La juez y la campaña

José Aguilar | 16 de noviembre de 2011 a las 11:32

Para ganar las elecciones del domingo el Partido Popular no necesita ayuda externa. Le basta con la ayuda interna (de dentro del Partido Socialista, que lleva unos años suicidándose). No hace falta ponerse guerrista para deducir que el PP está recibiendo un plus en esta campaña. Un plus de deterioro de la imagen de sus adversarios socialistas. Esto es objetivo: cada avance en la instrucción judicial del escándalo de los ERE -que ya no es propiamente de los ERE, sino también de la política de ayudas a las empresas que ha practicado la Junta- viene a cuestionar un poco más al socialismo en el poder y a mermar sus posibilidades electorales, que ya estaban lastradísimas a causa de la crisis. Insisto para que nadie se confunda: la responsabilidad de lo que le está pasando al PSOE andaluz concierne enteramente al PSOE andaluz, y perdón por la tautología. Si se enfrenta a un proceso que más que salpicarlo lo enloda es por lo que ha hecho él mismo, no por una conspiración. Dicho lo cual, ahí está el nuevo auto de la juez Mercedes Alaya en el que se citan dos nombres, el del actual presidente de la Junta y el de la actual consejera de Hacienda, y se alude a otro, el de Manuel Chaves y su hija apoderada de Matsa. Ninguno está imputado. Ninguno ha sido citado como testigo, pero a los tres se refiere inequívocamente el auto judicial, dictado cuando la campaña electoral está dando las boqueadas y se sabe que los tres van a estar entre los que perderán los comicios. Y los perderán no sólo por los ERE y lo que sale tirando de su ovillo, pero también por eso.

Los comentarios están cerrados.