Archivos para el tag ‘1982’

El reverso del ‘voto útil’

Alberto Grimaldi | 14 de noviembre de 2011 a las 1:30

EL hundimiento socialista por efecto de un arrollador maremoto popular que tocará costa el próximo domingo, atendiendo al sistema de alerta de tsunamis que conformaron ayer la práctica totalidad de los diarios de ámbito nacional con sus respectivos sondeos, llegó ayer al grado de inevitable y medido en la escala del comportamiento de la R de Rajoy. En uno de los mayores mítines, lejos de la prudencia y la moderación demostrada, saltó eufórico en el escenario y le dijo a las miles de personas que llenaban el coso de Valencia: “Amigos, amigas, creo que vamos a ganar las elecciones”. Sagaz que estuvo.
Cuanto más se acercan las encuestas a la fecha electoral –hoy conoceremos las últimas consultas que se pueden difundir– más se afianza el crecimiento del PP hacia el entorno de los 190 diputados y más se acota la derrota de la R de Rubalcaba hacia el peor resultado del PSOE en democracia, menos de 115 escaños. Y, al tiempo, IU logra crecer hasta casi doblar el mínimo para tener grupo propio, condición que perdió en 2008.
Es innegable que el rechazo que la gestión de Zapatero –sus mentiras, primero, y sus medidas erráticas, después– ha causado en el electorado que le dio la victoria por dos veces una dispersión del voto ideológico de izquierda, del que IU se beneficia. Pese a ello, la federación se conjura ante el llamamiento al voto útil por parte del PSOE (ya lo hizo ayer Felipe González). Pero el vuelco, el cambio como el de 1982 que se anuncia, no puede explicarse sólo por la dispersión del votante de izquierda hacia otras opciones o el desencanto de la abstención. No. Como en mayo, los indecisos rehúsan decir que votarán a Rajoy. Es el reverso del voto útil, que lo decanta todo: miles de votantes que van a cambiar su voto de PSOE a PP. Pura alternancia.

Etiquetas: , , ,

Un cambio como el del 82

Alberto Grimaldi | 5 de noviembre de 2011 a las 7:28

El análisis de los resultados electorales está plagado de mitos forjados en la reiteración. Pero por más variaciones con repetición que se dieran en tres decenios largos de democracia, no dejan de ser mitos y no realidades incuestionables. Máximas como que la alta participación beneficiaba al PSOE o que Andalucía siempre apoyaría a los socialistas de manera mayoritaria fueron desmentidas el 22 de mayo por las urnas, que transmutaron ese día estos y otros mitos en meras costumbres en desuso.

Extrapolar los resultados de aquel día a unos comicios legislativos no es correcto en términos estadísticos, pero el ejercicio sí marca la tendencia de la última referencia cierta de lo que el electorado real vota. Y el 22 de mayo señaló un camino de cambio político equiparable al que el PSOE consumó en octubre de 1982.

Ese vuelco es el que vaticina el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El estudio difundido ayer vino a subrayar esa tendencia y a fijarla con datos estimativos. El propio PP lo tiene claro y ha escogido un lema –Súmate al cambio– reflejo de aquel Por el cambio del 82.

De las 17.236 entrevistas realizadas por el CIS para dibujar la arrolladora victoria que concede a la R de Rajoy, 2.632 se hicieron en las ocho provincias andaluzas. Una muestra nada desdeñable, al nivel de los mejores estudios demoscópicos que se hacen en Andalucía. Esto es relevante. Porque el vuelco tiene mucho de andaluz: supone una distancia respecto a 2008 de 20 diputados (restado uno que Cádiz ha perdido en favor de Madrid) que coincide con el margen de holgura que le otorga el CIS a la mayoría absoluta anunciada para los populares. La relevancia de Andalucía en estas elecciones es, encuesta en mano, mayor que la de Cataluña, donde el PSOE aún sería primera fuerza.

Y esa importancia de la aportación andaluza augura algo más: el vuelco se completará en marzo en las autonómicas.

La encuesta del CIS dibuja una victoria arrolladora del PP que se basa en gran medida en un vuelco electoral en Andalucía