Mariano el largo

José Aguilar | 12 de diciembre de 2015 a las 10:13

EL candidato Rajoy está demostrando ser mucho más inteligente que sus adversarios. Su campaña es la mejor. Hace como ninguno un uso provechoso de la televisión: acude a los programas de entretenimiento, blanditos y masajeantes, se presta a algunas entrevistas en las que él tiene la última palabra (la única, a veces) y elude el debate con los tres candidatos en liza. Solamente acepta enfrentarse, este lunes, con Pedro Sánchez, al que ya han vapuleado Rivera e Iglesias, por la derecha y por la izquierda, y al que espera dar la puntilla a base de abrumarlo con su mayor conocimiento y experiencia y desacreditarlo a cuenta de la mochila que arrastra el socialista como Zapatero bis. Y mientras los demás se despedazan, Rajoy va desgranando sus propuestas, por el procedimiento del goteo, todas ellas orientadas a lo que considera -seguramente con razón- el asunto que más importa a los españoles: la economía y el trabajo. Rebajas en el IRPF, ayuda a los autónomos, exenciones a los jubilables, subvenciones a los nuevos contratos… Hay para casi todos.

Mariano no anda falto de astucia, recursos y perspicacia. No tiene nada de Mariano el corto. Si acaso, del largo.

Los comentarios están cerrados.