Cumpleaños saludables y divertidos

Regina Martín | 16 de septiembre de 2015 a las 13:06

cumples saludablesChucherías, chocolates , snacks salados, bebidas azucaradas, helados, bollería industrial o embutidos, componen un menú típico de una fiesta de cumpleaños infantil. En una sola fiesta pueden consumir el equivalente a su requerimiento diario. La prioridad es que los niños se lo pasen bien, pero no por ello, la fiesta tiene que girar en torno a la comida.

Existe una gran variedad de juegos infantiles como el juego de las sillas, la gallinita ciega, el escondite inglés, el juego del pañuelo, carreras de sacos, piñatas, karaokes… Podemos planificar los juegos o incluso dejar espacio para que sean los propios niños quienes inventen o propongan sus propios entretenimientos. Y no debemos descuidar la música y la decoración del entorno (globos, serpentinas, confeti, etc.) que para ellos, es tanto o más importante, que la propia comida.

Aun así existen alternativas saludables que pueden gustar a los más pequeños, y que es una magnífica oportunidad para que prueben alimentos o combinaciones de éstos a los que no están acostumbrados, y al estar con sus amig@s hay más posibilidades de que les gusten, a la vez que aprenden buenos hábitos de alimentación.

APERITIVOS SALADOS

Palomitas de maíz caseras. Se trata de elaborarlas con los granos de maíz que no han sufrido ningún tratamiento, en una sartén con un poco de aceite o en el microondas en un recipiente con una buena tapadera. No compréis las que vienen preparadas especiales para el microondas ya que tienen unas grasas muy perjudiciales.

Frutos secos con o sin cáscara: almendras, avellanas, nueces, pistachos etc.

Canapés. Elaborarlos con formas divertidas, colores llamativos y diferentes sabores, cortados en forma de animalito, de triángulo o de círculo con diversos moldes resultan más atractivos que los típicos cuadrados. A los niños les gustan las comidas llenas de color, crujientes, que no estén calientes o piquen demasiado.

Bocadillos saludables. Elaborarlos con jamón serrano, jamón york o fiambre de pavo o pollo, y no siempre con embutido. También podéis utilizar quesos menos grasos o atún. Sería una buena ocasión para añadirles lechuga, tomate o cebolla.

Mini sándwiches cortados con formas divertidas: de queso y jamón de york, de atún al natural con salsas elaboradas con yogur o queso blanco, lechuga y tomate.

Tortilla de patata ligera. Elaborarlas cociendo las patatas con piel al vapor y cortándolas posteriormente muy finas. Mezclarlas con leche desnatada y huevo, dejarlas reposar 15 minutos y posteriormente cocinarlas de la manera tradicional. Presentar cortadas en dados.

Pizzas caseras. Incluir en la pizza ingredientes como queso menos graso, jamón serrano o cocido, fiambre de pollo, pavo o atún, tomate triturado, además de hortalizas o verduras como ruedas de tomate, cebolla, pimiento, champiñones, alcachofas, etc.

BEBIDAS

Zumos de frutas: mezclar varias frutas de temporada y servir con hielo escarchado. Se puede decorar con pajitas, sombrillas u otros elementos decorativos.

Granizados de frutas variadas: limón, kiwi, piña, mango, melocotón…

Batidos ligeros de diferentes colores

Batidos de frutas con yogurt

POSTRES

Brocheta de frutas tropicales. Podemos acompañarlas de un bol con chocolate para que les resulte más atractiva.

Macedonia de frutas servidas en vasitos de helados.

Tarta de gelatina en polvo. Elaboración: Se calienta el agua, deshacemos la gelatina y añadimos agua fría o zumo natural de frutas. Cortamos fruta fresca en trozos (naranja, fresa, melocotón…). Se vierte la gelatina y se enfría en el frigorífico. Adornar con trocitos de frutas coloridas o con queso fresco al gusto.

Sorbete de helado desnatado. Ingredientes: Helado bajo en grasa de limón o mandarina con casera sin azúcar. Elaboración: La misma cantidad de helado que de gaseosa. Batir con la batidora y servir en copa.

Y para soplar y pedir deseos:

Bizcocho ligero. Ingredientes: 3 huevos, 1 yogur natural desnatado, la ralladura de un limón, 75 g de azúcar 150 g de harina blanca, 75 g de harina integral, 1 sobre de levadura en polvo. Elaboración: Montar las claras a punto de nieve, añadir el azúcar y las 3 yemas. Batir e incorporar las harinas tamizadas. Hacer una masa fina y homogénea. Verter en un molde de silicona y poner al horno suave (165º) durante 25 minutos. Adornar con mermelada sin azúcar. Lo importante es servir raciones pequeñas.

Esto es sólo una guía, se puede comer rico y sano, de nosotr@s depende criar futuras generaciones más sanas.

Los comentarios están cerrados.