Archivos para el tag ‘Lanzas’

#EREseUnaVez, el cuento de ‘los golfos’

Jesús Ollero | 4 de marzo de 2015 a las 14:14

Maldita casualidad, habrán pensado en el PP andaluz, que lanza un vídeo de campaña basado en una animación menos de 48 horas después de la ocurrencia de Monago, el presidente autonómico de espíritu moranco. Con un tono completamente distinto pero una narrativa igualmente vistosa, construyendo un cuento a rotulador relatado por una niña (de la niña de Rajoy a la niña de Juanma), el PP recupera su leit motiv fundamental para alejarnos de Er Vidente y devolvernos a las macrocausas de Alaya: #EREseUnaVez.

Con la rosa roja y las mangas también rojas de las que sale la pasta para los “amiguetes” bien a la vista en cada paso, el relato de la niña incide en que los gobernantes (los de rojo) se han dedicado a repartir dinero sin control y pone como ejemplo una fábrica de juguetes cuyo dueño recibe dinero de las ayudas y lo reparte entre los amigos del poder “que ni siquiera trabajan allí” mientras muestra el enfado de los parados.

A través de un familiar elenco, esbozado y nunca expreso, el vídeo habla de los golfos y que a uno (Lanzas) le habían dado tanto dinero que según su madre “podía asar una vaca con los billetes que guardaba bajo el colchón”, mientras una señora (Alaya) “los ha pillado” mientras pinta una cárcel. Cuales Hernández y Fernández, Griñán y Chaves aparecen negando con el dedo mientras la niña los ve “asustados”, finalizando el cuento de la niña de Juanma con las palabras “corrupción, mentiras y manipulación” para Susana Díaz y “futuro, ilusión y empleo” para Moreno. La moralina, ya saben.

Bien de forma y de fondo, pero de nuevo con escaso foco en el candidato (como en el más que aceptable vídeo de la luz) y toda la atención en los titantos años de, a jucio del PP, abusos socialistas. Mientras llegan audiovisuales en los que tenga más protagonismo el ignoto Juanma Moreno, al menos esta vez no tendrá que salir nadie a defender lo indefendible metiendo en política a Los Morancos y a José Mota. Ay omá.