A Marta la mataron

José Aguilar | 15 de febrero de 2009 a las 13:24

Esta vez las sospechas eran fundadas. El padre de Marta del Castillo, la joven sevillana de diecisiete años que desapareció de su casa hace tres semanas, siempre había sostenido, en estos veintiún días de sufrimiento y zozobra, que su hija no se había fugado y que su ex novio tenía algo que ver en su ausencia.

No se basaba sólo en un dolor de padre que necesita explicaciones y detalles para sustentar un hilo de esperanza en medio de la congoja arrasadora. Sospechaba de Miguel C. D. porque había mantenido hace un año con la chica una relación sentimental que la hacía llorar con frecuencia, de esas que padres y madres resumen en una frase que es a la vez súplica y exigencia: “No te conviene”. También, porque fue la última persona conocida, aparte de sus familiares, que la vio con vida, ya que la acompañó hasta su domicilio la noche del 24 de enero. Y porque, en las primeras horas de angustia tras la desaparición, él mismo llamó a sus amigos para preguntar qué sabían de ella y encontró un Miguel C. D. extrañamente frío y distante, como si aquello no le afectara.

Seguramente la Policía también albergó desde el principio las mismas dudas sobre el ex novio. Incluso ha sido criticada por haber tardado tanto tiempo en detenerlo. Injustamente: es más importante inculpar a alguien cuando se tengan indicios sólidos sobre su culpabilidad que precipitar una inculpación basada en simples sospechas insuficientes para desmontar coartadas y derrumbar al declarante. Lo primero es lo que han hecho los investigadores. Han esperado a que las contradicciones de Miguel acerca de sus actividades de la noche de autos y las pesquisas realizadas en su entorno llevaran a la conversión de la hipótesis en acusación y el interrogatorio en confesión. Las recientes manifestaciones del delegado del Gobierno dando fiabilidad a una llamada telefónica que situaba a Marta, viva, en una provincia limítrofe apuntan ahora a una maniobra de distracción, quizás encaminada a confiar al culpable.

Miguel C.D., un muchacho de veinte años, miembro de una familia desestructurada, ha confesado finalmente que mató a Marta golpeándola en el transcurso de una violenta discusión, la misma noche en que desapareció, y la arrojó desde un puente sobre el Guadalquivir con la ayuda de un amigo, también detenido. Cuando escribo es cuestión de horas o de días que aparezca el cuerpo de Marta, que no se fugó de su casa, sino que fue víctima de la agresión de alguien a quien quiso siendo una adolescente llena de vida y, como todos, desprevenida ante el acecho del mal y las turbulencias de los amores de la edad temprana.

Lo que queda es una familia destrozada, con el solo consuelo, escaso, de la solidaridad masiva y el conocimiento de lo que pasó.

  • Fernando de los Rios

    ¿Me he vuelto un fascista? ¿Alguien piensa como yo? ¿Me podeis responder?
    En todo caso, expongo y argumento esta mi forma de pensar, por que tengo derecho a expresarme libremente. Tambien respeto el derecho a la opinion y expresion de los demas.

    Y por eso empiezo diciendo que este es el pais del miedo. Para que no te ocurra nada simplemente tienes que agachar la cabeza y meter el rabo entre las piernas si no quieres que te pase nada. Si te roban la chaqueta, ¡NO TE DEFIENDAS¡, si te roban la cartera ¡NO TE DIFIENDAS¡, si insultan o faltan el respeto a tu pareja ¡CALLATE Y SIGUE ADELANTE¡. Si no quieres acabar apuñalado o llevarte una paliza por un grupo de delincuentes y ver como al poco tiempo estan en la calle riendose de nuevo de todos…. ¡NO HAGAS NADA¡, te irá mejor en la vida… o mejor dicho en este pais.

    Hoy por hoy, prefiero un estado autoritario, que mantenga el orden social y publico, que me permita salir sin miedo a la calle, sentirme seguro.

    Quiero un estado con unas leyes que protengan a la gente honrada, trabajadora, educada, buena y que no reinserte a los criminales, por que sus victimas, los muertos, ya no valen para nada.

    Quiero un estado donde el codigo penal castigue con dureza, dando ejemplo, a los enemigos de nuestra sociedad, sin distincion de clase social . Donde quien la haga la pague, no creo en la reinsercion, creo en la educacion, en la prevencion, y en la libertad y capacidad del hombre para elegir entre el bien y el mal y ser responsable directo de sus actos. Se es libre para todo.
    ¿Acaso las victimas y los muertos pueden reinsertarse, tienen esa posiblidad?

    Pasaran los dias…….caso Marta del Castillo, caso de este chaval apuñalado, caso de Mariluz, y nos habremos olvidado de esto, desgraciadamente, estas muertes no habran valido para nada, es mas, nos cuesta el DINERO via nuestros impuestos para los verdugos de estas victimas inocentes…..
    En la localización del cuerpo de Marta y la investigación de los hechos han intervenido no menos de 300 especialistas, entre agentes de Policía Judicial, Científica, del Grupo de Menores, Guardia Civil, militares, buzos y operarios de distintos sectores. Además, hay que sumar el operativo en el vertedero, que ha tenido un coste de unos 200.000 euros a razón de unos 5.000 diarios, El esfuerzo y el coste han sido elevadísimos; la efectividad, nula.

    ¿Por que tengo que pagar con mis impuestos todo este entramado para que a los dos dias los asesinos y verdugos esten en libertad y encima cobrando el paro? ¿Hay derecho a esto?

  • hipalense

    HACE FALTA MANO DURA Y SEGURO QUE ESTO SE SOLUCIONA. Si este asesino ( porque el que ha matado es un asesino) se llevara 25 años en la carcel y no estuviera pasado mañana en la calle, ya se pensarian algunos niñatos el volver a salir a la calle con una navaja sabiendo lo que le puede caer encima. Pero tenemos un Gobierno que es de cachondeo, pero al parecer es lo que el pueblo quiere………………….No me lo explico

    Estamos recogiendo los frutos de las semillas que se han sembrado durante las ultimas etapas en las escuelas en cuanto a educacion y enla aplicacion dell Codigo de Justicia. Se han perdido una serie de valores en la vida que estan produciendo este tipo sucesos. Hoy los jovenes llevan una navaja en el bolsillo como quien lleva un mechero……………..¡¡y no pasa nada !! y me temo que lo peor esta por llegar.

  • Voltaire murio en España

    . . si cuatro chavales se rien de nuestras “Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, esa frase con la que se le llena la boca a los políticos, que no podran hacer las bandas organizadas. . . ¡da miedo pensarlo. . . !

    Felicidades Fernando de los Rios!!!
    Me sumo a tu peticion! eres de lo mas coherente que he leido ultimamente, y dices lo que muchos pensemos y no nos atrevemos a decir por complejos, pero es cierto…..
    Suerte!!!!

  • Fernando de los Rios

    Desde aquellas primeras manifestaciones del Sr.Delegado del Gobierno, no de cualquiera, afirmando que según informaciones muy fiables situaban a Marta “en una provincia limítrofe”, aquellas otras creo que del Jefe Superior de Policia en Andalucia Occidental, segun las cuales “habia un 99% de posibilidades de que el cuerpo de Marta estuviera en el río”, despues de 30 dias rebuscando entre la basura de un vertedero sin encontrar nada, y después de que el Sr.Ministro de Justicia de éste país defienda el derecho que tienen los inculpados a mentir todo lo que les venga en gana para obstaculizar el avance de la investigacióbn, sin que ello les suponga pena adicional alguna, más aún, después de que el mismo sr. Ministro de Justicia de éste país diga que él haría lo mismo, después de todo eso hasta el dia de hoy han transcurrido más de 3 meses…y ¿qué es lo que tenemos en claro?. Para mí, desgraciadamente, lo único que tengo claro es que nunca se sabrá la verdad de lo que realmente sucedió aquella tarde/noche entre el 24 y el 25 de enero. Como no se sabe 1 año después cómo desaparecieron más de 100 kilos de droga de la mismísima Jefatura Superior de Policía, que eso sí que es un escándalo de enormes dimensiones. Y que viva España y la Justicia española.