Archivos para el tag ‘Tribunal Supremo’

El ADN acredita la inocencia de un acusado que reconoció su culpabilidad

Jorge Muñoz | 11 de enero de 2013 a las 23:24

Hasta ahora habíamos conocido casos en los que el ADN había sido determinante para incriminar o exculpar a una persona de un delito. El Tribunal Supremo acaba de dictar otra sentencia que resulta, al menos, bastante curiosa, por cuanto absuelve a un joven de un robo violento a pesar de que el acusado reconoció en el juicio los hechos y aceptó una condena de tres años, seis meses y un día de prisión (consultar sentencia completa) .

En este caso, no fue hasta el momento en que se ejecutaba el fallo cuando se incorporó a los autos un informe pericial completo que descartaba la autoría del asalto del acusado y confirmaba su inocencia. Relata la sentencia del Alto Tribunal que fue una fiscal que se encargaba de las ejecutorias de un juzgado de lo Penal la que se dio cuenta del significado de esta prueba y ordenó suspender la ejecución, iniciándose unas diligencias que han conducido finalmente a la absolución del joven.

Lo que no queda claro es cómo una persona que no ha cometido un robo puede admitir su autoría. Quizás este hecho se deba a que el acusado tenía otros antecedentes porque, a pesar de que se acordó la libertad por este delito, continuó en prisión debido a otras causas que tenía pendientes. A ello se uniría el hecho de que el fiscal, que inicialmente le había pedido una condena de cinco años, decidió modificar sus conclusiones provisionales y rebajar en año y medio la pena solicitada.

Lo que tampoco resulta comprensible es cómo pudo ser identificado este acusado por las dos víctimas -que por cierto sufrieron algunos cortes durante el asalto- tanto fotográficamente como en rueda de reconocimiento, a pesar de que el individuo que realmente cometió el crimen llevaba un gorro negro y gafas de sol oscuras para ocultar su rostro.

Tampoco queda suficientemente claro por qué se produjo el retraso en la incorporación a los autos del informe completo, en principio sólo se contaba con un avance remitido por fax, y por qué un informe que estaba fechado un mes antes del juicio no llegó a tiempo para que pudiera ser valorado en la vista oral…

Al final, el ADN sirvió para exculpar a este acusado y para incriminar al supuesto autor material del atraco, cuyo procedimiento se encuentra inicialmente paralizado -se consideraba cosa juzgada, al haber ya un condenado por estos hechos- a la espera de que se resolviera el recurso de revisión presentado ante el Tribunal Supremo, de lo que se deduce que ahora se va a dirigir la causa contra este otro individuo.

Y todo ello a pesar de que este caso se tramitó relativamente rápido, puesto que los hechos se cometieron en noviembre de 2010, se calificó por el fiscal en febrero de 2011, y el juicio se celebró en abril de este mismo año. A lo mejor es que la maquinaria de la Justicia está tan acostumbrada a la lentitud de los procesos que no es capaz de asimilar unos tiempos de tramitación de los procedimientos más rápidos…

Nuevo aplazamiento del Supremo para dictar la sentencia del caso Marta

Jorge Muñoz | 8 de enero de 2013 a las 15:48

El Tribunal Supremo ha prorrogado por otros 15 días el plazo para dictar la sentencia definitiva sobre el crimen de Marta del Castillo. ¿Qué significa este nuevo aplazamiento? ¿Habrá sorpresas en el fallo? El auto del Alto Tribunal alega que son los mismos motivos que ya motivaron la anterior prórroga, la complejidad del asunto, lo que ha llevado a sus señorías a ampliar el plazo para dictar el fallo. Pero qué puede haber detrás de esta decisión, que parece que va a hacer coincidir la sentencia con el cuarto aniversario del asesinato, el próximo 24 de enero.

Recordemos que la Fiscalía y los padres de Marta han pedido que se anule la sentencia y que se repita el juicio, incluso ante un tribunal diferente: ante un jurado popular. Pero esta decisión, en el supuesto de que se adoptara tendría unas consecuencias imprevisibles. Para empezar, se correría el riesgo de que el asesino confeso, Miguel Carcaño, tuviese que ser puesto en libertad, puesto que el próximo 13 de febrero se cumplen los cuatro años de su detención y el día 15 de ese mes, los cuatro años desde su ingreso en prisión. A Miguel Carcaño se le prorrogó la situación de prisión hasta la mitad de la condena, esto es, hasta 10 años -fue condenado a 20 años de cárcel por asesinato-, pero en el caso de que se ordenase la repetición del juicio, tendría que ser puesto en libertad hasta que se celebrara el nuevo juicio y se dictara la nueva sentencia, ya que habría cumplido el máximo tiempo de prisión provisional, que serían esos cuatro años. Por lo tanto, habría que descartar en principio la posibilidad de repetición del juicio.

Pero esto no implica que los magistrados del Supremo no puedan tocar la sentencia. Si no se repite el juicio, es prácticamente imposible que el Supremo pueda revocar la absolución de los otros tres acusados: Javier Delgado, el hermano de Miguel Carcaño, su novia, María García, y el que fuera amigo íntimo del asesino confeso, Samuel Benítez. En cualquier caso, el Supremo si podría modificar la pena impuesta a Miguel Carcaño, no para rebajar -como ha solicitado su defensa, que ha planteado el delito de homicidio en lugar de asesinato-, pero sí para incrementarla. Carcaño podría ser condenado por el delito contra la integridad moral, por haber aumentado el dolor de la familia de Marta al no revelar el paradero del cuerpo, y también podría ser condenado, como ocurrió con Francisco Javier García Marín, el Cuco, a pagar los 616.319 euros que costó la búsqueda de Marta en el río, en el vertedero de Alcalá y en la zanja de Camas.

Cabe además la posibilidad de que no haya unanimidad en la sentencia y de que algún magistrado pueda emitir un voto particular, discrepando del sentir mayoritario de la Sala en este asunto, cuya ponencia corresponde al juez Juan Saavedra Ruiz.

La solución de este auténtico puzle se dará antes del 23 de enero próximo, pero lo que aún no se sabe es el paradero del cuerpo de Marta, que sigue siendo la gran incógnita, aun no revelada, de este asesinato. Y eso que el juez que instruyó la causa, el magistrado Francisco de Asís Molina, mantiene abierta desde hace cuatro años una pieza separada para buscar el cadáver en la que se han realizado distintas actuaciones, hasta ahora, sin éxito.

El pleito de las fregonas

Jorge Muñoz | 13 de diciembre de 2012 a las 21:21

El Tribunal Supremo ha condenado esta semana a la empresa  Spontex a indemnizar a Vileda por fabricar y comercializar los mochos de fregona con cabezales universales que fueron diseñados por la empresa alemana, al entender que el grupo español ha violado sus derechos a la propiedad industrial. Ambas compañías se habían enfrentado en los tribunales por el uso de un dispositivo que permite la unión entre el palo de fregona y el mocho mediante el sistema de click-clack.

La Sala de lo Civil del Alto Tribunal ha desestimado ahora el recurso interpuesto por Spontex contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que, en junio de 2008, le conminó a dejar de fabricar y vender este dispositivo y ordenó el embargo y la posterior destrucción de todos los mochos de este tipo, así como de las máquinas y productos destinados a su fabricación.

La sentencia anula parcialmente la sentencia de la Audiencia de Barcelona en lo que se refiere a la indemnización por los daños y perjuicios causados a la empresa germana. De este modo, condena a Spontex a indemnizar en la cantidad que se determine en ejecución de sentencia, según lo solicitado durante el juicio y en aplicación al artículo 66.2 de la Ley de Patentes, así como a asumir el pago de las costas.

Para los magistrados, no cabe duda del “perjuicio económico” sufrido por Vileda por las ventas que ha dejado de realizar y que, por el contrario, ha llevado a cabo Spontex de cabezales universales destinados a insertarse mediante el sistema de click-clack ideado por Vileda para los palos fabricados por esta última.

Etiquetas: