Barco y Legionarios

Juan Carlos Cilveti Puche | 23 de abril de 2019 a las 10:08

En la historia del tradicional desembarco del Tercio tres buques han destacado por repetir en varias ocasiones el transporte de estas tropas.

Uno de los espectáculos que destaca a la hora de hablar de la Semana Santa de Málaga, sin duda alguna lo constituye la llegada y  el desembarco de las tropas de la legión en el puerto. Este acontecimiento, que con el que se celebrará en unos días suma ya 77 escenificaciones,  conforma una muy jugosa historia malacitana; un cúmulo de situaciones  en las que, teniendo al Tercio como protagonista principal, quizás se hayan dejado en un segundo plano a los muchos y muy variados buques que durante estas décadas han embarcados a estos militares.

Y aunque en alguna ocasión ya les he hablado de los denominados barcos de la legión, hoy quisiera recordar a los que con más asiduidad han participado en este evento tan singular. Iniciados los transportes en 1930 y tras quedar cancelados los doce siguientes desembarcos, sería en el año 1943 cuando las llegadas de legionarios por mar comenzarían a fraguar su historia malagueña. Con el recuerdo del buque de Trasmediterránea Reina Victoria que, fletado para tal ocasión y procedente de Ceuta, desembarcaba a las tropas del tercio en la tarde del 17 de abril de 1930, la marina mercante se hizo cargo de estas labores entre los años 1943 y 1949. Registrados un total de cuatro barcos diferentes en este periodo de tiempo, el vapor Mogador fue el que más transportes realizó, cumplimentado un primer viaje en 1944 y tres seguidos entre 1946 y 1948.

MogadorMOGADOR

Construido en los astilleros escoceses de Dumbarton en 1.879, este buque de 464 toneladas de registro bruto, 50,4 metros de eslora y capacidad para 50 pasajeros fue bautizado originalmente como José Pérez. Propiedad de un armador ferrolano, el vapor inició su biografía realizando navegaciones de cabotaje alquilado por la Compañía Trasatlántica Española que en 1888 lo compraba y lo rebautizaba con el nombre Mogador. Realizando rutas por el Estrecho y por diversos puertos de Marruecos y tras ser posicionado en el Guadalquivir durante la guerra civil, en 1943 el barco era vendido a la compañía malagueña Cabo Páez Hermanos, momento en el que iniciaría su relación con los viajes de legionarios.

Superado el periodo civil, en 1950 la Armada española se hizo cargo de los transportes y el 5 de Abril de ese año, el dragaminas Segura traía a unidades del 2º Tercio Duque de Alba. Completados los viajes entre 1951 y 1972 por diez buques diferentes y con la particularidad de que en 1971 no hubo desembarco, el 19 de abril de 1973  llegaba a aguas malacitanas el Conde de Venadito, que hasta la fecha, ostenta el segundo mayor número de viajes con tropas del Tercio para su desfile procesional malacitano.  Construido por Estados Unidos en 1953, este barco de desembarcos de carros que originariamente se llamó Tom Green County, tras ser cedido a España en 1972 era comprado por la  Armada seis años más tarde. Con 5.800 toneladas de desplazamiento y 117 metros de eslora, este veterano que entre otras acciones tomó parte en la guerra de Vietnam, ya con bandera española, Transportó a legionarios en  ocho ocasiones entre su primer atraque y el último en 1988.  Compartiendo este buque travesías  con cinco barcos más, 1991 vería llegar por primera vez a Málaga al Contramaestre Casado. Superado aquel estreno y tras intercalar sus llegadas con cinco barcos hasta 2010, el apodado como ‘el barco de la Legión’ completaba el pasado año su vigésimo primer desembarque; un hecho que lo convierte en el buque de la Armada que más veces ha escenificado esta tradición.

CondeCONDE DE VENADITO L-13.

Todo un espectáculo que este Jueves Santo volverá a congregar en el puerto a miles de malagueños; un desembarco con 77 años de antigüedad en el que las tropas legionarias compartirán protagonismo con un nuevo barco recién estrenado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Contramaestre Casado A-01 legionarios 5-IV-1246CONTRAMAESTRE CASADO A-01

Columna especial “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 16 de abril de 2019.

Otro lujo absurdo

Juan Carlos Cilveti Puche | 23 de abril de 2019 a las 9:58

En el año 2005, bajo el título ‘Lujo absurdo’, les contaba en esta misma columna cómo un buque de crucero publicitaba su exclusividad reseñando los inodoros que llevaban todos sus botes salvavidas. Aquella excentricidad, con el paso del tiempo se ha difuminando frente a las muchas y muy diferentes atracciones que se pueden encontrar en  la gran mayoría los buques de crucero modernos; unas instalaciones para el ocio que, en el caso de los grandes yates, superan con creces los límites más insospechados.  Con el impactante  e imborrable recuerdo de las muchas mesas de billar que navegan a bordo de superyates y  hoteles flotantes,  hoy les hablaré de un nuevo lujo absurdo; una rareza que ha pasado por aguas malagueñas hace tan solo unos días.

Atracado en el muelle  número dos, este pasado fin de semana se ha podido ver al yate Spring. Con bandera de Islas Vírgenes, este buque de recreo privado, sin ser uno de los más grandes, participa de la peculiaridad de llamar muy poderosamente la atención. Firmado por Dynamiq Yachts, una compañía que reparte sus construcciones entre varios lugares de Europa, este barco de 39 metros,  con diseños realizados en Holanda, el Reino Unido y Mónaco, comenzaba a navegar en 2017 con el nombre Jetsetter. Fabricado totalmente de aluminio, este yate de 245 toneladas de registro bruto que cambiaba su nombre por el de Spring, dispone de tres cubiertas donde además de espacios interiores y exteriores se encuentran  cuatro suntuosos camarotes para ocho pasajeros. Tripulado por seis personas, este barco posee una plataforma de baño a popa, mientras que a proa, en dos niveles,  se encuentran un solárium, una piscina y una zona deportiva. Y es en este lugar, justo sobre el puente de mando, donde el Spring muestra algo verdaderamente extraño de ver que ya aparecía en los planos originales de construcción. En una balconada, en uno de los mejores sitios de este yate que se alquila por 100.000 euros semanales, van instaladas una sofisticada bicicleta estática y un tapiz rodante; una muy extraña y nada habitual ubicación para estas dos máquinas ¿no les parece? Por cierto,  para el que esté interesado, el barco se vende por 9.250.000 de euros.

OLYMPUS DIGITAL CAMERABicicleta y tapiz rodante en la cubierta del yate SPRING.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERAVistas generales del yate.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 23 de abril de 2019.

El ‘Remocionador’

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de abril de 2019 a las 9:28

Hoy les contaré una historia que está ocurriendo en las aguas del puerto; una  curiosa aventura que, aun sin final, cumplirá mañana tres meses. Pero antes de empezar con esta odisea, les recordaré un término que se usa mucho en el lenguaje marítimo; una palabra que, con una acepción terrestre, describe una maniobra portuaria.  Cuando por algún motivo un barco que se encuentra atracado en un muelle y debe cambiar su ubicación a otro, se dice que el buque ha sufrido una remoción.

Dicho esto, y con el recuerdo del carguero Otto Nübel que enero de 1965 realizó en aguas malacitanas cuatro remociones en dos días (aquella historia ya se las conté), me centraré en la aventura de un barco que hasta la fecha ya ha cambiado de atraque en seis ocasiones.

Convertida desde hace algunos años en una de las empresas más fieles a los astilleros malagueños, la compañía de origen holandés Iver Ships-Vroon traía el pasado 17 de enero a su buque Iver Courage. Procedente de Las Palmas, este asfaltero de 97,5 metros de eslora y 3.811 toneladas de registro bruto construido en China en 2015, llegaba para realizar unas reparaciones. Atracado en el muelle cuatro, este barco pasaba su primera noche en Málaga junto a uno de sus hermanos de flota, el Iver Ambassador  que en esa misma jornada había entrado en el dique flotante Andalucía.  Iniciada una reparación a flote y después de coincidir el 5 de marzo con Iver Action, otro de sus hermanos que amarraba en el muelle seis, nuestro protagonista de hoy, por necesidades de tráfico interno era posicionado en el muelle de levante el lunes 12 de marzo.  Estrenado el pantalán de levante en obras desde noviembre de 2018, el  Iver Courage quedaba allí amarrado en la jornada del 25 de marzo. Apenas unos días después, en concreto el viernes 5 de abril, el asfaltero recibía la orden de regresar al muelle de levante; una maniobra  que tras quedar ejecutada, obligaba a los remolcadores, presentes en todas estas operaciones, a posicionar al barco en el muelle seis debido al fuerte viento reinante. Realizado aquel cambio, el Iver Courage volvía este pasado domingo al pantalán de levante, una sexta remoción que con toda seguridad no será la última.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAIVER COURAGE en el muelle 4 antes de iniciar sus remociones.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 9 de abril de 2019.

Otro bautizo

Juan Carlos Cilveti Puche | 2 de abril de 2019 a las 9:13

Hace unos días visité por tercera vez el buque de crucero Norwegian Spirit. Aprovechado que el recorrido fue muy diferente a los que había hecho con anterioridad, pude ver algunas cosas que aún no conocía de este barco. Justo detrás del puente de mando, me enseñaron una estancia donde se atesoraban los regalos que el barco había recibido. Esta sala, que en otros buques se reduce a una pared donde están colgadas  las metopas, mostraba, además de regalos, objetos relacionados con la biografía del barco; un historial que se remonta a 1998 cuando este buque  se botó y bautizó con el nombre SuperStar Leo. De entre todos estos objetos, el que más me sorprendió fue un trozo de botella de champán de la marca Möet & Chandon que, con un lazo dorado, estaba enmarcado recordando el bautizo de este buque.

Esta vivencia, me sirve para hablarles de la ceremonia de bautismo que hace unos días se realizó en el puerto al buque de crucero Marella Explorer 2. Siendo ortodoxo y aferrándome a la más rancia tradición marítima, les diré que los barcos sólo se bautizan una vez, y que los posteriores cambios de nombres podrían ser denominados como rebautizos o simplemente como cambios de nombre.

Dicho esto y volviendo al evento del Marella Explorer 2, el botellazo de champán que recibió en una oscura noche de marzo malagueña atracado en el muelle norte de la estación marítima de levante quedó pobre; una pobreza nada comparable a los bautizos de barcos que todos hemos visto alguna vez amadrinados por personalidades que, a plena luz del día, estrellan una botella contra el casco del barco bajo una lluvia de serpentinas y muchos aplausos.

Pero como todo lo que se mueve alrededor de los barcos de turistas es un negocio y un cambio de nombre genera mucha publicidad y muchos embarques, estas ceremonias, que son muy rentables para las compañías propietarias de los buques y para, en este caso, el puerto de Málaga (que se celebren aquí muchos más bautismos), se resumen en una gran fiesta a bordo en la que los invitados ven una pantalla gigante como un anónimo marinero acciona una palanca para que una botella de champán se estrelle contra el casco de un barco. Bautizo completado.

Norwegian Spirit 26-III-195Botella de champán del bautizo del SUPERSTAR LEO ahora NORWEGIAN SPIRIT.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 2 de abril de 2019.

El ROZEL

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de marzo de 2019 a las 8:45

Con el recuerdo de Ángela, una ejecutiva de Trasmediterránea que hace unos días dejaba la compañía y su trabajo en el puerto, hoy les hablaré del Rozel, un barco con una apasionante historia que fugazmente navegó para Trasmediterránea. Atendiendo a su historial malagueño, les diré que este ferry operó en la ruta del mar de Alborán  entre los meses de abril y octubre de 1992. Sustituyendo al melillero titular, este buque llegaba en régimen de fletamento; un breve alquiler que Trasmediterránea negoció con la empresa de origen británico Cenargo International, propietaria de este ferry desde 1986.

Posicionado en aguas malagueñas el miércoles 15 de abril de 1992, el Rozel, luciendo en su chimenea los colores de Trasmediterránea y el nombre de la compañía en sus costados, en esa misma jornada comenzaba sus trabajos en línea. Mostrando la bandera de Bahamas y la matrícula de Nassau, este ferry,  desde su primer viaje marcó sustanciales diferencias con las operativas de los habituales melilleros. Embarcada una tripulación internacional en la que el  inglés era la lengua que se hablaba, el Rozel, que durante la gran parte de su estancia malagueña tuvo como viajera permanente a la esposa de su capitán, cumplió  a la perfección su contrato; un flete que finalizó el miércoles 14 de octubre tras haber realizado un total de 91 viajes a Melilla.

Pero con independencia de su breve estancia malacitana y dejándome en el tintero algunas curiosidades, lo que realmente resulta sorprendente es la  muy escasa información, por no decir ninguna, que se puede encontrar sobre este buque durante el periodo en el que navegó con los colores de Trasmediterránea. Dejando a un lado a los historiadores nacionales que de forma permanente escriben sobre los barcos de esta centenaria compañía; unos estudiosos que se han olvidado completamente del Rozel, la amplia plantilla de investigadores internacionales especializados en ferries que antes sembraban con sus publicaciones las librerías y ahora lo hacen en la red de redes, tampoco  han acertado demasiado al contar  la historia de este barco; un buque del que les volveré a hablar y  que durante unos meses navegó como uno de nuestros Melilleros.

ROZELROZEL antes de navegar para Trasmediterránea como Melillero.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de marzo de 2019.

Una nueva marca

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de marzo de 2019 a las 10:06

Los asiduos a esta columna, tal vez recuerden cuando les hablé de las marcas que se pueden leer en algunos de los muelles malagueños. Estas inscripciones, realizadas de una forma más o menos esmerada y que muestran el nombre de un barco o sus iniciales, se usan para fijar la posición del atraque; una señal en tierra que generalmente coincide con el puente de mando del buque y que facilita el amarre de este.

Existiendo marcas en los muelles del melillero y en una determinada zona del número cuatro (los espacios que usan los buques que navegan en línea regular), en el puerto malagueño, la mayor parte de estas inscripciones están situadas en los atraques crucerísticos; siendo el muelle de levante y sus tributarios norte y sur los que más marcas poseen.

Atendiendo a esta circunstancia que para algunas navieras es una tradición, hoy les contaré una de las últimas marcas, si no la última, que se ha pintado en el puerto; una inscripción que quedaba inmortalizada el 15 de enero de este mismo año.

Pero antes de hablarles de esta señal, les daré algunos datos del Aidamar, el buque que hace algo más de dos meses dejó su marca en Málaga.  Integrado en una serie de siete barcos  denominados Clase Sphinx (esfinge), nuestro protagonista de hoy, el sexto en la lista de estos gemelos, comenzaba a navegar en mayo de 2012. Construido en los astilleros alemanes Meyer Werft y bautizado en Hamburgo, el Aidamar, manteniendo la vistosa decoración de su casco que conforma la principal seña de identidad de los buques Aida, se estrenaba en aguas malacitanas el 4 de mayo de 2014. Tras aquel primer atraque en el muelle norte de la estación marítima de levante, este barco repetía visitas en febrero de 2015 y diciembre de 2018; unas escalas en la que siempre amarró en el mismo muelle.  Con este breve historial, quizás el más pobre de los buques Aida que tan habituales son en aguas malagueñas, el Aidamar cumplimentaba en enero y febrero de este año dos nuevos atraques. En su primera visita de 2019, marineros del buque pintaban en el muelle norte con una plantilla la marca del Aidamar; una colorista inscripción que ya forma parte de la  amplia colección que existe  los muelles malagueños.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAPlantilla sobre la que se pintó la marca del AIDAMAR en el muelle nueve.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 19 de marzo de 2019.

Secuestrado en Somalia

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de marzo de 2019 a las 10:04

Hoy les contaré una historia de piratas; toda una aventura que tiene como protagonista a un barco que en la actualidad  se encuentra en aguas malacitanas.  Pero antes de comenzar, me gustaría  recordarles qué  significa, en términos marítimos, la denominación  Supply; una referencia que  en nuestra lengua explicaría lo que es un  remolcador multipropósito de altura, un barco con muy diferentes posibilidades capaz de realizar, entre otros múltiples trabajos, remolques, salvamentos o tareas de apoyo a plataformas.

Aclarada la terminología, les diré  que la biografía de nuestro protagonista de hoy se iniciaba en los astilleros holandeses Tille Scheepsbouw en 1981, momento en el que este supply  comenzaba a trabajar bautizado como Smit Lloyd 72. Adquirido en 2009 por la compañía italiana Micoperi Marine Contractors, este remolcador de altura,  renombrado como Buccaneer, en ese mismo año sufría un  muy grave incidente. Navegando por el Golfo de Adén, un grupo de piratas somalíes secuestraba el barco en la jornada 11 de abril. Retenidos los 16 tripulantes que iban a bordo: 10 italianos, 5 rumanos y un croata, el buque era llevado a las costas del norte de Somalia para desde allí iniciar las negociaciones sobre su rescate. Tras cuatro meses de conversaciones,  finalmente,  en agosto de 2009  el gobierno italiano conseguía liberar al Buccaneer y a su tripulación; una acción en la que oficialmente no se realizó ningún desembolso económico.

Superado aquel hecho, este supply siguió trabajando, y a finales del año pasado, con una avería en su sistema de propulsión, el Buccaneer llegaba a Málaga. Procedente de Algeciras, este barco de 1.671 toneladas de registro bruto y 73 metros de eslora con matrícula de Rávena quedaba atracado en el muelle cuatro en la mañana del 11 de diciembre. Tras ocho  días de espera el buque entraba en dique y, sin haberse completado su reparación, el 3 de enero el  Buccaneer volvía a amarrar en el muelle de Heredia.

A la espera de que se remate el arreglo, una circunstancia que requerirá una nueva varada, el Buccaneer, el supply que durante cuatro meses estuvo secuestrado por piratas somalíes permanece en aguas malacitanas. Toda una historia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERABUCCANEER atracado en el muelle cuatro a la espera de finalizar su reparación.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 12 de marzo de 2019.

Gramática

Juan Carlos Cilveti Puche | 5 de marzo de 2019 a las 11:19

El domingo 17 de febrero de 2019 el puerto de Málaga vivió una jornada histórica. Sin ningún tipo de relevancia institucional,  ferry de Trasmediterránea que cubre la ruta entre Málaga y Melilla, cambiaba de nombre; una muy significativa circunstancia que nunca se había dado en aguas malacitanas.

Tras haberse incorporado como titular de la línea del mar Alborán a finales de abril de 2015, el Fortuny, mostrando desde el martes 5 de febrero de este año la nueva imagen corporativa de Trasmediterránea, remataba unos días después su nueva apariencia con un cambio de nombre. Siguiendo la política de esta naviera de retomar la denominación de ciudades españolas en sus barcos, el apellido del pintor catalán con el que  fue bautizado en los astilleros gaditanos del Grupo Izar en diciembre de 2000, era cambiado en aguas malagueñas por el de Ciudad Autónoma Melilla; un guiño a la historia de esta compañía que ya tuvo un Ciudad de Melilla  que navegó entre los años 1931 y 1957.

Y aunque la idea de retomar nombres tradicionales de barcos antiguos es algo muy interesante, hay muchas navieras que lo hacen, el caso del Ciudad Autónoma Melilla suscita un sustancial interrogante.  Siendo estrictos con el lenguaje y aludiendo a la gramática, llama poderosamente la atención que el nuevo nombre de este veterano ferry  no sea Ciudad Autónoma de Melilla; una peculiar circunstancia que seguro  que tendrá una explicación.

Teniendo en cuenta que el nombre oficial de esta bella localidad española es Ciudad Autónoma de Melilla, resulta raro que Trasmediterránea, recuperando una tradición, haya decidido prescindir de un preposición a la hora de rebautizar a este ferry.

Frente a esta curiosidad y desconociendo el motivo de este error gramatical,   solo se me ocurre que la posible causa de esta inexactitud podría tener relación con el hecho de no  querer alargar demasiado el nombre del barco; una circunstancia que esta compañía no contempló con su ya desaparecido buque Ciudad de Santa Cruz de la Palma ni con el, aún en activo, Las Palmas de Gran Canaria. Toda una nimiedad frente a los 100 años que ha tardado Trasmediterránea en poner la tilde a su nombre ¿no les parece?

OLYMPUS DIGITAL CAMERACIUDAD AUTÓNOMA MELILLA ex FORTUNY.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 4 de marzo de 2019.

‘Luna’ y sus cachorros

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de febrero de 2019 a las 10:47

Hoy no les hablaré de barcos, les contaré una historia cargada de humanidad ocurrida en el puerto hace tan sólo unos días. Pero antes de entrar en materia, les haré una breve referencia sobre la amplia fauna que de forma habitual e itinerante vive alrededor de los muelles. Aunque siempre se ha dicho que las ratas constituyen la población  portuaria más abundante, se sorprenderán al saber que compartiendo hábitat con estos redores, cohabitan una gran cantidad de animales; una muy marga lista de especies que por tierra mar y aire tienen como principal  zona de actuación el recinto portuario malacitano.

Pero dejando a un lado a las ratas y sin entrar en los animales que nadan o vuelan,  les diré que los gatos constituyen un muy alto porcentaje de la fauna que de forma habitual  vive en el puerto malagueño; un hecho  nada extraño teniendo en cuenta que Málaga es una ciudad de gatos callejeros.

Teniendo esto en cuenta y dejando para otra ocasión las aventuras de un trabajador portuario que a diario alimenta a estos felinos, la historia que hoy quiero contarles se centrará en perros; una especie que desconocía que viviera en los muelles malacitanos.

Controlada la población canina por la policía portuaria, hace unos días, uno de los agentes que patrulla los muelles y al que llamaremos Paco,  detectaba a una perra preñada; un animal  conocido en el puerto que, con entradas y salidas, se movía por los márgenes del río. Bautizada en la distancia como Luna, este animal, tras perderse durante un tiempo reaparecía cerca de la Federación de Vela en la zona de San Andrés. Atento a sus movimientos y viendo que la perra que ya había parido no se movía de las rocas que conforman la escollera de esta zona, Paco, junto a sus compañeros de guardia, avisaba a la Protectora de Animales. Personada una responsable de esta institución acompañada de Paco y una voluntaria, la primera medida pasó por atrapar a Luna; una acción que se realizó con una  jaula cebada con trozos de pollo.  Capturada la madre, cinco cachorros fueron sacados sanos y salvos de las rocas. Una aventura con final feliz que mantiene a Luna y a sus retoños portuarios en una casa de acogida a la espera de ser adoptados.

Luna y cachorros

IMG-20190219-WA0018

IMG-20190219-WA0015LUNA y sus cachorros portuarios.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de febrero de 2019.

El misterio del DUBA

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de febrero de 2019 a las 10:11

Hace algún tiempo, un portuario me hablaba de unas extrañas voces que, según a él le habían contado, se escuchaban en el interior del desaparecido silo malagueño. También, otro trabajador de los muelles me narraba la historia de un saca mantecas que durante algunos años operó desde el muelle pesquero. Estas dos referencias, poco  o nada verificables, me sirven como introducción para hablarles de misterios; unas circunstancias nada documentadas en la prolija historia portuaria malacitana.

Y si bien lo que hoy les contaré poco tiene de misterioso, quizás, las vicisitudes que acompañan a estos hechos, muy bien podrían encajar bajo la denominación de misterio; toda una aventura marítima vivida con pocos meses de diferencia en las aguas del puerto malagueño.

Pero dejando  a un lado estas disquisiciones, les diré que el protagonista de esta historia es el buque Duba Bridge, un barco de 1976 que Baleària fletaba a un armador egipcio para cubrir la línea entre Málaga y Melilla.  Constituida  en junio de 2018 la compañía Marítima Alborán, una sociedad compartida ente Marítima Peregar y Baleària, este buque chipriota, llegaba a aguas malagueñas el día  14 de junio. Maniobrando con un remolcador y mostrando sus 42 años de vida, el Duba, tras varios cambios de atraque y  después de realizar a su bordo una recepción con autoridades, en la jornada del lunes 18 salía a las 22:45. Con la previsión de llegar a Melilla a las 06:00 del día siguiente y con diferentes directivos de la nueva compañía estrenando este viaje inaugural, el buque sufría una avería en su máquina y atracaba en la ciudad autónoma con 6 horas de retraso.

Tras aquel incidente y después de su reparación, el Duba Bridge era reposicionado en una ruta entre Denia e Ibiza; una línea que dejaba hace unas semanas para regresar a Málaga y volver a navegar en el mar de Alborán.  Llegado el pasado cinco de febrero, en esa misma jornada, el buque iniciaba sus navegaciones melillenses y tres  días después, nuevamente averiado, dejaba esta ruta.

Y aunque las causas de estas cancelaciones tienen una clara explicación, reconocerán conmigo  que algo de misterioso sí que tienen las aventuras de este buque en las aguas malagueñas.

Duba Bridge 14-VI-1815DUBA BRIDGE en su primera llegada a Málaga en junio de 2018.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 19 de febrero de 2019.