Mujeres en política

José Aguilar | 25 de enero de 2008 a las 12:29

La presidenta del Parlamento andaluz, Mar Moreno, se queja de que las mujeres que están en política son más “interinas” que los hombres. Vamos, que duran menos en los cargos, y ella cree que es una discriminación más.

En mi columna de hoy la critico. ¿Qué pretende, que sus cargos sean fijos tan sólo por el hecho de ser mujeres? Creo que deben tener las mismas oportunidades que los hombres, ni más ni menos. Si son pésimas gestoras, hay que quitarlas (o mejor aún, no ponerlas), exactamente igual que a los malos gobernantes-hombres.

El feminismo puede llegar a una irracionalidad mayor aún que la de las cuotas: a que las ministras, consejeras y alcaldesas disfruten de una prórroga automática de sus mandatos por puro motivo de sexo (género, si lo prefieren). Yo no estoy de acuerdo.

  • pedro

    sin comentarios

  • Tanli

    Capacidad profesional es lo que debe exigirse sea mujer u hombre.A su vez directamente relacionada con las funciones a desarrollar. No es la fidelidad al partido, ni colocación para descolocados “porque se dedicaron al partido” y no se prepararon para un oficio o profesión. Ojo igualdad de oportunidades en el acceso a la función pública, y no arreglos para que pasen a ser funcionarios por la puerta falsa.

  • Rosalia

    Las cuotas fueron en su momento la única forma de acceder a cargos de responsabilidad y para que las mujeres, a veces más capacitadas que los hombres, pudieran demostrar su valía. Pero de ahí a decir que se nos jubila antes que a los hombres me parece extremar el feminismo más visceral.

  • Manuel

    Y el Sr. Rajoy nos lanza la promesa de que pagarán menos impuestos… por el simple hecho de ser mujeres.

  • Belén

    Su columna me ha parecido muy acertada y necesaria.
    Algunas reivindicaciones rozan el ridículo y desde luego hacen un flaco favor a la igualdad de género. Pero quizá los más exasperante de todo esto, es que son tomadas en serio por muchas instituciones, partidos y organismos públicos y privados, que les dotan incluso de fondos. Lo “políticamente correcto” viene a ser en muchas ocasiones sinónimo de “tremendamente absurdo”.

    Personalmente tampoco me agrada la medida de las cuotas para fomentar la participación política de la mujer, pues no creo que la mujer tenga menos participación en la esfera pública por falta de espacios, capacidad o discriminación. La mujer se ha incorporado hace poco tiempo a la vida pública y es normal que esté menos presente en ella. Cederle un espacio de cuota parece reservarle un puesto porque no tiene capacidad de llegar a él por méritos propios.

    De todas formas creo que hay otras medidas más acertadas para impulsar y mejorar la participación política de las mujeres. El aumento de las guarderías públicas por ejemplo sería una de ellas. ¿No creen que la mujer hoy día que trabaja y atiende las labores domésticas, cuidado de niños incluido, tiene poco tiempo de participar en la vida pública?
    Le propongo a Zapatero que destine los 400 euros de los contribuyentes a la creación de guarderías públicas.

    Este es otro ejemplo de lo “tremendamente absurdo”: http://www.elpais.com/articulo/andalucia/sexo/letras/elpepiespand/20080129elpand_14/Tes
    Por cierto ¿jóvenes no es género neutro? Creo que mi profesor de lengua estaba equivocado…
    Me parece indignante que las organizaciones feministas gasten sus energías en estas reivindicaciones cuando siguen existiendo prácticas discriminatorias y aberrantes contra las mujeres como la ablación de clítoris.

  • Pandemonio

    Sr.Aguilar: magnífico su artículo “Quieren ser interinas”,que usted enlaza en esta entrada (lo recomiendo, pinchen). No lo leí en su día. Su postura es mucho más feminista que otra cosa. Enhorabuena.