Al compás del martillo en el yunque

Alberto Grimaldi | 16 de marzo de 2012 a las 9:19

ALGUIEN tendría que explicar quién ha otorgado al electorado andaluz la capacidad de refutar en sólo cuatro meses la decisión soberana y ampliamente mayoritaria de que el PP acometa, como prometió -sin gran concreción, es cierto- profundas reformas para superar la gravísima patología socioeconómica que sufría España -y aún sufre- en el momento de la alternancia.

Al cumplirse la primera semana de la campaña electoral, la escalada hacia asuntos de calado nacional que no van a resolverse en las Cinco Llagas es preocupante. Si antes era reforma laboral, ahora es copago sanitario (por cierto que sería repago, porque pagar ya se paga).

Dudo mucho que la apelación al miedo que hace varias veces a la hora el PSOE cale en la mayoría de un electorado hastiado de la afición de la clase política de atizar al contrario sin un mínimo de autocrítica. Pero lo cierto es que el presidente y candidato, José Antonio Griñán, enfatiza ese mensaje cual martillo marcando el compás sobre el yunque.

Lo que me sorprende es quien interprete el martinete sea precisamente Javier Arenas: no es lógico que en el momento que más cerca está de lograr su largo objetivo se deje quemar en la fragua.

Griñán elude los temas que le son menos propicios: la situación del empleo, con un paro asfixiante como nunca ha soportado Andalucía, y cuyas políticas activas se han usado supuestamente para enriquecer a afines o malgastarlas en vicios. Y mientras Arenas se enreda en temas-trampa, se aparta del palo que hasta ahora le ha llevado a que, por primera vez, se ganen las elecciones en Andalucía. Y por dos veces consecutivas. Cuanto más tiempo y atención dedique a replicar a las apelaciones al miedo, menos tendrá para exponer sus compromisos sobre empleo, regeneración y reorganización de una Administración desaforada.

El discurso del miedo de Griñán es directamente proporcional a su desesperación por evitar la total dilapidación del poder político que heredó de Manuel Chaves. El hastío de los andaluces merece del PP otras respuestas, que generen esperanza en las soluciones.

  • No Engañemos

    ¡AY! señor Grimaldi, que cosas lo de tomar partido por uno o por otro. Lo que está diciendo Griñan no es el el discurso del miedo, es la pura y dura realidad visto lo que ha ocurrido despues de las Elecciones Generales, en donde el PP mintió en todo.
    ¿No se acuerda? No vamos a subir los impuestos, en el ADN del PP esta el bajarlos… Pues los subieron
    No vamos a abaratar el despido. Pues lo han abaratado hasta el despido basura.
    Parece mentira que usted achaque las cifras del paro al gobierno de la Comunidad Autónoma, usted sabe perfectamente que eso. depende del Gobierno Central, al menos antes se le achacaba todo
    a Zapatero, incluso el de las Comunidades gobernadas por el PP en donde el paro es algunas veces peor que aquí
    ¿Que tiene el PP que ofrecer? Un partido cuyos dirigentes son gente sin oficio ni beneficio
    ¿Cuales son las propuestas de Arenas para crear empleo? Dígame una.
    Está claro que ha habido corrupción, pero ni mas ni menos que en las comunidades gobernadas por el PP con dos expresidentes imputados.
    Dar todo el poder al PP en España es muy peligroso dado el enorme vigor que tahora tiene la extrema derecha, esa que el PP protege porque la necesita para gobernar.
    Hablar de muchos añios gobernando tampoco es un argumento, hay muchos lugares en España en donde el PP lleva gobernando 70 años
    ¿Por qué ocultan ahora lo del copago?
    En fin y muchas otras cosas que hacen reflexionar si cambiar a peor es un buen sistema.