El imperio de la banalidad

Pablo Bujalance | 15 de marzo de 2015 a las 4:08

Habrá quien piense que la campaña electoral no sirve de nada, pero no crean. Quizá su mayor utilidad provenga de su carácter banal: en los últimos años, la política ha reforzado su vertiente más zafia y frívola de manera exponencial, y Andalucía ha sido señalada, en virtud del adelanto susanista, como el territorio donde esta tendencia va a concretarse en votos con más premura. En la televisión, la política ha ocupado el lugar antes reservado a los programas comulgantes de la basura, pero el producto es exactamente el mismo: donde antes los insufribles se gritaban a cuenta de unos cuernos, ahora lo hacen a cuenta de la corrupción, pero el mecanismo de mayor rentabilidad social sigue siendo el escándalo. Y, a lo que iba, en Andalucía la campaña permite demostrar, de aquí su utilidad, que el mal gusto es la norma decididamente aceptada, ya no sólo para ahuecar cabezas los sábados por la noche, también para pedir el voto. Uno lee la prensa, oye la radio, busca y escudriña, pero cuesta la vida encontrar un argumento político distinto del y tú más, de la más vergonzosa presunción propia para escarnio del contrario, de la más soberana pobreza intelectual, de la agresión gratuita para una deplorable justificación ideológica, del arte de escabullirse ante los problemas reales con tal de ocultar la incapacidad, del reproche como única herramienta, de la apelación a lo grotesco por parte de los partidos pequeños para intentar colarse en el ruido. Si se trata de dejar la educación, la sanidad, la creación de empleo y otros asuntos urgentes en manos de nuestros candidatos, va a hacer falta mucho más que una jornada de reflexión. Ya no hay males menores. Y a ver qué hace uno.

Quedan advertencias como el Ensayo sobre la lucidez de Saramago, pero los mismos candidatos ya han demostrado que el alto nivel de abstención les da igual: se quedan pasmados un rato y luego vuelven a la trifulca de siempre. La desafección es ya una cuestión de salud pública.

Etiquetas: ,

Los comentarios están cerrados.