Barbas y ballenas

Rafael Navas | 8 de diciembre de 2015 a las 6:39

No se puede negar que los perfiles de los votantes de los partidos tradicionales han cambiado en cuarenta años. En el caso del Partido Popular ya no tiene mucho que ver con la estampa de los años en que era Alianza Popular, aquella en la que sus militantes y simpatizantes se adivinaban de lejos: gomina, abrigos verdes, camisas de cuadritos y corbatas con dibujos de perdices, al estilo de aquellos personajes de La Escopeta Nacional. Los tiempos han ido cambiando y si el PP ha ganado dos veces unas elecciones generales en España no ha sido (sólo) por los votos de los aficionados a la caza y al patrico. Está claro que a la derecha española se han ido sumando otro tipo de perfiles a medida que el partido que la representa ha ido renovándose y dando pasos al centro. Ahora resulta mucho más difícil adivinar por su aspecto quién vota al PP, como también sucede con el PSOE sólo que al revés: llevar pana ya no es sinónimo de apoyar al puño y la rosa. De hecho, el traje y la corbata se han incorporado al uniforme socialista olvidando viejos prejuicios.

Pero el aspecto sigue preocupando en las cocinas de los partidos. Prueba de ello es el último video lanzado por el PP en esta campaña, titulado Hipsters, donde un joven barbudo, que usa la bici y en verano acude a salvar a las ballenas, tiene que dar explicaciones a sus amigos por votar al partido de Rajoy. Las barbas, como las corbatas, ya no son patrimonio de ningún partido o ideología política. De hecho, tenemos un presidente barbudo, en el PP abundan y de qué manera; ahí está el comisario Miguel Arias desde siempre.

Estos vídeos de campaña son una especie de barómetro que indica por dónde van los tiros. Si el PP tiene que recurrir a un hipster es porque sus datos internos demuestran que, por mucho que haya cambiado, hay un segmento social al que no ha llegado o que su imagen y su mensaje se perciben todavía como antiguos. Lo que no termino de ver es lo de las ballenas…

Los comentarios están cerrados.