La esquina digital » Archivo » Y dos huevos duros…

Y dos huevos duros…

José Aguilar | 29 de enero de 2008 a las 11:18

¿Qué les parece la subasta preelectoral de PSOE y PP?

Creo que nos toman el pelo (lo malo es que acierten…). Si ZP promete dos millones de puestos de trabajo, Rajoy dice que creará doscientos mil más. Si uno va a hacer trescientas mil plazas de guardería, el otro lo eleva a cuatrocientas mil. Rajoy anuncia rebajas de impuestos y Zapatero devuelve directamente el dinero a los ciudadanos (como su odiado Bush).

No sé si alguno de ellos tiene credibilidad para que nos traguemos estos anzuelos, pero no me quito la sensación de que intentan comprar nuestros votos. Algo de esto explico en mi columna de hoy.

  • Antonio

    Como dice el maestro Alcantara: Que ganen los dos.

    Ete país del quijote, de la pandereta, de la tapita y de la cotilleria, no puede tener gente sensata en la politica. La decencia se terminó hace tiempo y los políticos han acelerado esa indecencia con la política del pelotazo, el que la coja para él, el enchufe del familiar o amiguete y la chapuza de mantente mientras cobro.

    Pobre país. Si la sociedad fuera inteligente debería salir a la calle a correrlos a gorrazos por la tomadura de pelo.

    El mejor castigo que se le puede dar es la ABSTENCIÓN.

    Un saludo desde Barcelona

  • Paseo Pereda

    Los políticos ya no se toman la molestia de disimular y nos toman por tontos en nuestra misma cara. Si me quedaba alguna duda sobre si votar al PSOE como mal menor para evitar que vuelva el PP, la medida de los 400 euros me las ha despejado. El 9 de marzo me quedaré en casa y asumiré lo que elijan los entusiastas, ya que el voto en blanco tampoco vale para nada (no se dejan escaños vacíos, así los maten). Si la abstención beneficia a la derecha, qué le vamos a hacer, por lo menos no me quedará el resquemor de haber apoyado a unos inmorales. Se lo llevan ganando a pulso al menos cuatro años. Todos.

  • Belén

    La medida de los 400 euros

  • Belén

    La medida de los 400 euros se supone, en principio, que es para estimular el crecimiento económico a través de la demanda directa. El problema que deduzco de esto es, que al concederse a los declarantes del IRPF, se entrega a personas que tienen recursos económicos y que por tanto, no lo pondrán en circulación con la rapidez que se piensa. Está demostrado que son las personas con menos recursos las que pondrán antes en circulación la moneda, obviamente necesitan gastar ese dinero antes. Por ello mejor medida hubiera sido prometer reducir el tipo impositivo para que actuara como estabilizador automático, que es una de las propuestas del PP.

    Por otro lado, me parece absurdo que un gobierno socialista y que aboga por impulsar las políticas sociales introduzca una medida de este tipo. Se supone que el proyecto político de la socialdemocracia es impulsar la intervención del gobierno en la economía para reducir las desigualdades, y que por tanto que no devuelva los impuestos sino que los destine a proyectos sociales: educación, sanidad, infraestructuras… (que buena falta nos hace). Da la impresión de que no saben qué hacer con los fondos públicos. Vaya planificación del erario público.

  • francisco guerrero moreno

    NO ENTIENDO A LOS QUE SE PREOCUPAN DE ANALIZAR UN TEMA POLITICO Y LUEGO DICEN QUE SE VAN A ABTENER Y DEJAN QUE OTROS DECIDAN POR ELLOS CUANDO EL ACTUAL GOBIERNO A CUMPLIDO CON TODO SU PROGRAMA ELECTORAL Y A CREADO LEYES PROGESISTAS QUE NOS PONE A LA CABEZA DE LAS SOCIEDADES MAS VANGUARDISTAS DE EUROPA LO MALO ES QUE LOS SOCIALISTAS GOBERNAMOS BIEN Y NO SABEMOS VENDERLOS COMOS DEBIERAMOS POR ESO TENEMOS QUE IR TODOS A VOTAR NO A LA ABTECION (80PORCIENTO.BLOGSPOT.COM) FELIZP 9 DE MARZP

  • manuel

    Tiene mucha razón con el título de su artículo porque esto ya es como el camarote de los hermanos Marx, dentro de poco ya no cabrá ni una promesa electoral más. Estamos tan atiborrados que acabaremos, como ellos, por encima de los sillones, los armarios… donde sea con tal de no aparecer en los colegios electorales. Lamentable y, claro, contraducente.