Archivos para el tag ‘candidatos’

El hombre corriente

José Aguilar | 10 de diciembre de 2015 a las 9:00

Obedecen caninamente a sus asesores y jefes de campaña. No hay candidato que resista la tentación de disfrazarse de hombre normal durante la campaña y aparentar la clase de vida que atribuye a la gente corriente. Sí, van de personas corrientes, accesibles, besaniños, abrazaviejas, sencillotes y amantes de los mercados y los bares, pero en cuanto se les rasca un poco el tinglado de la farsa se viene abajo. ¿Qué persona corriente acepta hacer el payaso en televisión? Sólo tendrían credibilidad si alguna vez, aunque fuera una sola, hicieran fuera de campaña la cosas que hacen cuando la campaña llega. Sería la señal de que no todo en ellos es impostura. Por lo demás, no hace ninguna falta que simulen una humanidad que nadie les discute: desde Macbeth sabemos que pocas pulsiones más fieramente humanas que la ambición, y de ambición andan sobrados todos los candidatos (si no, no lo serían). Ser actor es sólo eso: un tipo que miente en la pantalla, decía el gran Marcello Mastroianni. Para ser candidato debería bastar con mentir sobre las promesas electorales. No hace falta que lo hagan también sobre sí mismos. No son como los demás. Dejen ya máscaras, disfraces y muecas.

Tembleque en la grey

Manuel Barea | 20 de marzo de 2015 a las 4:53

Demasiada gente dependiendo de lo que ocurra el día 22. Bueno, en realidad una parte esencial de nuestro futuro depende de los resultados de esa noche: de ahí saldrán quienes aprobarán leyes y decretos, desarrollarán, o no, proyectos, ejecutarán y propiciarán, o no, inversiones, subirán o bajarán impuestos, harán o no más recortes, concederán (glup) subvenciones… Ufanarse, por tanto, de que a uno todo eso le importa un bledo porque no le afecta es una pose. Sí, eres un outsider. Un outsider lerdo.

Pero a lo que me refería con lo de “demasiada gente dependiendo de lo que ocurra el día 22” es a todo ese personal que tiene su porvenir atornillado a lo que deparen los votantes. Y no estoy pensando en los candidatos. Es toda esa grey que los rodea estos días: asesores, colaboradores, ayudantes, expertos en… bueno, en algo. Y también cobistas. Nunca faltan. Para ellos hasta ahora todo había ido en modo fiesta: besos, abrazos, achuchones y sonrisas. Pero el domingo ya está ahí, pasado mañana, y esa corte está ya en modo cardíaco. Las pulsaciones se han acelerado y han aparecido síntomas de ataque de pánico, y con la mirada desorbitada y la hipocondría desatada han buscado a los responsables de su angustia. Y los han encontrado: ahí están los de siempre, algunos periodistas, esos malditos bastardos que no cuentan las cosas como son o que están contando cosas que no deberían, no al menos en este momento, quizá después del día 22, cuando el tinglado esté ya atado y bien atado, que ahora se están cargando la “fiesta de la democracia”, siempre tan cenizos.

Y esos gregarios –algunos de ellos con evidentes hábitos parasitarios– que se la juegan cosidos al candidato ya han puesto el grito el cielo, soltado espuma y enseñado las garras. No están dispuestos a que nadie les chafe el business. Eso sí, si tienen éxito será por sus méritos. Pero si fracasan será por culpa de otros: esos plumillas…

¿22M? Los candidatos y la transversalidad

Jesús Ollero | 7 de marzo de 2015 a las 4:54

Tanto que hablan aquí y allá de Trending Topic y demás, nos encontramos que la carrera electoral andaluza ha comenzado con una dispersión tremenda. Respuestos de los tiros en el pie de Monago y Hernando, cada uno va tan a lo suyo que difícilmente va a llegar a quien no le tocaba las palmas ya de antes. Mucho lema, mucho partido, mucho óle para el candidato, pero poca capacidad para ampliar el radio de impacto de los mensajes:

Rozando 58.000 seguidores, el equipo de Susana Díaz (@_susanadiaz) nunca ha mostrado una gran implicación en Twitter, canal que utiliza de manera muy selectiva reduciendo el margen de error casi a cero y los tuits a mensajes fuerza. Eso sí, #Andalucía aparece con asiduidad y #22M es muy utilizado entre su tropa.

¿Recuerdan? 22-M. Elecciones. Andalucía. Viendo la escasísima transversalidad para captar nuevos usuarios, cualquiera lo diría…

Camino de los veinte mil seguidores y una amplificación tremenda con la amplia red de social media del PP andaluz, sorprende que en el twitter de Juanma Moreno (@JuanMa_Moreno) sea tan difícil encontrar etiquetas. Ojo, no son obligatorias pero es que cuesta hasta encontrar los lemas de campaña propios, lo cual reduce de manera notable el alcance potencial de usuarios y cede todas las posibilidades de engagement al recorrido vertical que puedan tener sus mensajes entre la comunidad popular (followers).

A los más de 90.000 seguidores (líder de largo en esto) de Teresa Rodríguez (@TeresaRodr_) les cuesta encontrar Andalucía si no forma parte expresa del tuit. Alguna etiqueta de actos concretos y escasa insistencia en el #22M.

Antonio Maíllo (@MailloAntonio, 10.400 seguidores), está siendo obediente con su lema de campaña (#TransformarAndalucía), pero poco rastro del #22M.

El que más utiliza la fecha es el hiperactivo Martín de la Herrán (@mdlherran), pero su partido y sus simpatizantes casi no salen del #LevantaAndalucia, con lo que su alcance no amplía el radio.

Antonio Jesús Ruiz (@PAntoniojruiz), el candidato que, digamos, lo tiene más crudo, busca los tres mil seguidores y sí utiliza multitud de etiquetas, pero no se prodiga con #22M, prefiriendo #Andalucía o el lema #DefiendeAndalucía, y con gatillo (demasiado) fácil para el retuit.

¿Ciudadanos? Ha sido llegar la campaña y JuanMarín (@juanmarin_cs) ha desaparecido. Estará celebrando el subidón que le dan las encuestas. Normal.