La esquina digital » Archivo » Otro fracaso educativo

Otro fracaso educativo

José Aguilar | 4 de abril de 2008 a las 9:51

Si el 86% de los claustros de profesores de Secundaria dicen no al plan de incentivos de la Junta para mejorar el rendimiento escolar, eso quiere decir que el plan no vale.

Yo lo veo de cajón: más allá de su filosofía y de sus intenciones, si un proyecto docente no es aceptado por los docentes es que está mal hecho y, en cualquier caso, que está condenado al fracaso.

No sé si la explicación de que la Junta ha intentado sobornar a los profesores dándoles siete mil euros para que aprueben a más alumnos es correcta o exagerada. Lo que sé es que la Educación andaluza, y la Secundaria en particular, necesita un cambio radical (traduzco: que vaya a la raíz) porque su fracaso es descomunal. Y lo peor es que las autoridades educativas, de momento, no se han dado cuenta de su gravedad.

De eso escribo en mi columna de hoy. Aguardo sus solventes opiniones.

  • profe

    Ya le hice un comentario al pie de su artículo. Dice más o menos así: Si esta orden prospera, estarían dadas tres circunstancias: la división salarial del profesorado (y no por motivos de productividad como quiere hacer creer la administración); el enrarecimiento del ambiente en los centros por el enfrentamiento y la división del profesorado; y la definitiva perversión del sistema, por la puesta en duda de la legitimidad de los aprobados (somos juez y parte). Pero el Consejero (lo dijo ayer) está satisfecho y los sindicatos CCOO y UGT, también. Juzgue usted mismo el alcance de una situación como la que se nos viene encima

  • juan sanchez

    tienes nuestro apoyo la aduana no se debe de tirar.

    http://accionporcadiz.mundoforo.com/

  • Ángel

    ¿Por qué no podemos evaluar el trabajo de los profesores?
    ¿tan malo sería saber cuánto saben los alumnos cuando terminan un ciclo?
    ¿Es verdad que está prohibido por ley las evaluaciones externas universales?

  • profe

    Le recomiendo vivamente el artículo que puede encontrar en este enlace: http://www.aso-apia.org/docapia.php?doc=2892.
    Es sucinto pero muy concreto. Mis respetos y gracias por su apoyo y comprensión.

  • jose

    no es verdad, que muchos claustros hayan rechazado el plan no siginifica que muchos profesores lo rechazaran. Se necesita 2/3 del claustro para que el plan salaga adelante y al menos 20 IES de la provincia han salido con un 50% de votos a favor del plan con lo que al menos el 50 % del profesorado esta de acuerdo solo que la junta ha condicionado la votación a 2/3, mal hecho por parte de ellos. PEro han habido muchos votos a favorrrrrrrr de manera que menos tremendismo y mas análisis profundo por favor que esto es serio. PORlo demas, se suma al plan quien quiere y eso no supone desiguanldad economica en el profesorado, ojala pagaran por resultados como en cuaqluier empresa, muchos no ganarian un duro con los metodos arcaicos y los apuntes amarillos, en fin que encima haya profesores que se niegen al plan por su propia vagueza es vergonzoso

  • pedro

    También soy profesor de secundaria, en contra del plan y muy de acuerdo con su post.

    Añadir una cosa: a los docentes andaluces, desde el 31 de diciembre de 2007, nos han quitado el complemento de homologación, un dinero que veníamos cobrando para aumentar nuestro sueldo hasta igualarlo con la media del sueldo de los docentes de las demás comunidades, como digo este dinero hemos dejado de percibirlo, obviamente sin haber homologado nuestro sueldo al resto del estado. Este dinero suponía mayores ingresos que los derivados de este plan…

    ¿Ven por dónde voy? La Junta pretende (y en algunos casos consigue) engañarnos, sin buscar consenso, sin bajar a la realidad actual de la actividad docente, sin mojarse de verdad con los problemas y necesidades reales del alumnado, y de camino se ahorra un dinero y culpabiliza a los docentes de los malos resultados. A veces entran ganas de decirle a algunos alumnos/as: anda que si tus padres tuvieran que pagar una multa por cada suspenso o por cada falta de comportamiento, o dejaran de cobrar la ayuda o el subsidio o la subvención si no traes el material escolar (algún día por lo menos) o acumulas faltas sin justificar…

    De todas formas, lo que buscan es convertir la educación pública en algo meramente asistencial: ¿ven el nuevo ministerio, uniendo educación con asuntos sociales?

  • luis

    Soy profesor de secundaria y me sumo a la opinión de Jose Aguilar. El problema en la raiz es que la fabrica no funciona, la ley no funciona, los consejos escolares no funcionan, la inspección solo sabe de papeles y no de evaluación del profesorado. La edad de incorporación a los ciclos formativos es muy tardía con lo que machacamos a los que no desean contenidos tan teóricos, la educación primaria ha fracasado, se han logsificado los maestros que no son los que deciden que un niño repita, estan limitados en sus funciones, solo fichas y buen comportamiento, ,etc.
    Esto podría seguir. Si la fabrica esta mal hecha no importa cuantos operariors incorpores de más, ni los incentivos para mejorar un producto que sale con materia prima defectuosa.
    Seguimos?

  • Miguel

    Soy Abuelo y padre de alumnos, y me uno al comentario de José Aguilar

  • Jubiprofe

    La idea es buena. El único fallo es que, a priori se cuenta con que no habrá picaresca y ese ha sido el fallo.
    El meollo del asunto es que, si un profesor/a quiere alcanzar los incentivos, tendrá que esforzarse en preparar bien a su alumnado para que obtenga buenas calificaciones. Pues bien todo el mundo ha dado por hecho, a lo peor con razón, que lo que pasará es que se aprobará a casi todos, tengan o no los conocimientos adecuados, para cobrar los incentivos.
    O es ofensivo para el profesorado, o es cierto lo cual sería vergonzoso para la profesión.

  • horacio

    Verá Uds, es competencia de la clase política dirigente de este país nuestro demostrar su talante (ojo no hablo de talento)a base de reformas chapuceras que originan más y mayores problemas, pero que en ningún caso solucionan nada ni a corto ni a medio plazo.
    Ningún aspecto de la administración se encuentra libre de su nefasta influencia excepto claro es, el de la adquisición y administración de sus bienes, los cuales no tendrían si se hubiesen dedicado honradamente a sus labores.
    La educación no podía ser ajena a este dislate, hace muchos años que se vienen planteando reformas educativas basadas en criterios poco y mal estudiados, en reformas de otros países que se han demostrado poco operativas cuando no fracasos absolutos del sistema, pero eso sí ¡que Programa más mono, democrático y moderno que nos ha salido!
    Para romper con un sistema obsoleto y añejo heredado del más rancio franquismo se fueron sometiendo los planes educativos a una purga y “modernización” (a razón de casi una por curso escolar, contando entre Leyes Generales, Reformas y Modificaciones) que sólo han conseguido crear una analfabetización básica de los alumnos, eso sí disfrazada de progreso, se han abandonado las competencias básicas en primaria que han desembocado en analfabetos funcionales y en alumnos incapaces de desarrollar un programa competente en secundaria obligatoria por falta de recursos intelectuales básicos.
    Se dedican ingentes cantidades de dinero a poner en práctica programas de modernización que sencillamente no son de utilidad, cuando no interfieren severamente el buen hacer de lo que el común de los mortales puede entender por ENSEÑANZA y EDUCACIÓN.
    Se otorgan competencias en materia ejecutiva a estamentos o foros que por su carácter y preparación no debería de tenerlas o que en la mayoría de los casos sólo sirve para hocicar y cotillear, cuando no para medrar o tirarse el pisto delante de los amiguetes:- Uy pos desde que miPep’es tá en el Cosejo Escolar no sabes lo que hemos conseguío!
    Paralelamente el deteioro de los valores sociales han propiciado la falta de respeto al profesorado, la creencia errónea de que aquí todo el mundo está capacitado para tomar decisiones generales y la de que sin profesor, sin jefe o sin administración todo el mundo puede hacer de todo lo que le parezca sin mayor preocupación.
    La gente, el pueblo llano, Ud o yo, vemos como día a día nuestros políticos toman decisiones que en el peor de los casos son auténticos abusos cuando no fraudes, se enriquecen a costa del erario público o de sus mangoneos y especulaiones sin solventar los graves o leves problemas municipales, autonómicos, estatales… y ¡ No pasa nada! Nadie dimite, nadie paga sus errores, culpas o incompetencias,no hay ningún estamento operativo que evalúe su actuación y les haga restituir las pédidas de patrimonio o de decoro público mancilladas, nos encogemos de hombros diciendo ¡ya vendrán las elecciones! y sí llegan… y en el mejor de los casos se van a su casa o a un puesto directivo en el sector semi- privado para seguir manteniendo el estatus.En consecuencia los alumnos y sus familias se encogerán también de hombros y dirán:¡ total para qué me he de esforzar! ¡ p’a lo que sirve!