La mar de Historias » Archivo » Ese…., no.

Ese…., no.

Juan Carlos Cilveti Puche | 29 de julio de 2010 a las 19:48

Lo que ocurrió ayer (28 de Julio de 2010) en el puerto de Málaga, es una de esas cosas que si no la ves, y te la cuentan, no terminas de creértela.

A primeras horas de la mañana, llegaba a la bahía malagueña el buque de transporte anfibio de la marina de guerra estadounidense ASHLAND LSD-48.

Ashland 1 blog

ASHLAND aproximándose al puerto de Málaga.

Con un leve retraso, ya que el inicio de la maniobra de entrada estaba anunciada para las 08:30 horas, este buque, ya con los remolcadores DIHECIOCHO a proa y VEHINTE a popa (con los cabos de remolque ya dados), llegaba a la bocana.

Situado muy próximo a la escollera de Poniente, casi pegado al muro exterior de la terminal de contenedores, el barco, que debía atracar en el Pantalán de Levante, redujo su marcha al mínimo. Tras quedar prácticamente inmóvil, el buque comenzó a dar atrás; y en breves instantes, sin atravesar la bocana, ponía rumbo nuevamente a mar abierto minutos después de la nueve de la mañana.

Ashland 2 blog

ASHLAND en la bocana del puerto malagueño.

Ashland 3 blog

ASHLAND tras bordear la bocana navegando hacia mar abierto.

Tras de permanecer cerca de media hora en las proximidades de la bocana, a las diez de la mañana y siempre con los remolcadores enganchados a él, el ASHLAND iniciaba la maniobra de entrada; aunque en esta ocasión, en vez de al Pantalán de Levante, el transporte anfibio se dirigía al muelle de Levante donde finalmente quedaba atracado.

Ashland 4 blog

ASHLAND entrando al puerto para atracar en el muelle de Levante.

Y ahora se preguntarán ¿qué es lo que pasó?

Pues según me han contado los que allí estuvieron, parece ser que los mandos del barco, al ver el atraque que se les había asignado (el Pantalán de Levante), decidieron que este no era el  más adecuado para su buque, pidiendo (por razones de seguridad) quedar atracados el muelle de Levante donde no había ningún barco.

Ashland 5 blog

ASHLAND atracado en el muelle de Levante.

Y aunque esta historia daría juego para hacer algún que otro comentario (tan seguros son el Pantalán como el muelle de Levante, teniendo en cuenta que el puerto de Málaga es uno de los puertos de nuestro país con mayor y mejor seguridad), creo que lo mejor es  pasar de puntillas y tomarse esta historia como una simpática anécdota portuaria.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber