Komo como » Archivo » Cómo prevenir trastornos de la alimentación en adolescentes

Cómo prevenir trastornos de la alimentación en adolescentes

Regina Martín | 29 de mayo de 2013 a las 18:51

Los trastornos y problemas de la alimentación (trastornos de la conducta alimentaria-anorexia, bulimia y trastorno por atracones-, sobrepeso y obesidad) afectan alrededor del 50% de la población española. El 6% de las chicas adolescentes y jóvenes españolas están sufriendo un trastorno de la conducta alimentaria, representando la 3 ª enfermedad crónica entre este colectivo. El 11 % están en riesgo de padecer algún trastorno de este tipo a lo largo de su juventud, ya que realizan conductas muy peligrosas para la salud como son los ayunos, el uso del vómito para perder peso, dietas restrictivas sin control médico, etc.

Debido a esta multiplicación de casos, es importante llevar a cabo pautas para la prevención de estos trastornos. El concepto prevenir deriva del Latín “praevenir” que significa anteceder, anticipar o  impedir.

Para ayudar a prevenir los trastornos alimentarios en adolescentes, hable con su hijo acerca de la imagen corporal y  de los hábitos de una alimentación saludable. Tal vez no sea fácil, pero es importante. ¿Cómo comenzar?

-Fomente hábitos alimenticios razonables. Hable con su adolescente sobre cómo la dieta puede afectar su nivel de salud, la apariencia y la energía. Anime a su hijo a comer cuando tiene hambre. Es importante el entorno en el que se realicen las comidas, comiendo despacio y tranquilo. Haga un hábito el hecho de comer todos juntos en familia.

-La dieta debe ser variada, no hay alimentos que engorden ni alimentos que adelgacen y todos son necesarios, en su medida, para tener una alimentación sana y equilibrada. No utilice la comida como recompensa o consecuencia. Resista la tentación de ofrecer los alimentos como un soborno. Del mismo modo, no le quites la comida como un castigo.

-Que no se engañen, no existen dietas milagrosas ni productos dietéticos mágicos para adelgazar. Si deciden ponerse a dieta, que lo hagan siempre bajo la supervisión de un especialista.

-Discuta los mensajes mediáticos. Los programas de televisión, películas, sitios web y otros medios de comunicación podrían enviar a su hijo el mensaje de que sólo un determinado tipo de cuerpo es aceptable. Los medios de comunicación han creado mensajes llenos de valores narcisistas, hedonistas y materialistas. Anime a su hijo a hablar y cuestionar lo que él o ella ha visto o escuchado – en especial de sitios web o de otras fuentes que promueven la anorexia como un estilo de vida, en lugar de un trastorno alimentario.

-Promover una imagen corporal saludable. Hable con su hijo acerca de su propia imagen y adviértale que las formas de los cuerpos sanos varían. No existe un cuerpo ideal, la diversidad es una característica de la humanidad. La aceptación de su cuerpo es muy importante para la autoestima y ésta es imprescindible para el éxito en cualquier área de la vida. No permita los apodos hirientes o chistes basados en las características físicas de una persona. Evite hacer comentarios sobre otra persona en base a su peso o forma corporal. De una respuesta firme y constante ante emisiones en su familia como “gordo” o “vaca” ya que la ausencia de respuesta genera la aceptación del comentario y la asunción del calificativo como insulto.

-Fomentar la autoestima. Respetar los logros de su hijo, y apoyar sus metas. Escuche cuando su hijo habla. Busque las cualidades positivas de su hijo, tales como la curiosidad, la generosidad y el sentido del humor. Recuérdele a su hijo que su amor y su aceptación es incondicional – no se basa en su peso o apariencia. Como ellos se valoren influirá  en la aceptación y valoración de los demás, si se quieren les querrán.

-Comparte los peligros de hacer dieta y comer para manejar sus emociones. Explique que la dieta puede comprometer la nutrición de su hijo, el crecimiento y la salud, así como conducir al desarrollo de los atracones con en el tiempo. Recuérdele a su hijo que comer o controlar su dieta no es una forma saludable de lidiar con las emociones. En su lugar, animar a su hijo a hablar con sus seres queridos, amigos o un consejero acerca de los problemas que él o ella podría estar enfrentando.

-Asimismo, recuerda la importancia de establecer un buen ejemplo usted mismo. Si están constantemente a dieta, utilizan los alimentos para hacer frente a sus emociones o no paran de hablar de perder peso, difícilmente podrán alentar a su hijo a llevar una dieta saludable y sentirse satisfecho con su apariencia física. Deben tomar decisiones conscientes acerca de su estilo de vida y manifestar orgullo por su aspecto.

-La importancia de la actividad física. En la actualidad la vida de todos es muy sedentaria lo que favorece el sobrepeso. Anímese a buscar la manera de realizar con sus hijos actividades más dinámicas, al aire libre, que requieran la realización de ejercicio físico. La actividad física modifica la composición corporal y los hábitos alimentarios. La motivación, la autoestima, la confianza en uno mismo, la independencia y la percepción de las propias capacidades están íntimamente asociadas a los niveles de actividad física.

-Es importante vigilar especialmente a los grupos de riesgo como pueden ser modelos, bailarines, gimnastas, atletas… en los que la dieta y el control de peso tiene gran importancia.

ENLACES DE INTERÉS

Asociación contra Anorexia y Bulimia

Federación española contra anorexia y bulimia

Asociación española de Estudio de los Trastornos de la Conducta Alimentaria

Fundación imagen y autoestima

 Academy for Eating Disorders 

Los comentarios están cerrados.