su antiguo rival Alain Juppé, primer ministro de 1995 a 1997 y favorito de Chirac para sustituirle en El Elíseo, antes de que una condena por malversación de fondos públicos interrumpiera su carrera durante un tiempo. Aquí sustituyan a los chiraquianos por el ascenso de felipistas de prestigio, como Rubalcaba o Jáuregui, y tendrán el equivalente.

Allí ha habido un detalle de color especial, típicamente parisino. En vísperas del gran cambio, el viernes, la mujer del presidente hizo una breve actuación en la gala de entrega de los premios a las jóvenes promesas de la canción francesa. Carla Bruni interpretó en el Olympia una canción de su primer disco, compuesta por Serge Gainsbourg, mientras su ilustre esposo se pegaba un palizón para hacer un breve acto de presencia en la cumbre del G20 en Seúl. Llegó un día tarde, se saltó las cenas de bienvenida y de clausura, y estuvo en la capital coreana 10 horas.

Y una vez de vuelta el presidente, se revolucionó el patio político. Juppé aparece en Defensa, según él mismo filtró desde Burdeos, donde es alcalde. Esto es muy típico de la política francesa, donde es una tradición la acumulación de cargos. Es esta filtración la que, al parecer, ha precipitado el anuncio del cambio de gobierno. Si en la estrategia, Sarkozy hace como Zapatero, en las formas no coinciden, sin embargo. La prensa francesa radia cada visita al Elíseo o a Matignon, sedes del jefe del Estado y del primer ministro. Se cuenta enseguida quién entra, cuánto tiempo está y de qué hablan. En España lo que se estila es el secretismo, que tanto gustaba a González y a Aznar, y tanto complace a Zapatero. En Andalucía, Chaves era más de esa cuerda que Griñán.

François Fillon sigue de primer ministro, a pesar de que ha sonado con fuerza en las últimas semanas un centrista, Jean-Luois Borloo, que sale del Gobierno, a pesar de que Sarkozy le ha ofrecido Exteriores y Justicia. Él se pidió, sin éxito, una macrocartera económica. Total que muchos centristas salen del Gabinete francés (aunque se queda uno en Justicia) y con ellos se marcha Bernard Kouchner, ministro de Exteriores que procedía de las filas socialistas. Sarkozy, como Zapatero, se rodea de pesos pesados fieles en el Gobierno y en su partido. No hay nada nuevo bajo el sol de otoño.

Etiquetas: ,

Griñán: “Estoy convencido de que vamos a ganar las elecciones autonómicas y generales de 2012″

Ignacio Martínez | 14 de noviembre de 2010 a las 11:59

Esta es la primera de las cuatro partes del texto íntegro de la entrevista que el jueves le hice al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, cuyo resumen se publica hoy en los nueve diarios del Grupo Joly.

 

 

PSOE DE ANDALUCÍA       VELASCO

ZAPATERO                              PARTIDO POPULAR

FELIPE GONZÁLEZ             ETA / GAL

FUNCIONARIOS                   DIPUTACIONES

COPAGO SANITARIO          CANAL SUR

CAJAS DE AHORRO

 

 

 

 

-¿Está su partido en Andalucía en un estado de depresión?

-En el pleno del jueves se daría cuenta de que no, en absoluto. Todo lo contrario, estamos en un plan activo, muy muy activo.

 

-En la presentación del libro sobre Zoido en Sevilla esta semana había muchísima gente. Y comentarios de “cambio de régimen”. Más que por el mucho público, por un tipo de gente que antes iba a medrar a los actos del PSOE, y aparecieron por allí.

-Hay gente que medra siempre. Lo que pasa es que yo tengo memoria histórica, sé lo que es vender la piel del oso antes de cazarlo y luego tener que salir una noche de elecciones diciendo que había pucherazo porque habían perdido las elecciones, y fue el señor Arenas el que lo hizo.

 

-¿Velasco ha significado un fracaso personal suyo?

-Velasco tenía todas las garantías del mundo cuando asumió la vicesecretaría general. Era secretario de organización del PSOE y por lo tanto estaba probado. El problema de Velasco no ha sido que lo haya hecho mal como vicesecretario, sino una cuestión personal. Ha decidido por razones personales dejar todas sus responsabilidades públicas. Pero eso nada tiene que ver ni con la acción política que lleva años desarrollando, ni con su capacidad.

 

-¿Por qué no han usado casos similares durante el Gobierno del PP?

- Por una razón, Velasco dimite por una cuestión personal. Alude a su mujer, a su embarazo, a la situación que está viviendo su familia, y yo en eso no entro porque yo no tengo la capacidad para convencer a alguien de que haga lo contrario. Pero todos tenemos familia y todos en la familia tienen profesiones. Y alguna de las profesiones se pueden relacionar con la administración. Lo único que pido es que se cumpla la legalidad; si se cumple no es reprochable nunca, en ningún caso. Esta semana el portavoz socialista en este tema, ha hablado del hermano del secretario general y senador del PP en La Rioja, que ha recibido más de un millón de euros en los últimos dos o tres años en ayudas. Y ha dicho claramente que no es reprochable si es legal. Si me pongo a hacer el relato de todo lo que le ocurra al PP, estaría tanto como diciendo que Velasco es culpable, y no lo es. No ha hecho nada ilegal.

 

-Da la impresión de que no era necesario tener un vicesecretario general si se amortiza el puesto.

-Bueno, he hecho que muchas de las funciones que llevaba el vicesecretario general las puedan llevar ahora otras áreas. He cubierto la secretaría política institucional, he incorporado a la permanente del grupo a Antonio Ávila con funciones importantes, he dado funciones también a la Presidencia que no tenía antes. Por lo tanto, he reforzado áreas que asumen prácticamente lo que posee una vicesecretaría general.

 

-Hay quién piensa maliciosamente que no ha cubierto el puesto de vicesecretario general, porque se guarda ese cartucho para después de las municipales.

-No se me ha ocurrido. Y de lo que pueda pensar la gente yo no soy responsable.

 

-¿Es verdad que en la reunión de los barones con Zapatero se le pidió que atrasara la reforma de las pensiones?
-Yo estuve allí y no oí nada de eso. El presidente nos transmitió el martes a los miembros del Consejo Territorial del PSOE su intención de abordar la reforma de las pensiones desde el mayor de los consensos, en el seno del Pacto de Toledo. Nos informó de que primero oiría al Congreso y luego dialogaría con los sindicatos.

-¿Cree que Zapatero se presentará en 2012?
-Es una pregunta insistente, pero yo insisto en recordar que Zapatero ha ganado dos elecciones generales frente a Rajoy, que ha perdido dos veces. Por tanto, sería lógico que volviera a concurrir a las generales.

-¿Habrá ticket Zapatero/Griñán porque coincidan las elecciones?
-Las elecciones se harán en Andalucía cuando toca en Andalucía, en marzo de 2012.

-Como se vive en el Consejo Territorial del PSOE, el fuerte rechazo que Zapatero tiene según todas las encuestas.

-No se vive.

 

-¿Ni se habla?

-No se habla entre otras razones porque hay una cohesión interna en el partido socialista muy fuerte, incluso más fuerte que los peores momentos de Felipe González. Ahora mismo no hay problemas. Se pidió en un momento concreto que se actuara y se ha actuado, ha habido un cambio de Gobierno, un nuevo vicesecretario general, se ha tomado impulso y creo que ahora mismo la situación política está mejorando, de tal manera que estoy completamente convencido, no de que se iniciará la remontada, sino que se van a ganar las elecciones en el 2012, seguro. Las autonómicas y las Generales.

 

-¿Estamos ante el mejor Zapatero en el peor momento?

- Estamos ante Zapatero en el peor momento económico en la historia de España más reciente.

 

-¿Pero estamos ante el mejor Zapatero? Es decir, el presidente ha torpeado en el inicio de la crisis evidentemente…

-En esta crisis todo el mundo ha torpeado.

 

-Pero unos más que otros.

-No, no, no. Todo el mundo ha torpeado en esta crisis. Yo le pongo encima de la mesa declaraciones de instituciones internacionales y de líderes políticos y nos sorprenderíamos de torpezas. Mire, agosto de 2008: “Lo peor de la crisis ya ha pasado”, Fondo Monetario Internacional. “Quién primero va a salir de la crisis es España”, Fondo Monetario Internacional. “Hay que refundar el capitalismo”, Sarkozy. Y podría poner muchas más.

 

-Lo primero es un diagnóstico equivocado, lo de Sarkozy es un brindis al sol.

-¿Y qué es lo que ha hecho Zapatero?

 

-En vísperas de la crisis puso un cheque bebé para todos los públicos, que era poco progresista…

- El cheque bebé para todos los públicos lo tienen todos los países europeos.

 

-Pero es poco progresista.

-Bueno no lo sé, porque es una ayuda que también incentiva la natalidad, yo eso no lo veo poco progresista.

 

-La devolución de 400 euros para todos los públicos, cuando quizá debió devolver justamente a los que ni siquiera tenían dinero para contribuir…

-Pero también subió el tope.

 

-El Plan E para obras no programadas.

-El Plan E era imprescindible en esos momentos. Jamás hemos pasado de tanto a tan poco en tan poco tiempo. El desplome de la economía que se ha producido en todo el mundo, no digo ya Islandia o Irlanda, digo todos los países, no se había producido jamás. Y en España lo más afectado fue el sector de la construcción. El 75% de los empleos que se han destruido en España en estos últimos años han sido en la construcción o relacionados con la construcción. Es que era un desplome tal que había que aguantar.

 

-Como medida anticíclica es poco discutible.

-No, no, no. Vamos a ver, es que en ese momento esa política era casi social. Yo le diré que soy keynesiano de oferta más que de demanda. Yo creo que la política keynesiana que hay que hacer ahora mismo es la de oferta. Hay que invertir en educación, en conocimiento, en I+D+i, en nuevas tecnologías, invertir en infraestructuras, pero todo como política de oferta para renovar el modo productivo. Aquello no. El Plan E fue una política de demanda.

 

-Zapatero primero arrasó primero los restos del ‘felipismo’ y después se ha vuelto atrás.

-Pues mire, el señor Zapatero ha tenido cino vicepresidentes, el más joven es Rubalcaba. Teresa Fernández de la Vega, Pedro Solbes, Manolo Chaves, y Elena Salgado. ¿Hay alguno que no sea de Felipe?

 

-El zapaterismo ha tenido un punto radical, del que ahora se ha apeado…

-Eso no es verdad. Y Rubalcaba es el más joven de sus cinco vicepresidentes.

 

-¿Sería Rubalcaba un buen candidato en las generales?
-Lo que esta claro es que es un buen vicepresidente. Al PP le pone muy nervioso.

 

-¿Con su llegada a la vicepresidencia hay una rectificación?

-¿Es que eran malos Pedro Solbes y Teresa Fernández de la Vega? Eran dos vicepresidentes magníficos.

 

-¿No es verdad de que el zapaterismo acuñó el término de que Felipe era de derechas?

-A mí eso no me lo han dicho nunca. Y si me lo dicen, me habría ofendido. A mí, si me sitúan España, estos o cualquier otro, en el noveno puesto del Informe de Desarrollo Humano de la ONU, como hizo Felipe González, que me hablen de derecha o izquierda luego. Nunca España estuvo en esa posición salvo con el Gobierno de González. Y ahora que me vengan con que era de derechas o de izquierdas. ¡Vamos!

 

-¿Qué pensado cuando ha leído el otro día en El País a Felipe González hablando de ETA?

-Pues no le di la importancia que parece que se le dio luego a esas palabras. Porque él lo que dijo es que había una relación muy mala con Francia, en el año 85 u 86, y ante la posibilidad de hacer una acción contundente, él se negó. Es lo que dijo.

 

-Sin embargo ha servido para montar un escándalo mediático y vincularle con el GAL.

-Para tapar los errores de Rajoy hablando de Cameron, ¿no?

 

-¿Usted cree?

-¡Vamos! El PP desde el cambio de Gobierno y la llegada del vicepresidente Rubalcaba, se ha despendolado, y lo he visto en la cámara esta semana exactamente igual, que no dejan hablar. Está como nervioso.

 

-A lo mejor están eufóricos.

-No, están nerviosos. Cuando no dejan hablar al que tiene que hablar… Mire usted, si están en posición de no dejar hablar al que está interviniendo, que es el presidente de la Junta de Andalucía, qué harán en el Gobierno. No van a ganar, porque de verdad, lo de esta semana en el pleno es inexplicable. El que aspira a ser presidente de la Junta, interpelando desde su escaño. Eso no se ha visto.

 

-¿Tiene el PSOE andaluz bajo su mando más problemas o conflictos que el de la época de Chaves?

-El PSOE andaluz no tiene problemas. Los que hemos tenido los hemos resuelto; es verdad que es un partido vivo y a veces podemos tener conflictos. A mí el conflicto que me preocupa, es el que distrae al partido en luchas estériles. Nuestra preocupación tienen que ser los ciudadanos. Si el partido se distrae en otras cosas, se equivoca.

 

-¿Hay una vieja guardia molesta?

-Yo soy vieja guardia.

 

-Pues hay una parte de la vieja guardia que no está contenta.

-En el comité de campaña hemos metido lo que usted llamaría vieja guardia. Están ahí casi todos, en el comité de campaña. Y la vieja guardia que estaba aquí y ahora no está, está en Madrid. Zarrías es secretario de política institucional. Y Mar Moreno se vino aquí conmigo, que era la secretaria de política institucional.

 

-¿El hecho de cambiar su Gobierno al cabo de un año fue la asunción del fracaso?

-Yo solamente he cambiado el Gobierno una vez, después de un congreso.

 

-Pero el Griñán I, ¿no fue un fracaso?

-No, fue un Gobierno que había heredado y cambié muy poquito. Yo tuve que hacer de forma inmediata un Gobierno y utilicé fundamentalmente el gobierno anterior. Y luego ya, después del congreso, hice otro gobierno, y ya no lo he cambiado.

 

-Hablando de desaciertos, ¿que el secretario general de Administración Pública haya sido cesado, certifica el fracaso de la reestructuración del sector público?

-Creo claramente que en el decreto ley hay una reestructuración del sector público que había que hacer. Y sobre eso se están diciendo mentiras. Tengo aquí un panfleto en contra el decreto que dice: “Mayor coste para el ciudadano, al funcionar como una empresa privada intentarán obtener el mayor beneficio posible. Se acaban las oposiciones, esta administración ya no es imparcial. La calidad de los servicios públicos se va a minar…” Todo esto es mentira. Nosotros hemos convocado a la mesa general de la función pública, y la mayoría de la mesa adoptó un acuerdo con la consejera de Hacienda.

 

-¿La mayoría? Entre los funcionarios es mayoritario el CSIF.

-UGT y CCOO son mayoría en la mesa general. El decreto afecta a todos. ¿O es que el decreto ley afecta sólo a los funcionarios? Afecta sobre todo a las empresas públicas, donde hay menos funcionarios. Al funcionario no se le va a mover su condición. Y nadie se va a hacer funcionario si no gana unas oposiciones. ¿De qué estamos hablando?

 

-Si José Ortiz es el chivo expiatorio, ¿por qué no esperar a resolver el conflicto para cesarlo?

-A mí la consejera me ha propuesto la sustitución y es algo que tiene que preguntar a la consejera, ahí no entro. Es letrado de la Junta y la consejera va a asignarle otras funciones.

 

-Al final, cada vez que se toca el estatus de un colectivo hay una gran resistencia. ¿No somos muy conservadores?

-No, hombre no. Yo soy funcionario, por una oposición bastante fuerte, de 400 temas. Vamos, que sé lo que es ser funcionario, que no hablo como si no lo fuera. Pero los funcionarios también tenemos unos beneficios de estabilidad en el empleo, de carrera profesional… Y los funcionarios han sido solidarios en la reducción de sueldo que se les ha practicado este año.

 

-¿Sobran funcionarios?

-En absoluto. En absoluto. En absoluto sobran funcionarios.

 

-¿Ni siquiera los de las diputaciones?

-Me refiero a lo que tengo yo a mi cargo, y las diputaciones no están a mi cargo.

 

-Pero como presidente de Andalucía…

-No conozco profundamente el personal funcionario de esa administración. Pero las diputaciones no tienen déficit. No sé si sobran o no. Cada diputación tendrá sus propios problemas y sus propias plantillas. No lo sé.

 

-No es algo ajeno a la Junta; el primer Estatuto decía que las diputaciones serían la administración periférica del Gobierno regional. Nunca se hizo y ha sido abolido en el actual. La Junta creó su propia administración periférica y las diputaciones no han parado de crecer: las ocho andaluzas cuestan más de 2.000 millones de euros al año.

-Las diputaciones en cualquier territorio tienen unas funciones que cumplir de apoyo los ayuntamientos pequeños, importantísima.

 

-¿No podría cumplirlas la Junta, por simplificar?

-Pero si estamos en la descentralización local, si centralizamos es peor…

 

-¿Es partidario del copago en Sanidad o de alguna otra fórmula?

-Mientras no me demuestre lo contrario el que lo proponga, todas las experiencias que conozco de copago requieren una fórmula burocrática de gestión que es más cara que lo que te ahorras o ingresas.

 

-¿Cómo reducimos el coste de la sanidad pública?

-Ahora mismo, lo estamos reduciendo fundamentalmente en gasto de farmacia. Tendremos que plantearnos en el futuro también el coste sanitario, pero eso tiene que ser en un gran consenso nacional como el fue el Pacto de Toledo.

 

-¿Para hacer qué?

-Para ver cómo asumimos responsablemente algunas fórmulas de contención del gasto. La sanidad tiene un problema muy próximo, que es el envejecimiento de la población. Y con la subida del nivel de vida, se utilizan más los recursos sanitarios tienes. En las facturas sombra que estamos haciendo, se verá que los costes sanitarios con muy altos. En definitiva, si queremos contemplar cómo va a ir la sanidad por el aging, por el envejecimiento, tendremos que hacer un gran pacto de Estado. Yo no digo en qué consista ese pacto, pero tendremos que sentarnos a la mesa y oír propuestas de todo el mundo y esto no se acepta en todas las administraciones.

 

-¿Qué futuro tiene Canal Sur? La empresa tiene 1.700 trabajadores, 240 millones de presupuesto actual, la mayor parte de los presupuestos de la Junta.

-Canal Sur es una empresa que depende del Parlamento, por lo tanto el Gobierno andaluz tiene bastante menos control del ente público. Yo tengo mis gustos, pero no voy a hablar de ellos, porque mis gustos no son relevantes. Me parece que Canal Sur es una televisión que dentro del sector público no es la más endeudada, ni la que tenga menos audiencia. Pero querría de Canal Sur que transmitiera mensajes positivos, no en los informativos, como solemos preocuparnos los políticos, sino en la programación en general. Mensajes favorables a la educación, a la formación, a la cultura, y que no entrara en el famoseo o en debates absurdos. Creo que eso es lo que haría que todo el mundo pudiera decir, para eso es una televisión pública.

 

-¿Además de más positivos, más modernos?

-Mi gusto se ve por cómo utilizo el mando a distancia, y el mando a distancia lo utilizo…

 

-Deduzco que ve poco Canal Sur.

-La verdad es que veo poca televisión y cuando llega uno, muchas veces a las diez y pico de la noche, lo que le gusta son las series, porque terminan a una hora muy cómoda para poder leer un poquito.

 

-¿Qué serie le gusta más ahora?

-Me gustó mucho la de Mad Men, Los Soprano, ahora veo Cinco hermanos, que ha bajado mucho… Me gustó en su momento Boston Legal, que ahora no la emiten, y bueno he visto que han recuperado The Closer, una serie que estaba bien. Esas son las cosas que veo.

 

-¿Las cajas de ahorro son su asignatura pendiente, por no llamarlo un fracaso?

-No, no, las cajas de ahorro no son ninguna asignatura pendiente. En un momento de normalidad del sector financiero lo lógico es que hubiera pasado como pasó con San Fernando y con El Monte y lo lógico es también lo que pasó con Unicaja y Caja Jaén. Ése era el proceso. Pero ha habido una realidad, que son los acontecimientos, y los acontecimientos son la convulsión de los mercados financieros, y eso les ha llevado por otros derroteros.

 

-¿No admite ningún fracaso?

-El único que sí creo que ha sido un fracaso andaluz en general, fue la decisión de Cajasur de decir que no a Unicaja. Un fracaso que le ha costado a quién lo hizo, y al dinero de todos los españoles. Eso sí es verdad que fue algo irracional. Y ante lo irracional yo no puedo responder. Si alguien, que tiene que hacer necesariamente una fusión, porque si no es intervenida por el Banco de España, dice que no, y se suicida, qué le vamos a hacer.

 

-Pero usted hizo aquí, en sede parlamentaria, un diseño de lo que le gustaría, y ahí incluía la unión de todas las cajas andaluzas.

-Yo propuse un pacto por ese diseño. No hice ese diseño. Propuse un pacto. Nadie dijo que no, pero todos estuvieron metiendo el dedo en el ojo desde el principio. Hubo partidos políticos que no quisieron.

 

-¿Usted cree?

-Vamos a ver, ¿usted cree que si el PP fuerza también la fusión de Unicaja y Cajasur, no sale? ¿A qué viene que el PP se abstuviera en el consejo de Cajasur? No tiene sentido a que aquello pasara. Luego se habla de que si Braulio Medel, que si tal. La realidad es la que es.

 

-¿Usted culpa al PP de ser en parte responsable de aquella decisión?

-Yo no culpo al PP de nada. Yo digo que el PP votó abstención a la fusión.

 

-También Nieto, que es el presidente provincial, se manifestó en la calle con el sindicato Aspromonte contra la fusión.

-Y ahora el Cabildo le pide dinero a BBK, que es la que ellos mismos pusieron a mano la caja.

 

-Usted, que es un hombre tranquilo, parece que se crispa siempre cuando recuerda a los canónigos de Córdoba.

-No. No me crispo, sigo sin comprenderlo. Es que soy muy racional y lo irracional no lo comprendo. Ni contigo ni sin mí.

 

-¿Sabía que Cajasol iba en entrar en Banca Cívica?
-Conocía que era una de las opciones que se planteaba Cajasol. La propuesta de Antonio Pulido garantiza la estabilidad financiera de la caja y de su personal. Y la Junta velará para se respete el interés general de Andalucía.

-¿Su comentario de que Unicaja era más que Cajasol, puede haber estropeado esa fusión andaluza?
-No fue un comentario, sino la expresión de una realidad puesta de manifiesto por los datos del Banco de España y por el test de estrés al que se sometieron las entidades bancarias españolas. Siempre he manifestado respeto absoluto a la decisión de los órganos de dirección de las cajas, sobre todo en momentos en los que es importantísimo garantizar la estabilidad del sector financiero.

-¿Cómo queda Unicaja?
-Unicaja es la segunda caja más importante de este país,según el ‘ranking’ de cajas de ahorros, y está entre las seis entidades financieras del país con mejores calificaciones crediticias.

-¿Ha habido indiscreciones en este proceso que lo han torpedeado, no sólo por la falta de entusiasmo de otros partidos?

- No, no, no. Pero hubo un momento determinado en que sí me equivoqué, porque me dijeron que la alternativa de unión de Unicaja y Cajasol, era una oferta conjunta por Cajasur, era lo mejor. Yo no lo veía. Pero le aseguro que me lo dijeron, alguien que me llamó de Madrid. Me lo dijeron. Me quedé sorprendido porque si Unicaja pedía 10 y el otro pedía 20, podían ponerse de acuerdo en 15, con lo que la oferta era peor.

 

-¿Alguien del Gobierno fue quién le llamó de Madrid?

-No digo más.

 

-Pero no me lo niega.

-(Silencio).

Marea popular

Ignacio Martínez | 2 de noviembre de 2010 a las 9:46

El PP está que se sale en las encuestas, aunque su líder no despierte entusiasmos. El domingo, La Vanguardia publicó la primera encuesta tras el profundo cambio de Gobierno que ha efectuado Zapatero. El resultado era demoledor. El Partido Popular está a un escaño de la mayoría absoluta y el PSOE sacaría menos escaños que en 2000, con Almunia de candidato. El sondeo ha sido realizado por un instituto de opinión presidido por el catedrático de Ciencia Política Julián Santamaría, que no es sospechoso; tuvo varios cargos de relieve durante el mandato de Felipe González. Si las elecciones fuesen hoy, los populares aventajarían a los socialistas en más de 40 diputados, 175 a 133, y tendrían un alza espectacular los nacionalistas catalanes y vascos, IU y UPyD, que sumarían 36 escaños. La variable común es el hundimiento del PSOE. Sólo dos de cada tres votantes socialistas desean hoy la victoria de su opción en 2008.

Rajoy tendría razones para estar satisfecho de este triunfo anunciado, que se basa en gran manera en el desafecto que ha generado en la hinchada socialista la errática política de Zapatero. Un 55% de los votantes del PSOE desconfían del presidente del Gobierno. Pero resulta que un porcentaje similar de votantes del PP desconfía de Rajoy. Este desapego del líder popular se debe a dos razones esenciales, una es que su partido es muy ancho y a su flanco derecho, el tea party español, no le gusta. Al tea party nacional bebe los vientos por Esperanza Aguirre, por su arrojo, su desparpajo y su conservadurismo populista sin concesiones ni fisuras.

El otro problema de Rajoy es su indefinición. Ayer, en una entrevista de cinco páginas en El País no concretó mucho sobre sus proyectos para el país. Decía, por ejemplo, que haría un plan en España como el de Cameron en el Reino Unido: mantener los servicios públicos esenciales, sobre todo en Educación y Sanidad, aumentar la inversión y no subir impuestos. Pero mientras el primer ministro británico lo hace a costa de suprimir 500.000 funcionarios, nuestro jefe de la oposición aquí no lo haría. Las cuentas no salen. En San Roque (Cádiz) el ministro plenipotenciario Rubalcaba, con su habilidad habitual metía el dedo en esa llaga: “Rajoy sabe lo que quiere, pero no quiere que lo sepan los demás”. Un ex ministro de Aznar cuenta en privado que Rajoy tiene que hacer tales reformas y recortes que ya se plantea estar sólo cuatro años.

Arenas no es ajeno a este síndrome. Practica muy bien el juego duro contra la Junta, a la que afea despilfarros en muebles, teléfonos móviles, mudanzas o exceso de cargos públicos, que se dispone a reducir a la mitad, pero nada dice de una jibarización de la administración como la de Cameron. Sostiene que la propaganda no crea puestos de trabajo. Una gran verdad, que vale para todos los colores políticos.

Etiquetas: , , ,

‘Match point’

Ignacio Martínez | 23 de octubre de 2010 a las 13:33

El semanario The Economist sostenía en agosto que la aceptación en las encuestas del presidente del Gobierno y del jefe de la oposición era tan baja que el primer partido que cambiase de candidato ganaría las elecciones de 2012. Zapatero no se ha retirado, pero ha hecho un cambio de Gobierno de categoría. No lo dice un servidor, sino Dolores Cospedal y Javier Arenas en una conversación robada por una cámara. La secretaria general del PP afirma que Rosa Aguilar es “la izquierda” y tiene buena imagen, y el presidente del PP andaluz agrega que la nueva ministra de agricultura y medio ambiente es muy buena parlamentaria. A pregunta del diputado por Sevilla Juan Manuel Albendea, Cospedal responde que este Gobierno es mejor que el anterior y Arenas añade que tiene mejor proyección pública.

El presidente busca lo que se llama un fuerte perfil político, que nadie sabe muy bien qué significa. En todo caso, estamos ante un grupo de buenos comunicadores, en especial Rubalcaba y Jáuregui, que van a vender en el próximo año y medio una versión nacional del sangre, sudor y lágrimas churchilliano. Es el caso de la mencionada Rosa Aguilar, a quien el valor se le supone, pero que se va de la Consejería de Obras Públicas sin ningún mérito especial, salvo su buena imagen; el marchamo de antigua esperanza blanca de Izquierda Unida, su capacidad dialéctica y su solvencia como tertuliana radiofónica. Tampoco ha cometido errores, salvo quizá un suave, nítido, relajamiento en la disciplina urbanística, que no prometía nada bueno.

La suerte es un elemento capital en la vida. Woody Allen hizo una excelente película sobre el asunto, Match point. Y para llegar a ministro hay que valer, sin duda, pero también ser la persona oportuna, en el momento oportuno, en el sitio oportuno. O en el sitio inoportuno. Sin su necesaria sustitución en la secretaría de Organización del PSOE, para poner a un peso pesado en su lugar, Pajín no habría obtenido como consolación un ministerio. Trinidad Jiménez responde al perfil de buena vendedora. Hace tiempo que en la carrera diplomática piensan que el mejor ministro no es del Cuerpo. Eso paliaría que tenga menos solvencia que Moratinos en la materia.

Entre tanto, el PP tendrá que cambiar su táctica. El jueves en un mitin en Rincón de la Victoria las huestes del PP vibraron con Arenas, pero desde la mitad del discurso de Rajoy se oía un murmullo de conversaciones; el personal había desconectado del líder. Como Allen, el gurú de cabecera de Rajoy, Pedro Arriola, cree en la suerte. Y también cree, como Helenio Herrera, que se puede ganar un partido sin bajarse del autobús. Pero se equivoca fomentando el dontancredismo de su patrón. O Rajoy empieza a decir a la nación qué planes tiene o puede perder este match point. No se gana sin arriesgar; y, como dice un amigo mío, estamos en el peor momento, pero ante el mejor Zapatero.

Ha nacido en la estrella

Ignacio Martínez | 4 de octubre de 2010 a las 11:28

Se torció la lógica y ganó Tomás Gómez. En el inconsciente colectivo nos gusta que el débil le gane al fuerte, como en las hazañas bíblicas y como en las películas. Sin embargo, en la vida real estadísticamente casi siempre gana Goliat. Esta pauta no le ha valido a Trinidad Jiménez, una buena ministra de Sanidad, apoyada en las primarias de Madrid por los elefantes de más peso del Partido Socialista: Zapatero, Blanco, Rubalcaba, Chaves. La victoria del más débil le añade épica al resultado y supone una derrota de Zapatero, empeñado en la candidatura de Jiménez. El liderazgo y la reputación del presidente en el interior de su partido sufren un descalabro.

La asechanza de Rubalcaba contra Gómez, de que era el candidato de la derecha, la convirtió en realidad la prensa más reaccionaria, que ha jaleado tanto al secretario general de la FSM, que quizá ha proporcionado más votos a Jiménez de los que ella misma ha conseguido repitiendo que era la mejor. Ahora esos medios, además de regodearse con el traspié de Zapatero, se tendrán que cuidar de Gómez, que emerge como un candidato potente a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Ha nacido una estrella, la del hombre que dijo que no a Zapatero y le derrotó.

Sin embargo, a esta pugna le han faltado debates para saber qué pensaban los contendientes de los problemas de la vida real. Los debates fueron uno de los alicientes de las primarias americanas para la nominación demócrata hace dos años. Si alguien piensa que ha sido dura la campaña de Madrid, les recuerdo que en 2008 Hillary Clinton decía que Obama era demasiado vulnerable frente a McCain, de la misma manera que ahora Jiménez ha dicho que Gómez era demasiado vulnerable contra Esperanza Aguirre. Esto es lo que hay: la política no es oficio para hermanitas de la caridad. En el caso americano, los filisteos Clinton perdieron contra David Obama. Y hay precedentes más cercanos en la distancia; Bono perdió contra Zapatero y Almunia contra Borrell.

La lógica dice que el fuerte se impone. Sarkozy se ha merendado la pretensión de Viviane Reding de expedientar a Francia por la expulsión masiva de gitanos rumanos. La comisaria luxemburguesa es doblemente débil: representa a un pequeño país y a una Comisión encabezada por un peso pluma. Y el presidente de la República francesa ha aplicado la ley del más fuerte, para conseguir que todos sus colegas riñeran a la comisaria, y después obligar a la Comisión a tragarse su deseo de corregir a uno de los dos grandes colosos de la UE.

Clinton, en uno de sus debates con el entonces senador de Illinois, acusó a Obama de ser simplemente una cara bonita y un fantástico orador, pero poco más. Jiménez se ha ahorrado estos piropos hacia Gómez y los riesgos de los debates; no ha querido tenerlos y a lo mejor ahora lo lamenta. Obama demostró que no era sólo una cara bonita y Gómez ha iniciado el camino. A lo mejor, Aguirre no lo va a tener fácil en mayo.