Submarinos y cervezas

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de febrero de 2010 a las 8:16

Hoy les contaré una historia de submarinos; algo que puede ver no hace mucho, y que me llamó poderosamente la atención.

En la mañana del pasado viernes 29 de enero, llegaba a nuestro puerto el submarino alemán U-17. Manteniendo esa especie de larga relación amorosa que los submarinos de muchas armadas parecen tener con el puerto de nuestra ciudad, el U-17 venía a Málaga para realizar una corta escala de descanso.

Tras efectuar una muy lenta aproximación; por norma general la gran mayoría de los submarinos no maniobran demasiado bien a la hora de atracar, el S 196 U-17, que así es como se denomina este buque, quedaba finalmente amarrado en el muelle número dos.

Una vez concluida la maniobra, y ya con la pasarela fijada al muelle, los 26 tripulantes del submarino bajaban a tierra. Dos de ellos, los últimos en desembarcar, lo hacían con dos misteriosas y no demasiado voluminosas bolsas de plástico en sus manos.

Formados en el muelle junto a su barco; a un lado los mandos y al otro la marinería, el comandante del U-17 y un oficial de la dotación, comenzaron a dar una serie de instrucciones al respecto de su estancia en Málaga. Finalizada la lectura de las órdenes, y una vez rota la formación, dos marineros comenzaron a repartir botellas de cerveza; que es lo que había en las en el interior de misteriosas bolsas que minutos antes habían sido desembarcadas. Colocados formando un círculo, a la voz del comandante, la tripulación al completo del U-17 realizaba un sonoro brindis.

Una curiosa y muy arraigada tradición que cumplen obligatoriamente todos los submarinistas germanos cada vez que llegan a puerto. Algo que une dos cosas típicamente alemanas: los submarinos y la cerveza.

S196 U-17 29-I-1030

Tripulación del U-17 realizando su tradicional brindis

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Maritimas (9 de Febrero de 2010)

Etiquetas: ,

  • Eugenio Castillo

    Pues la verdad es que yo no lo había visto nunca… y mira que los he visto ir y venir.

    Al marcharse si que los he visto hacerse la foto de familia, todos agarrados a cualquier hueco libre en la vela, con el comandante sentado en su “sillita” … como esas fotos que se ven en alguna película de la segunda guerra mundial. También suelen ir pintando en la vela una especie de recuerdo, confeccionado con las banderas de los países que visitan, como por ejemplo una mujer con un vestido de flamenca y su abanico, donde el vestido eran las banderas españolas, portuguesa, francesa e italiana.

    Por cierto, a ver cuando se dejan caer con uno de sus nuevos flamantes Type212, que los Type206 (y mira que me gustan) los tenemos muy vistos.

    Hoy en el muelle de levante les tenemos otra vez, esta vez con la fragata F207 BREMEN.

  • curioso

    Muy interesante y curiosa la noticia.
    Felicidades por el blog!!!


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber