Sevilla retrocede en movilidad sostenible

Ana S. Ameneiro | 2 de junio de 2018 a las 5:30

Espadas se resiste a restringir el tráfico en el centro aunque el 70% de los sevillanos lo reclama y pese a que el centro es la zona más contaminada por el aumento de vehículos

Acceso al centro por Puerta Osario

Acumulación de tráfico en la entrada al centro por la Puerta Osario. Foto: Juan Carlos Vázquez

El modelo de ciudad sostenible iniciado en los doce años del mandato del socialista Monteseirín se diluye como un azucarillo. No hay avances y vamos para atrás, como el cangrejo. Todo son buenas intenciones, planes y promesas que se quedan en titulares de prensa.

En el centro histórico, el alcalde Juan Espadas no se atreve a restringir el tráfico –tampoco en el resto de la ciudad– pese a que esta zona registra los peores niveles de contaminación, según el informe de la calidad del aire de 2017 de Ecologistas en Acción. Y pese a que el tráfico es el principal problema que incide en la calidad del aire.

La excusa de Espadas es que los vecinos residentes rechazan medidas de este tipo, pero las encuestas dicen lo contrario. El último barómetro de Sevilla (enero 2018) dejó claro que un 70% de los encuestados reclaman restricciones de tráfico en el centro y el 74% aboga por restringirlo en toda la ciudad cuando se eleva la contaminación.

El alcalde socialista repite como un mantra que los residentes no quieren menos tráfico

Acceso al centro por Puerta Osario

Tráfico en la confluencia de Matahacas con Escuelas Pías. Foto: Juan Carlos Vázquez

Esta teoría de la oposición vecinal la repite Espadas como un mantra, no sabemos por qué. La lanzó, a primeros de mayo, en la reunión con 22 colectivos que le pedían más acciones por el clima, y lo ratificó también el 26 de mayo en una entrevista al Correo de Andalucía, donde criticó el Plan de tráfico del centro de Monteseirín y reiteró que los vecinos no lo quieren. “Ese fue uno de los problemas del Plan Centro. Fue una aplicación tan acelerada que dejó muchas dudas respecto a eso. Por tanto, cualquier limitación del vehículo privado, que habrá que ir haciendo, pasa por garantizar que los residentes no se sientan cautivos o prisioneros…cuando me refiero a residentes hablo también de familiares y amigos”, declaró Espadas cuando se le preguntó por su promesa en 2015 de aplicar una alternativa al Plan Centro.

En la oposición, Espadas criticaba a Zoido por derogar el Plan Centro y hoy no aplica la alternativa que prometió al llegar a la Alcaldía. Entonces ¿para qué ocupa la presidencia de la Red Española de Ciudades por el Clima y es miembro del Consejo de Gobierno del Pacto Europeo de Alcaldes por el Clima?.

22 colectivos le han pedido que limite el tráfico en el centro y aumente los árboles 

El pasado 8 de mayo, 22 colectivos de la ciudad pidieron al alcalde socialista que limite el tráfico en el centro. Entre estas entidades figuran la Red Sevilla por el Clima, Ecologistas en Acción, CCOO, Greenpeace, Facua, Federación de Asociaciones de Vecinos de Sevilla, Acción en Red, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, Som Energía, A Contramano, Colegio de Geógrafos de Andalucía, Iniciativa Sevilla Abierta, Alianza por el Clima Sevilla, Subdirección de Hábitat Sostenible de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla, la Plataforma Escuelas de calor –200 asociaciones de padres y madres de alumnos–, ONCE, Cáritas, Ustea, Oxfam, Enlázate por la Justicia –Manos Unidas, Redes, entre otros–, Red Andaluza Nueva Cultura del Agua e Ingeniería Sin Fronteras.

Hay malestar en esas entidades preocupadas por el clima. “Hay muchos problemas de movilidad en la ciudad, pero en transporte público y en reducir la contaminación del aire no se está haciendo mucho. Hay planes que no se ponen en marcha; las intenciones no llegan a realizarse”, señaló ayer Reyes Tirado, presidenta de la Red Sevilla por el Clima.

Acceso al centro por Puerta Osario

Señalización de velocidad máxima a 30 km/h en la entrada al centro por Puerta Osario. Foto: Juan Carlos Vázquez

“Este gobierno tiene claro que no quiere tomar ninguna medida en ningún aspecto de la movilidad. La política de movilidad es hacer cosmética, muy poca cosa y ninguna importante. En el centro se limita a poner señales de velocidad máxima 20 y 30, cuando el problema es el volumen de tráfico”, se queja Ricardo Marqués, vicepresidente de la entidad ciclista A Contramano.

En peatonalizaciones, “se hacen parches sin una visión conjunta”, añade Tirado. “Y no se pone coto al exceso de veladores en zonas peatonales”, afirma Manuel Fernández, presidente de Sevillasemueve.

Las entidades consultadas coinciden en que los avances en la bicicleta se han estancado, que este Ayuntamiento vive de la renta de los avances logrados en el mandato de Monteseirín y que va todo casi por inercia.

En transporte público, la ampliación del tranvía a Santa Justa está en trámite. “Hace falta una planificación del tranvía a escala de la ciudad, no ir kilómetro a kilómetro improvisando. Así no se planifica una red de esta infraestructura como marca el PGOU”, lamenta Manuel Fernández. “Con el tranvía no se atreven a quitar espacio al vehículo privado”, critica Marqués.

El plan de acción por el clima y la energía sostenible (PACES) aprobado es la gran crítica de los 22 colectivos por sus “datos técnicos sobre el ahorro de emisiones que no son verdad y por usar una metodología que no es científica”, al obviar “que los niveles de contaminación están subiendo otra vez por el fin de la crisis”, recalca Marqués. “Hay que cumplir las indicaciones de Europa para 2020 y 2030 contra el cambio climático”, afirma Eduardo Gutiérrez, de Ecologistas.

Tras la presión de esos colectivos, el pleno, con la abstención del PP, aprobó el 25 de mayo una moción para mejorar el PACES por la vía de aplicar una verdadera movilidad sostenible en el centro y aumentar los árboles.

  • yaestabien

    Movilidad Sostenible?, para cuando Red de Metro de Sevilla


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber